Aplicaciones gratuitas para creadores de contenido

Cada día hay más personas de todas las edades y giros profesionales que desean o requieren hacer contenidos en modo digital.

15 de abril, 2022 Aplicaciones gratuitas para creadores de contenido

No es un secreto que cada vez hay más creadores de contenido digital, de todos los ámbitos, desde entretenimiento, información, capacitación y demás. En todos los casos puede ser por hobbie que se puede convertir en un trabajo formal y soñado, así como lo que requiere el propio trabajo.

 

Hay varios ejemplos de la creación de contenidos:

 

  • Blogs – Un sitio donde se escriben noticias, opiniones, experiencias y demás. Cada artículo u opinión en RuizHealyTimes.com es un ejemplo de un Blog, se publica un contenido y hay opción de que el lector haga comentarios, el escritor puede contestar y de esta forma armar una conversación.

 

  • Podcast – En lugar de escribir, tal como sucede en el Blog, un Podcast es una grabación de voz, puede ser una o varias voces, puede ser una entrevista, noticias, etc… todo es voz y ojalá efectos de sonido para hacerlo más interesante.

 

  • Fotografía – Un sitio donde se muestran fotografías, es también una creación de contenido.

 

  • Video – YouTube, Vimeo y otros sitios similares son un claro ejemplo de creación de contenido.

DESAFÍOS PARA CREAR CONTENIDO

 

Crear contenido representa un gran desafío, sin importar el tipo del mismo los retos más comunes son los siguientes:

  1. La idea. Esto es fundamental, definir lo que se deseamos transmitir, compartir, debatir o informar es un tema importante… te dejo un sitio que puede dar ideas de como crear contenido1.

Entre los temas más recurrentes están los siguientes:

  • Enseñar o explicar algún tema (libro, historia, noticias, productos, música, aplicaciones, tecnología, negocios, etc).
  • Experiencias y Reseñas (viajes, destinos, hoteles, restaurantes, líneas aéreas, turismo extremo, etc).
  • Deportes (noticias, reglas, cómo se deben practicar, deportistas, entrevistas, eventos deportivos, etc).
  • Entrevistas.
  • Juegos.
  • Comedia.
  • Etc.
  1. Una vez teniendo la idea de lo que deseamos compartir, viene lo que para muchos es un gran obstáculo, me refiero a la herramienta, y con ello no es identificar la herramienta ideal, estoy hablando del costo de la herramienta para poder empezar estos proyectos. 

HERRAMIENTAS GRATUITAS

Editor de Fotos2. https://edit.photo/

Editor de fotos en modo web, no hay necesidad de tenerlo en tu computadora y eso lo hace más flexible. Te permite hacer varios efectos de forma sumamente sencillo.

Tiene múltiples funcionalidades, se pueden hacer una muy buena edición de las fotografías.

Editor de Audio3. https://audiomass.co/

AudioMass le permite grabar o usar sus pistas de audio existentes y modificarlas recortando, cortando, pegando o aplicando una gran cantidad de efectos, desde compresión y ecualizadores de párrafo hasta efectos de reverberación, retardo y distorsión.

Algunas de las funcionalidades son:

  • Cargar audio, navegar por la forma de onda, hacer zoom y desplazarse
  • Visualización de niveles de frecuencia
  • Señalización de picos y distorsión
  • Cortar/Pegar/Recortar partes del audio
  • Inversión y reversión de audio
  • Exportación a mp3
  • Modificación de los niveles de volumen
  • Fundido de entrada/salida
  • Compresor
  • Normalización
  • Reverberación
  • Demora
  • Distorsión
  • Cambio de tono
  • Realiza un seguimiento de los estados para que pueda deshacer los errores

 

Editor de Video4. https://clipchamp.com/es/

Edición de vídeo fácil para todo el mundo. Este editor de vídeo incluye todas las funciones necesarias para crear grandes vídeos, aunque no tengas experiencia en el manejo de estas herramientas. 

Puedes editar clips de todos los tamaños directamente en el navegador, sin el tedioso proceso de subir archivos. 

 

Ya con esto, no hay pero que valga. Tienes todo para crear tu contenido, nada te detiene para iniciar, y tu creatividad es el límite. ¿Cuándo empiezas?

