El regreso del Gran Cuauhtémoc…

Ante la inminente campaña electoral para ocupar la silla del Águila a partir del 2018…   Ante la inminente campaña electoral para ocupar la silla del Águila a partir del 2018, ya tenemos algunos candidatos ameritadísimos para...

21 de septiembre, 2016
RHT
cuauhtemoc_blanco

Ante la inminente campaña electoral para ocupar la silla del Águila a partir del 2018…

 

Ante la inminente campaña electoral para ocupar la silla del Águila a partir del 2018, ya tenemos algunos candidatos ameritadísimos para suceder a Peña Nieto cuyo legado será muy difícil de igualar.

¿Si Calígula pudo hacer Cónsul del Imperio Romano a su caballo Incitatus ante el servilismo priista del Senado Romano, qué puede impedir la llegada de cualquiera de los actuales aspirantes?

Si hemos tenido estadistas de la talla intelectual de Vicente Fox o de la simpatía arrolladora de Calderón, nada de lo que suceda en el 2018 podrá sorprendernos.

El más aventajado y con experiencia en el desempeño de funciones ejecutivas, es Rafael Acosta Ángeles.

Esta candidatura (según fuentes dignas de tanto crédito como cualquier político mexicano), estaría siendo impulsada por Luis Videgaray Caso, como su mejor opción para llegar a Palacio Nacional, pero en la esquina contraria de la fachada que tiene vista al legendario zócalo de la ciudad de México.




Según el chisme anónimo e infundado, Rafael Acosta Ángeles sostuvo una reunión en Malinalco con el defenestrado secretario de Hacienda, al término de la cual, Acosta juró por lo más sagrado, que al ganar las elecciones presidenciales del 2018, abdicará de la misma forma que se comprometió a hacerlo cuando obtuvo su épica victoria electoral como jefe delegacional de Iztapalapa en el año 2009.

Por si no le suena el nombre de Rafael Acosta Ángeles, seguramente recordará su nombre de batalla: “Juanito”, que fue “democráticamente” impuesto por el Peje Lagarto López Obrador en connivencia con Marcelo(a) Ebrard, su otrora protegido que ahora vive en su exilio dorado en París, disfrutando de los sobrantes que le quedaron después de construir la línea 12 del metro del Distrito Federal…

En caso de ser Juanito el ganador de las elecciones del CINE (Circo Nacional Electoral), la primera dama podría ser la Olga Breskin, Tongolele o Lin May, dependiendo de cuál de las connotadas damas esté disponible para la farsa.

Juanito también se habría comprometido a promover una reforma constitucional que permitiera a Videgaray Caso, sucederlo automáticamente, como ocurrió con Victoriano Huerta cuya legalidad constitucional no puede ser impugnada ni por el mismísimo Francisco I. Madero.

De esta manera, Videgaray sería nombrado Secretario de Gobernación en el gabinete de Juanito, para que de ese modo, al renunciar el ex protegido del Peje, aquel llegue a la ansiada silla presidencial que pareció escapársele de las manos con la visita de Trump.

Otro súper candidato para “la grande” es el honestísimo y destacadísimo presidente municipal de Cuernavaca; el goleador Cuauhtémoc Blanco, que contaría con el apoyo de las Águilas del América, y del consorcio Televisa que adquirió experiencia electoral de altos vuelos en el 2012.

Se buscaría para su primera dama y coprotagonista a Galilea Montijo, o Ninel Conde (el Bombón Asesino), para redondear el elenco y seguir con la línea política de las “telenovelas presidenciales” que tanto éxito le han dado a la televisora de Avenida Chapultepec 18, y tantas satisfacciones a México en este sexenio estelar.

Otro aspirante de sólidas posibilidades, es Manuel Velasco Coello, que tan felices ha hecho a los chiapanecos (como puede constatar el subcomediante Marcos a la medida).

La ventaja más importante, es que ya tiene en Anahí, una primera dama digna del Canal de las Estrellas y más “rebelde” que Marcos que en más de 20 años de trayectoria guerrillera sin un solo combate, ha permanecido sin ascensos en la jerarquía militar de su ONG de turismo guerrillero cuya principal cliente era Danielle Mitterrand.

El infaltable candidato presidencial y emulo de Nicolás de Zúñiga y Miranda (*), es no otro que Andrés Manuel López Obrador, que ya tiene preparada su campaña de impugnación en la que como siempre, pedirá recuentos de torta por torta.

Por candidatos, la silla del águila no puede quejarse; hay una larga lista que componen entre otros, Pedro Ferriz de Con, Denisse Dresser, Jorge Castañeda, Jaime Rodríguez Calderón, alias “el Bronco”, Margarita Zavala, que aspira a emular a Hilary Clinton y a Josefina Vázquez Mota, Gerardo Fernández Noroña, Rafael Sebastián Guillén Vicente (alias Marcos), y el siempre jovial y dispuesto Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, más los que se acumulen de aquí al año entrante, que será cuando se desate la caballada.

La verdadera novedad para las elecciones del 2018, es el registro del PUP, constituido por Hermenegildo Torres por los años 50, y cuya doctrina política y nivel intelectual prevalecen hoy en todas las brillantes mentes de nuestros políticos profesionales.

Ahora, cualquiera de los aspirantes aquí mencionados, podría ser un dignísimo candidato de aquel histórico partido cuyas políticas se han enseñoreado del gobierno mexicano, y han sido inculcadas a toda la clase política nacional.

De todos los calificadísimos aspirantes presidenciales mencionados, el que más posibilidades tiene es Cuauhtémoc Blanco,  cuyos logros como alcalde de Cuernavaca, solamente tienen parangón en las incalculables proezas de Graco Ramirez y Garrido Abreu, que tambien tiene su corazoncito y suspira por Los Pinos.

El Témoc ha leído más de tres libros; de hecho tiene empastadas en fina piel, todas las ediciones de El Libro Vaquero y de Notitas Musicales; es autor del bestseller “Cuernavaca: La Gran Esperanza” que piensa presentar en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el año entrante.

Nadie puede poner en duda la autoría de su tesis, porque para terminar la secundaria no se exigía ese engorroso requisito.

Habla un magnífico inglés que pudo aprender durante su etapa como jugador del Chicago Fire; de manera que podrá entenderse a las mil maravillas con Donald Trump que parece enfilarse a ganarle el hueso a Hilaria Clinton.

¿Quién mejor para regir los destinos de la antigua Tenochtitlan, que el gran Cuauhtémoc?

A la vista de los éxitos alcanzados por el goleador de las águilas en comparación con los resultados políticos de sus competidores, podemos esperar un cambio más importante que el de Fox; una guerra más emocionante que la de Calderón; ¡EL REGRESO DEL GRAN CUAUHTÉMOC!

______________________________________________

(*) Nicolás de Zúñiga y Miranda fue el sempiterno candidato presidencial “de oposición” que “contendió” contra Porfirio Díaz, y después contra Carranza, Obregón y Plutarco Elías Calles, obteniendo apenas algunos votos de sus amigos y conocidos.

Comentarios

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó la Revista  Academia...

noviembre 12, 2020
cuauhtemoc_blanco

Ante la inminente campaña electoral para ocupar la silla del Águila a partir del 2018…   Ante la inminente campaña electoral para...

enero 1, 1970




Más de categoría

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó...

noviembre 12, 2020

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

octubre 19, 2020
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

septiembre 21, 2020

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

septiembre 21, 2020