Cuando el agua se va

Sin aviso ni permiso, así como acostumbra la CESPT, nos quedamos sin agua por varias horas en algunas áreas de Tijuana. Sin aviso ni permiso, así como acostumbra la CESPT, nos quedamos sin agua por varias horas...

21 de agosto, 2018 flooded-home

Sin aviso ni permiso, así como acostumbra la CESPT, nos quedamos sin agua por varias horas en algunas áreas de Tijuana.

Sin aviso ni permiso, así como acostumbra la CESPT, nos quedamos sin agua por varias horas en algunas áreas de Tijuana. El año pasado, en el mismo mes y casi el mismo día pasó lo mismo, dicen que fue una válvula que se rompió. Las ocasiones más severas en los desperfectos o reparaciones en las tuberías, han tenido un aviso previo porque los trabajos se programan con tiempo; no sucede igual cuando una válvula se rompe de repente, nadie espera que algo se rompa y se entiende que el aviso no sea anticipado, sin embargo, así como corre la noticia del hallazgo de una cabeza humana debajo de un puente, así debe correr la noticia de que no habrá agua y al menos uno puede planear cómo irá al trabajo sin bañarse como dios manda.

Siempre hay un disgusto en estos casos y muchas bromas alrededor del mismo tema, es la conversación obligada. Habrá quien pase el día renegando y quienes se olviden y sigan su día normal. Sucede que no estamos preparados para que el vital líquido nos haga falta y estamos acostumbrados a abrir las llaves y ver el agua, usarla o desperdiciarla sin contemplación alguna.

Cada vez que no hay agua, que es muy seguido, pienso en la tragedia que se desataría si en verdad el agua que hay en el planeta fuera tan poca que no nos alcance para abastecer lo que falta de humanidad en la tierra. Morir quemado tomaría unos pocos minutos, lo mismo que morir ahogado, el sufrimiento terminaría rápido; la sola idea de una muerte por sed es perturbadora ¿cuántos días se necesitan para que un cuerpo se seque y muera? Y mientras llega el último aliento, ¿qué tanta desesperación puede haber?

Cuando se abre una llave y lo único que se escucha es el eco de una burbuja en la tubería, la boca derrama una sarta de majaderías y, aunque ese día no se haya planeado lavar la ropa, trapear, regar el jardín, lavar los baños o bañarse, el cerebro inmediatamente, junto a las groserías, quiere lavar todo justo el día que no hay agua.

Después de abrir la llave y dejarla abierta porque no salió agua, la rutina de higiene empieza de otra forma, entre los dientes, la cara y un complicado baño “a jicarazos” se acaba el garrafón de agua purificada y el día sigue con la normalidad posible.




Las llaves se quedaron abiertas, la del baño, la de la cocina o la de la regadera y el agua regresa feliz. No hay nadie en casa, solo el agua aventando lodo a borbotones hasta que sale más o menos clara. Si hay coladeras, el desperdicio no implica mayor problema, el problema radica en el tapón del lavabo o en la tapa plástica en la coladera de la regadera (por aquello de las cucarachas o los malos olores) los desagües en las casas están protegidos. Aquí la tragedia de la llave abierta, el lavabo tapado y la casa sola.

En casa, se inundaron las tres alfombras de las recámaras y llovió en el piso de abajo, el agua bajó contenta las escaleras y el lodo se escondió en los closets. No entiendo para qué son los tres agujeritos que tiene un lavabo en el baño, se supone que es precisamente para cuando eso se llene el agua se vaya por los hoyitos, no, no son para eso; ahí entra el mango del cepillo de dientes y puede servir para encajarlo mientras se le aplica la pasta dental, no para que se cuele el agua.

La inundación de ayer en casa, requirió de ayuda profesional. No, no de un psicólogo, esa parte la supero fácil cuando de imprevistos y desacomodos se trata. En hora pico, cuando todos los negocios están terminando actividades, se requiere urgente una empresa que saque el agua de las alfombras. El matrimonio que compone la empresa que me atendió, dijo que vendrían con todo gusto y me advirtieron que estaban al otro lado de la ciudad y el tráfico era intenso por lo que tendría que esperar al menos una hora para que llegaran, mientras en la sala seguía lloviendo.

¡Ya qué! -pensé- nada hay perdido, además del recibo del agua y el remordimiento por el desperdicio, nada me estaba preocupando y decidí prepárame un cafecito mientras esperaba a las personas con su máquina industrial. ¡La cafetera renunció!, no quiso prender, se fue, se murió. Saqué una prensa francesa que estaba arrinconada y con toda la paciencia, esperé a que el café estuviera listo.