REFERENCIAS

  1. https://www.antevenio.com/blog/2020/08/ideas-para-generar-contenidos-digitales/
  2. https://edit.photo/#tips
  3. https://audiomass.co/
  4. https://clipchamp.com/

 

Comentarios


object(WP_Query)#18001 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77907) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77907) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(20) "ciencia-y-tecnologia" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18013 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18039 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18035 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (77907) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (2) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18000 (24) { ["ID"]=> int(81442) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-26 10:44:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:44:37" ["post_content"]=> string(9584) "Hasta hoy, sabemos que el hombre es el único animal que tiene conciencia de su muerte. Quizá por tal razón le fascina atisbar el devenir. Una y otra vez interpela al oráculo con la pregunta de qué le depara su futuro. Siempre especula. Intenta escudriñar qué será de él las horas siguientes y el día después. Con este propósito diseña complejos modelos matemáticos. Recurre a la teoría de juegos y demás artilugios. Anticiparse es su sino, pues la vida es cambio, novedad: fluye sin cesar hasta renacer como polvo. Luego, ¿anticiparse es el trauma de su corta vida? Atrapa la atención de su mente cuando se cierne algo nuevo. Alfred Hitchcock, maestro en encender las alarmas de la imaginación ante un cambio inminente dijo: “No hay ningún terror en un disparo, sólo en la anticipación de él” (Will Storr). La conducta humana es predecible. Misterio y afán de conocer mueven al hombre. E interroga: qué cómo, cuándo, dónde... Curiosidad innata. Conocer su entorno libera una descarga de dopamina (la hormona de la felicidad) en el sistema de recompensa cerebral, de acuerdo con los estudios de los neurocientíficos que han observado en escáneres la reacción del cerebro humano ante la novedad. Provoca placer como lo hace el dulce, el sexo, las drogas. A su vez, se origina otra descarga, pero ahora de adrenalina (epinefrina) que mantiene en alerta, en tensión, a la expectativa, por lo que sucederá después. En esta ocasión se trata de una reacción semejante a cuando se enfrenta una amenaza, un peligro. “Este estado agradablemente desagradable, que nos hace retorcernos de tentadora inquietud ante la deliciosa promesa de una respuesta, es innegablemente poderoso”. La ciencia de contar historias (Will Storr). Las historias bien escritas y narradas provocan dicha sensación agridulce en los lectores, radioescuchas y televidentes, sin importar si son ficción o sucesos de la vida real. Tienen el poder de embelesar y atrapar a su público por efecto de las reacciones químicas neuronales de placer (dopamina) y huida (epinefrina). Placer y dolor. Portentosa combinación pues son las mismas emociones que suscita el instinto de supervivencia. Las reacciones químicas que los buenos relatos motivan en el espectador producen el milagro de construir en su cabeza el mundo imaginado por el escritor, como intuyó León Tolstoi: Una verdadera obra de arte borra la separación de la conciencia entre el artista y el espectador. Para alcanzar esta fusión entre narrador y espectador es necesario describir las sensaciones en lugar de utilizar conceptos abstractos como delicioso, terrible, miedo, dolor, angustia… ¿Qué arte de magia, qué hechizo, hace posible fundir la mente del narrador de historias con la de su escucha o su lector? ¿Por qué podemos ver, oír y sentir lo que nos relata un buen escritor de historias? Según Bruce Hood en su libro Domesticated Brain, los humanos dependemos para sobrevivir de nuestra capacidad para colaborar, de ayudarnos, de ser empáticos, pues nuestros cerebros desarrollaron el don de interacción, de la reciprocidad. En la convivencia cotidiana esta afinidad para comprendernos nos permite leer lo que otras personas quieren: percibimos e intuimos lo que desean. De este modo intentamos predecir su comportamiento. Imaginar cómo procederá la otra persona nos genera la sensación de seguridad, de que controlamos el entorno. Es así como se fortalecen la colaboración y la confianza, ingredientes necesarios para emprender tareas comunes, y base del progreso social. Estas características evolutivas de los humanos nos hacen susceptibles a la influencia del otro. Se trata de un poder moral que permite modificar o complementar los puntos de vista de ambos. Gracias a ello son posibles el acuerdo, el compromiso, el comercio, la