“Regresar a la normalidad”

Es una estupidez creer que cuando se propone regresar a la “normalidad” se está proponiendo volver… Es una estupidez creer que cuando se propone regresar a la “normalidad” se está proponiendo volver al 6 de septiembre o...

27 de septiembre, 2017
RHT
rebsamen-241

Es una estupidez creer que cuando se propone regresar a la “normalidad” se está proponiendo volver…

Es una estupidez creer que cuando se propone regresar a la “normalidad” se está proponiendo volver al 6 de septiembre o al 18 de septiembre. Esa “normalidad”, mala o buena, simplemente se ha ido. En cada desastre se descompone el mundo y hay que crear otro nuevo, con una nueva normalidad o una nueva rutina. ¿Por qué? Simplemente porque las sociedades que no encuentran una nueva normalidad entran en una descomposición acelerada. No deja de llamar la atención que aquellos que más necesitan “regresar a la normalidad” son los que han perdido todo o casi todo. Por ejemplo, con los últimos huracanes la destrucción en algunas de las islas del Caribe ha sido terrible. El gobernador Ricardo Roselló dice que simplemente Puerto Rico perdió la capacidad de generar energía eléctrica y que tomará años “regresar a la normalidad”. Es de suponerse que él tampoco se refiere a la vieja normalidad.

Es evidente que hay varias zonas de la Ciudad de México y del país que no están en condiciones para recuperar una rutina. Las labores de rescate siguen, a pesar de los rumores constantes (y falsos, excepto en un caso) de que la maquinaria pesada arrasará con todo, incluso con sobrevivientes y cuerpos enterrados. ¿Por qué los que protestan por algo no protestan también en contra de quienes suben esa clase de noticias? Es simple: porque no es políticamente correcto. En espacios de redes sociales se ha llegado a acusar que estas noticias falsas las sube el gobierno. ¿Qué interés podría tener el gobierno en promover este tipo de notas que repercuten contra su labor?

Sin embargo, paulatinamente hay que procurar regresar a una nueva rutina, lo que no significa olvidar o dejar de exigir. Cuando se propone no regresar a clases, por ejemplo, y se acusa al rector Graue de “hacer el juego a las autoridades”, ¿qué significa esto en realidad?, ¿qué sólo a las “autoridades” les interesa recuperar una nueva rutina? Habría que preguntar a los miles de alumnos que sí regresaron a clases. Cuando se dice que regresar a las clases es evadirse de la “realidad” y de los problemas del país o dejar de ayudar en las labores de rescate, habría que plantearse si todo el alumnado del Poli o de la UNAM están en eso. ¿Los más de 400 mil?, bueno, no hay que exagerar, digamos 40 mil, el 10%. Tampoco es así. El rescate y el acopio han visto como se ha reducido la cantidad de voluntarios en las calles. Regresar a clases, regresar a los trabajos en edificios seguros es necesario. Pregunten a las personas que viven del turismo si no quieren regresar a una nueva rutina, por ejemplo.

Hay que decir que la mayoría de acusaciones contra el gobierno o los medios carecen de veracidad. 2017 no es 1985. Ahora se pide que se haga justicia, ¿a qué se refieren en concreto? Se dice que antes de demoler los edificios y retirar los escombros se haga un peritaje para saber por qué se cayeron? Si la mayoría de edificios caídos o lastimados son de antes de 1985, como dice el jefe de Gobierno, ¿para qué hacer estos peritajes? Simplemente no cumplían con la nueva normatividad posterremoto de 1985, además ya no se podrían fincar responsabilidades por fraude o corrupción. En todos aquellos que se construyeron después de esa fecha sí habría que hacer ese peritaje. El colmo fue un edificio entregado el año pasado. En estos casos, hay que investigar y deslindar responsabilidades. Lo sucedido en el predio ubicado en Chimalpopoca y Bolívar sigue siendo un misterio. La versión de varias organizaciones feministas debe investigarse. Los demás errores, omisiones y robos también deben investigarse, pero a menos que se crea que hubo una política deliberada del Estado, hacer justicia significa ver todo el panorama. En redes sociales, los críticos escamotean el trabajo de policías, soldados, marinos y servidores públicos. ¿Eso es justicia?

Por lo demás, hay una confusión terrible: las masas que salieron a ayudar no están haciendo la revolución (lo siento por los revolucionarios, tendrán que seguir esperando), están ayudando a sus conciudadanos. Seguramente no les gustará a muchos la labor del gobierno y exigirán cosas, pero hasta donde se puede ver, ayudar, no significa derrocar. 




Comentarios

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó la Revista  Academia...

noviembre 12, 2020
rebsamen-241

Es una estupidez creer que cuando se propone regresar a la “normalidad” se está proponiendo volver… Es una estupidez creer que cuando...

enero 1, 1970




Más de categoría

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó...

noviembre 12, 2020

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

octubre 19, 2020
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

septiembre 21, 2020

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

septiembre 21, 2020