Castigo a chivos expiatorios por la fuga del “Chapo”

Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario de Gobernación, la planeación y ejecución de la fuga del “Chapo” Guzmán fue… Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario...

21 de julio, 2015
RHT

Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario de Gobernación, la planeación y ejecución de la fuga del “Chapo” Guzmán fue…

Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario de Gobernación, la planeación y ejecución de la fuga del “Chapo” Guzmán fue perfecta, capaz de vulnerar todo el sistema de vigilancia del penal de máxima seguridad del Altiplano.

Bajo esa consideración, la suposición de la existencia de complicidad por parte del personal de custodia del penal, sin negarla pareciera entonces ser secundaria porque en todo caso, según sus propios argumentos, no fue determinante.

En los videos que se han presentado a la opinión pública se desprende que los custodios y los responsables del monitoreo de las cámaras de vigilancia, no aportan mucha ayuda en el momento preciso de la evasión.

No hay un instante, según esas imágenes, en que los responsables directos en sitio hubieran cometido omisiones o colaborado de manera fehaciente. En el método utilizado, su eventual participación resulta intrascendente, salvo un detalle: el tiempo que transcurrió entre que “El Chapo” ingresa al área denominada “Punto Ciego” de la regadera de su celda y deja de ser visible para las cámaras y se detona la alarma.

En la explicación -que se entiende como una justificación-, el proceso de la evasión se presenta como una obra maestra de ingeniera e inteligencia; sin embargo, eso no sirve para omitir las deficiencias que favorecieron la escapatoria.




Como ejemplo de ello, se establece que en la planeación los secuaces del “Chapo” tuvieron que contar con la información precisa y privilegiada para lograr su objetivo.

Se presume que tuvieron acceso a los planos de las instalaciones en los que, evidentemente, se señalan los sistemas de sensores, monitoreo y alarmas, distancias y alturas.

Sólo así pudo ser posible la edificación del túnel que burló todas las normas de seguridad; esa información es clasificada y tuvo que obtenerse con mucha anticipación, considerando el tiempo que demandó la construcción del citado túnel, la tecnología requerida y la precisión para llegar directamente hasta la celda sin activar ninguna alarma.

Eso sólo se puede obtener al nivel del más alto rango, esos detalles son protegidos celosamente, de tal suerte que el mecanismo de corrupción que favoreció la escapatoria por fuerza apunta a una jerarquía mucho mayor.

Las respuestas no van a encontrarse en los interrogatorios a los custodios o los administrativos del penal, más bien habría que indagar entre los muy pocos funcionarios que tienen acceso a ese tipo de documentación.

Pero claro, eso significaría tener que investigar y en su momento acusar a figuras relevantes del gobierno, lo cual además de reconocer la infiltración del crimen organizado en esas instancias, es también aceptar la enorme debilidad del sistema.

La coyuntura entonces supone un desacierto, porque si los estándares de seguridad del perímetro básico del penal aparentemente eran inviolables, el gobierno no fue capaz de ampliarlos, de prever la alternativa que finalmente se utilizó.

Más aún sabiendo que “El Chapo” contaba con los recursos suficientes en todo sentido para poder llevar a cabo lo que fuera necesario y que lo iba a intentar a toda costa, lo que evidencia es que al menos hubo exceso de confianza.

Eso en el mejor de los casos, porque es evidente que “El Chapo” sí contó con colaboración, y de la mejor calidad, porque quedó demostrado que para establecer los tiempos y la ruta de escape necesariamente recibió la mejor de las asesorías posibles y esa tuvo que provenir del más alto nivel al interior del sistema de seguridad, no sólo del personal de vigilancia y administrativo adscrito al penal.

Desde esta óptica, tanto los interrogatorios a los empleados de vigilancia, como los ceses de funcionarios de mediano rango, parecieran ser una cortina de humo, una suerte de expiación.

Una respuesta oficial de inmediatez previsible para distraer la atención y hacer parecer que se impone algo de justicia, en la que seguramente los castigados son sólo chivos expiatorios, no los verdaderos responsables.

Pero como el hilo siempre se rompe por lo más delgado, mantener una línea de investigación que a todas luces no va a llevar a la verdad, es simplemente justificar una incapacidad que pone en situación vergonzosa al gobierno federal.

Hablando de responsabilidades, las cabezas que tendrían que rodar en tanto se esclarecen y concluyen resultados, deberían ser las de los titulares de las dependencias encargadas.

Pero eso supondría, además del conflicto que implica la crisis de credibilidad que tiene que enfrentar el régimen, modificar severamente su agenda política, porque no se trata de establecer que el encargado de la política en materia de seguridad haya tenido una participación directa en la fuga, pero eso no limita que es el principal responsable por definición.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario de Gobernación, la planeación y ejecución de la fuga del...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·