La risa y el olvido

Entre más escucho los discuros y las entrevistas de Donald Trump, su verborrea incesante, más cómico y patético me parece el personaje. Entre más escucho los discuros y las entrevistas de Donald Trump, su verborrea incesante, más...

28 de agosto, 2015
RHT
trump

Entre más escucho los discuros y las entrevistas de Donald Trump, su verborrea incesante, más cómico y patético me parece el personaje.

Entre más escucho los discuros y las entrevistas de Donald Trump, su verborrea incesante, más cómico y patético me parece el personaje. Basa su campaña en su postura contra los mexicanos ilegales que viven en Estados Unidos. Resulta irrisorio que arremeta contra ellos alguien cuya fortuna se inició, precisamente, en el negocio de la construcción y la especulación inmobiliaria. ¿Quiénes construyen todos esos edificios si no, en gran parte, los mexicanos ilegales? ¿Quiénes hacen el trabajo que los norteamericanos no quieren hacer? El despotismo de Trump es grotesco. Sus propuestas, desmesuradas. Lo mismo que su falta de tacto político y la falta de sensibilidad que muestra hacia un grupo muy grande de seres humanos que trabajan en su país y que merecen respeto. Los mexicanos que cruzan la frontera son, además, personas vulnerables. Son gente que fue expulsada por las precarias condiciones que el gobierno de su país les ofrecía, de la misma manera que en el pasado llegaron a ese país los irlandeses, los italianos y muchos otros en tiempos idfíciles. Los ancestros de Trump están entre ellos. Donald Trump conoce un lado de México, pero desconoce el más importante: el de la capacidad del mexicano, de ese mexicano, para luchar y sufrir en medio del infortunio. Pero todo se quedaría ahí, es decir, en un personaje ridículo más, de no ser porque encabeza muchas de las encuestas, si no es que todas, para su postulación como presidente de los Estados Unidos por parte del partido republicano. Lo grave es que muchos estadounidenses quieran votar por él. ¿Doble moral? Quizás Donald Trump dice en voz alta lo que muchos callan, porque decirlo sería políticamente incorrecto. El magnate ha dicho muchas veces que los mexicanos sonmos criminales. Somos peligrosos. Y luego, cuando se da cuenta de que generalizó a los mexicanos, trata de tamizar sus comentarios. El daño ya está hecho. Un político debería de conocer la fuerza de la palabra. ¿Estamos ante la típica actitud de miedo frente a la otredad ? No estoy seguro de que el miedo de Trump tenga que ver sólo con la seguridad de su país. Hasta donde yo sé, ningún mexicano les ha armado un 11 de septiembre a los estadounidenses. He seguido de cerca muchas de las noticias sobre las masacres perpetradas en EUA y una gran parte fue hecha por los mismos norteamericanos. ¿Y qué hay de los terroristas que los amenzan constantemente, los mismos que amenazan a Europa, los religiosos radicales? Es cierto, la inmigración ilegal acarrea muchos problemas y EUA está en todo su derecho de frenarla y de hacer lo que crea más conveniente. Pero «en política la forma es fondo». Por supuesto, no creo que Donald Trump haya leído o vaya a leer jamás a un intelectual mexicano como lo fue don Jesús Reyes Heróles como para entender esa frase. Las pandillas de las que habla están llenas de salvadoreños, hondureños y puertorriqueños, entre otros. El fenómeno del crimen no se va a  solucionar construyendo un muro y expulsando a los mexicanos. Tampoco trayendo de regreso a EUA a los « buenos mexicanos». Por supuesto, el muro se puede construir, pero en el fondo sabemos que lo del muro lo está utilizando como una estratagema electorera, y eso no se vale. El discurso de Trump es incivilizado. A estas alturas, todos sabemos que se trata de un discurso político que utiliza porque le es de utilidad, ya que sabe que con él gana más votos de los que pierde, de la misma manera que ahora su apuesta es que triunfando ganará más dinero del que puede perder. Donald Trump es un gran bocón. Y espero que al final todo termine, como diría Milan Kundera, entre la risa y el olvido.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·