Salud y optimización del tiempo para emprendedores

Has notado que las frases que se han vuelto recurrentes en profesionistas, empleados y empresarios son: “No tengo tiempo”, “No me alcanza el tiempo”, “A… Has notado que las frases que se han vuelto recurrentes en profesionistas,...

31 de marzo, 2016
RHT
optimizar_tiempo

Has notado que las frases que se han vuelto recurrentes en profesionistas, empleados y empresarios son: “No tengo tiempo”, “No me alcanza el tiempo”, “A…

Has notado que las frases que se han vuelto recurrentes en profesionistas, empleados y empresarios son: “No tengo tiempo”, “No me alcanza el tiempo”, “A ver cuándo nos reunimos porque no tengo tiempo”.

La capacidad de gestionar bien el tiempo es una habilidad que cada vez más las empresas están valorando, ya que es un factor que mejora la productividad y la competitividad de un negocio.

Sin importar el rubro al que se dedique una empresa, la buena administración del tiempo otorga muchos beneficios, principalmente financieros. De ahí la relevancia de que los dueños y empleados sepan sobre éste tema. 

El ritmo de vida en el que estamos inmersos va muy de prisa y perdemos el tiempo con mucha frecuencia.

Como empresario no puedes ser víctima de “la falta de tiempo”. Debes aprender a dominar la administración de tu tiempo, ser el dueño de tu tiempo, ya que es el recurso más valioso de tu existencia.




El manejar de una forma adecuada nuestro tiempo nos va a llevar a alcanzar no sólo nuestro éxito profesional, sino también nuestro bienestar personal.

Cada día nos llenamos de muchas actividades y a veces no evaluamos que estamos haciendo nuestro trabajo con una rapidez que puede conducirnos a resultados no deseados.

La actitud de las personas respecto al tiempo es compleja y variable. Si quieres hacer un uso eficaz de tu tiempo, debes considerar las costumbres y comportamientos actuales que determinan tu modo de emplear el tiempo.

Empieza a valorar tu tiempo. Establece tus objetivos y prioridades, sé ordenado. Analiza las labores que realizas durante el día y cuánto tiempo ocupas en ellas. Podrías obtener un espacio para estudiar, para algún hobby, para descansar o para estar con tu familia y amigos. Del listado que elabores te vas a percatar que muchas de ellas las podrías delegar e incluso eliminar.

Localiza cuáles son los principales distractores que hacen que tu trabajo diario sea menos productivo, tales como dedicarle mucho tiempo a tus relaciones públicas y a tus compañeros de oficina; confiar demasiado en tu memoria y no anotar asuntos relevantes, precipitar el arranque de nuevos negocios o postergarlos, mandar una gran cantidad de e mails, estar mucho tiempo en las redes sociales, ser impuntual, falta de autodisciplina y de planeación, decir a todo mundo que si; hay que aprender a decir no; querer hacer todo y no delegar actividades por falta de confianza en tus subalternos; de ahí la importancia de capacitar a tu gente.

Con estos distractores, no sólo mermas tu productividad y rendimiento, sino que además, puedes dañar tu salud al vivir en un constante stress.

Una vez que tengas presente esto, considera los siguientes puntos:

  • Planifica tus días.
  • Concéntrate en las diligencias que realices.
  • Aprovecha la hora del día en la que eres más productivo para que realices las tareas más importantes y así obtengas resultados positivos.
  • Agrupa los asuntos que se relacionen entre sí.
  • Asígnale un tiempo a cada actividad que efectúes.
  • Toma en cuenta que siempre hay imprevistos y que hay que asumirlos. Atiende en primer lugar a los de mayor trascendencia.
  • Dedícale tiempo al trabajo estratégico.
  • Implementa una cultura de planeación en tu empresa a corto, mediano y largo plazo.
  • Automatiza, estandariza y sistematiza procesos. Uno de los grandes retos de los empresarios es lograr que su negocio funcione sin su presencia; de esta manera el negocio estará listo para crecer de manera sostenible.
  • Evita tener demasiadas reuniones y trata de que sean efectivas para que no duren demasiado tiempo.
  • Mantén una comunicación clara y precisa con tu equipo de colaboradores; esto evitará que realicen mal el trabajo y lo tengan que volver a repetir. Pregúntales si tienen dudas respecto a lo que tienen que hacer. Arma un plan de acción y divídelo por día, por semana, por mes e incluso por año. En él, especifica qué tareas deberán hacer de manera particular o en cada sector de tu empresa.

