¿Hasta dónde la caridad es natural y adecuada para la discapacidad?

En estos tiempos a jalones y estirones se ha logrado cierta conciencia sobre la discapacidad, que para bien o para mal la persona con discapacidad… En estos tiempos a jalones y estirones se ha logrado cierta conciencia...

19 de agosto, 2016
RHT
discapacidad-caridad

En estos tiempos a jalones y estirones se ha logrado cierta conciencia sobre la discapacidad, que para bien o para mal la persona con discapacidad…

En estos tiempos a jalones y estirones se ha logrado cierta conciencia sobre la discapacidad, que para bien o para mal la persona con discapacidad se tiene definida como un ejemplo de lucha contra la adversidad, con fuerza y valentía inagotable a la cual imitar.

Tendemos a creer que el problema principal de la discapacidad es la imagen que se tiene de la persona con una, donde la imagen negativa del pasado de incapacidad es la causa de la discriminación todavía presente. De forma que dentro de lo políticamente correcto de la actualidad, es mal visto criticar a alguien en situación de discapacidad o de negarse a cualquier intento de ayudar a personas en esta condición, más cuando se hace con una difusión mediática.

No está mal que la imagen del discapacitado sea más propositiva y de respeto, donde la sociedad vea mal que se le ofenda. No obstante se aminora la importancia de las necesidades que genera una discapacidad, para que sus limitaciones naturales se reduzcan en lo posible y no impidan poder realizar actividades cotidianas, desde movilizarse, estudiar, trabajar y entretenerse, hasta comer e incluso respirar. Resolver estas necesidades se refiere a distintos tipos de asistencia, una es la basada en aditamentos y dispositivos tecnológicos, tan simples como unos anteojos o tan complejos como sillas de ruedas guiada con la vista o asistencia respiratoria; otra implica asistencia humana en muy diversos grados de atención.

El contar con alguna asistencia para las necesidades que genera una discapacidad tienen un costo económico, que entre mayor la complejidad de la asistencia, mayor el costo, hasta ser estratosférico para las discapacidades sumamente severas.

En el caso de México a pesar del lento cambio a una concepción más correcta de la discapacidad, seguimos con la idea de que la caridad de las personas es la solución de las necesidades generadas, al grado que la hemos aceptado como la opción natural más adecuada e incluso el gobierno mismo la alienta como solución. México, a diferencia de Brasil y Argentina, no tiene políticas para proveer de ley ni siquiera un bastón. Así, cualquier asistencia que alguien con discapacidad necesite, la opción sugerida es ir caridad tras caridad, agrupación tras agrupación, político tras político, personalidad tras personalidad, hasta convencer a una de éstas de cuán terrible es su situación y merece la ayuda. Irónicamente, la mala imagen del paternalismo gubernamental de mendigar apoyo económico, en la idea que fomenta  que el discapacitado sea menos independiente, ha perpetuado a la caridad como opción.




Esto no implica se menosprecie la gran labor y solidaridad para ayudar de diversas caridades mexicanas, pero tanto hemos aceptado esta solución, tan natural la vemos, tan inobjetable cualquier pedido de ayuda en una "terrible" situación de discapacidad y tan fácil verse bien apoyando en las redes sociales, que al parecer en México recurrir a la caridad ha dejado de estar reservado por ética a quienes no tienen ninguna forma de hacerse de recursos, al empezar a verse casos donde tener recursos no es un impedimento para acudir a la caridad como una opción aceptable. Un caso que llamó mi atención que quizás ejemplifique esto último es la campaña de donación "Hoy por Matías".

Debo aclarar que es posible que desconozca cosas de este caso y me base en una impresión incorrecta, por lo que mi comentario es una oportunidad para que los implicados aclararen algunas aristas. Por otra parte, mi opinión se sustenta en tener personalmente una discapacidad física severa.

Matías es un pequeño de 7 años que sufre una discapacidad llamada Agenesia de Cuerpo Calloso, que le impide principalmente moverse, hablar y alimentarse oralmente y el cual es sobrino de los conocidos actores Andrea, Fátima y José María Torre; así como también sobrino político del productor Pedro Ortiz de Pinedo (no hace falta decir de quién es hijo), cuya discapacidad implica solventar los grandes gastos diarios de las necesidades que genera. Según la página web del caso (https://fondeadora.mx/projects/hoy-por-matias), debido al término de la cobertura de gastos médicos mayores, la familia Torre solicita la caridad de las personas para hacer donativos por medios de difusión nacional (http://www.tvnotas.com.mx/2016/08/11/C-87070-una-familia-de-diez-hara-funcion-con-causa-para-ayudar-al-sobrino-de-andrea-torre.php).

Quizás dirán que están en su libertad hacerlo y es problema de quien desee donar, pero aún no siendo millonarias estas personas, dan a entender que tienen un nivel económico superior al de la mayoría, con amistades y contactos profesionales de alto nivel en capacidad de ayudar, con acceso a medios de comunicación importantes y al sistema de pagos de las tiendas "Oxxo" para donaciones, nos hace preguntarnos si son aceptables los casos donde aún con muchas opciones de recursos, vean natural y ético pedirle a la sociedad les ayude con los gastos de la persona con discapacidad, cuando muchas otras personas tienen las mismas limitaciones con peores condiciones, que sin cómo pedir ayuda de la caridad, humildemente hace tamales en su casa para vender.

Debe entender la sociedad mexicana que de continuar considerando a la caridad como única solución natural para la problemática de las necesidades que trae cualquier discapacidad, será aceptable que cualquiera aún sin necesidad recurra a ella para un caso unipersonal, aprovechando todos sus recursos disponibles para atraer donaciones, como una competencia de reality show.

La forma justa y adecuada de enfrentar el costo de estas necesidades es con políticas públicas, no con caridad, sin confundirlas con mendigar una pensión vitalicia por tener discapacidad. El Estado tiene el compromiso de proveer las mismas condiciones a todos los habitantes, al facilitar lo necesario para desarrollar cualquier actividad a la que todos tenemos derecho.

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo de la ópera...

·




Más de categoría

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·

Piedra Ibarra demostró ignorancia, desinterés o partidización

“¿Han asesinado periodistas? Yo he visto y vi lo que pasó en todos los sexenios pasados y es algo...

·
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

·