Cecil: El adiós a un Rey

Recuerdo cuando tuve mi primera mascota, Dodi, un perrito color miel de tan sólo unos días de nacido. Toda una aventura para una niña de… Recuerdo cuando tuve mi primera mascota, Dodi, un perrito color miel de...

10 de agosto, 2015
RHT
cecil

Recuerdo cuando tuve mi primera mascota, Dodi, un perrito color miel de tan sólo unos días de nacido. Toda una aventura para una niña de…

Recuerdo cuando tuve mi primera mascota, Dodi, un perrito color miel de tan sólo unos días de nacido. Toda una aventura para una niña de cuatro años. Le siguieron tantos otros: otros canes, un conejo, una tortuga, un gato… pero el primer animalito doméstico en la vida de toda persona amante de los animales es, sin duda, uno de los eventos más entrañablemente memorables.

Por ello, la noticia de la caza del gran felino consentido de Zimbabue, el león Cecil, difundida a través de diversos medios de comunicación y redes sociales, me causó un profundo sentimiento de tristeza e indignación, sentir compartido por millones de personas alrededor del mundo evidenciado en Twitter con el hashtag: #IAmCecil.

A decir verdad, antes de su muerte nunca había escuchado hablar de tan peculiar personaje de oscura melena. No obstante, puedo imaginar la aflicción del pueblo zimbabuense por la trágica pérdida de su mascota nacional a manos de aquel desalmado dentista. Esta pérdida me recuerda a tantas otras historias animales que han dejado huella como: la bella orca Keiko, el pulpo vidente Paul o Hachiko, el perro japonés que saltó a la fama por su insólita muestra de lealtad a su amo muerto.

Cecil era un león común. No era de una raza exótica o rara. Sin embargo, fue un macho alfa que destacó siempre de entre sus congéneres. Poseedor de un gran carácter y encanto, se ganó la simpatía y admiración de gran cantidad de visitantes provenientes de todas partes del mundo que se congregaban en el Parque Natural Hwange -el tranquilo hogar del gran gato- para experimentar auténticos recorridos safaris en medio de tan magníficos ejemplares.

El origen del nombre del felino viene de Sir Cecil John Rhodes, un colonizador británico de un territorio bautizado como Rodesia, que hoy en día forma parte de Zimbabue.




De acuerdo a datos que encontré en algunas fuentes vía internet, la famosa fiera engendró 24 cachorros con seis leonas, pero, -yo me pregunto- ¿realmente alguien puede saber este tipo de información? Era un animal salvaje que deambulaba por uno de los parques protegidos más extensos de África y es improbable que alguien sepa a ciencia cierta cuantos retoños trajo al mundo. Lo que sí es un hecho (y trágico por cierto), es que el futuro de las últimas camadas que pudo haber engendrado en vida podrían no tener un futuro alentador, puesto que el comportamiento natural del león indica que, cuando un nuevo macho toma el mando del harém, asesina a las crías de su antecesor, pues es impensable que el nuevo león permita que sus hembras ocupen su tiempo en la crianza de cachorros que no llevan su material genético.

El caso de Cecil ha tomado una importancia inusitada a nivel mundial, ya que a raíz de su asesinato diferentes autoridades ambientales y de la protección a la vida salvaje, gobiernos locales, ONGs, entre muchos otros organismos, se están movilizando para proponer la creación de nuevas iniciativas de ley para reforzar la protección de la fauna salvaje con respecto a la caza legal y la furtiva, y eso significa que la muerte de tan admirada fiera lejos de ser en vano, acarreará beneficios para cientos de miles de animales de diversas especies en inminente peligro que le deberán la vida y le vivirán eternamente agradecidos.

Ciertamente, la rabia colectiva por la muerte de Cecil radica en lo malicioso e innecesario del acto. Aun si la caza hubiera sido legal –que no lo fue– la conmoción probablemente sería la misma. No se trató de una cacería por alimento o control de especies, sino por deporte; por la simple adrenalina que siente alguien por matar a otro ser vivo, acto que nos hace preguntarnos: ¿quién realmente es la bestia salvaje en este planeta?

__________________________________________________________

Fuentes:

http://www.elmundo.es/ciencia/2015/07/29/55b8a5ab22601dc20c8b4581.html

El harén del león

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
cecil

Recuerdo cuando tuve mi primera mascota, Dodi, un perrito color miel de tan sólo unos días de nacido. Toda una aventura para...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·