La Democracia de Andrés Manuel… ¡Otra Vergüenza!

“Extrañas contradicciones de AMLO: Se declara admirador de Gandhi pero permanece indiferente… ” “Extrañas contradicciones de AMLO: Se declara admirador de Gandhi pero permanece indiferente ante la resistencia pacífica del pueblo venezolano. Se declara juarista, pero el...

30 de agosto, 2017
RHT
foto_1_30_agosto_2017

“Extrañas contradicciones de AMLO: Se declara admirador de Gandhi pero permanece indiferente… ”

“Extrañas contradicciones de AMLO: Se declara admirador de Gandhi pero permanece indiferente ante la resistencia pacífica del pueblo venezolano. Se declara juarista, pero el atropello a un Congreso electo y una Constitución vigente lo dejan frío. Se declara de izquierda, pero no denuncia la represión ni lo conmueve la tragedia humanitaria de los venezolanos”. Letras Libres Enrique Krause

 

En la primera temporada de mi vida en que me dediqué como articulista y colaborador de una publicación de artículos de opinión —que editaba Eduardo Ruiz-Healy— por allá a principios de los años noventa (’93) y que se entregaba a los suscriptores por medio del “revolucionario fax” (fue este boletín el antecedente de su actual publicación www.ruizhealytimes.com); para mí, en consecuencia por desempeñar este nuevo oficio, tuve la oportunidad de conocer a varios personajes de la vida política nacional, entre ellos a Andrés Manuel López Obrador.

Fue una comida, en donde acompañé al polémico Eduardo Ruiz-Healy pues le gustaba tener “un testigo” en las conversaciones que mantenía con los líderes políticos del momento. Siempre es interesante conocer a esos “personajazos”.

En ese momento, Andrés Manuel se desempeñaba como presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Ya había sido miembro del PRI, partido con quién militó 18 años para después “saltar” a las filas del PRD durante 23 años. Fundó en 2011 su propio partido “Movimiento de Regeneración Nacional” (MORENA), que obtuvo su registro en 2014. Así, lleva 47 años escalando posiciones políticas en sus 64 años de vida. Hoy es un líder indiscutible.

La impresión que recibí de actual dueño de MORENA fue que era un soñador empedernido pues, entre otras cosas, comentó que iban a conmemorar en un acto solemne la proclama que hizo el gran Morelos con sus “Sentimientos de la Nación“. A mi parecer, este tipo de actos “conmemoraciones de los héroes que nos dieron patria” pertenecen a una forma de gobernar en tiempos diluvianos.




Desde que nació MORENA –al cual por cierto, se suman cada día más políticos mexicanos que seguramente piensan que si Andrés Manuel gana la presidencia, se van a acomodar y seguir disfrutando del presupuesto nacional– se sabe, de acuerdo a las “encuestas”, que Andrés Manuel es el principal contendiente para resultar electo Presidente de la República en 2018 o lo será… para 2024.

Su popularidad la debe por estar en la palestra ya por “muchos años” y a que apela, recurre e invoca a la inconformidad generalizada de un buen segmento de la población en contra de nuestros gobernantes —de todos los partidos— y que especialmente se ha ganado a pulso este gobierno por su mal desempeño. ¿Quién puede estar a favor de tanta corrupción, impunidad, discrecionalidad y otros sapos que en muchos aspectos de la vida nacional no permiten un desarrollo sano de nuestra sociedad?. ¡Yo, no! También protesto. Me inconformo. Me amparo (¿se podrá?).

Y así, Andrés Manuel culpa de la desgracia en que viven muchos mexicanos a los miembros de “la mafia del poder” y aquí, entre nos, creo que no está tan equivocado. A mi parecer sí existe una asociación delincuencial entre empresarios y sectores de las élites gobernantes —que no tienen llenadera— para sus colmar sus bolsillos de dinero mal habido y turbios negocios. Claro, quien no está con Andrés Manuel, automáticamente son miembros activos de la mafia y predica —hasta el cansancio— que en su gobierno, con solo acabar con la corrupción se van a acabar los males de nuestro país.

El problema es que Andrés Manuel sólo habla. Es experto en el bla, bla, bla y sabe que su estrategia de comunicación mediante spots televisivos y que se escuchan en la radio, son armas de indudable convencimiento (Spot 1 Spot 2). La oferta la lanza y encuentra oídos en el ciudadano ingenuo y así, Andrés Manuel tiene un voto seguro.

Lo que hay que advertir es que Andrés Manuel no es un demócrata como predica, lo cual acaba de quedar demostrado en el reciente proceso para elegir al virtual precandidato(a) de su partido para pretender gobernar la Ciudad de México.

Las crónicas dicen que nadie conoce quién hizo la encuesta ni cuál fue el metodología usada. En resumen, doña Claudia Sheinbaum resultó electa por el dedo del ¿dictador?… ¡Aguas!

Nadie conoce si Andrés Manuel puede ser un buen presidente, que es el deseo de todos los mexicanos —contar con un Presidente como Dios manda­— pero con estas conductas no hay un buen augurio. Andrés Manuel se equivoca, pero apuesta a que sus futuros electores no hayan conocido realmente lo qué pasó en este “incidente”.

Y la mata sigue dando: Ricardo Monreal —con la habilidad que lo caracteriza— le echa la culpa al comité de elecciones (artículo que publica el 29 de agosto la redacción El Universal), en donde asegura que no hubo transparencia en la elección del futuro candidato de MORENA para jefe de gobierno en la Ciudad de México pero que “no es culpa de Andrés Manuel.” Así, Monreal enseña los dotes de su mano izquierda, condición fundamental para que en la política y —en la vida— se obtenga lo que se quiere.

Me parece que si lo anterior no se dirime y compone entre Monreal y Andrés Manuel, bien podría haber un sisma de consecuencias parecidas a lo que están viviendo las personas en Houston, después del paso del terrible huracán que devastó gran parte de la ciudad texana. Todavía hay tiempo para que Andrés Manuel cambié de opinión —nos muestre que tiene madera de demócrata— y permita que Ricardo Monreal sea el candidato de su partido para gobernar la Ciudad de México.

Se toman apuestas… Voy, a que Andrés Manuel no enseña que es demócrata.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·