El misógino Arthur Schopenhauer

Este pensador nació en Danzig, hoy Polonia, el 22 de febrero de 1788 y falleció en Fráncfort del Meno, Reino de Prusia Este pensador nació en Danzig, hoy Polonia, el 22 de febrero de 1788 y falleció en Fráncfort...

14 de marzo, 2018
RHT
schopenhauer

Este pensador nació en Danzig, hoy Polonia, el 22 de febrero de 1788 y falleció en Fráncfort del Meno, Reino de Prusia

Este pensador nació en Danzig, hoy Polonia, el 22 de febrero de 1788 y falleció en Fráncfort del MenoReino de Prusia, el 21 de septiembre de 1860, habiendo transcurrido ya 230 años desde su nacimiento. Entre sus obras escritas destacan: Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente, El mundo como voluntad y representación y Sobre la voluntad en la naturaleza. Es uno de los filósofos más importantes de mediados del siglo XIX. 

 

Fue vástago de una respetable familia de Danzig. Su padre Heinrich Floris Schopenhauer era un próspero y acaudalado comerciante, quien inculcó en Arthur tal actividad. La madre, Johanna Henriette Trosenier fue una escritora medianamente famosa, a quien le fascinaba organizar veladas literarias en Weimar, una importante ciudad cultural del centro de Alemania. 

En su tiempo aún no se pensaba en el “Día Internacional de la Mujer”, y por ello empezó a anidar en su misógina mente, la idea de escribir su atrevido libro El amor, las mujeres y la muerte, del cual no mencionaré nada sobre el amor ni la muerte, únicamente comentaré, vía paráfrasis algunos pasajes de su concepto sobre las mujeres.

Nos dice que, la madurez de espíritu en la mujer aparece a la edad de dieciocho años, y en el hombre la razón plena le llega a los veintiocho; que  ellas seguirán actuando como niñas el resto de sus vidas, pues mantendrán siempre un juicio de dieciocho años.

Las mujeres siempre han pensado que el hombre nació para ganar dinero y ellas para gastarlo. Da a entender que si acaso les tocara un esposo codo o marro, eso no les representaría ningún un problema, pues se desquitarán en cuanto el marido caiga muerto. Las compara con una hormiga, quien después de hacer el amor con el macho pierde sus alas. Así ella, regularmente después de parir dos o tres hijos perderá el encanto de su belleza.




Continúa diciendo: la madre Naturaleza les ha legado un valioso patrimonio, que es la astucia, y les sirve para proteger su debilidad, y que de ahí les viene su habitual falsía y su imparable tendencia a la mentira… las mujeres declaran ante los tribunales con más frecuencia que los hombres, y que sería necesario elaborarse un profundo estudio interdisciplinario, para concluir si acaso son dignas de permitírseles el prestar juramento.

En contraparte del hombre, su intuición les permite percibir muy claramente las cosas próximas, pero como su horizonte es muy reducido, no alcanzan a distinguir  las cosas lejanas.

Tal vez se arrepintió momentáneamente al estar escribiendo este libro, pues aceptó que las mujeres tienen un juicio más certero que el del hombre,  ya que son más realistas, en cambio los hombres se apasionan y crean fantasías; pero volviendo a sus andadas añadió que, si bien la Naturaleza dividió en dos categorías a la especie humana, ello no significa que ambas partes sean iguales, o sea, no representan cada una el 50%.

En cuanto a la relación matrimonial, piensa que si la esposa adquiere una enfermedad crónica, es estéril, o se hizo vieja, el esposo debiera buscar otra. Que los mormones adquirieron su alto rating porque, a la horrible monogamia la lanzaron con fuerza al “rincón de los recuerdos”.  

Que si por alguna causa, motivo o razón, a la mujer se le pasara el camión, pero logra conservarse fresca y jugosa, entonces tomará un amante; en cambio, si es una solterona post menopáusica, entonces buscará un confesor.

Mejor ya no le sigo, pues las damitas que el presente escrito leyeren, pudieran pensar que también soy un misógino. ¡Para nada! La criatura más divina del universo para mí es precisamente, ese ser llamado Mujer.

¡Felicidades a ellas en el también llamado “Mes Internacional de la Mujer”!

_________________

NOTAS

Schopenhauer, Arthur,  El amor, las mujeres y la muerte, Edaf, España, 1985.

Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·