De los precios a los pecios (1)

“Mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos; pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges de ‘ay para tu gasto; guárdame el resto para echarme mi alipus…” “Mira Bartola, ahí te...

12 de julio, 2017
RHT
precios-pecios

“Mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos; pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges de ‘ay para tu gasto; guárdame el resto para echarme mi alipus…”

“Mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos; pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges de ‘ay para tu gasto; guárdame el resto para echarme mi alipus…”  (Canción: Bartola. Autor: Chava Flores)

_____________________________________________________

El artículo 123 de nuestra inaplicada Constitución, en su fracción VI, segundo párrafo, dice a la letra:

“Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”.

Cualquier ama de casa mexicana (de las que Foximiliano consideraba lavadoras de dos patas), si leyera ese cuento constitucional, exclamaría:




¡Sí Chucha!

Este fragmento del artículo 123 constitucional, parece plagiado de la canción Bartola, de Chava Flores.

Como podría hacerle un jefe de familia para proveer a las necesidades de habitación digna y decorosa, (como la de Peña Nieto y la gaviota); alimentación nutritiva y balanceada (como la que goza Agustín Carstens); vestido y abrigo (no de diseñador como Melania); transporte seguro y veloz; y atención médica oportuna.

Ya no digamos del nivel académico proclamado en el artículo 3º de la época del General Cárdenas, que garantizaba que “la educación proveería al estudiante con un CONOCIMIENTO RACIONAL Y EXACTO (nada menos que) DEL UNIVERSO”…  (¡Ni los científicos de la NASA Chingao!).

A todas estas maravillas hay que agregar la diversión y el esparcimiento, además de la cultura y la recreación.

Echarle agua a los frijoles no es suficiente para hacer que 80 pesos diarios alcancen a satisfacer las necesidades mínimas de una familia de clase trabajadora; ni mucho menos garantiza que las AFORES, nutridas a base de estafar a los asalariados, sirvan para algo remotamente parecido a un retiro apacible y un merecido descanso en la recta final de la vida.

Este sombrío análisis, me lleva derechito a Los Sentimientos de La Nación cuyo artículo 12º, tiene un sentido profético y un tono mucho más realista y pragmático:

“Que como la buena ley es superior a todo hombre las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, ALEJANDO LA IGNORANCIA, LA RAPIÑA Y EL HURTO”.

¿Qué previó el Cura Morelos si el jornal (salario) DEL POBRE no fuera suficiente para MEJORAR SUS COSTUMBRES?

Previó lo que vivimos ahora en Mexicalpan de las tunas: LA IGNORANCIA, LA RAPIÑA Y EL HURTO, aderezados con una alarmante dosis de violencia.

¿Qué les parece el abismo entre la opulencia de los mini$tro$ de la $uprema Cohorte de Ju$ticia, (que medran 12,500 salarios mínimos diarios), y los 80 pesitos que devengan los AFORTUNADOS jornaleros de los que habla el artículo 123?

Ante semejante contraste de los muy pocos que lo tienen todo, y los muchísimos que nada tienen, no es de sorprender que Peña Nieto ande “ensillado” como se pudo ver durante su reciente visita al presidente de Guatemala, cuando se sacó el “fogón” calibre 9 milímetros delante de su anfitrión, dándole un soberano susto.

Ver al encopetado ruiseñor PRIsidencial, con su pavoroso cuete automático, revela dos cosas:

Que Peña Nieto no confía en las encuestas de su popularidad, cosmetizadas para adularlo, y que tampoco cree que sus escoltas le tengan una devoción tal, que en el trance de salvarlo a él, se inmolaran dando su vida para preservar la suya; de manera que prefiere traer “con que querer” y no atenerse a la “lealtad” alquilada.

A los mexicanos (y claro está; a las mexicanas) nuestros líderes, paladines, adalides, próceres, beneméritos y héroes, nos prometieron que nos guiarían a la CIMA; pero en el camino a alguno de nuestros PRIsidentes se le cuatrapeó la ortografía, y nos la cambiaron por la SIMA.(2)

De esta manera, los precios suben a niveles inalcanzables para “los proles” (como se refiere a nosotros, los nacos y jodidos la “Ivanka mexicana”); y del naufragio de nuestro México lindo y fallido, nada más nos quedan LOS PECIOS.

La imagen que ilustra este texto, es de unos mexicanos que naufragaron por no poder pagar el precio de nuestra “ju$ticia”. Del México que soñaron nuestros mayores, solo quedan los pecios regados en millares de fosas clandestinas, hacinados en cinturones de miseria; o pidiendo limosna en los cruceros de la indiferencia, viendo pasar automóviles que ni los mini$tro$ de a $uprema Cohorte pueden pagar al contado.

Podemos “resignarnos”, o ir “ahorrando” para pagar por el rescate de nuestra patria, para lo cual, no hay precio demasiado costoso, porque siempre será peor seguir postrados como estamos hoy los mexicanos que erguirnos finalmente y asumir nosotros mismos la realización de nuestros sueños.

Para amar a México, no hay que esperar más; podemos comenzar desde hoy; pero eso sí; no podemos permitir que el 2018, traiga más de lo mismo.

___________________________________

  1. Pecio; Se denomina pecio (del latín posclásico, pecia o petia, o en bajo latín pecium o petium, ‘fragmento o pieza rota’) a los restos de un artefacto o nave fabricado por el ser humano, hundido total o parcialmente en una masa de agua (océano, mar, río, lago, embalse, etc.).
  2. Sima: sustantivo femenino;  abismo, precipicio, despeñadero, profundidad.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
precios-pecios

“Mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos; pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges de...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·