Del Constituyente de 1916 al Prostituyente del 2016

En 1916, dos meses para crear la Constitución del país. En el 2016, 4 meses y medio para la Constitución de la Ciudad y no pueden En 1916, dos meses para crear la Constitución del país En...

15 de diciembre, 2016
RHT
cdmx

En 1916, dos meses para crear la Constitución del país. En el 2016, 4 meses y medio para la Constitución de la Ciudad y no pueden

  • En 1916, dos meses para crear la Constitución del país
  • En el 2016, 4 meses y medio para la Constitución de la Ciudad y no pueden

El tema del Constituyente del 2016, bien puede titularse, “Del Constituyente de 1916 al Prostituyente del 2016, Crónica de un Constituyente fallido”, dado que desde que surgió ha venido de fracaso en fracaso. Prueba contundente, es el alto abstencionismo con que fue supuestamente electo. Sumándose el que una parte haya sido, para variar, designado y no todo electo.

Es por ello que se hace necesario un comparativo, claro está, apegándose a su tiempo y objetivos, para los que fueron convocados, entre el Constituyente de 1916 y el del 2016. Mencionamos el Constituyente de 1916, aunque es conocido como de 1917, porque fue a finales de 1916 se conforma.

Para ello es importante destacar que el Congreso Constituyente de México de 1917 fue el órgano electo para redactar una nueva constitución para México Estuvo en funciones del 1 de diciembre de 1916 al 31 de enero de 1917, su sede fue el Gran Teatro Iturbide, hoy conocido como Teatro de la República, de la ciudad de Santiago de Querétaro, Querétaro. El 5 de febrero de 1917 se promulgó oficialmente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos mediante firma de Venustiano Carranza, entonces Primer Jefe del Ejército Constitucionalista.

En el curso del 1916 Carranza impulsó la idea de convocar a un congreso constituyente que debía introducir algunas modificaciones en la Carta Magna a de 1857. Con esto se trataba de dar por terminada la lucha armada y regresar al orden legal. La convocatoria se hizo en septiembre y las sesiones se llevaron a cabo de diciembre de 1916 a fines de enero de 1917.

Hubo una gran diversidad en las opiniones de los diputados, lo cual produjo la formación de dos grupos extremos: izquierdas exaltadas y derechas moderadas que se alarmaban ante algunas medidas. El grupo progresista se relacionaba con Obregón en tanto que los moderados con Carranza. Entre los primeros había muchos que pelearon en los campos de batalla y querían destruir rápidamente el pasado para entrar en el porvenir que habían soñado para México, entre ellos Francisco J. Múgica, Esteban Baca Calderón, Heriberto Jara, Cándido Aguilar, Juan de Dios Bojórquez, Rafael Martínez de Escobar, Luis Espinosa y Froylán Manjarrez.




El ala moderada tuvo como núcleo fundamental a los ex diputados renovadores. La gran masa del Congreso llegó libre de partidarismos y fue la que formó la mayoría equilibradora de los extremos.

El grupo obregonista estaba respaldado por el recién creado Partido Liberal Constitucionalista. La tendencia radical logró una mayoría, que se demostró en la composición de las comisiones.

Del proyecto presentado por Carranza fueron aceptados los cambios en cuanto a la organización política del país, que le reafirman su carácter presidencialista. En una serie de artículos fundamentales impuso su criterio el ala jacobina. De hecho en la Constitución quedaron incorporadas las propuestas y demandas de las diversas corrientes revolucionarias.

Y a cien años de distancia de esa fecha, se conformó un nuevo Constituyente que se erigió como tal en septiembre del 2016, para redactar lo que será la primera constitución del Siglo XXI, la de la Ciudad de México.

Es en este comparativo de Constituyentes es en donde hay que hacer un análisis entre el porqué surgió cada uno, sus objetivos, quienes lo integraron y finalmente lo que lograron.

Respecto al de 1916, que inició y concluyó en la ciudad de Querétaro, en dos meses, los diputados constituyentes trazaron, para el futuro, el código social y progresista que hoy sigue vigente en su espíritu, sin dejar de reconocer que el documento original se ha ido actualizando con el tiempo a través de diversas reformas constitucionales. Ese Constituyente estuvo conformado por profesionistas de diversas ramas pero todos con la intención de aportar lo mejor a favor del país.

Sin dejar pasar, que se dieron acalorados debates, los cuales estuvieron encabezados por dos bandos, los renovadores y los radicales. Pero dejando un legado muy importante, el diálogo, que permitió poder lograr los acuerdos y hacer frente a los retos que tiene el país por delante.

Y respecto al Constituyente del 2016, son las corrientes del pensamiento las que han tenido debates poco productivos respecto a los temas que quieren se integren en la redacción definitiva del documento, que en el aspecto político deberá dar origen al nacimiento formal de la Ciudad de México y con ello, a los derechos que en el ámbito local tendremos los habitantes de esta metrópoli.

Y si bien para el Constituyente de 1916 les fueron suficientes dos meses para redactar nuestra Carta Magna que hoy nos rige a todos los mexicanos, porque había claridad en las ideas y propósitos de quienes recibieron esa destacada encomienda, en este del 2016, simplemente de inicio van muy retrasados en sus propuestas, llegándose a dudar si lo lograran a pesar de tener más del doble de tiempo que el de 1916 tuvo para redactar la Constitución del país. Y puedan concluir la de la Ciudad de México el 30 de enero próximo, coincidiendo en las celebraciones del Centenario de la Constitución de 1917.

Existe un gran rezago, por diversas razones, tan graves como que algunos de los constituyentes electos, por su preparación y experiencia, no tenían ni idea del trabajo que habría que realizar. Grave error de ellos y de quien los propuso, ya que solamente les importó a ambos, prestar su imagen a los partidos políticos, buscando con ello nombres que la ciudadanía conociera, como el caso de los actores que propuso el Peje López y su partido de familia MORENA para ganar presencia. O el caso de otros supuestamente conocidos que al igual que los actores, lo único que han hecho es faltar a las sesiones, pedir permiso para ausentarse, aunque finalmente si están o no en ellas, de nada sirve, porque en nada colaboran.

De entrada y para darnos una idea de que en este Constituyente del 2016 prevalecen los intereses partidistas y de algunos que quieren aprovecharse para sus fines políticos futuristas, tardaron más de dos semanas, solamente en ponerse de acuerdo en que días sesionarían, buscando que se encimaran con los días de sesión de la Cámara de Diputados y de la de Senadores, para presionar a quienes están en ellas y a la vez son Diputados Constituyentes, a pedir licencia s sus cargos, De igual manera se tardaron mucho tiempo en decidir quién presidiría la Asamblea Constituyente.

Y para completar el tema, existen muchos integrantes que  la juegan en varias canchas políticas, moviéndose hacía donde más les conviene, amén de las discusiones que han tenido, donde lo único que ha prevalecido son los insultos y agresiones.

Esta ha sido la realidad del Constituyente del 2016, donde lo que menos les interesa es la Ciudad de México y los que en ella vivimos.

Qué tristeza pasar del Constituyente de 1916 que logró nuestra Carta Magna, al Prostituyente del 2016, con un proyecto mal estructurado y sin visos de que inclusive se concluya. Tiempo al tiempo.

Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el emperador corso Napoleón....

·




Más de categoría
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·