diplomacia. Este fenómeno, observable en las buenas historias, obra el milagro de romper las barreras que separan a las personas. En una obra de arte descubrimos el poder de la empatía, que es la base de la colaboración social. Lloramos, nos enojamos cuando el personaje de la obra comete actos que hieren, que maltratan injustamente a quien concebimos que no merece ser lastimado, a quien se le golpea con el látigo, se le hiere con un cuchillo o una pistola. Sufrimos con quien sufre injustificadamente. Y con el personaje que hace el bien, según lo que concebimos como bueno, nos metemos en su piel, nos activa el centro del placer y sentimos su gozo como nuestro cuando, por ejemplo, rescata a la víctima de las garras del monstruo o del político malvado. En consecuencia, tratamos de leer, de entender, lo que piensan nuestros semejantes. Conocer lo que quiere el otro es a la vez un medio para colaborar y un instrumento de poder: entendemos para controlar. Si influimos en nuestros iguales controlamos el mundo social que nos rodea. Es la forma de hacer predecible nuestro entorno y, en consecuencia, sentirnos seguros, porque sabemos que compartimos visiones, intereses y valores de lo permitido y lo prohibido. Este afán de control para sentirnos seguros es parcialmente ficción, pues azar y reacciones neuronales tornan impredecible al hombre. Tal característica es la materia prima, el barro, con el que el escritor da vida a sus personajes. Como se aprecia, la narrativa de ficción se fundamenta en la historia que nuestro cerebro elabora para entender nuestro mundo. La semejanza de la primera con la concepción de la realidad, que es una forma de explicarnos nuestro mundo (como la alegoría de la caverna de Platón), hacen irresistibles a las buenas novelas y guiones.  Un acercamiento a la explicación del fenómeno sobre cómo el cerebro humano trata de controlar su entorno para brindarnos seguridad, lo explica el descubrimiento del doctor Todd Feinberg: una de sus pacientes perdió la vista por un accidente cerebrovascular. No obstante estar ciega, describía que “veía” a su alrededor a personas cercanas a pesar de estar sola en una habitación. El neurólogo Ramachandran en Lo que el cerebro nos dice, describe cómo sus pacientes sentían dolor en un miembro que había sido amputado, a lo que llamó el “miembro fantasma”. El cerebro narrador tarda en procesar la nueva información que le envía el cerebro experimentador, el hemisferio derecho, que nos proporciona la información del mundo exterior. Este proceso explica cómo funciona nuestra mente con el propósito de brindarnos seguridad y darnos la sensación de que tenemos el control de nuestro entorno. El experto en ciencias cognitivas Donald Hoffman, relaciona este procedimiento a que nuestra evolución nos dota de las percepciones que permiten nuestra sobrevivencia, de manera que el cerebro “oculta” o no percibe buena parte de la información exterior que no tiene ese fin. La analogía entre la paciente que veía lo que no había a su alrededor y la influencia que ejercen los relatos del novelista, del escritor, que nos hace ver, vivir, sentir, lo que padecen sus personajes, nos mimetizamos, aunque nuestro padecimiento sea ficticio, nos permite apreciar el poder de la narrativa porque nuestro cerebro es narrador, un gran creador de ficciones. Esto lo sabían los antiguos. En el principio existía el verbo y el verbo se hizo carne; él estaba en el principio junto a Dios; por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho, dice el relato bíblico (Isaías). El poder de la palabra es inmenso: mueve montañas. En el relato encontramos el origen mismo de las religiones. A los modernos parece sorprendernos este prodigio que es tan antiguo. Fue conocimiento común en los grandes novelistas y en los guardianes del culto religioso. Ahora este poder lo han redescubierto personajes creyentes o místicos y en cierta medida relacionados con grupos religiosos. Ocurre en momentos de enorme incertidumbre por los cambios tecnológicos, la inseguridad personal, como patrimonial (precariedad) y física, además de las enormes desigualdades que han roto la empatía (la compartición de visiones, valores e intereses comunes) de grupos sociales, pues viven mundos diferentes: dejaron de dialogar, de hablarse. Quizá aquí radique el origen de la polarización. Estos hombres han sabido hablar a los excluidos y se han ganado su fervor. Lo que hacen, una vez en el poder, posiblemente no les beneficie, pero hablar por las heridas infligidas a los marginados, del maltrato que han recibido es una potente voz que ha forjado un relato disruptivo entre ellos y nosotros. La reconciliación de estos dos mundos requiere de políticas de Estado que permitan desfacer los agravios, tales como salud universal, educación gratuita y de alta calidad, con servicios de comedor, guarderías para madres trabajadoras, fortalecer la organización de los empleados para equilibrar la relación entre el capital y el trabajo, forjar un sistema de pensión y de invalidez para todos, desarrollar una estructura pública de cuidados para la tercera edad... Para ello debe gravarse la fortuna de los más favorecidos. El objetivo es restablecer la comunidad de intereses y compartir objetivos." ["post_title"]=> string(35) "El poder del relato mueve montañas" ["post_excerpt"]=> string(121) "El poder de la narrativa es intrínseco a nuestra naturaleza.  