México, país de los olvidos

Nadie se vuelve depravado de la noche a la mañana. Juvenal. Nadie se vuelve depravado de la noche a la mañana. Juvenal. Una de las maravillas modernas es la comunicación electrónica, especialmente lo que se refiere a la...

14 de marzo, 2016
RHT
corrupcion-mexico

Nadie se vuelve depravado de la noche a la mañana. Juvenal.

Nadie se vuelve depravado de la noche a la mañana. Juvenal.

Una de las maravillas modernas es la comunicación electrónica, especialmente lo que se refiere a la investigación de hechos y sucesos, uno tiene a la mano la oportunidad de saber lo que acaba de pasar hace 2 minutos en el otro lado del mundo o lo que pasó hace 30 años. Eso es un arma de dos filos porque ahora no podemos fingir ignorancia o carencia de recursos, la tecnología está ahí, solo falta que la activemos.

Precisamente, activando la tecnología nos enteramos que hoy en día no hay país que se salve de la corrupción, ese cáncer que agobia y corroe a los individuos hasta despersonalizarlos y convertirlos en una sombra lúgubre y vacía, que degrada la confianza y aniquila la integridad. Las personas cercanas al poder son presa constante de esta obsesión sin límites que siempre termina en el escarnio y la humillación, realmente pocos son los que se salvan.

La corrupción es tan generalizada y a veces tan burda que muchos países ya empezaron a combatirla, países ricos, medianos, pobres, pequeños, poderosos, de diversas religiones y orígenes, están haciendo un esfuerzo por disminuirla, viéndose cosas verdaderamente extraordinarias como: la abdicación del Rey Juan Carlos en España y el seguimiento judicial que ha hecho comparecer a la Infanta y a su marido, en la tarea de calcular los montos defraudados para el determinar el posible resarcimiento. Los numerosos políticos y ejecutivos defraudadores españoles y norteamericanos que han sido enviados a prisión y despojados de sus fortunas mal habidas, los tres presidentes guatemaltecos que han sido llevados a juicio, las ejecuciones de administradores chinos, malayos y árabes que cayeron en la tentación y terminaron en la vergüenza y la pobreza, los ejecutivos brasileños incluyendo al expresidente, etcétera. Algo es algo.

Sin embargo, existen varios países africanos y centroeuropeos más un país latinoamericano donde los excesos de corrupción son el pan de cada día y no pasa nada, no hay consecuencias. Sí, acertaste hablo de nuestro país donde por años se ha considerado la corrupción como una ocupación normal, ya estamos tan acostumbrados que ya ni la sentimos, le echamos la culpa al gobierno, les maldecimos, pero de ahí no pasa, ellos también ya se acostumbraron a nuestros exabruptos, los hemos repetido por años, el circulo vicioso se ha repetido por lo menos durante el tiempo en que el PRI asumió el poder. Las reformas administrativas son puras patadas de ahogado, cuando las leyes y reglamentos que tenemos nadie los cumple y los observa, ya somos tan corruptos y tan cínicos que nosotros mismos también calculamos en pesos y centavos el tamaño de la mordida o el cohecho.




Estoy consciente que la perfección no existe, ni aspiro a ella; pero ¿no podríamos por salud mental y conveniencia solidaria iniciar una campaña nacional contra la corrupción y la impunidad?

¿Se imaginan a todo el país al unísono exigiendo un juicio real al ex gobernador Moreira?  

Todos, todos en las redes sociales, en los periódicos, los noticieros, ante las autoridades, a todas horas y en todo momento pidiendo no solo la cabeza de Humberto Moreira sino exigiendo el regreso del super botín que tiene guardado. Tanta presión sin distracciones haría que Moreira se regresara a España o bien que las autoridades decidieran fincarle un juicio hasta que devuelva parte de lo robado. Otros casos semejantes que representan un gran agravio contra el país son la corrupción del hermano incómodo y los fraudes de monsieur  Ebrard.

Si de justicia se trata, debiéramos pensar en los presos y presas de la tercera edad que aún están en los reclusorios sin que se les aplique el reglamento del arresto domiciliario, precisamente, por ser mayores de edad. En el caso de La Maestra, todavía hay muchas incógnitas sin resolver, por ejemplo, la Procuraduría no nos ha informado si ya le expropiaron sus bienes nacionales y extranjeros a La Maestra, que nunca podrá explicar sus propiedades en base a su modesto salario, por más Secretaria que haya sido en el SNTE.

¿Por qué razón ella no ha cumplido su condena con las otras presas?

¿Si ya le negaron la prisión domiciliaria, no podría regresar al penal a cumplir su tiempo conforme lo estipula el reglamento?

 Será que en breve, en una obscura página central del periódico nos anuncien que la Maestra ya está en casa, planeando sus nuevas vacaciones con dineros que unos amigos le dieron a guardar.

