Indicadores de salud económica y el PIB

¿Ubicas cuando te enfermas de algo, digamos hepatitis, y los doctores te mandan a hacer varios estudios? ¿Ubicas cuando te enfermas de algo, digamos hepatitis, y los doctores te mandan a hacer varios estudios? Cuando te da hepatitis,...

3 de agosto, 2016
RHT
pib

¿Ubicas cuando te enfermas de algo, digamos hepatitis, y los doctores te mandan a hacer varios estudios?

¿Ubicas cuando te enfermas de algo, digamos hepatitis, y los doctores te mandan a hacer varios estudios? Cuando te da hepatitis, los doctores te “ven”, te examinan y ven que estás amarillito. Revisan tu orina y heces y se dan cuenta que no son del color adecuado. Por eso, te mandan a hacer un examen de sangre que se llama perfil hepático para checar los niveles de bilirrubina y otras cosas que ni entendemos. Pero que ellos si entienden perfectamente. Con todos esos indicadores te pueden dar el diagnóstico: -Tienes hepatitis. Seis meses en cama-.

Algo parecido también pasa en la economía de un país y del mundo. Te cuento.

Resulta que los países, a través de sus instituciones, recaban información sobre cómo va todo. En México, el mayor recaudador de información y datos es el INEGI. Los economistas, como doctores, buscan y analizan esa información todo el tiempo para tratar de “curar o prevenir” ciertas enfermedades que puede adquirir la economía. Con esta información tratan de poner remedio antes de que exista una catástrofe económica en el país; mejor conocida como crisis.

Toda la información que genera el INEGI no tiene ningún sentido si no nos sirve para tomar mejores decisiones o conocer mejor nuestro país. ¿Quiénes tienen que usar esa información para tomar mejores decisiones? Pues el gobierno, el Banco de México y algunos otros actores. 

Pero nosotros, los simples mortales, ¿qué? Bueno, nosotros necesitamos aprovechar la información pero ya traducida para tomar mejores decisiones con respecto a nuestros recursos económicos personales.




¿Por qué digo que la información tiene que estar traducida? Así como el médico sabe que arriba de x número de bilirrubinas ya tienes hepatitis, así los economistas, a través de los medios de comunicación y las instituciones, necesitan traducirnos estos indicadores. Son datos bastante complejos que los ciudadanos de a pie realmente no entendemos muy bien.

Uno de los indicadores más conocidos en la salud económica de los países es el Producto Interno Bruto, mejor conocido como PIB.

Me interesó platicarles del PIB porque en estas semanas ha habido noticias como: “el PIB se contrajo 0.3% en el último trimestre”. Acompañadas de subtítulos medio alarmantes como: “Por primera vez en 11 trimestres”. 

A veces me dan risa los periodistas porque sus encabezados y sus subtítulos tienen que captar lectores de golpe y para ello deciden hacer un mega drama en dos renglones. No me juzguen, respeto mucho su trabajo.

Volvamos al PIB.

El PIB es la suma de los bienes y servicios finales producidos en un país durante un año. Este indicador lo produce el INEGI cada 3 meses pero se revisa una vez al año en febrero. Es el más común de todos, porque dentro de los muchos indicadores que hay, es uno de los más fáciles de entender. El PIB muestra muchas cosas pero no todo. Podríamos decir que es una radiografía. Como sabemos, en una radiografía podemos ver muchas cosas,  pero no podemos ver si una arteria está tapada y te puede dar un infarto.

Cuando no sabemos nada de economía podemos pensar que si el PIB está mal, la economía está agonizando o peor, y que cuando está bien, el país está en jauja. Y no hay nada más alejado de la realidad. Es cierto que nos da un idea clara pero no determinante de la salud general de la economía.

En México, el PIB se puede medir a partir de 3 factores básicos:

  • El valor agregado.

Como dijimos, el PIB es la suma final de los bienes y servicios. El valor agregado es el dato de la  producción real del país menos los insumos, que son las cosas que se tuvieron que “comprar” para producir este producto final.

  • Ingreso.

 Son los sueldos que se pagan y las ganancias que se tienen de la producción final de los bienes y servicios.

  • Gasto.

Mide todo el consumo que se hace en los hogares (en tu casa y en la mía) en conjunto, el gasto del gobierno y la diferencia entre las exportaciones y las importaciones.

Como en nuestras finanzas personales, el ingreso y gasto son los componentes básicos para saber qué tanta salud financiera tenemos. Así el país. Claro que a niveles infinitamente más complejos.

Por eso se dice que el PIB nos da una idea clara de la riqueza que generó un país en un año.

Peeeroooo, no sirve para contabilizar la riqueza total de un país. El PIB no contabiliza la riqueza de los recursos naturales o las infraestructuras del país. Obvio tampoco toma en cuenta la economía informal que tiene una gran importancia a nivel individual para muchas familias en México y, por supuesto, tampoco incluye la economía que surge de actividades ilegales como el narcotráfico.

Si lo queremos simplificar hasta el extremo, se considera positivo que un país tenga un PIB que crece y negativo que este disminuya o se estanque. Se supone que las naciones con un PIB más elevado gozan de un mayor bienestar.  Por eso nos puede causar preocupación leer que el PIB se contrajo 0.3% en el trimestre. Pero este trimestre solo es la cuarta parte del análisis de todo el año.  Se puede preever que no va a crecer tanto la economía pero no que no vaya a crecer en lo absoluto.

Pero como les decía, el PIB no muestra todo. Este indicador no es suficiente para medir el bienestar real de la población.  El bienestar también se mide por las oportunidades, el acceso al cuidado de la salud y recursos básicos como el agua. El bienestar se mide también en calidad de vida.

Hay otros indicadores e índices que nos pueden ayudar a ampliar este panorama. Les adelanto que les platicaré de ellos en la siguiente colaboración.

¡Cuéntame sobre tus aprendizajes y sobre dudas que tengas de temas económicos o de finanzas personales!  Estando atentos a los cambios de nuestra economía podemos tomar mejores decisiones con respecto a nuestro dinero. No te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

Déjanos un comentario o sigamos esta conversación por las redes sociales.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·