Delimita muy bien las tareas que cada empleado o departamento deberán realizar para lograr los objetivos planteados, pero también muestra el Plan completo de acción, para que todos los que conforman tu empresa trabajen con un propósito en común: que lo que están haciendo es para alcanzar las mismas metas.

  • Cuéntales a tus empleados la historia de tu empresa. Diles cómo empezaste y háblales de la pasión, sueños, misión y visión que hay detrás de ella. Haz que ellos sepan aquello que te llevó a empezar. Haz que cada uno de ellos sienta en carne propia toda la emoción que tú sientes por tu negocio y explícales que cada uno de ellos está contribuyendo día a día con su trabajo a lograr un propósito y que cuanto más den de sí mismos, mayor será el impacto que logren en su vida.
  • Organiza un sistema ordenado de archivo de documentos.
  • Haz un buen uso de tus correos electrónicos. Revisa únicamente los que tengan que ver con tu trabajo, y para los personales, busca un tiempo fuera de tu jornada laboral para leerlos.
  • Haz un uso correcto de tu teléfono y de tu celular. Atiende primero las llamadas que sean de trabajo.
  • Hay que reservar momentos para descansar y para pensar. Pensar es indispensable para evaluar nuestros proyectos, planificar lo que ha de venir y para innovar y crecer personal y profesionalmente.
  • Desarrolla tu Inteligencia Emocional. Tener un negocio exige un gran dominio de nuestras emociones. Los líderes deben mantener la calma en los momentos difíciles y serenidad frente a la incertidumbre.

Los empresarios exitosos son capaces de tomar decisiones con la cabeza fría, aunque la situación esté totalmente fuera de control.

  • Ejercita tu cerebro. Tener una mente sana te permitirá ser un mejor líder. Realizar actividades como salir a caminar, leer, escribir, viajar, dibujar, hacer ejercicio, escuchar música, te ayudarán a activar diferentes zonas cerebrales responsables de los procesos creativos.

Sentimientos de tristeza, culpa, ansiedad, tienden a disminuir la capacidad de procesamiento de la información, lo cual, puede ocasionar menos efectividad en tus evaluaciones y toma de decisiones.

El efectivo manejo del tiempo reduce esas preocupaciones y permite mejorar el análisis de la información de tu empresa y mejorar la calidad de las decisiones que tomes.

  • Piensa positivamente y la tarea más desagradable parecerá sencilla.
  • Vive bien. El principio y el final de una jornada laboral son muy importantes. Empieza tu día alimentándote bien y relajado.

Sal de tu empresa con una buena actitud. Haz un esfuerzo para relajarte y para dejar de pensar en el trabajo cuando regreses a tu hogar. Tómate un tiempo para descansar y recargar energías, así podrás aportarle más a tu negocio que si estás estresado o agotado.

Una posibilidad de encontrar el equilibrio necesario para que una persona sea sana en lo psicológico, emocional e intelectual, es que le dedique tiempo a sus relaciones personales y laborales.

Recuerda que la forma en la que administres tu tiempo dependerá de que alcances un equilibrio en tu vida diaria y por ende una mejor calidad de vida que te hará más productivo en todos los aspectos.

La base de la administración del tiempo está en planificar y cumplir con los objetivos que se tienen. La planificación es el proceso mediante el cual establecemos qué queremos y cómo lo vamos a alcanzar. Si no planificamos, no sabremos hacia dónde vamos y por lo tanto no podremos priorizar nuestras actividades diarias.

Cuando una empresa logra que sus empleados laboren bajo los mismos objetivos, de una forma organizada y conjunta, concentrados, es más probable que alcance el éxito en un mediano plazo.

Dirigir una empresa no se trata de cuántas horas trabajas, sino de los    resultados que estás obteniendo. Crece a tu propio ritmo, no te presiones ni te aferres por mostrar resultados rápidos. Cada empresa y modelo de negocio es único y debe seguir su propio camino para desarrollarse.

Los grandes empresarios y líderes son excelentes administradores del tiempo, así que: ¡dedica tu tiempo a planificar tus actividades y toma acciones de inmediato!

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·