La Procuradoría de Justicia dejó de procurar justicia hace mucho tiempo, los jueces de toga y birrete son una chusma al mejor postor (me acabo de enterar que un porro invasor de un auditorio de la UNAM que es una auténtica lacra social está a punto de quedar libre bajo fianza porque un juez le reclasificó el delito de posesión de cocaína).  

¿Se imaginan como nos sentiríamos si lográsemos que alguno de estos personajes enfrentaran un juicio justo y en verdad se administrara la justicia?

Podríamos empezar por pedir a la juez explicarnos la reclasificación de la posesión de droga con intenciones de venderla, lo cual le hace un narcotraficante. Si la explicación no nos convence, podríamos exigir su renuncia o inhabilitación a la judicatura que ostenta.

Si lográramos este tipo de objetivos, adquiriríamos confianza y elaboraríamos una nueva lista donde estarían los ex-gobernadores de Campeche, Tamaulipas, Sonora, Nuevo León, etc…etc.. etc.

¿Que esto es un sueño imposible?

Veremos que no, hace algunos años apareció en los diarios la escueta noticia: Ministro de Defensa Alemán renuncia por Plagio. Karl-Theodor zu Guttenberg, Ministro de Defensa en 2009 fue acusado de haber presentado una tesis doctoral en la Universidad de Bayreuth donde se leía por lo menos un 45% de trabajo copiado íntegramente de otros trabajos y artículos a los cuales él no les dio ningún crédito.

El escandalo fue espectacular, el señor zu Guttenberg procedía de una familia alemana rica e influyente y con un brillantísimo futuro en la política, tanto así que era el seguro sucesor de Angela Merkel. El golpe fue devastador no solo a su persona sino a su prestigio. La Universidad esperó una explicación del Ministro, pero nada sucedió, siguieron las presiones a la Merkel y nada pasó, el público alemán empezó las murmuraciones y los descontentos, hasta que la Merkel declaró que: ella lo había contratado como ministro y qué como tal él se desempeñaba a la perfección, no me importa si adquiere o no un doctorado, esas no fueron las condiciones de su nombramiento. La Merkel tuvo razón, muchos alemanes así lo entendieron y al parecer el asunto quedaría olvidado. Entonces, surgió lo inesperado, la Canciller Merkel empezó a recibir protestas escritas de los académicos de todas las universidades alemanas (de acuerdo con el periódico Die Walt, se recibieron 51,500 cartas) pidiendo el cese del ministro.

Casi al mismo tiempo, el ministro recibió una carta de la rectoría universitaria en donde le exigían explicaciones ante tan grave anomalía, su respuesta debía llegar al Consejo Universitario en un plazo no mayor de 2 semanas. El ministro no pudo argumentar nada en su favor y decidió invalidar su doctorado, días más tarde, La Universidad de Bayreuth le confirmó la invalidación, el señor zu Guttenberg presentó su renuncia al Ministerio, en la misma semana.

En un lapso de 3-4 semanas, Alemania perdió a su Ministro de la Defensa, no hubo marchas ni protestas, todo transcurrió en forma digna y discreta, la Canciller procedió a nombrar su reemplazo y el asunto pasó al olvido.

Ya sé lo que muchos están pensando: ¡Ah, pero eso fue en Alemania!  

Yo les contestaría: ellos vieron el fraude académico y sintieron que una personalidad como zu Guttenberg no los podría seguir representando en un cargo tan importante y actuaron en consecuencia igual a como podríamos actuar nosotros. Tal vez nuestra dificultad estaría en la escritura de los mensajes y en su tenacidad y persistencia. Ellos tienen la educación, la experiencia y la paciencia para hacerlo; nosotros, mas viscerales más apasionados debemos aprender que las cosas no se solucionan de la noche a la mañana y sobre todo nos falta adquirir la confianza en nosotros mismos y alejarnos cada vez más de los embustes políticos, de la prensa vendida, las pseudoelecciones, de los líderes y activistas que solo se representan así mismos, ya les hemos confiado demasiado y no hemos tenido éxito ¿para que repetir la misma fórmula?

Nosotros, ciudadanos ignorados hemos mostrado un gran instinto de eficiencia y solidaridad que solo ha salido a relucir en contadas ocasiones (terremoto del 1985, las Olimpiadas del 1968, el Movimiento Yo soy el 132 en el 2012), que han sido muestras muy positivas del potencial de respuesta para manejar estos incidentes.

No tenemos nada que perder, todo dentro de la ley y el orden, después de todo pensemos: ¿Quién va a defender a La Maestra, a Moreira, al hermano incómodo, a monsieur Ebrard y otros tantos?

Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo de la ópera...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·




Más de categoría

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·

Piedra Ibarra demostró ignorancia, desinterés o partidización

“¿Han asesinado periodistas? Yo he visto y vi lo que pasó en todos los sexenios pasados y es algo...

·
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

·