Umberto Eco

La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de que hablar en distintos medios que reconocen a cabalidad la valía de este… La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de...

umberto-eco

La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de que hablar en distintos medios que reconocen a cabalidad la valía de este…

La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de que hablar en distintos medios que reconocen a cabalidad la valía de este extraordinario, filósofo, escritor y semiólogo italiano, pilar fundamental de la academia en las disciplinas vinculadas con los sistemas de signos.

Muy a pesar de que uno de sus textos es esencial para quienes estudian comunicación y filosofía, su lamentable deceso pasó inadvertido para muchas universidades.

A Eco, el público más amplio lo conoce por la película El nombre de la Rosa (Jean-Jacques Annaud, 1986), basada en su novela homónima, que generó también el videojuego La abadía del crimen. Además de la obra ya citada, escribió otras seis novelas: El péndulo de Foucault, La isla del día de antes, Baudolino, La misteriosa llama de la Reina Loana, El cementerio de Praga y Número cero. Aunque en prácticamente todas sus novelas está implícita la influencia de su disciplina como teórico, en tres, a mi juicio esa presencia es más clara: El nombre de la rosa, que tiene elementos de thriller y novela histórica y en donde uno de los elementos esenciales del relato es la segunda parte de la Poética de Aristóteles y en donde se expresan conceptos sobre la humildad clerical y la risa como un aspecto negativo del hombre.

Otra es La misteriosa llama de la Reina Loana, en donde la pérdida de la memoria se vincula a los medios de comunicación y productos de la cultura popular como el cómic, como anclaje de la formación de la edad temprana y la personalidad del personaje en particular, pero de la condición humana en general.

Número cero, cuya trama, un tanto paródica, gira en torno al periodismo y un hipotético y siempre en proyecto Domani, un diario que se estima utilizar para chantajear a personajes encumbrados o de la política. Es una obra en la que utiliza algunos de los conceptos sobre la objetividad pretendida del periodismo, la ética y el profesionalismo de esta actividad informativa, conceptos que ya habían sido publicados, en forma de libro, en Cinco escritos morales (Lumen, 1997).

Como incontrolable defensor de las ideas y el pensamiento, mostró sus reservas a proyectos como la Wikipedia, lo mismo que a las redes sociales. Sobre estas última llegó a decir que dichos recursos tecnológicos generaron una invasión de imbéciles, al tiempo que permitieron hablar a multitudes de idiotas.

Aún con la defensa a ultranza de la libertad de expresión, podemos considerar que en este último asunto hay algo de razón.

umberto-eco

La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de que hablar en distintos medios que reconocen a cabalidad la...

umberto-eco

La muerte de Umberto Eco, la semana pasada, ha dado mucho de que hablar en distintos medios que reconocen a cabalidad la...


Más de categoría
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

escritor

Un gran Escritor y Periodista

Don Carlos González Peña nació en Lagos de Moreno , Jalisco , el 7 de julio de 1885 y...

imss

El IMSS y su situación financiera

El martes 19 de enero de 1943, se promulgó la Ley del Seguro Social…

presidente-legitimo

Signos de NINGÚN cambio

Cuando Francisco I. Madero, alias “el presidente mártir”, (1) aceptó los términos plasmados en los convenios de Ciudad Juárez…