Nuestro cerebro es narrador, un gran creador de ficciones" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "el-poder-del-relato-mueve-montanas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:44:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:44:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81442" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17939 (24) { ["ID"]=> int(82096) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-12 11:31:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 16:31:32" ["post_content"]=> string(8331) "El 20 de Julio del 2022 la revista científica Molecular Psychiatry publicó un artículo acerca de la serotonina, uno de los neurotransmisoras más poderosos en nuestro sistema nervioso. El autor Mark Horowitz describía la falacia que la industria farmacéutica le había tejido a esta substancia como el ensueño de la felicidad por el hecho de aliviar sus depresiones. El doctor Horowitz y sus colaboradores y otros especialistas del University College en Londres comprobaron después de arduo trabajo que la serotonina, aunque poderosa influyente en la dinámica emocional en nuestro cerebro y activo regulador de otras funciones primordiales en nuestro cuerpo carecía de acción directa en el abatimiento de la depresión; concepto que fue ofertado y vendido a los pacientes desde 1960. Ya desde hace casi 70 años, algunas compañías farmacéuticas empezaron a promover a la serotonina como un agente mágico que libraba a los pacientes de sus angustias, frustraciones y desesperaciones y que los dejaba casi como nuevos; durante mucho tiempo fue el elixir encantador que cautivó a varias generaciones sublimándoles la existencia.1 El 90% de la serotonina que circula en nuestro cerebro proviene de la acción bacteriana de nuestro intestino. Todo comienza cuando alimentos ricos en triptófano (aminoácido esencial abundante en la piña, los huevos y los plátanos) son digeridos y absorbidos en el sistema intestino-cerebro, liberando el triptófano que a su vez es transformado en serotonina mediante reacciones enzimáticas de las bacterias que habitan normalmente en nuestro intestino.  Es una serie de reacciones muy específicas que se encargan de esta tarea. Posteriormente, la serotonina es incorporada al torrente circulatorio y conducida hacia el cerebro donde atraviesa varias barreras selectivas hasta llegar a las células nerviosas, las neuronas donde empiezan a conducir el impulso nervioso. Las neuronas son una serie de células alargadas, con un citoplasma bien definido que termina en un fino tallo delgado semejante al de una planta que se llama axón. Los axones están finamente conectados a lo largo con otras neuronas y es por donde se conduce una señal eléctrica muy selectiva (que en realidad es el impulso nervioso). Éste se va transfiriendo de una neurona a otra a gran velocidad hasta llegar al centro integral en el cerebro, donde se registra el estímulo (que bien puede ser un cambio de temperatura, un piquete, un raspón, un beso, etc.) y tal vez la respuesta. La serotonina es importantísima en nuestras funciones ya que registra emociones y estímulos y regula las respuestas adecuadas de nuestras emociones, el hambre, el sueño, el dolor, la respuesta sexual, nuestro ánimo diario; etc.   Los investigadores examinaron más de mil casos, en diversas modalidades, comprobaron que los niveles promedio de la substancia estaban bajos y que en nada influían en la aparición o el alivio de la depresión. Siendo que la regulación y la síntesis de la serotonina están finamente reguladas por mecanismos genéticos y bioquímicos.2 Ante esta disyuntiva tan extraña como inesperada, los psicólogos y psiquiatras del mismo equipo empezaron a considerar que los niveles de serotonina no influían en forma tan determinante en la dinámica depresiva, sino que los factores influyentes eran otros, de los cuales todavía no se tenía conocimiento. Los resultados de las investigaciones les condujeron a la teoría que la depresión era un fenómeno complejo y brutal que invadía el espacio interno y externo de los individuos, pero que no estaba causado por el desequilibrio en los niveles del neurotransmisor, sino por otros elementos que causan estrés en nuestras vidas, tales como:
