El mal aliento

Imagínese que vive en China, en el siglo VII y que va a concertar un negocio muy importante con unos comerciantes chinos, está sentado en… Imagínese que vive en China, en el siglo VII y que va...

30 de mayo, 2016
RHT
captura_de_pantalla_2016-05-30_12

Imagínese que vive en China, en el siglo VII y que va a concertar un negocio muy importante con unos comerciantes chinos, está sentado en…

Imagínese que vive en China, en el siglo VII y que va a concertar un negocio muy importante con unos comerciantes chinos, está sentado en la antesala y de pronto aparece un criado que le conduce a un pequeño cuarto y le instruye a enjuagarse la boca con agua de clavo y otras yerbas y después lo conduce a un salón de gran lujo, frente a los comerciantes para realizar su negocio con gran éxito. Muchos años más tarde se da la noticia de un formidable hallazgo arqueológico, el descubrimiento y la traducción del papiro de Ebers, donde se encuentra la descripción detallada para elaborar una pasta dental. Cabe mencionar que dicho papiro tiene una antigüedad de 3566 años. Ambos sucesos son una breve muestra de lo desagradable y lo ofensivo que el mal aliento significaba para muchas culturas, inclusive; el Talmud considera al mal aliento como una causal de divorcio.

El mal aliento es inherente al hombre y siempre ha sido considerado como una descortesía y un tema difícil de tratar. La boca es una cavidad obscura, con un medio ambiente húmedo y ácido, con dos poderosas mandíbulas opuestas que tienen incrustados dientes especializados para rasgar y moler. Estos dientes fraccionan los alimentos en pequeñas porciones que a su vez son embebidas en un líquido viscoso que es la saliva. Esta contiene abundantes enzimas que inician la degradación de los alimentos ingeridos que junto con la acción mecánica de la dentadura producen una masa informe llamada bolo alimenticio, que seguirá su camino a través del esófago, hacia una digestión posterior.

Sin embargo, existen algunos pedazos pequeños de alimento que quedan bajo la lengua y las encías que de inmediato son atacadas por las enzimas contenidas en la saliva y las diversas poblaciones bacterianas. Es precisamente, la degradación de éstos residuos alimenticios lo que causa la formación de pequeños compuestos nitrogenados y sulfurosos los que causan el mal aliento.

Los alimentos a base de grasas y proteínas son los que mayormente producen el metil mercaptano, el ácido sulfhídrico y la dimetil amina, entre otros; todos ellos son pequeñas moléculas que se volatilizan rápidamente y se exhalan a través de la boca en forma del mal aliento. El periodo más crítico para nosotros es durante nuestras horas de sueño cuando mantenemos la boca cerrada y ésta tiende a secarse, aumentando la actividad bacteriana. Una vez que la boca se humedece o se realizan las actividades rutinarias de higiene bucal, el problema desaparece. Sin embargo, existe un 25 % de la población mundial que no pueden solucionar este problema en la forma habitual y que deberán recurrir a la ayuda profesional

Siempre que se hable de actividad bacteriana está implícito el incremento en el número de bacterias, éstas suelen incrustarse en las superficies de los dientes acumulando el sarro dental, los intersticios entre las encías y los dientes y principalmente en las superficies de la lengua.




Estudios recientes han demostrado que la lengua siendo un órgano blando y rugoso es el órgano ideal para la colonización bacteriana, de hecho, es el sitio donde mayormente se concentran los compuestos que causan el mal aliento. Se estima que en una boca sana es factible encontrar 500 especies diferentes y que cada una tiene una capacidad específica para degradar proteínas y lípidos diferentes. Lo más asombroso de todo esto es que a pesar de que nosotros bebemos o comemos cosas calientes, frías, alimentos ácidos o alcalinos, viscosos o semilíquidos y de diferentes consistencias, las poblaciones bacterianas tratan y consiguen siempre establecer un perfecto equilibrio ambiental favorable para ellas.

Las bacterias de la boca son un gran misterio, siempre han estado ahí desde que nacemos y permanecerán toda la vida, No es ni conveniente ni posible deshacernos de ellas, por eso es que se ha inventado el hábito de la higiene bucal, para controlar su crecimiento y procurar nuestra salud. Se calcula que los productos de la industria dentífrica en USA generan ganancias del orden de un millón de millones de dólares cada año, sin incluir el costo de las consultas profesionales ni prótesis u otros accesorios bucales.

No hay cura contra el mal aliento, es un proceso natural que solo podemos controlar si seguimos una serie de actividades, tales como:

  • Atender revisiones periódicas con el dentista, procurar una limpieza consistente y evitar las caries en todo momento.
  • Cepillar la lengua con instrumentos diseñados para ello, por lo menos cada semana.
  • Remover los restos de comida con palillos y cepillar los dientes por lo menos dos veces al día. El cepillado más importante deberá realizarse siempre antes de dormir.
  • Lavar las prótesis y otros accesorios bucales cada vez que cepillemos nuestros dientes.

La higiene bucal es un tema muy complejo, ya que existen muchos factores que pueden influir en la generación del mal aliento, nuestro simple estado de ánimo, el stress, los tratamientos con antibióticos, el periodo menstrual, las preocupaciones de la vida diaria, etcétera. Todos estos factores pueden disminuir el mejor de los esfuerzos para evitar el mal aliento.

En este párrafo aparte, debemos enfatizar que quizá el elemento que más afecta la higiene bucal es el cigarro, ya que el supuesto tabaco contiene una serie de alquitranes y taninos que alteran drásticamente la química natural de la cavidad bucal y que por lo tanto debe evitarse. El cepillado de la lengua es una actividad crucial no solo para la higiene bucal sino para afinar la percepción del gusto; basta con hacer la prueba para convencerse.

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·