Tecnología social: ideas para México

Las nuevas tecnologías han demostrado ser un gran habilitador para reunir recursos y poderlos explotar eficientemente. Lo mismo se aprovechan las tecnologías en el marco… Las nuevas tecnologías han demostrado ser un gran habilitador para reunir recursos...

15 de marzo, 2016
RHT
hackathon

Las nuevas tecnologías han demostrado ser un gran habilitador para reunir recursos y poderlos explotar eficientemente. Lo mismo se aprovechan las tecnologías en el marco…

Las nuevas tecnologías han demostrado ser un gran habilitador para reunir recursos y poderlos explotar eficientemente. Lo mismo se aprovechan las tecnologías en el marco de la economía colaborativa para obtener grandes utilidades con modelos novedosos de negocios, que con un enfoque filantrópico para dar nuevas respuestas a los retos sociales de antes y de ahora.

Así, la tecnología social abre nuevas posibilidades en distintas sociedades y provoca un replanteamiento para hacer más efectivos los esfuerzos voluntarios, de organizaciones de la sociedad y los ánimos filantrópicos. 

Ideas para México

Pensando en ello, es que nos atrevemos a hacer algunas propuestas para el caso de México.

  • Filantropía social. Crear una plataforma tecnológica donde las organizaciones e iniciativas sociales tengan sus micro sitios ordenados por tema y/o especialidad y convoquen al apoyo de sus iniciativas y publiquen sus casos de éxito. Y por otro lado, donde los potenciales donantes puedan, de forma fácil, transparente y segura, ofrecer su tiempo, dinero y apoyos en especie. Todo ello bajo el escrutinio de la reputación social de quienes han participado para conocer quienes funcionan bien y dónde pueden estar las áreas de oportunidad de quienes tienen fallas.
  • Combate a la corrupción. Poner a disposición de los ciudadanos herramientas, aplicaciones y usos de la tecnología para denunciar, exhibir y documentar la corrupción pública y privada, y donde a partir de las denuncias de casos, y de la suma de los avales sociales de otros participantes, se ejerza una presión social contra los corruptos y sus redes delictivas.
  • Vigilancia ciudadana. Ante la situación de inseguridad en diferentes colonias y barrios, puede crearse una herramienta de comunicación entre grupos de vecinos, donde pueda compartirse información sobre riesgos, botones de pánico en celulares para apoyos urgentes y comunicación a las autoridades, hasta cámaras conectadas en las casas para monitorear, además de recomendaciones para nuestra seguridad personal y de resguardo de nuestras casas.
  • Universidad a tu medida. Hoy hay una gran cantidad de cursos abiertos de diferentes universidades e instituciones de educación, algunos hasta con certificación, que pueden ser organizados por especialistas para generar cursos flexibles para estudiar desde programas tradicionales (licenciaturas, maestrías, doctorados) o especializaciones basadas en competencias o procesos específicos. Sería poner el conocimiento al servicio de la necesidad de cada personas de manera fácil, flexible, barata y de la mayor calidad posible. También pueden ser un complemento o parte de un modelo mixto con la educación tradicional.

Ideas pueden haber muchas y mejores. Por eso, una de las fuerzas más importantes de la economía colaborativa es, sin duda alguna, la inteligencia colectiva. Esto es, la suma de las capacidades individuales por un bien mayor en un ambiente abierto al intercambio y la complementación. Una expresión tecnológica de este fenómeno son los llamados hackatón.




De acuerdo con Wikipedia, un hackatón es un “encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software. Estos eventos pueden durar entre dos días y una semana. El objetivo es doble: por un lado hacer aportes al proyecto de software libre que se desee y, por otro, aprender sin prisas. El término integra los conceptos de maratón y hacker, aludiendo a una experiencia colectiva que persigue la meta común de desarrollar aplicaciones de forma colaborativa en un lapso corto. Algunos hackatones tienen propósitos educativos o sociales, aunque en muchos casos el objetivo es crear un software utilizable”.

¿Se imaginan convocar al talento de los programadores y emprendedores mexicanos a crear aplicaciones contra la corrupción y la impunidad, o a favor de mejorar la educación, la salud y la seguridad? En otros países ya lo hacen y con bastante éxito.

Conclusiones

  • Esta claro que hoy la tecnología ha tomado tal ventaja, que la vieja ciencia ficción ha sido superada: sobra ciencia para hacer todos los sueños posibles y falta ficción para imaginar nuevos futuros.
  • En México, hay un talento enorme que se puede traducir en nuevas y grandes ideas para resolver los problemas y aprovechar las oportunidades que tenemos. Falta quien convoque, apoye, acompañe. Estos, por ejemplos, debería de ser uno de los roles principales de los gobiernos de nueva generación: más liderazgo y coordinación, y menos control y soberbia social. Y de empezar a cambiar a México, ¿cuándo empezamos?

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·