  • Situaciones económicas desfavorables.  
  • Inseguridad en el trabajo.
  • Dinámica de las relaciones personales
  • Frustraciones en serie, etc.
El equipo de Joanna Moncrieff, psiquiatra del grupo ensayó diferentes dosis en diversos tipos de personalidad y ambientes, descubriendo que los niveles de serotonina extraídos en diferentes partes del cuerpo no influían en la sintomatología de la depresión. La teoría propuesta fue que la depresión era un estado emocional que aún no estaba entendido en su totalidad y que por lo tanto no existe una respuesta ética que pueda explicarla o definirla adecuadamente.  Durante más de 65 años, ejecutivos, científicos y promotores faltos de ética sometieron y sostuvieron su proyecto ante las autoridades sanitarias y lograron una imagen impecable y unas cuantiosísimas ganancias con este fraude. El engaño no terminó ahí, muchas compañías pequeñas o subcontratistas se dedicaron a la tarea de producir la serotonina y venderla como si fuera un fármaco cualquiera. Lo que nunca dijeron al público es que esta substancia debe atravesar varias membranas dentro de la anatomía del cerebro y que su producto carece de las propiedades para lograrlo. De tal manera que la ausencia en la calidad del producto simplemente lo invalida.  Desafortunadamente aún existen muchos pacientes que seguirán creyendo las bondades del compuesto. Los engaños y fraudes apenas empiezan, algunos inversionistas que promovieron el fármaco y que aún siguen obteniendo utilidades, han contestado: “Era una de las hipótesis más cercanas a la realidad, de pronto la hipótesis adquirió publicidad y se promovió sola, no solo en favor de la serotonina sino en favor de los antidepresivos que se pusieron de moda.  De pronto, la serotonina se convirtió en el producto maravilla que todos querían probar, etc.”.   Es reconfortante saber que el engaño y el fraude apenas se han terminado, ahora bastará esperar la acción y la osadía del sistema judicial y sus alcances.  La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico, social, económico y emocional para muchos pacientes directos e indirectos que han sufrido la depresión.  Cheers!!!  ¡¡¡Salud!!!    REFERENCIAS. 1Batya Swift Yasgur., No Evidence Low Serotonin Causes Depression. Medscape. August 2, 2022. 2Stephen M. Stahl., Psychopharmacology of Antidepressants. London. Martin Dunitz. 1997. Antonio G. Trejo.                    Correo electronico: [email protected] Agosto 6 del 2022. " ["post_title"]=> string(34) "La serotonina: falso antidepresivo" ["post_excerpt"]=> string(175) "La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico para muchos pacientes directos e indirectos que han sufrido depresión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "la-serotonina-falso-antidepresivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-12 11:31:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 16:31:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82096" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18000 (24) { ["ID"]=> int(81442) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-26 10:44:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:44:37" ["post_content"]=> string(9584) "Hasta hoy, sabemos que el hombre es el único animal que tiene conciencia de su muerte. Quizá por tal razón le fascina atisbar el devenir. Una y otra vez interpela al oráculo con la pregunta de qué le depara su futuro. Siempre especula. Intenta escudriñar qué será de él las horas siguientes y el día después. Con este propósito diseña complejos modelos matemáticos. Recurre a la teoría de juegos y demás artilugios. Anticiparse es su sino, pues la vida es cambio, novedad: fluye sin cesar hasta renacer como polvo. Luego, ¿anticiparse es el trauma de su corta vida? Atrapa la atención de su mente cuando se cierne algo nuevo. Alfred Hitchcock, maestro en encender las alarmas de la imaginación ante un cambio inminente dijo: “No hay ningún terror en un disparo, sólo en la anticipación de él” (Will Storr). La conducta humana es predecible. Misterio y afán de conocer mueven al hombre. E interroga: qué cómo, cuándo, dónde... Curiosidad innata. Conocer su entorno libera una descarga de dopamina (la hormona de la felicidad) en el sistema de recompensa cerebral, de acuerdo con los estudios de los neurocientíficos que han observado en escáneres la reacción del cerebro humano ante la novedad. Provoca placer como lo hace el dulce, el sexo, las drogas. A su vez, se origina otra descarga, pero ahora de adrenalina (epinefrina) que mantiene en