El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón. “En política y sociología, se utiliza para definir una estrategia orientada a mantener bajo control...

21 de septiembre, 2020

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón.

“En política y sociología, se utiliza para definir una estrategia orientada a mantener bajo control un territorio y/o una población, dividiendo y fragmentando el poder de las distintas facciones o grupos allí existentes, de tal manera que no puedan reunirse en pro de un objetivo común” (Wikipedia). La estrategia se vuelve incierta cuando es el mismo grupo lo que se divide. Ya no persigue el mismo fin. 

La división que surge al interior merma las posibilidades de éxito y la fuerza que el grupo pueda tener. Es una división interna. La que daña y provoca que surjan los verdaderos motivos y razones de quienes conforman el movimiento. Cuando dos o más grupos hacen alianza, la realizan debido a que en la teoría tienen el mismo fin. Con ello buscan fortalecerse. Ambos se benefician.

El tiempo todo lo muestra. Es un gran cedazo. El que detendrá lo impuro de lo que se busca filtrar. En los grupos diversos que se unen a través del tiempo se muestran las verdaderas razones de la unión. 

Cuando se da la división ante la falta de congruencia en alguna de las partes hacia el movimiento en cuestión, se revelan las verdaderas razones o intereses que se buscan. Se hacen evidentes. Los grupos se dividen. No hay victoria sino división. Divide y vencerás, no siempre. Depende cómo, quién y qué se divida. 

Un ejemplo de todo lo anterior lo estamos viendo en el edificio que se encuentra tomado por un grupo de madres de familia que, cansadas de no tener resultados de las autoridades, pasaron a invadir el edificio de la CNDH en AV. República de Cuba 60 en la CDMX.




Las madres, hartas de no tener resultados en sus respectivos casos, arremetieron contra la institución que las ha ignorado y ni siquiera se ha dignado atender. Invadieron el edificio de la CNDH y señalaron a su presidenta, Rosario Piedra Ibarra, como la persona que las ignora de manera colosal y constante.

A las madres de familia no les quedó de otra. Se han mantenido unidas por años.

Son madres de familia, mujeres sin intereses políticos. Demandan resultados ante la desaparición forzada de sus hijos. Otras, inquieren por saber quién o quiénes les asesinaron a un familiar. A este grupo de madres se les unieron otras mujeres: las feministas. Llegaron en dos grupos, que se conocen como colectivos. Se unieron y tomaron el edificio. Lo vandalizaron.

Vimos las escenas de cómo sacaron muebles, archivos, papeles y cortes finos de carne que, se dice, la presidenta mantenía en refrigeradores para alimentarse con tales delicias. Ahora estarían usando el edificio como refugio para mujeres. Hasta nombre le dieron: “Casa Refugio, Ni una Menos”.

Dos semanas duró el grupo unido. El tiempo sacó todo a la luz. Las premisas de un grupo y otro surgieron y finalmente se han dividido. Las notas periodísticas reportaron la división de las mujeres. ¿Pero cómo, qué no por ser mujeres buscan lo mismo? No.  Los colectivos feministas radicales misándricos, no buscan lo mismo que las madres de las desaparecidas. Las primeras siempre han usado a las segundas, desde que iniciaron los asesinatos de mujeres allá por los años 90, en Ciudad Juárez.

La representante del colectivo, Padres y familiares de desaparecidos secuestrados y asesinados en Guerrero, María Guadalupe Rodríguez, lo puso en claro: “Creímos que este espacio era para las víctimas. Nosotros no traemos tapado el rostro, damos la cara porque no escondemos nada, somos víctimas que queremos justicia, porque el Estado tiene una deuda con nosotros y si nos está ayudando la sociedad civil, el apoyo debe llegar para todos”. 

Ahora la exigencia por justicia de las familias y colectivos de búsqueda de personas desaparecidas que se encontraban en la toma de la CNDH continúa, pero sin la ayuda del grupo Bloque Negro. Dicen que existen diferencias entre ellas. Una de esas diferencias la expresaron las madres de familia que tienen maridos e hijos. No los odian por ser hombres y no están en su contra. No son misándricas.

No odian lo que las feministas radicales llaman el patriarcado, es una premisa que las madres que claman justicia no predican y mucho menos, creen en ello. Lo que para las radicales es su misma esencia. El grupo se ha dividido. Pero no son el único grupo dividido así en el país. 

He usado como ejemplo a las madres de familia pelean una causa justa: saber por el paradero de sus hijos. Sus causas son las menos atendidas y entendidas. Por ello sufren de constantes abusos por parte de los colectivos feministas encapuchados, autoridades y la desatención de los medios. Salvo cuando hay víctimas.

Pero igual está MORENA que busca renovar su dirigencia. Morenos y Morenas han mostrado lo profundo de su división y el motivo de la codicia. El poder. Son la personificación del personaje “Gollum” del Señor de los Anillos. Su división ha mostrado a los diferentes grupos que existen al interior de su movimiento. Las bajezas con las que las personas operan. Casi todos y todas.

Saben bien que el tesoro a conquistar es cuantioso. Un botín que les mueve los sentimientos y las ambiciones. La división que acusan ha mostrado la realidad que anidan en su interior personas que se han manejado como impolutos y sin corrupción.

Y qué decir de los miles de mexicanos y mexicanas que salieron de todo el país y ahora mismo están en la Avenida Juárez de la Ciudad de México. Protestan en contra de nuestro “ya no tan querido presidente”. Del que, en su ignorancia piden su renuncia. Pero que en su hartazgo y ante los desatinos de su presidencia lo que exigen. 

Eso no va a terminar bien. Es solo el principio de lo que podría llevar a los ciudadanos mexicanos por terrenos que dejamos de transitar hace 100 años.

La semilla que envenena, la semilla que divide ha estado siendo sembrada en la sociedad desde hace dos años. Y ha empezado a mostrar la división del país, que es el fruto y también es El Meollo del Asunto.

Comentarios

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·