Los pequeños trabajadores mexicanos

En México habría cerca de 2,5 millones de niños de entre cinco y diecisiete años que trabajan, según las cifras de la Organización Internacional del… En México habría cerca de 2,5 millones de niños de entre cinco...

16 de diciembre, 2015
RHT

En México habría cerca de 2,5 millones de niños de entre cinco y diecisiete años que trabajan, según las cifras de la Organización Internacional del…

En México habría cerca de 2,5 millones de niños de entre cinco y diecisiete años que trabajan, según las cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Sin embargo, la ley mexicana sobre el trabajo estipula que un niño debe tener al menos dieciocho años para trabajar. Y esta actividad no debe perjudicar su escolaridad o su desarrollo físico y mental. Entonces, ¿cómo podemos explicar estas cifras tan altas? ¿Qué se puede hacer para erradicar el trabajo infantil en México? 

México es uno de los países más poblados de América Latina. Después de una rápida evolución demográfica, una gran parte de la población tiene menos de veinte años. Eso explica que muchos niños participen en el trabajo doméstico junto con sus familias, particularmente en las zonas rurales. Según la Universidad Nacional Autónoma de México, los niños que están en esta situación representan alrededor el 60% de los niños que trabajan. Otros sectores emplean niños, como la agricultura o el sector de los servicios y del comercio. Pero, el trabajo infantil puede revestir formas aún más peligrosas. En efecto, los niños son a veces utilizados en las redes de prostitución, en los conflictos armados o en los comercio de la droga. El gobierno mexicano tiene grandes dificultades para reprimir estas actividades criminales porque son difícilmente identificables.            

¿Por qué existe esta situación?

Como en muchos otros países, la pobreza provocada por las desigualdades en la repartición de las riquezas es a menudo la causa principal del trabajo infantil. Los niños son obligados a trabajar para llevar dinero a sus familias. Se estima que más de la mitad de los niños y adolescentes son afectados por la pobreza. Sin embargo, la OIT constata que hacer trabajar a los niños no es una solución para disminuir la miseria del país: como el niño va a la escuela porque trabaja, tendrá un salario menor cuando sea un adulto. Además, no es raro que algunas personas consideren que el trabajo infantil es aceptable y que piensen que no es algo malo, porque ayuda a formar y a dotar a los niños de mayor madurez. ¡No es aceptable que un niño trabajador sea privado de su derecho de desenvolverse por completo!       

¿Qué consecuencias hay para los niños?




Por supuesto, el trabajo infantil priva a los niños de su infancia, porque les impide jugar y desarrollarse de manera sana. Pero también, durante el trabajo, los niños no van a la escuela y eso limita considerablemente sus perspectivas para el futuro. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) esto es un problema muy importante en México ya que 2,1 millones de niños no van a la escuela; es decir, el 7,2% de los niños y adolescentes, entre cinco y diecisiete años. Es evidente que el Estado mexicano debe buscar soluciones para permitir el acceso a la educación de todos los niños. Por otra parte, las condiciones a menudo difíciles en las cuales los niños ejercen su trabajo, pueden provocar graves problemas de salud. Enfermedades, daños físicos (a veces son maltratados físicamente), problemas de crecimiento o abusos sexuales. Por supuesto, también daños psicológicos.

¿Cuáles son las soluciones?

El pasado mes de junio, Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), declaró que la lucha para superar el trabajo infantil es una prioridad. Las acciones que el gobierno mexicano emprendió han permitido reducir, entre 2011 y 2015, en 500 mil la cifra de los niños que trabajan[1].

La elevación de la edad mínima para trabajar de 14 a 15 años y las penas previstas para quienes contraten a niños por debajo de esa edad podría ser de gran utilidad. Pero, aún queda mucho por hacer para erradicar totalmente este flagelo. Se trata de que el estado frene el ciclo de la pobreza y garantice que las familias en situación precaria tengan acceso a un salario decente y a la asistencia sanitaria. El desarrollo de las empresas locales podría ser una buena idea para reducir la pobreza de los adultos. Invertir más y de manera más eficiente en educación sería necesario para que la enseñanza sea más accesible, especialmente en las zonas rurales donde el trabajo infantil es más elevado. Por último, es importante que el Estado informe mejor a la población sobre este problema mediante campañas de sensibilización en todo el país. Todos estos esfuerzos podrán realizarse con una inversión de largo plazo y una cooperación entre los diferentes niveles de poder, tanto a nivel nacional como internacional.

Por Sarah Byczkowski, Bélgica

____________________________________________________________

[1] http://www.gob.mx/stps/articulos/erradicacion-del-trabajo-infantil-fundamental-para-construir-un-mejor-pais

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

En México habría cerca de 2,5 millones de niños de entre cinco y diecisiete años que trabajan, según las cifras de la...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·