alerta, en tensión, a la expectativa, por lo que sucederá después. En esta ocasión se trata de una reacción semejante a cuando se enfrenta una amenaza, un peligro. “Este estado agradablemente desagradable, que nos hace retorcernos de tentadora inquietud ante la deliciosa promesa de una respuesta, es innegablemente poderoso”. La ciencia de contar historias (Will Storr). Las historias bien escritas y narradas provocan dicha sensación agridulce en los lectores, radioescuchas y televidentes, sin importar si son ficción o sucesos de la vida real. Tienen el poder de embelesar y atrapar a su público por efecto de las reacciones químicas neuronales de placer (dopamina) y huida (epinefrina). Placer y dolor. Portentosa combinación pues son las mismas emociones que suscita el instinto de supervivencia. Las reacciones químicas que los buenos relatos motivan en el espectador producen el milagro de construir en su cabeza el mundo imaginado por el escritor, como intuyó León Tolstoi: Una verdadera obra de arte borra la separación de la conciencia entre el artista y el espectador. Para alcanzar esta fusión entre narrador y espectador es necesario describir las sensaciones en lugar de utilizar conceptos abstractos como delicioso, terrible, miedo, dolor, angustia… ¿Qué arte de magia, qué hechizo, hace posible fundir la mente del narrador de historias con la de su escucha o su lector? ¿Por qué podemos ver, oír y sentir lo que nos relata un buen escritor de historias? Según Bruce Hood en su libro Domesticated Brain, los humanos dependemos para sobrevivir de nuestra capacidad para colaborar, de ayudarnos, de ser empáticos, pues nuestros cerebros desarrollaron el don de interacción, de la reciprocidad. En la convivencia cotidiana esta afinidad para comprendernos nos permite leer lo que otras personas quieren: percibimos e intuimos lo que desean. De este modo intentamos predecir su comportamiento. Imaginar cómo procederá la otra persona nos genera la sensación de seguridad, de que controlamos el entorno. Es así como se fortalecen la colaboración y la confianza, ingredientes necesarios para emprender tareas comunes, y base del progreso social. Estas características evolutivas de los humanos nos hacen susceptibles a la influencia del otro. Se trata de un poder moral que permite modificar o complementar los puntos de vista de ambos. Gracias a ello son posibles el acuerdo, el compromiso, el comercio, la diplomacia. Este fenómeno, observable en las buenas historias, obra el milagro de romper las barreras que separan a las personas. En una obra de arte descubrimos el poder de la empatía, que es la base de la colaboración social. Lloramos, nos enojamos cuando el personaje de la obra comete actos que hieren, que maltratan injustamente a quien concebimos que no merece ser lastimado, a quien se le golpea con el látigo, se le hiere con un cuchillo o una pistola. Sufrimos con quien sufre injustificadamente. Y con el personaje que hace el bien, según lo que concebimos como bueno, nos metemos en su piel, nos activa el centro del placer y sentimos su gozo como nuestro cuando, por ejemplo, rescata a la víctima de las garras del monstruo o del político malvado. En consecuencia, tratamos de leer, de entender, lo que piensan nuestros semejantes. Conocer lo que quiere el otro es a la vez un medio para colaborar y un instrumento de poder: entendemos para controlar. Si influimos en nuestros iguales controlamos el mundo social que nos rodea. Es la forma de hacer predecible nuestro entorno y, en consecuencia, sentirnos seguros, porque sabemos que compartimos visiones, intereses y valores de lo permitido y lo prohibido. Este afán de control para sentirnos seguros es parcialmente ficción, pues azar y reacciones neuronales tornan impredecible al hombre. Tal característica es la materia prima, el barro, con el que el escritor da vida a sus personajes. Como se aprecia, la narrativa de ficción se fundamenta en la historia que nuestro cerebro elabora para entender nuestro mundo. La semejanza de la primera con la concepción de la realidad, que es una forma de explicarnos nuestro mundo (como la alegoría de la caverna de Platón), hacen irresistibles a las buenas novelas y guiones.  