El regalo de bodas (parte 2), por Neil Gaiman

“Los que hayan escrito esta cosa horrible”. “¿Cómo sabes que se trata de un ‘ellos’?” “No sé pero me suena a un trabajo de equipo… “Los que hayan escrito esta cosa horrible”. “¿Cómo sabes que se trata...

4 de abril, 2016
RHT
neil-gaiman-regalo-bodas

“Los que hayan escrito esta cosa horrible”. “¿Cómo sabes que se trata de un ‘ellos’?” “No sé pero me suena a un trabajo de equipo…

“Los que hayan escrito esta cosa horrible”.

“¿Cómo sabes que se trata de un ‘ellos’?”

“No sé pero me suena a un trabajo de equipo el escribir esto, cambiarla por la anterior y esperar a que alguno de los dos la lea”.

“¿Preferirías que la tirara?”

“Sí. No. No sé. Creo… que es mejor que nos la quedemos como evidencia. Me pregunto si Al lo organizó.” Al era el hermano pequeño de Gordon.




Gordon regresó el papel a su sobre, puso el sobre en la caja y empujó la caja debajo de la cama, y ahí quedó más o menos olvidada. La caja permaneció en ese lugar durante los meses que siguieron. 

A Gordon le ofrecieron un trabajo en Preston, varias millas al norte, y como Belinda estaba de incapacidad por maternidad sin ningún plan inmediato de regresar a trabajar, la idea de cambiar de domicilio le sonaba muy atractiva.

Encontraron una casa antigua, espaciosa y con terraza en una calle empedrada; Belinda trabajaba medio tiempo en un pequeño consultorio veterinario revisando mascotas y, meses después, dio a luz a un niño que llamaron Kevin, como el abuelo de Gordon.

Gordon fue ascendiendo de puesto y cuando Kevin entró a jardín de niños Belinda regresó a trabajar.

Nunca perdían de vista el viejo archivero. Estaba en uno de los cuartos desocupados sosteniendo una torre inestable de revistas de arquitectura. Los pensamientos de Belinda se dirigían a esa caja de vez en cuando pero una noche en la que Gordon estaba de viaje de negocios hizo más que sólo pensar.

Esa noche, después que los niños se fueran a dormir, Belinda subió las escaleras hacia la parte de la casa que seguía vacía; movió las revistas y sacó el archivero. El sobre decía “La boda de Belinda y Gordon” pero ella honestamente no se acordaba si siempre había dicho eso.

Belinda sacó el papel y lo leyó, luego lo guardó, regresó el sobre a su lugar y se quedó ahí sentada sintiéndose increíblemente asqueada.

Según el mensaje escrito a máquina, Kevin había resultado en un aborto a los cinco meses, lo que había llevado a Belinda a tener frecuentes ataques depresivos. Gordon casi nunca estaba en casa porque sostenía un amorío con su jefa, la socia senior de su compañía, una mujer atractiva aunque diez años mayor que él. Belinda seguía bebiendo y ella y Gordon, aparte de las peleas por nimiedades, se hablaban poco para evitar tocar temas que sólo terminarían por destruirlos a los dos.

Belinda no le contó a Gordon la versión más reciente de “La boda de Belinda y Gordon”; sin embargo él la leyó o algo muy parecido varios meses después cuando enfermó la mamá de Belinda y ella tuvo que viajar al sur para cuidarla.

En la hoja que Gordon sacó decía algo muy parecido a lo que había leído Belinda, sólo que esta vez ya había terminado su amorío dejando su trabajo en peligro. A Gordon le caía bien su jefa pero no se veía teniendo un romance con ella y le gustaba su trabajo pero le hubiera gustado tener algo que le representara un reto.

La mamá de Belinda mejoró a los pocos días y los niños y Gordon se alegraron de tenerla de regreso en menos de una semana. Llegó Nochebuena antes que Gordon pudiera tocar el tema del famoso sobre sin nombre.

“Tú la has estado leyendo también, ¿verdad?” le preguntó a Belinda mientras metían regalos a escondidas de los niños en sus botas navideñas.

Traducción inglés-español por Diana Morales Morales.

© 1998 por Neil Gaiman. Todos los derechos reservados.

Lea la parte uno aquí.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
neil-gaiman-regalo-bodas

“Los que hayan escrito esta cosa horrible”. “¿Cómo sabes que se trata de un ‘ellos’?” “No sé pero me suena a un...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·