¡Con qué hocico!

Compatriotas: Hoy que es día de la querida enseña de Iguala, nuestra gloriosa bandera nacional… Compatriotas: Hoy que es día de la querida enseña de Iguala, nuestra gloriosa bandera nacional; y que están por cumplirse 170 años de las...

23 de febrero, 2017
RHT
santa_anna

Compatriotas: Hoy que es día de la querida enseña de Iguala, nuestra gloriosa bandera nacional…

Compatriotas:

Hoy que es día de la querida enseña de Iguala, nuestra gloriosa bandera nacional; y que están por cumplirse 170 años de las batallas por el valle de México durante la invasión gringa a nuestro país, he querido dejar por un momento mi reposo eterno sobre las alturas del Tepeyac (donde me acompaña mi adorada Dolores, siempre joven y leal), para apelar a la justicia popular y quitarme de encima, de una buena vez, el titulito ese de “vende patrias” que me han endilgado en los nefastos libros de texto ni tan gratuitos.

Para comenzar, soy el único presidente de la república en toda la historia de México, que se la ha rifado contra los gringos a los que derrote en El Alamo en 1836, alcanzando una victoria más difícil que la del cacareado 5 de mayo de 1862, y que nada más porque yo era el comandante mexicano, no se celebra ni se conmemora.

Para que lo sepan, tengo a orgullo haber liberado a 1,500 hombres, mujeres y niños que los gringos tenían como esclavos cuya devolución exigieron después e atacarnos a traición en San Jacinto.

¡No les devolvimos ni madre! Y esos morenitos se asentaron en Tamaulipas como hijos de México y hermanos nuestros.




Mis detractores han propiciado que los gringos se apropien la epopeya como si hubieran sido unos inocentes palomos a los que yo hubiera asesinado indefensos, cuando las cosas fueron justamente al revés.

El cuento ese de “Remember the Alamo” está bueno para películas de ciencia ficción, pero  decir que los americanos defendieron el Alamo, es como decir que Hitler fue el heroico defensor de Francia en las playas de Normandía en junio de 1944.

En ninguna escuela se enseña que yo hipotequé mi hacienda de Manga de Clavo para pagar de mi bolsa los gastos de la defensa de México después de la caída de Veracruz en manos de Scott.

Nadie da cuenta de que yo jamás vendí ni un metro de territorio mexicano, y además le coloqué a los gringos una trampita de antídoto en las clausulas II, III y IV del dichoso Tratado de Guadalupe Hidalgo, que hasta Benito Juárez (que me odiaba), reconoció en una carta histórica a Matías Romero.

Gracias a los diplomáticos mexicanos de entonces (que en nada se parecían al señor Videgaray), pudimos torear a los enviados de la Casa Blanca (no la de la gaviota), para que quedara clarísimo que no hubo tal venta sino un robo descarado.

Yo termine mi vida terrenal en la humilde vivienda ubicada en el número 8 de las calles de Bolívar en el centro de la ciudad de México, y por supuesto que no me dieron chamba los gringos en Union Pacific como a Zedillo por desmantelar y regalarles los Ferrocarriles Nacionales de México.

Tampoco tuve el descaro de ir a pedirle frías a los usureros de Nueva York como el pelón Salinas, que anduvo de achichincle de los especuladores en Wall Street después de clavarse Teléfonos de México mediante maniobras que no han pasado del rumor y que la nación nunca le ha demandado.

Mi adorada Dolores Tosta no fue una esposa de utilería, ni una primera dama “totalmente palacio”; fue en verdad una soldadera sufrida que a pesar de ser 23 años más joven que yo, no me abandonó ni en mi pobreza, ni en mi vejez ni en mi ceguera.

Los mexicanos ni siquiera saben que en la batalla de Molino del Rey, donde le hicimos a los gringos una verdadera masacre, la traición de Juan Alvarez nos privó de la victoria total y de la salvación de los territorios del norte, porque se quedó echado en la Hacienda de los Morales con 5,000 soldados a caballo, dejando que Scott y sus piratas pudieran continuar su campaña y llegar a Palacio Nacional donde izaron su “ábaco patrio” el mero día de nuestra independencia.

Digo que la bandera gringa es un ábaco y no un lábaro porque le han ido agregando estrellitas según se han ido robando tierras ajenas, como hicieron no solo con California, Nuevo México y Tejas, sino con Cuba, Puerto Rico, Guam, las Filipinas y Panama.

A mí no me lavaron el cerebro en Harvard, ni me ensenaron espicalinglis para decirles a todo “yes master y yes master y lo que whatever you digas master”.

Si hubiera sido yo tan mugroso, no habría sido amigo de Simón Bolívar.

¿Qué me decían alteza serenísima?

Al Cura Hidalgo tambien le decían así. Eran cosas del estilo y de los lambiscones de todas las épocas.

Hubieran visto la de llorones hipócritas que asistieron empinados al solemne funeral para la pata que perdí de un cañonazo peleando contra la primera intervención francesa.

No es verdad que yo quisiera ser presidente a como diera lugar; de hecho puedo decir que lo más exacto es decir que renuncie a la presidencia todas las veces que los convenencieros me suplicaron que aceptara la banda presidencial.

Mientras yo pensaba en la banda que se pone al pecho, estos pioneros el priismo y del panismo, pensaban en la banda de pillos que andan atrás el botín  de la presidencia.

Ya quisiera yo ver a los presidentes como Calderón que le encantaba disfrazarse de soldado, y parecía franelero, rifándose la de verdad como yo  en un combate para merecerse el nombrecito de “comandante supremo de las fuerzas armadas”.

Tengan por seguro que yo jamás hubiera invitado al adefesio de Trump ni a una pelea de gallos en Jalapa.

Después de ver la forma como los bandidos que se dicen neo liberales han entregado el patrimonio de nuestra patria y ni siquiera al mejor postor, no entiendo cómo se atreven todavía a seguirme señalando como “vende patrias”; a mí que hasta Robert Lee y Ulises Grant me reconocieron que tenía yo los pantalones bien puestos, a pesar de tener nada más 15 uñas.

Solamente puedo preguntarme y no encuentro respuesta posible:

¡CON QUÉ HOCICO!

¡CON QUÉ HOCICO, DIGO YO!

“LIBERTAD O MUERTE”

GENERAL ANTONIO LOPEZ DE SANTA ANNA

Panteón del Tepeyac, a 24 de febrero de 2017

Día de la Bandera

_________________________________

Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo de la ópera...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·




Más de categoría

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·

Piedra Ibarra demostró ignorancia, desinterés o partidización

“¿Han asesinado periodistas? Yo he visto y vi lo que pasó en todos los sexenios pasados y es algo...

·
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

·