Caminos de Michoacán

Las injusticias están a la orden del día en todos los ámbitos… Las injusticias están a la orden del día en todos los ámbitos, los pleitos y pugnas por cualquier cosa surgen de la noche a la...

2 de junio, 2016
RHT
mariachis

Las injusticias están a la orden del día en todos los ámbitos…

Las injusticias están a la orden del día en todos los ámbitos, los pleitos y pugnas por cualquier cosa surgen de la noche a la mañana. La gente protesta en recorridos multitudinarios, exigen en pequeños grupos o se instalan en las calles porque son obligados a obstruir el paso, hay muchas formas de mostrar las inconformidades.

La vía pública es el único escenario que existe para plantarse y ser escuchado porque a los gobiernos les aterra dejar su puerta abierta para el diálogo; han hecho enojar tanto a la población que tienen que encerrarse y esto provoca el caos en la vida de las ciudades.

Por estos días, los embotellamientos los están orquestando los candidatos que se esfuerzan por convencer con las mismas palabras y el mismo sonsonete, las calles se llenan de grupos de gente portando temporalmente orgullosos los uniformes, ya mañana se sacarán la gorra y usarán la camiseta como sacudidor, después, seguro tendrán que hacer un plantón porque no les cumplieron lo prometido durante la campaña. Los no interesados en la “fiesta” de los partidos, se quejan porque no se puede circular.

Tanta gente, tantos automóviles; antes un coche chocaba con otro, ahora uno derrapa y provoca una carambola; hay horas en que las calles están tan abarrotadas que me puedo imaginar que, si uno tropieza, los demás caen como fichas dominó.

Los indígenas y campesinos que, en un río de gente, se muestran con esa sangre recia y fuerte de la que todos los mexicanos estamos hechos. Los indígenas defienden lo que es suyo, lo que ellos han construido con sus manos, la comida que cultivan; piden que no se les arrebaten sus raíces. El gobierno le teme al indígena y al campesino por fuerte y empecinado, no le teme los indígenas del concreto que se arremolinan de otra forma, para otras cosas, para dejar correr la sangre.




Así pues, las marchas y la inconformidad de tantos habitantes que a veces tienen todo y exigen más solo porque está de moda que cuando uno habla los demás pueden gritar.

Justo cuando todo mundo se ha cansado y aburrido de las manifestaciones, marchas, bloqueos y griterío, en Morelia se suscitó la protesta más inusual, tan emotiva como efectiva. El gobierno michoacano decidió reubicar a los Mariachis del corredor de San Agustín a la Plaza Carrillo, en el Centro Histórico que, aunque son solo unas cuadras entre una y otra, los mariachis no estuvieron de acuerdo alegando que la Plaza Carrillo es peligrosa además de no tener vialidades alrededor por lo que los clientes que solicitan sus servicios, en su mayoría automovilistas, no los verían. No fueron escuchados. Entonces decidieron hacer una marcha por las calles, de Catedral a Palacio Municipal, ¡cantando!

Ni modo que no los escucharan, los escuchó la gente que al pasar cantaba y bailaba con ellos. Esa manifestación se convirtió en una fiesta improvisada, imposible no contagiarse y apoyarlos.

Llegan al patio central del Ayuntamiento y lejos de ver las puertas cerradas, se instalaron a manera de serenata con la vista a las puertas de la presidencia, además de la comitiva que ya llevaban detrás de ellos, los funcionarios y empleados salieron de sus oficinas como la novia que espera al galán para recibir “el gallo” y cantaron con ellos.

Ya en la oficina, se abrió la puerta al dialogo, los mariachis expusieron sus necesidades y el gobierno decidió dejarlos en San Agustín, mientras se dispone un lugar adecuado con las condiciones propicias para que ellos puedan trabajar seguros.

Por otro lado, personas de la tercera edad que hacen “El baile del recuerdo” los domingos en cualquier plaza de Morelia están siendo amedrentados y, porque no decirlo, lastimados emocionalmente por policías que les exigen permisos para bailar en el espacio que eligen. Esto también, dice “El Canario Michoacano” fue expuesto a la autoridad que les escuchó y pueden bailar tranquilamente todos los domingos en la plaza que ellos quieran.

El baile de esas personas y la música de los mariachis no puede ser eliminado solo para que parezca que el gobierno está trabajando. Sería verdaderamente absurdo que se prohibieran estas actividades artísticas que no hacen sino alegrar a una población de por sí, asustada. Una plaza del Mariachi no le caería nada mal al Centro Histórico.

Entonces, a manifestarse cantando y bailando, de preferencia lo que hay como raíz en nuestro país, no se les ocurra pensar en esas otras modas que no quiero ni mencionar.  Que los Caminos de Michoacán y de México se alegren, al menos porque haya marchas musicales que pongan de buen humor todos.

 

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
mariachis

Las injusticias están a la orden del día en todos los ámbitos… Las injusticias están a la orden del día en todos...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·