¿Me afecta la inflación?

¡Hola de nuevo! Me es muy grato poder saludar a todos los que leen esta sencilla columna que solo intenta que aprendamos un poco más… ¡Hola de nuevo! Me es muy grato poder saludar a todos los...

30 de marzo, 2016
RHT
inflacion

¡Hola de nuevo! Me es muy grato poder saludar a todos los que leen esta sencilla columna que solo intenta que aprendamos un poco más…

¡Hola de nuevo! Me es muy grato poder saludar a todos los que leen esta sencilla columna que solo intenta que aprendamos un poco más de economía y sobre todo de finanzas personales para tener más elementos y decidir mejor sobre nuestros recursos personales.

Seguimos con nuestro tema del analfabetismo financiero y poniéndole remedio.  Hoy vamos a la pregunta dos de aquel test que hicimos hace unas semanas.  Si no lo leíste o no sabes a qué me refiero puedes regresar al artículo.

2.- Imagina que el interés de tu cuenta de ahorros es del 1% anual y que la inflación es del 2% anual.  Después de un año, ¿el dinero de tu cuenta de ahorros puede comprar más de lo que compra hoy, exactamente lo que compras hoy o menos de lo que compras hoy?

Ya aprendimos en el artículo anterior sobre las tasas de interés, así que supongamos ahora que tienes en tu cuenta de ahorros la fabulosa cantidad de $1,000,000.  ¡Yei, increíble no!   Bueno, mejor no. Seamos más prácticos porque lo que intentamos aquí es entender temas un tanto enredados. Hagámoslo más fácil:  supongamos que tienes $100.  Con lo que ya sabes de las tasas de interés puedes calcular que al final del año tendrás $101 dado que la pregunta te dice que el interés que te paga tu cuenta de ahorros por tener el dinero guardado es del 1% al año.

¿Hasta ahí vamos bien? ¡Súper!




Ahora, vamos a la parte difícil del día de hoy que es la inflación. La pregunta nos dice que la inflación anual es del 2% pero eso qué significa. 

Como me enseñó un gran maestro estudiando la especialidad en divulgación de la economía: nada mejor que ir a la raíz etimológica para entender de qué estamos hablando así que empecemos por ahí.

Inflación viene del latín inflatio, que significa inflar.  Cuando inflas un globo lo que pasa es que cambia, se hace grande, aumenta de tamaño. Para la economía, que es lo que nos interesa, la inflación es el aumento general y constante de los precios de todos los bienes y servicios que se comercian en una economía.[1]  Los bienes y servicios que nos importan, de momento, son los que se comercian en México. Esa es nuestra economía y tiene su propia inflación. Así que como el globo, los precios se van inflando poco a poco y de forma constante.

La inflación, como las tasas de interés, solo pueden entenderse y calcularse en el tiempo. Tiene que pasar tiempo para que sepamos cómo se comportaron los precios.  O sea, que la inflación es algo que podemos ver una vez que pasó. Es ultra difícil verla y/o calcularla mientras está pasando.  Hay quien lo hace y controlarla es una de las principales tareas que tiene el Banco de México.  A ese control ellos le llaman “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda”.

Entonces, para ponerlo fácil: la inflación es el porcentaje en el que aumentan los precios en comparación con un momento anterior.

¿Cómo empezó esto de la inflación?

Resulta que todo esto surgió cuando se inventó la moneda como medio de intercambio, porque el cacao, la sal y otros objetos que se intercambiaban, no perdían su valor con el transcurso del tiempo.  La sal podía seguir teniendo la misma utilidad hoy que pasado un año. Pero las monedas no. Es extraño pero las monedas si pierden su valor conforme pasa el tiempo; se devalúan y con ello perdemos poder adquisitivo. Podemos comprar menos con el mismo dinero.

La inflación se produce por una serie de factores en los que, de momento no, vamos a profundizar. Lo importante es saber que es relativamente “bueno” que haya inflación “controlada”. Y lo “malo” es que eso afecta nuestros bolsillos.

Ahora, la matemática…

Aquí no hay mucha matemática que tengamos que hacer nosotros. Calcular la inflación es todo un arte realizado por economistas. Nosotros, los simples mortales, solo podemos estar atentos al porcentaje de inflación que nos den para poder tener una idea un poco más clara de cómo se afecta nuestro bolsillo.

Si el Banco de México nos dice que la inflación del 2015 estuvo arriba del 2%, es decir, si los precios de las cosas que compramos subieron ese porcentaje, entonces podremos saber cuánto poder de compra perdimos si nuestro salario no aumentó al menos ese 2%.

Ahora sí, respondiendo la pregunta:

2.- Imagina que el interés de tu cuenta de ahorros es del 1% anual y que la inflación es del 2% anual.  Después de un año, ¿el dinero de tu cuenta de ahorros puede comprar más de lo que compra hoy, exactamente lo que compras hoy o menos de lo que compras hoy?

Un tip: Sin hacer cálculos sólo si te fijas en el porcentaje puedes saber la respuesta.

Ya sabíamos que ganamos $1 por tener nuestro dinero ahorrado (1% anual)  pero los precios aumentaron $2 (2% anual).  Dicho de otro modo, nos quedamos $1 cortos. La inflación nos rebasó. Porque aunque tengamos $101 en lugar de $100, necesitaríamos al menos $102 para poder comprar lo mismo. ¿Estás de acuerdo? Si el porcentaje de inflación es mayor al porcentaje que nos pagan de interés por guardar nuestro dinero pues entonces podemos comprar menos.

¿Y tener presente la inflación para qué nos sirve?

Como ya vimos, la inflación repercute negativa y directamente en nuestros bolsillos de dos formas:

  • La primera es que perdemos capacidad de compra.  Eso quiere decir que si compramos una docena de huevo hoy a $25.00 más o menos, en un año, si la inflación es del 3% como se espera,  la docena nos saldrá $27.75. Casi un peso más cara.
  • La segunda forma en que la inflación nos afecta es en nuestros ahorros e inversiones.  Como hemos visto antes, si mis ahorros e inversiones me pagan menos que la inflación, estoy perdiendo dinero para mi futuro. No tendría ningún sentido ahorrar ni invertir, lo mejor sería gastar todo lo que tengo hoy. Pero a menos que quieras pasar el final de tus días viviendo de la caridad de tus hijos o vecinos, lo mejor siempre es ahorrar e invertir para formar un patrimonio y que cuando bajes tu ritmo de trabajo o te jubiles puedas mantener tu estilo de vida, tal y como lo llevas ahora.

Necesitamos tener presente la inflación para verificar que nuestros aumentos de sueldos y nuestra procuración de ingresos siempre esté al menos al nivel de la inflación y si se puede, un poco arriba. Y por otro lado, buscar que nuestro ahorro e inversiones siempre nos estén pagando más que la inflación.

Tenemos un tema pendiente para la siguiente colaboración que es entender que nosotros mismos tenemos una inflación personal que vigilar. No se lo pierdan.

¿Vas aprendiendo algo con estos temas?  Déjanos un comentario o sigamos esta conversación en las redes sociales.

Recuerda que si te educas financieramente sabrás tomar mejores decisiones en tu beneficio personal, si no, seguiremos aprendiendo por el método tradicional: prueba y error.

¡Hazlo, a nadie beneficia más que a ti!


[1]Fuente: Banxico.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·