Así hay días que son como la bacteria en tiempo de frío, si te agarra con las defensas bajas, la gripa te tumba tres días en cama. Si las defensas están en orden y listas para proteger, ni una inundación, ni una cafetera descompuesta pueden alterar el curso del día. Dormí en el sillón del estudio. Las recámaras aun no pueden volver a su orden, tardará al menos tres días para que las alfombras sequen por completo, luego, iré a comprar una cafeterita bien bonita y esperar a que llegue el recibo del agua.

Comentarios
object(WP_Query)#4436 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22386) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-03-2021" ["before"]=> string(10) "22-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22386) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-03-2021" ["before"]=> string(10) "22-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18076 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18167 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18181 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-03-2021" ["before"]=> string(10) "22-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22386) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18177 (24) { ["ID"]=> int(63406) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content"]=> string(4805) "“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.”  – Madre Teresa de Calcuta / Misionera libanesa, naturalizada india (1910 - 1997). El primer trimestre del año llegó a su fin y el mes de abril se asoma tímidamente entre vacacionistas pandémicos, campañas de vacunación a las personas de la tercera edad, spots políticos sin nada nuevo que ofrecer y de la mano con la celebración de la Semana Santa y la Pascua marcada por la religión cristiana, lo cual nos obliga a hacer una pausa (aunque sea simbólica) en nuestras rutinas diarias. Hace algunas décadas, este periodo vacacional se distinguía por la ausencia de actividades y los llamados “días santos” carecían de comercios abiertos, por lo que había que abastecerse lo suficiente para sobrevivir, pues era un tiempo dedicado a la oración y a una serie de ritos religiosos que se han ido disolviendo con el paso del tiempo. Sin duda, la pandemia nos ha cambiado los usos y costumbres. Este es ya el segundo año que la representación del viacrucis realizado en el Cerro de la Estrella en la alcaldía de Iztapalapa se transmite por televisión sin público presencial. Las misas también siguen con restricciones, pero de todo este “tiempo de guardar” como solían llamarlo nuestras abuelas, surge el momento ideal para revisar lo que pasa con nosotros, en nuestro entorno, con nuestras familias y en el mundo entero. Por ello cabe preguntar ¿qué es la fe? Originaria del latín fides (lealtad, fidelidad), la fe es la seguridad y/o confianza en una deidad, cosa, doctrina, enseñanza, religión o filosofía sin la necesidad de contar con evidencias que demuestren la veracidad en lo que se cree. Tal vez hemos escuchado aquello de “tener fe ciega” y que llevado al extremo puede derivar en fanatismo (pero esa es otra historia que atañe principalmente a la religión y la política) o quizá nos suene familiar eso de que la “fe mueve montañas” cuando escuchamos hablar a los coaching en desarrollo humano o en la “fe que nos salva” cuando creemos que todo está perdido. Leon Tolstoi (escritor ruso) escribió: “No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo”. Para quien ha desarrollado un pensamiento lógico matemático puede resultar difícil aceptar la fe porque todo tiene una explicación racional; sin embargo, necesitamos de la fe como quiera que la entendamos o la apliquemos o la representemos pese a ser algo intangible e inmaterial porque le da sentido a nuestra existencia y nos mantiene de pie, aunque Bertrand Russell (filósofo y escritor británico) advirtiera que al hablar de la fe se sustituía la evidencia por la emoción lo cual ponía en riesgo la razón dando lugar al proselitismo e incluso, la guerra. Desde el budismo, la fe es parte esencial de las enseñanzas de Gautama Buda y se describe como la convicción de que algo es una determinación de lograr las metas personales que da como resultado un estado de dicha y satisfacción.  Tras un año de confinamiento total o parcial según se esté viviendo, es oportuno preguntarse si hemos sobrevivido gracias a nuestra fe cualquiera que esta sea, a pesar de los contagios, del desempleo, de la crisis económica, de las defunciones, de las múltiples pérdidas que hemos sufrido en mayor o menor grado. Hace algunos años asistí a un evento que consistía en una serie de ponencias en torno a la maternidad. Ahí escuché a una reconocida maestra de yoga que cerró su intervención diciendo: hay algo allá arriba (gráficamente sobre nuestra cabeza) que nos trasciende, pueden llamarlo Dios, universo o energía pero es lo que nos mantiene vivos más allá de respirar y existir. Y hoy lo podemos confirmar porque pese a todo, seguimos vivos y tal como escuché en alguno de los filmes o documentales que miré en estos días de inactividad simbólica: si estamos vivos hasta el día de hoy, algún propósito debemos tener. Es en #laspequeñascosas que se haya la sustancia de la vida, la fe no se refiere únicamente a lo religioso, es primordial tener fe en nosotros mismos, en nuestra capacidad para encontrar soluciones y aprovechar oportunidades para seguir adelante, siempre adelante.  " ["post_title"]=> string(23) "Las pequeñas cosas: fe" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-pequenas-cosas-fe" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63406" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(64248) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 12:42:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 17:42:12" ["post_content"]=> string(5470) "“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí que haya un nuevo mundo visible descubierto para el entendimiento.”  – Robert Hooke, Científico inglés (1635 – 1703) Un núcleo de ácido ribonucleico y una membrana de proteínas envuelven el material genético del virus que puso en jaque al mundo entero desde hace más de un año. 30 horas después de la fecundación, el óvulo se divide en dos células llamadas gametos cuya fusión de los 23 cromosomas que comparten determina el ADN durante la tercera semana del embarazo. El dispositivo electrónico con red inalámbrica que llevamos durante todo el día nos permite realizar telecomunicaciones a larga distancia y desde cualquier punto geográfico. Todo ello, gracias a la unidad más pequeña que compone a los seres vivos y que se encuentra presente también en la tecnología para dotar de “vida” a toda serie de artefactos: la célula. Hacia 1665 y con ayuda de los primeros y rudimentarios microscopios, Robert Hooke realizó numerosas observaciones de tejidos vegetales a partir del microscopio que él mismo desarrolló, descubriendo así unidades que se repetían en forma de celdillas semejantes a un panal y que nombró como célula (del latín cellula, diminutivo de cella = celda) que hoy sabemos es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. La maravilla de una célula no solo radica en la capacidad que tiene para generar todas las funciones vitales de los organismos y su interacción con otras células, sino del poder que brinda al cuerpo humano a través de los cientos de billones que lo componen y en las cuales se presentan y expresan receptores, además de que se emiten neurotransmisores como la serotonina, la adrenalina o la oxitocina, como lo describe Eduardo Punset (divulgador científico español): “Con cada estímulo que desencadena una emoción se generan nuevas conexiones entre grupos de células en nuestro cerebro.” Ello nos convierte en infinitos a pesar de tener fecha de caducidad, pues nuestras reservas no se agotan como lo demuestran las investigaciones respecto a la capacidad de generar nuevas neuronas gracias a la ayuda de la tecnología y la ciencia.  Las células segregan sustancias, nos dotan de neuronas, adipocitos, epitelios, fibroplastos, leucocitos y eritrocitos entre otros. “Todas las células surgen de células. Toda célula nace de una célula anterior, que a su vez nació de otra célula anterior. La vida surge de la vida. La vida engendra vida que engendra vida que engendra vida que engendra vida." (Bajo la misma estrella, 2012). El cáncer es el desarrollo de células “anormales” que se dividen, crecen y se diseminan sin control por el organismo, las mismas que en condición “normal” se encargan de estimularnos positivamente para hacernos sentir placer y alegría o nos llevan al extremo en casos de estrés. La citología o biología celular, como actualmente la llaman, se encarga del estudio de las células y es un pozo sin fondo del cual debemos tener cuidado de no caer porque este espacio no es de divulgación científica, pero coloca la mirada en las pequeñas cosas y su impacto en nuestro universo (personal y social). Así que las células son el punto de partida para todo aquello que se relaciona a la experiencia tanto interna como externa en nuestro tránsito por la vida humana porque somos materia, pero también somos alma (esencia, espíritu, etc.) y mente. No es que pasemos la tarde pensando en la cantidad de células que contiene nuestro organismo sino que reflexionemos en el universo entero que llevamos dentro y que transportamos diariamente en el auto, el transporte, caminando o conectándonos al ciberespacio para realizar una videollamada y que en comparación al universo, somos apenas una célula con el poder de desarrollar culturas, arte, tecnología, ciencia y con ello, transformar el mundo en el que nos tocó vivir.  En 1998 se estrenó la película “Bichos: una aventura en miniatura” cuyo eje es la historia de una hormiga fuera de lo común que elige salir del grupo para buscar ayuda contra los saltamontes que las obligan a recolectar comida para ellos y en algún momento, el personaje principal enfrenta al villano para decirle: “No tenemos por qué servirles, ustedes nos necesitan. Somos más fuertes de lo que ustedes creen y te consta. ¿No es cierto?”. El poder que representan #laspequeñascosas es microscópico, la mayoría de las veces imperceptible, pero el resultado es gigantesco si pensamos en términos de vida y de tiempo, porque empezamos siendo células y en células nos convertiremos al morir." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: célula " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-celula" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:22:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:22:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64248" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18177 (24) { ["ID"]=> int(63406) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content"]=> string(4805) "“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.”  – Madre Teresa de Calcuta / Misionera libanesa, naturalizada india (1910 - 1997). El primer trimestre del año llegó a su fin y el mes de abril se asoma tímidamente entre vacacionistas pandémicos, campañas de vacunación a las personas de la tercera edad, spots políticos sin nada nuevo que ofrecer y de la mano con la celebración de la Semana Santa y la Pascua marcada por la religión cristiana, lo cual nos obliga a hacer una pausa (aunque sea simbólica) en nuestras rutinas diarias. Hace algunas décadas, este periodo vacacional se distinguía por la ausencia de actividades y los llamados “días santos” carecían de comercios abiertos, por lo que había que abastecerse lo suficiente para sobrevivir, pues era un tiempo dedicado a la oración y a una serie de ritos religiosos que se han ido disolviendo con el paso del tiempo. Sin duda, la pandemia nos ha cambiado los usos y costumbres. Este es ya el segundo año que la representación del viacrucis realizado en el Cerro de la Estrella en la alcaldía de Iztapalapa se transmite por televisión sin público presencial. Las misas también siguen con restricciones, pero de todo este “tiempo de guardar” como solían llamarlo nuestras abuelas, surge el momento ideal para revisar lo que pasa con nosotros, en nuestro entorno, con nuestras familias y en el mundo entero. Por ello cabe preguntar ¿qué es la fe? Originaria del latín fides (lealtad, fidelidad), la fe es la seguridad y/o confianza en una deidad, cosa, doctrina, enseñanza, religión o filosofía sin la necesidad de contar con evidencias que demuestren la veracidad en lo que se cree. Tal vez hemos escuchado aquello de “tener fe ciega” y que llevado al extremo puede derivar en fanatismo (pero esa es otra historia que atañe principalmente a la religión y la política) o quizá nos suene familiar eso de que la “fe mueve montañas” cuando escuchamos hablar a los coaching en desarrollo humano o en la “fe que nos salva” cuando creemos que todo está perdido. Leon Tolstoi (escritor ruso) escribió: “No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo”. Para quien ha desarrollado un pensamiento lógico matemático puede resultar difícil aceptar la fe porque todo tiene una explicación racional; sin embargo, necesitamos de la fe como quiera que la entendamos o la apliquemos o la representemos pese a ser algo intangible e inmaterial porque le da sentido a nuestra existencia y nos mantiene de pie, aunque Bertrand Russell (filósofo y escritor británico) advirtiera que al hablar de la fe se sustituía la evidencia por la emoción lo cual ponía en riesgo la razón dando lugar al proselitismo e incluso, la guerra. Desde el budismo, la fe es parte esencial de las enseñanzas de Gautama Buda y se describe como la convicción de que algo es una determinación de lograr las metas personales que da como resultado un estado de dicha y satisfacción.  Tras un año de confinamiento total o parcial según se esté viviendo, es oportuno preguntarse si hemos sobrevivido gracias a nuestra fe cualquiera que esta sea, a pesar de los contagios, del desempleo, de la crisis económica, de las defunciones, de las múltiples pérdidas que hemos sufrido en mayor o menor grado. Hace algunos años asistí a un evento que consistía en una serie de ponencias en torno a la maternidad. Ahí escuché a una reconocida maestra de yoga que cerró su intervención diciendo: hay algo allá arriba (gráficamente sobre nuestra cabeza) que nos trasciende, pueden llamarlo Dios, universo o energía pero es lo que nos mantiene vivos más allá de respirar y existir. Y hoy lo podemos confirmar porque pese a todo, seguimos vivos y tal como escuché en alguno de los filmes o documentales que miré en estos días de inactividad simbólica: si estamos vivos hasta el día de hoy, algún propósito debemos tener. Es en #laspequeñascosas que se haya la sustancia de la vida, la fe no se refiere únicamente a lo religioso, es primordial tener fe en nosotros mismos, en nuestra capacidad para encontrar soluciones y aprovechar oportunidades para seguir adelante, siempre adelante.  " ["post_title"]=> string(23) "Las pequeñas cosas: fe" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-pequenas-cosas-fe" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63406" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5e15458af9098339b430e05aee43d56d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: fe

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el...

abril 5, 2021

Las pequeñas cosas: célula 

“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí que haya un...

abril 19, 2021




Más de categoría

Acciones para cuidar el medio ambiente

Nuestro planeta está en riesgo y necesita la ayuda de todos.  La contaminación del agua y el cambio climático...

abril 21, 2021

Las pequeñas cosas: célula 

“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí...

abril 19, 2021

Era Covid: Liderazgo y Conciencia de Ejemplaridad

La ejemplaridad se construye a partir de dos ejes que se complementan: por una parte el tipo y la...

abril 16, 2021

¿Qué es la crisis social?

Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis...

abril 14, 2021