Mi vida en Al Qaeda

El terrorismo islámico, tan en boga hoy en día, nos despertó del aletargamiento que vivimos, al pensar que terminaba el Siglo XX (denominado el Siglo… El terrorismo islámico, tan en boga hoy en día, nos despertó del...

22 de enero, 2016
RHT
mi_vida-al_qaeda

El terrorismo islámico, tan en boga hoy en día, nos despertó del aletargamiento que vivimos, al pensar que terminaba el Siglo XX (denominado el Siglo…

El terrorismo islámico, tan en boga hoy en día, nos despertó del aletargamiento que vivimos, al pensar que terminaba el Siglo XX (denominado el Siglo de las Guerras) y que en este nuevo milenio, viviríamos en una paz perpetua.

La guerra fría había llegado a su fin y el optimismo volvía a ceñirse en la psique de los pueblos y se veía el futuro como una época de paz y desarrollo tecnológico, al grado que las preocupaciones de los lideres versaban sobre las comunidades económicas y sobre cómo enfrentar el mundo en ésta era digital o “liquida” como diría Zygmunt Bauman.

Pero tras el 11 de septiembre, el mundo despertó ante el hecho de que el terrorismo religioso no era una quimera, sino una cruda realidad que nos despertó a todos del sopor y de como un acto de barbarie bien planeado podría desencadenar una guerra de mentiras como lo fue la auspiciada por George Bush Jr.

En este contexto, Morten Storm nos narra lo que ocurre tras bambalinas en el mundo del terrorismo islámico y porque dicha religión, es tan atractiva para los jóvenes en el mundo occidental, educados no en campos de refugiados como los fundamentalistas de la OLP y Al Fatah, sino en chabolas y barrios marginales en el corazón de Europa.

El libro es un mea culpa del autor, que escapó de las drogas al convertirse al Islam y entablar contacto con los diversos grupos yihadistas que usan las mezquitas para reclutar a jóvenes deseosos de darle sentido a su existencia.




Storm fue el hijo de un padre alcohólico que nunca veló por él y una madre que sólo vivía para la pareja en turno. El texto nos muestra que todos los yihadistas actuales se ajustan a un mismo patrón: “Infancia difícil o violenta, poca formación, perspectivas escasas, desempleo, soltería y mucho resentimiento”.

“El analfabetismo de Mahoma es una bendición –dice el autor-porque había purificado su fe”, frase reveladora que nos muestra el porqué de los fundamentalistas y su mente medieval que busca instaurar un Califato y que se viva de acorde a lo establecido en ese texto religioso, cuya interpretación ha causado tantas muertes hoy en día.

También el libro narra porque se ataca a los caricaturistas que osan dibujar a  Mahoma, debido a que “El Islam prohíbe cualquier representación física del profeta”, hecho que ocurrió en Dinamarca (donde nació el autor) en 2004, considerado el preludio de la masacre al diario “Charlie Hebdo” en París en enero del 2015.

Un libro que nos cuenta como ingresó a las filas de los Salafistas y como gracias a su pasaporte europeo podía viajar por todo el continente sin despertar sospechas y como tras no poder inmolarse en nombre de Alá, decidió ser reclutado por el servicio de inteligencia Danés, que lo contactó con la CIA, la misma que entrenó a Bin Laden cuando era un Mujaidin luchando contra los rusos y la misma que le pagó 250 mil dólares al autor para traicionar a uno de sus mentores y amigos.

Una obra que nos muestra cómo operan los servicios de inteligencia de los países “civilizados” autorizando operaciones encubiertas y financiando a criminales al más puro estilo de Maquiavelo, donde “el fin justifica los medios”, sin que impere una estrategia a largo plazo.

Morten Storm (cuya cabeza tiene un precio por traidor) nos cuenta como tras haber traicionado a sus compañeros de armas, fue víctima de la traición de miembros de la CIA quienes lo quisieron eliminar en una de tantas misiones clandestinas en las que se vio involucrado, haciéndolo ver que sólo era un instrumento desechable de la diplomacia yanqui.

Un libro que nos muestra el ¿Cómo? Y ¿Por qué?  De esta guerra contra el terrorismo, que tantos yerros ha tenido y porque el Estado Islámico es el enemigo a vencer, gracias a que aprendió de los errores de Bin Laden, haciendo que El Estado Islámico no dude en operar en el mismo corazón del imperio del mal y que gracias a su manejo en redes sociales, ha puesto en jaque a los servicios secretos de todo el orbe, que piensan que la electrónica es la panacea para erradicar a estos fanáticos.

Lectura más que indispensable para indagar más sobre el flagelo del terrorismo moderno.

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·