Los Hijos del “Espicalinglis”

Recién terminé de escribir el libro titulado “The Comeback River”; “El Río de los Regresos”; trata de la invasión de Estados Unidos a Mexico (1836-1848)… Recién terminé de escribir el libro titulado “The Comeback River”; “El Río de...

20 de abril, 2016
RHT
expresidentes

Recién terminé de escribir el libro titulado “The Comeback River”; “El Río de los Regresos”; trata de la invasión de Estados Unidos a Mexico (1836-1848)…

Recién terminé de escribir el libro titulado “The Comeback River”; “El Río de los Regresos”; trata de la invasión de Estados Unidos a Mexico (1836-1848) y de la imposición del Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado en casa de mi bisabuelo (Don Salvador Dominguez Ochoa) en la casa # 10 de las calles de Morelos, justo enfrente de la Basílica de la Virgen de Guadalupe, Reina de México.

El Tratado Guadalupe Hidalgo por medio del cual se formalizó el robo de más de la mitad del territorio de nuestra patria, es un acuerdo nulo, cuyas consecuencias persisten y contradicen los principios y normas fundamentales del Derecho Internacional.

La consecuencia directa de la nulidad que demuestro, es que los territorios de California, Nuevo Mexico y Tejas, siguen siendo de México a la fecha.

La única razón por la que Estados Unidos conserva su dominio sobre esos territorios, es la que denunció el Senador Thomas Corwin, del Estado de Ohio, el 11 de febrero de 1847, en su discurso contra la guerra hecha a nuestro país, y en el que claramente dice lo siguiente:

“…puede usted arrebatarle provincias a México por medio de esta guerra; puede usted retenerlas ejerciendo el derecho del más fuerte; pero un tratado de paz con el  que el pueblo de México ceda esos territorios; un tratado libremente firmado nunca lo tendrá”.




El derecho de México fue confirmado por Benito Juarez en una carta a Matías Romero, el 26 de enero de 1865, en la que dijo lo siguiente:

“…Que el enemigo nos venza y nos robe, si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar ese atentado, entregándole voluntariamente lo que nos exige por la fuerza. Si la Francia, los Estados Unidos o cualquiera otra nación se apoderan de algún punto de nuestro territorio y por nuestra debilidad no podemos arrojarlo de él, DEJEMOS SIQUIERA VIVO NUESTRO DERECHO PARA QUE LAS GENERACIONES QUE NOS SUCEDAN LO RECOBREN. Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior PERO SERÍA PÉSIMO DESARMAR A NUESTROS HIJOS PRIVÁNDOLOS DE UN BUEN DERECHO, QUE MÁS VALIENTES, MÁS PATRIOTAS Y SUFRIDOS QUE NOSOTROS LO HARÍAN VALER Y SABRÍAN REIVINDICARLO ALGÚN DÍA…”

Y Usted, amable lector, se preguntará:

¿SI NUESTRO DERECHO TERRITORIAL ESTÁ VIGENTE Y ES TAN CLARO, POR QUÉ NINGÚN GOBIERNO MEXICANO LO HA HECHO VALER?

Digamos que hay una misma razón, dividida en dos etapas:

LA PRIMERA ETAPA, en la que los gobiernos mexicanos dependían del reconocimiento oficial de Estados Unidos para poder mantenerse en el poder.

Este fue el caso muy claro de Porfirio Díaz, que perdió el apoyo de Estados Unidos cuando “se les salió del huacal” intentando diversificar nuestra relaciones comerciales y militares con Europa.

Lo mismo le pasó a Carranza, que se atrevió a permitir que el Congreso Constituyente de Querétaro en 1916-17, redactara un artículo como el 27, que reclamaba para México los recursos petroleros; lo que se conoce como la “soberanía energética” desmantelada por la corrupción del PRI y del PAN mucho antes que Peña Nieto le extendiera el certificado de defunción con la reciente y mal llamada “reforma energética”.

El gobierno de  Álvaro Obregón solamente fue reconocido por Estados Unidos hasta después de firmados los acuerdos de Bucareli, por los cuales, el “Manco de Celaya” convino en no aplicar a los gringos ni a los ingleses el artículo 27 Constitucional.

Como dato adicional, y monumento a la Doctrina Monroe, puedo agregar que Estados Unidos de plano redactó la “Constitución de Panamá”, y a traves de la conocida como “Enmienda Platt”  (febrero de 1901) Cuba se convirtió en una colonia de Estados Unidos, con derechos reconocidos ¡en el texto mismo de la constitución cubana!

LA SEGUNDA ETAPA de la sumisión de México a lo que manda Estados Unidos llegó con “LOS HIJOS DEL ESPICALINGLIS”.

