Silencio, amigo o enemigo

El silencio, por definición es la ausencia de sonido y en la cotidianeidad tiene diversas aplicaciones… El silencio, por definición es la ausencia de sonido y en la cotidianeidad tiene diversas aplicaciones, desde la perspectiva musical es...

20 de agosto, 2015
RHT
silencio

El silencio, por definición es la ausencia de sonido y en la cotidianeidad tiene diversas aplicaciones…

El silencio, por definición es la ausencia de sonido y en la cotidianeidad tiene diversas aplicaciones, desde la perspectiva musical es una pausa que da armonía y ritmo, desde el derecho se relaciona con la pasividad administrativa, para los militares es un toque al final de la jornada, en muchos sentidos es también una omisión, de forma subjetiva puede significar un momento de reflexión, un gesto ceremonial y desde las emociones, también se puede interpretar como la incapacidad de expresar lo que se piensa o siente o bien, la manera de evitar un conflicto mayor.

Aunque resulte paradójico, el silencio también comunica desde la interpretación y percepción entre los interlocutores; así pues, un silencio puede ser la pauta de algo catastrófico o de algo extraordinario y también es un llamado al orden, el inicio o fin de un suceso.

De tantas aplicaciones, en sentido positivo, la búsqueda de silencio como la forma de encontrar un momento de tranquilidad al terminar el día y después de pasar horas en el tráfico o en el transporte público en medio de la multitud y del ruido de autos, música, voces, vendedores ambulantes y de tantos estímulos visuales que recibimos con tan sólo pararnos en alguna esquina de esta agitada ciudad, significa realmente un remanso de paz que nos sirve para tomar un respiro y tener una mejor perspectiva ante la vida; es la forma de acercarse a la meditación y sus múltiples beneficios.

Con la llegada de lo “zen” a nuestras vidas, que no es otra cosa que la occidentalización del budismo, la meditación se vende hoy como la fórmula mágica que arregla todos nuestros problemas o la llave que abre una gama infinita de posibilidades para el bienestar. En realidad, la meditación no es otra cosa que el momento de introspección que obtenemos al atender plenamente nuestra respiración y dejando pasar los pensamientos que llegan a nuestra mente sin juzgarlos y sin engancharnos, así de fácil y sencillo es el inicio, practicarla de forma constante nos ayuda a ejercitar la mente y dejar el piloto automático con el que realizamos la mayor parte de nuestras actividades, lejos de la conciencia.

Erróneamente se piensa que meditar es reflexionar o analizar una situación en particular pero nada más alejado de la realidad, puesto que el ejercicio de la meditación dará como resultado la ausencia de pensamientos de toda índole como el odio, la frustración, el enojo, el miedo o la agresión entre otros pues al trabajar con los pensamientos lo hacemos también con las emociones, una emoción que nos lleve a la tristeza tendrá como resultado pensamientos de sufrimiento. De esta forma, la meditación es el camino directo al cambio de los programas mentales que nos vamos formando con el tiempo y que nos hacen etiquetar a las circunstancias y a las personas.




La meditación no es una meta a alcanzar como el estado ideal de las cosas, no se trata de ignorar lo que nos rodea como si de cubrirse con un capelo se tratara sino un trabajo constante que dará resultados en la medida que dediquemos tiempo a su práctica. Al permanecer en un estado de atención plena, vamos ganando serenidad y podemos manejar de una mejor manera lo que se nos presenta, además de que somos más conscientes de la forma en que actuamos y las palabras que decimos.

En silencio total y atendiendo a nuestra respiración es como irse adentrando en un templo alejado de la vorágine y que efectivamente, nos proporciona paz, tranquilidad, seguridad y bienestar; entre otros beneficios. Científicamente, ha sido comprobado lo mucho que ayuda la meditación para curar ciertos males físicos partiendo del principio de que cuerpo y mente son una unidad tanto de infinitas posibilidades como de catastróficos resultados si no hacemos caso a las señales que y he aquí la explicación: http://memoriaemocional.com/psiconeuroinmunologia-lo-que-el-corazon-quiere-la-mente-se-lo-muestra/

Es así que, el silencio como antesala de la instrospección sin duda, es un amigo que nos ayuda en mucho a tener una vida plena.

Y como siempre digo, del otro lado de la moneda, el silencio utilizado como una sanción, eso que conocemos como la “ley del hielo” rompe y destroza toda posibilidad de armonía y de comunicación, en palabras de Miguel de Unamuno (Filósofo y Escritor español) “Tu desconfianza me inquieta y tu silencio me ofende”, es el silencio que lastima las relaciones convirtiéndose en el enemigo.

El silencio amigo sana, el silencio enemigo enferma ¿cuál eliges tú?

 

Imagen tomada de Google

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
silencio

El silencio, por definición es la ausencia de sonido y en la cotidianeidad tiene diversas aplicaciones… El silencio, por definición es la...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·