¡Hágase la luz, que los corruptos son vampiros!

Es por demás, y no es rendirse ni claudicar, es como mirar al vacío y estar a un paso del abismo… Es por demás, y no es rendirse ni claudicar, es como mirar al vacío y estar...

19 de mayo, 2017
RHT
nosferatu-1

Es por demás, y no es rendirse ni claudicar, es como mirar al vacío y estar a un paso del abismo…

Es por demás, y no es rendirse ni claudicar, es como mirar al vacío y estar a un paso del abismo, ese momento cuando el siguiente paso es el decisivo: o tirarse para asegurarse que las alas funcionan o dar la vuelta para caminar en otra dirección.

Generalmente es lo segundo, cambiar de dirección suele ser lo más acertado y no porque se dude de las alas, sino porque atreverse a saltar al precipicio no garantiza que se pueda seguir caminando y las alas, claro está, viven en la voluntad y la voluntad se desgasta día con día.

El caso es que, desafiar la voluntad de los sordos, ciegos y bocones provoca esa sensación de hastío, frustración y desconcierto. Les sucede a los pensantes, a aquellos que, por su voz, sus letras, sus experiencias y talentos sienten la responsabilidad de actuar, de imponerse y enseñar y no, sucede que quienes deben escuchar carecen de oídos y de razón, lo único que les funciona es el cerebro distorsionado y la lengua para batirse en mentiras.

De qué sirven tantas protestas, marchas, anuncios, declaraciones, evidencias, hechos concretos. De qué sirve la exposición de la verdad y el grito de los desvalidos. De que sirven las lágrimas de quienes tienen hijos desaparecidos o las súplicas de quienes quieren hacer valer sus derechos. De qué sirve saber.

Es el principio del fin del camino o es el fin del principio, es el atolladero del que muchos no pueden salir y el peralte en el que ya nadie se puede sostener. Se silencian poco a poco los ecos porque los egos son crueles, se acallan las voces porque los bocones suben el volumen del embuste y el abuso.




Esos que eran los de arriba, los cada vez más partidos políticos están llenos de miseria y, aunque se arrastren en el fango de la opacidad, siguen siendo feroces y no se amilanan ante las muestras de descontento, de ira y de frustración del pueblo, de las personas que les dan de comer y les compran sus autos y sus relojes.

Esto es México, la tierra que se está tragando la cordura y la voluntad que ya no quiere volar, que le da miedo volar. Es el México de aquellos agachados que se levantaron un día a puño, pico y pala, el de los agachados que quedan y que ya no pueden levantar la cabeza, aunque lo intenten.

Es el México de la corrupción en su más alto nivel, el país de los muertos y los desaparecidos, de las fosas clandestinas, de los túneles y la impunidad. El lugar en donde se esconden los valientes porque los cobardes se postraron en el poder y de fauces abiertas amenazan con comernos a todos.

El país del hambre y la desolación en donde los luchadores, los corteses y los educados viven en un rincón para protegerse de la crueldad y la maldad del gobierno. En donde los decididos a echar sus alas al vuelo se arremolinan en busca de seguridad, tranquilidad y paz. Un México de niños heridos, adultos asustados y juventudes perdidas.

Ya no escuchan quienes se sientan en las sillas rotas, ya no hay esa elegancia y ese respeto hacia ninguna institución. El cochinero está instalado y aferrado con uñas y dientes al poder de poder aplastar voluntades, poder que arrasa con todo a su paso.

Por eso es que los recovecos de México el Grande están llenos, protegidos por los que ya no quieren hablar y deciden que a su rincón no entra la escoria. Esos son los pedacitos del México bonito que son resguardados para que el lodazal de la tormenta política no los ahogue.

El escarnio con que actúan las bocas que solo escupen mentiras, las falsas posturas de los nuevos/enviciados candidatos siguen dañando la imagen de los mexicanos, insisten en pisotear a quien quiere levantarse y en aplastar a los ya caídos.

No se vale gente de la politiquería, gobernantes, militantes y apoderados de los organismos, dependencias e instituciones, que se ensañen con alevosía y ventaja, que se burlen. No se vale que la porquería que avientan nos caiga a nosotros. Ya no encontramos la puerta de salida, ya no sabemos si saltar o cambiar de dirección, nos tienen rodeados sin que seamos criminales. ¿Qué más esperan? Si escuchan silencio, sépanlo, no es resignación, es un látigo de desprecio e indiferencia.

Si su intención ha sido lastimar, empobrecer y torturar al pueblo, ¡felicidades! Es una misión cumplida que, por cierto, fue la promesa sutil de campaña de los candidatos. Por fortuna, los arrastrados ahora son ustedes, gobierno de todos los colores, rogando y suplicando un voto.

También, se siente pena por unos pocos que, por su pasión y vocación para servir, tuvieron que dejar sus cargos porque la ética les prohibió cooperar con la corrupción y los secretos. Se siente pena e impotencia por aquellos que dejaron su vida en las calles por exigir seguridad, por demandar honestidad y transparencia. Se siente pena por esas madres y padres de familia que escarban para encontrar el cuerpo de sus hijos. Se siente pena por este país mutilado.

Póngase usted el saco como uniforme, les queda a todos ahí en los estrados, en los curules, en la copa de los pinos, le queda a todo aquel que se monte en el vehículo de la corrupción y la impunidad. Así de confuso el tiempo, así de confusas las letras, así duele y así desaparece la confianza.

Muy pronto, con toda la tristeza y la incertidumbre, el pueblo espera en silencio. Dejan de regalar su voto. En cada rincón y en todos los escondites están los mexicanos de voluntad fortalecida, se levantan y expanden las alas, cambian de dirección, suben el interruptor, encienden la luz y entonces sí, ¡a huir vampiros, porque su noche se acabó! Sí, muy pronto…en cines.

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo de la ópera...

·




Más de categoría

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·

Piedra Ibarra demostró ignorancia, desinterés o partidización

“¿Han asesinado periodistas? Yo he visto y vi lo que pasó en todos los sexenios pasados y es algo...

·
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

·