Más dañino que los sismos

Dando por descontada la obviedad de que los terremotos son dañinos, existen fenómenos surgidos a raíz de esos…   Dando por descontada la obviedad de que los terremotos son dañinos, existen fenómenos surgidos a raíz de esos...

6 de octubre, 2017
RHT
rumores-redes-sociales

Dando por descontada la obviedad de que los terremotos son dañinos, existen fenómenos surgidos a raíz de esos…

 

Dando por descontada la obviedad de que los terremotos son dañinos, existen fenómenos surgidos a raíz de esos acontecimientos naturales, que agravan sus efectos y causan muchos otros daños adicionales.

Yo tenía 34 años de edad cuando ocurrieron los terremotos de 1985.

Al igual que los millones de mexicanos que intentaron ayudar en alguna forma, a ninguno se nos ocurrió constatar si el presidente De la Madrid se transformaba en paladín, o si hacía más o menos de lo que cada quien pensaba que debiera esperarse del presidente de la república.

Lo que si sé, y no solamente desde 1985, es que en río revuelto, hay ganancia de pescadores.

Si un presidente se concentra en tomar las decisiones y coordinar las acciones necesarias para dar respuesta a las consecuencias de un desastre natural, en vez de placearse y exhibirse por los sitios más notorios en busca de popularidad, se dirá de él, que se escondió y que la tan cacareada “sociedad civil” llenó el vacío dejado por la inactividad gubernamental.




Si por el contrario, al presidente se le ocurre sumarse como un ciudadano más (lo cual no es, ni para eso se le paga), acarreando escombros y arriesgando la vida entre los voluntarios de a pie, se dirá que es un buscador de elogios y de aplausos, y que debería concentrarse en tomar las decisiones y coordinar las acciones necesarias para dar respuesta a las consecuencias del desastre natural en cuestión.

Es decir: El presidente quedará como el cuetero; si los cuetes truenan, porque truenan demasiado duro; Si se ceban, porque el cuetero es un idiota.

A raíz del terremoto “conmemorativo” del 19 de septiembre pasado, se ha hablado de Frida Sofía: la niña imaginaria atrapada en los escombros del Colegio Enrique Rébsamen, por cuya inexistencia, algunos vivos han querido endosarle la factura al Secretario de Educacion Publica, Aurelio Nuño.

Tambien se ha corrido la voz de que el Cardenal Norberto Rivera Carrera, “es el verdadero dueño del colegio Enrique Rébsamen”, pero no nada más eso; se ha asegurado además (¿por quién y con qué pruebas?) que el cardenal guardaba sus múltiples tesoros (se infiere que mal habidos) en las entrañas profundas del colegio derruido.

Las detestables redes sociales, difundieron anónimamente la versión de que los partidos políticos se robaban la ayuda para luego distribuirla “como fruto de su generosidad” con propósitos electorales.

Cuando suceden desgracias como el misteriosamente septembrino terremoto “conmemorativo”, tambien se dan otros riesgos conexos como fugas de gas, explosiones, incendios, inundaciones y epidemias causadas por virus y bacterias.

Uno de los virus más peligrosos es el difundido por las detestables redes sociales en las que se encuentran atrapados como zombis, millones de humanos idiotizados bajo el yugo de teléfonos que son mucho más inteligentes que quienes se creen sus dueños.

Y de los virus que (perdonando el pleonasmo) se hacen virales en las dichosas redes, viaja vertiginosamente uno que es más dañino que cualquier terremoto; y ese es el RUMOR.

El RUMOR es impredecible e incontenible; no tiene epicentro detectable; no tiene autor cierto, puesto que se transporta a bordo del anonimato.

No hay vacuna que lo contenga; no hay censura posible.

El RUMOR es creído ipso facto y no se le exige confirmación.

Revuelve las aguas del río para ganancia de pescadores que no tienen más que tender “las redes” (sociales) y atrapar en ellas a los millones de incautos ociosos que deambulan por las calles conectados a sus audífonos sin fijarse ni por dónde caminan; son tan vulnerables a las mentiras difundidas por las microondas celulares, como a los socavones, baches y precipicios.

El RUMOR es además, un arma no solamente poderosísima sino casi gratuita. Todo lo que se requiere para lanzarlo, es un simple celular o una Tablet; no digamos ya, una computadora.

El terrorismo cibernético se nutre de rumores; por algo será.

Independientemente de ser una cuestión de justicia, y de que la justicia es no solamente un derecho sino una obligación que solamente se cumple en la reciprocidad, creo que el presidente de la república (punto y aparte de simpatías personales), merece respeto y sin duda alguna, justicia.

Conste que los sentenciados a pena de muerte en donde existe ese castigo, reciben justicia (son ajusticiados).

Al pedir justicia para nuestro presidente y para cualquier ciudadano de a pie, no quiero decir que le aplaudamos gratuitamente haga lo que haga; pero no es justo que se condene a nadie con la única “prueba” del RUMOR que por esencia, es indemostrable.

Como abogado y como mexicano, me niego a darle crédito al RUMOR que persiste en afirmar que Miguel De la Madrid “no hizo nada bueno a raíz de los terremotos del 19 y 20 de septiembre de 1985″.

En cuanto a Enrique Peña Nieto, al que bastante tupido le ha llovido y le sigue lloviendo, haga lo que haga, tampoco puedo ni quiero prestarme uniéndome al rumor, ni quedándome callado dejando que se le linche en la hoguera de los RUMORES.

¿De verdad no ha hecho nada el presidente Peña en relación con el terremoto? ¿Y quién creen que manda a la Marina cuya reputación es mejor que la del Ejército?

El RUMOR es tan peligroso, porque es eficaz; porque la gente prefiere creer los rumores que las verdades. Por eso los países en guerra, o en situaciones de emergencia, fusilan a quienes difunden rumores que perjudican las tareas o las acciones de los países que enfrentan conflagraciones, ya sean bélicas o naturales.

El RUMOR nunca se diluye por completo.

Dentro de muchos o de pocos años, y peor aún si ocurre otro terremoto conmemorativo, en las conversaciones de cafés y de cantinas, saldrán a relucir los tesoros del cardenal Rivera Carrera, brotando incrementados por la exageración de entre los escombros del colegio donde la niña imaginaria, Frida Sofía causó sus propios daños.

El RUMOR es tan dañino y reprobable como el saqueo de comercios que llega a ocurrir cuando suceden desgracias naturales o disturbios sociales; es tan execrable como el incremento de los precios hermanado con la escasez que beneficia a los especuladores.

Quienes difunden rumores, saquean o especulan en condiciones de emergencia, son ejecutados sumariamente en muchos países; ¿Por qué será?

Si de mí dependiera, mandaría a la basura todos los teléfonos celulares; prohibiría los jueguitos de Nintendo y demás instrumentos idiotizantes, y haría todo lo que estuviera a mi alcance para librarnos de las REDES que se dicen sociales, y que atrapan sin remedio a millones de indefensos cuya historia virtual será efímera, a diferencia de “SU MAJESTAD, EL RUMOR”.

(Por cierto; todavía no he visto ningún video, grabado en tiempo real desde algún teléfono inteligente, en que se haya visto la extracción de los tesoros del Cardenal Rivera, de las entrañas del Colegio Rébsamen. Y como dijo Don Teofilito, ni lo veremos. Pero no por eso, podrá quitarse de encima el buen cardenal, el estigma de haberse clavado las limosnas para acumular riquezas terrenales bajo las tripas de “su colegio…”).

Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·