El Grinch

Aquí estamos ya cerrando la segunda semana de diciembre. No me di cuenta ni de cuándo empezó el año y ya estamos por terminar ¡increíble!… Aquí estamos ya cerrando la segunda semana de diciembre. No me di...

11 de diciembre, 2015
RHT

Aquí estamos ya cerrando la segunda semana de diciembre. No me di cuenta ni de cuándo empezó el año y ya estamos por terminar ¡increíble!…

Aquí estamos ya cerrando la segunda semana de diciembre. No me di cuenta ni de cuándo empezó el año y ya estamos por terminar ¡increíble!

Y como ya sabrán, apenas llega el primer minuto del mes y la ciudad (supongo que todas) se vuelve un caos. Hay coches y tránsito por todos lados, la gente se multiplica cual gremlins y en las plazas no entra un alma más, por lo que quienes van a algún centro comercial con la idea pasar un buen rato terminan arrastrados por una incesante marea de gente que se mueve caóticamente y sin parar.

Apenas entran los primeros días del mes y, aguinaldo en mano, todo godín digno de llamarse así, sale corriendo a dar fin (qué bonita mi rima) al tan ansiado bono navideño. Lleve usted el bonito regalo para el niño, para la niña, para la madre, para el hermano, para la novia, para la esposa, para la amante (de los regalos), para todos. Es tiempo de dar.

¡El mejor mes del año! (…) ¡Pues no! Mentira vil. Si pudiera saltarlo y hacer mi año de once meses sin duda lo haría. Y es que como buen grinch antisocial, aquí su servibar si hay algo que no soporta es la temporada navideña. Odio con todo mi corazón salir a la calle y no poder ni caminar, tener que soportar el tráfico, el ruido de los coches, los gritos, los sombrerazos, las multitudes, peatones, automóviles y camiones apelmazados por todos lados… ¡Momento! ¿Qué eso no pasa todo el año? Sí, pero en diciembre aumenta de manera exponencial.

Vivimos en una ciudad en donde todos andamos a prisa, en este mes el único que puede seguir haciéndolo es nuestro cerebro, porque lo que es nosotros seguramente reducimos la productividad al mínimo, entre la euforia del fin de año, las vacaciones, las cenas, la familia, los amigos y los regalos, dejamos de pensar en trabajo y nos ponemos en mood fiestero. Y no conformes con lo rápido que se va el año, las tiendas nos quitan, así sin más, tres meses de nuestra vida. No terminan de pasar las fiestas patrias y ya tenemos en los aparadores cualquier cantidad de innecesarios adornos navideños y, como si el caos decembrino no fuera suficiente, desde hace algunos años tenemos un Buen fin que prolonga la agonía mientras la gente anda por las calles con extrañas y temporales sonrisas despilfarrando el dinero con inexistentes descuentos.




En definitiva el mejor mes del año, sí, para los grandes centros comerciales, restaurantes y casas de empeño.

Pero no para mi. Me sacan de quicio las multitudes, los insesables villancicos en cada esquina, los niños brincando encima de uno por todos lados, las plazas llenas de ruido, el absurdo y excesivamente contaminante uso de electricidad convertido en foquitos verdes, rojos y blancos, los regalos y el compromiso por corresponderlos.

Soy, como dije antes, un auténtico grinch. Y no saben cómo me divierto armando debates y discusiones alrededor de ello.

Llegó diciembre, preparadse ¡oh mis queridos lectores! para el caos.

Voy (por los regalos) vengo.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

Aquí estamos ya cerrando la segunda semana de diciembre. No me di cuenta ni de cuándo empezó el año y ya estamos...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·