“Los años sabandijas” de Xavier Velasco en la FIL30

El escritor mexicano Xavier Velasco presentó, en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, su nuevo libro… El escritor mexicano Xavier Velasco presentó, en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, su nuevo libro editado...

9 de diciembre, 2016
RHT
xavier-velasco

El escritor mexicano Xavier Velasco presentó, en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, su nuevo libro…

El escritor mexicano Xavier Velasco presentó, en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, su nuevo libro editado por editorial Planeta, Los años sabandijas.

La presentación inició pasadas las cinco de la tarde, en la salón 6 de la expo. Antes de que llegara el escritor, nos regalaron 3 pulseritas negras, gummies –para los entendidos.

Xavier Velasco llegó a lo suyo: entró en la sala y comenzó a interpretar a sus personajes, con libro en mano. Así nos enteramos de la existencia de Rubén Ávila, un chico rudo que vive en un departamento en Villa Olímpica y de su amigo Lamberto.

Es 1980, la Ciudad de México (para el tiempo, Distrito Federal) ofrece amplias facilidades al par de raterillos que está representando el autor en el escenario. Ninguno de ellos necesita estar haciendo esas cosas, pero les gusta, les encanta.

Esos años 80 que retrata en la novela, la del “Atari. El primer Walkman. La gran devaluación. Las blusas con hombreras. El penal que Hugo falló. Los peinados de Pat Benatar. La vieja canción de The Clash. El día del temblor”. 




Existe en esta historia una necesidad de llamar a otros personajes, de hacer el problema más grande porque Rubén y Lamberto están buscando eso: meterse en problemas. El autor se pregunta si los personajes que cuenta en su historia realmente existen, si no son una pesadilla.

Los años sabandijas es un viaje sin frenos por la década desatada, ahí donde al ridículo muy poco se le teme y las leyes parecen obstáculos salvables”.

Xavier Velasco está disfrutando de su historia, de sus personajes y de las risas del público. El histrionismo es, sin duda, su pasión, se le nota a leguas al autor de Puedo explicarlo todo, Diablo Guardián, La edad de la punzada. Un hombre acelerado, efusivo, emocionado por la propia historia que cuenta donde hay “golfos, encueratrices, matones, iluminados, travestis, chantajistas, pandilleros, leyendas de Hollywood, yuppies palancudos, convictos reincidentes, ratas de cuello blanco y algunas cuantas chicas materiales”.

Velasco es un chivo en cristalería, si por el fuera nos contaría toda la trama, se siente comodísimo junto a su público. Nos quiere contar tanto que de cuando en cuando se ahoga por querer hablar en el momento incorrecto, y entonces debe aclararse la garganta, apagar la tos que no lo deja continuar y es cuando bebe una Coca-Cola y no agua, porque ésta, dice, le hace daño.

“El güero”, como le dicen sus amigos, viene de un lado a otro, a veces se sienta en el pequeño sillón blanco que está al medio de la escenario, a un costado, en una mesita, reposa de pie el libro del que se habla; en otras, se detiene en cierta pose para que no pueda existir ningún pero en la fotografía. El escritor de Los años sabandijas muestra un nerviosismo propio de su naturaleza, de esa esencia emocional que lo caracteriza.  

En un rato más, terminó su lectura e invitó a las preguntas que no tardaría en responder: “para poder escribir esta historia debí trasladarme a su época (al de los personajes), olvidarme que existe el siglo XXI” –dijo Velasco, al mismo tiempo que reafirmaba el hecho de tener que sentirse en los zapatos de ellos para poder contar sus peripecias.

“No me cuesta trabajo encontrar los estereotipos del mexicano para mis personajes (…) Mi trabajo es salirme (del mexicano que es) y tratar de observar” ese país que le parece tan divertido.

Sobrevinieron un par de respuestas, entre ellas, sobre los nombres de sus personajes que, a alguien, le parecieron raros (aunque el propio autor no lo consideró, a juzgar por su mueca de extrañeza, de la misma manera). En todo caso, el nombre de los personajes no los inventa, le llegan o mejor, se los encuentra.

Y cuando las pocas preguntas se agotaron y la última respuesta fue dada, sentenció: “Vivo abstraído y vivo interpretando a los personajes. Es mi trabajo”.

El autor se despidió con una reverencia al público y llegaron los aplausos.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·