Un acercamiento a la explicación del fenómeno sobre cómo el cerebro humano trata de controlar su entorno para brindarnos seguridad, lo explica el descubrimiento del doctor Todd Feinberg: una de sus pacientes perdió la vista por un accidente cerebrovascular. No obstante estar ciega, describía que “veía” a su alrededor a personas cercanas a pesar de estar sola en una habitación. El neurólogo Ramachandran en Lo que el cerebro nos dice, describe cómo sus pacientes sentían dolor en un miembro que había sido amputado, a lo que llamó el “miembro fantasma”. El cerebro narrador tarda en procesar la nueva información que le envía el cerebro experimentador, el hemisferio derecho, que nos proporciona la información del mundo exterior. Este proceso explica cómo funciona nuestra mente con el propósito de brindarnos seguridad y darnos la sensación de que tenemos el control de nuestro entorno. El experto en ciencias cognitivas Donald Hoffman, relaciona este procedimiento a que nuestra evolución nos dota de las percepciones que permiten nuestra sobrevivencia, de manera que el cerebro “oculta” o no percibe buena parte de la información exterior que no tiene ese fin. La analogía entre la paciente que veía lo que no había a su alrededor y la influencia que ejercen los relatos del novelista, del escritor, que nos hace ver, vivir, sentir, lo que padecen sus personajes, nos mimetizamos, aunque nuestro padecimiento sea ficticio, nos permite apreciar el poder de la narrativa porque nuestro cerebro es narrador, un gran creador de ficciones. Esto lo sabían los antiguos. En el principio existía el verbo y el verbo se hizo carne; él estaba en el principio junto a Dios; por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho, dice el relato bíblico (Isaías). El poder de la palabra es inmenso: mueve montañas. En el relato encontramos el origen mismo de las religiones. A los modernos parece sorprendernos este prodigio que es tan antiguo. Fue conocimiento común en los grandes novelistas y en los guardianes del culto religioso. Ahora este poder lo han redescubierto personajes creyentes o místicos y en cierta medida relacionados con grupos religiosos. Ocurre en momentos de enorme incertidumbre por los cambios tecnológicos, la inseguridad personal, como patrimonial (precariedad) y física, además de las enormes desigualdades que han roto la empatía (la compartición de visiones, valores e intereses comunes) de grupos sociales, pues viven mundos diferentes: dejaron de dialogar, de hablarse. Quizá aquí radique el origen de la polarización. Estos hombres han sabido hablar a los excluidos y se han ganado su fervor. Lo que hacen, una vez en el poder, posiblemente no les beneficie, pero hablar por las heridas infligidas a los marginados, del maltrato que han recibido es una potente voz que ha forjado un relato disruptivo entre ellos y nosotros. La reconciliación de estos dos mundos requiere de políticas de Estado que permitan desfacer los agravios, tales como salud universal, educación gratuita y de alta calidad, con servicios de comedor, guarderías para madres trabajadoras, fortalecer la organización de los empleados para equilibrar la relación entre el capital y el trabajo, forjar un sistema de pensión y de invalidez para todos, desarrollar una estructura pública de cuidados para la tercera edad... Para ello debe gravarse la fortuna de los más favorecidos. El objetivo es restablecer la comunidad de intereses y compartir objetivos." ["post_title"]=> string(35) "El poder del relato mueve montañas" ["post_excerpt"]=> string(121) "El poder de la narrativa es intrínseco a nuestra naturaleza.  Nuestro cerebro es narrador, un gran creador de ficciones" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "el-poder-del-relato-mueve-montanas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:44:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:44:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81442" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(6) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3f6dd0388085e5360bc8a56124e64d73" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El poder del relato mueve montañas

El poder de la narrativa es intrínseco a nuestra naturaleza.  Nuestro cerebro es narrador, un gran creador de ficciones

julio 26, 2022
La serotonina: falso antidepresivo

La serotonina: falso antidepresivo

La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico para muchos pacientes directos e indirectos que han...

agosto 12, 2022




Más de categoría
La serotonina: falso antidepresivo

La serotonina: falso antidepresivo

La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico para muchos pacientes directos e...

agosto 12, 2022
Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial sintetiza y automatiza tareas que en principio son intelectuales y es relevante para cualquier ámbito de...

agosto 12, 2022
Cambios en streaming

Cambios en streaming

Los consumidores de servicios por streaming cada vez se vuelven más exigentes y demandantes de nuevas propuestas y de...

agosto 10, 2022
nómada digital

Cazar nómadas digitales

Cada vez más países buscan atraer a los nómadas digitales. En la actualidad existen 33 países que tienen programas...

julio 27, 2022