Estos “hijos…” fueron profetizados por Robert Lansing, Secretario de Estado de Estados Unidos, en una carta al Presidente Woodrow Wilson el 4 de junio de 1925, en la que le dijo lo siguiente:

“México es un país muy fácil de dominar; lo único que se requiere, es controlar a un solo hombre: el presidente mexicano. Debemos abandonar toda idea de imponer a un ciudadano de Estados Unidos al frente de México, porque esto nos llevaría a otra guerra con ese país”.

“El mejor curso de acción, exige más tiempo. Tenemos que reclutar a ambiciosos jóvenes mexicanos abriéndoles las puertas de nuestras universidades; debemos moldearlos en el estilo de vida americano, en nuestros valores; tenemos que enseñarles a respetar el liderazgo de Estados Unidos”.

“Mexico necesitará  administradores competentes. Cuando ese momento llegue, esos jóvenes ambiciosos asumirán posiciones importantes, y llegado el tiempo oportuno, conquistaran la presidencia del país. Estados Unidos no tendrá que gastar un solo centavo, ni disparar una sola bala para hacer que estos jóvenes hagan todo lo que les digamos que hagan; y lo harán más radicalmente y con más gusto que si lo hiciéramos nosotros mismos”.

 

El primer mexicanito malinchista amaestrado en universidades de Estados Unidos, fue Miguel De la Madrid; luego lo siguieron Carlos Salinas y Ernesto Zedillo.

Otro sumiso y ya ni tan joven, pero sin duda ambicioso, fue el gerentito de la Coca Cola, que supuestamente había sacado al PRI de Palacio Nacional…

Felipe Calderón se reanudo la línea de ambiciositos amaestrados en las universidades de Estados Unidos, con un barniz de “espicalinglis” suficiente para que entendieran sus órdenes y respondieran claramente yes master, yes mater y yes master…

Alguien podría objetar diciendo que Enrique Peña Nieto no fue amaestrado en ninguna universidad gringa; pero lo que pasa es que ya no hizo falta.

Después de varios sexenios de presidentes gerenciales que han gobernado a México como franquicia de hamburguesas, se pudo dividir el gobierno de manera que Peña Nieto se hace cargo de las relaciones públicas, mientras e Gordo Carstens y Carstens toma las decisiones que importan a Estados Unidos, en nombre de las 12 tribus que componen la Reserva Federal, y aplica las directivas del FMI y del Banco Mundial, para los que nunca ha dejado de trabajar.

No es casual que Francisco Labastida cuando  buscó la gerencia de Mc’México como candidato del PRI, proponía que todos los mexicanos aprendieran computación para poder recibir sus instrucciones, y “espicalinglis” para que supieran decir que yes, yes y más yes…

Así esta amaestrado Jose Antonio González Anaya, encargado del desmantelamiento de PEMEX, y muy viable candidato a la gerencia de Mc’México en el 2018.

Esta “educación” permite entender  por qué ningún presidente de México se ha atrevido a reclamar nuestros derechos territoriales sobre California, Nuevo México y Tejas.

Don Enrique Krauze, podría escribir una obra sobre La Presidencia Gerencial, y de paso explicar por qué estos gerentitos de la franquicia Mac ‘México, aprendieron nada más a obedecer, pero no aprendieron a expresarse en el idioma de sus amos.

Su dócil y obsequiosa disposición, predicha por Robert Lansing no los salva de lo que dijo Nicolás Guillen en su poema, que me veo necesitado de compartirles:

“Con tanto inglé que tú sabía,

Bito Manué,

Con tanto inglé, no sabe ahora

Desí ye…”

“…Tu inglé era de etrái guan,

De etrái guan y guan tu tri”.

“No te enamore ma nunca

Bito Manué.

Si no sabe inglé,

Si no sabe inglé”.

Por muy mal que se piense de Antonio López de Santa Anna, si se le compara con cualquier presidente mexicano, especialmente de Miguel De la Madrid (el héroe de los terremotos) hasta Peña Nieto, Su Alteza Serenísima queda a la altura de un héroe mitológico.

Salinas, Zedillo y Calderón se han atrevido a tomar empleos al servicio de sus amos de Estados Unidos, una vez concluidas sus gerencias presidenciales en nuestro pobre país.

Por esto es impensable que alguno de estos gobiernos encabezados por los HIJOS DEL ESPICALINGLIS se atreva a desafiar a sus verdaderos amos.

Pero nosotros tenemos que mantener vivos los derechos de nuestra patria, para nuestros hijos y para nuestros nietos, de manera que siéndoles conocida la verdadera historia, puedan reclamarlos algún dia, como dijo Benito Juarez a Matías Romero.

Días vendrán…

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
expresidentes

Recién terminé de escribir el libro titulado “The Comeback River”; “El Río de los Regresos”; trata de la invasión de Estados Unidos...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·