Buena barba de todos es honrada

Los usos y costumbres de una determinada cultura cambian a lo largo de la historia de acuerdo a las épocas y el avance tecnológico, una… Los usos y costumbres de una determinada cultura cambian a lo largo...

27 de septiembre, 2016
RHT
barberia

Los usos y costumbres de una determinada cultura cambian a lo largo de la historia de acuerdo a las épocas y el avance tecnológico, una…

Los usos y costumbres de una determinada cultura cambian a lo largo de la historia de acuerdo a las épocas y el avance tecnológico, una prueba de ello lo son aquéllos establecimientos u oficios que han perdido adeptos como el caso de las Barberías y los Barberos. En la presente cápsula del tiempo revisaremos su historia y su transformación hasta el día de hoy.

Buena barba de todos es honrada

La barba, ese cúmulo de pelo que nace en la cara, desde la zona a la altura de las orejas hasta el inicio del cuello y que cubre las mejillas y la barba (parte de la cara debajo de la boca) es un “símbolo de virilidad y de sabiduría que gozaba de una gran consideración en los pueblos de la antigüedad, especialmente en los orientales. Los asirios y los babilonios a menudo la entrelazaban con hilos de oro y los griegos la consideraban un signo de sabiduría. Los propios romanos, que en casi todas las representaciones de la época aparecen representados sin vello facial, comenzaron a afeitarse sólo a partir de 300 a. C., y tal uso lo introdujo Escipión el Africano. Alejandro Magno abolió la barba, pero Justiniano la puso nuevamente de moda.”

No es extraño encontrar personajes de viejos, hechiceros y sabios con largas barbas como el Mago Merlín o Hagrid y hombres ilustres como Sófocles, William Shakespeare, el icónico Karl Marx o el “Che” Guevara que también lucieron una crecida barba y es así como podemos notar su uso y desuso a lo largo de los años pues alrededor de los años veinte y treinta su uso fue decayendo dejando su lugar al bigote o la barba de candado hasta su desaparición y no fue sino hasta la aparición de los hippies que volvió a ponerse de moda como parte de una contracultura que pretendía romper con las “buenas costumbres y maneras” de la época. 

La necesidad de cuidar, asear y afeitar la barba dio lugar al oficio de Barbero cuya labor además de cortar y acicalar era mantener limpio el lugar de trabajo y vender algunos accesorios para el cuidado del pelo y fue así que surgieron las Barberías las cuales significaban para los caballeros espacios de interacción social y foros de debate sobre la opinión de los asuntos públicos; es decir, era un espacio si y sólo sí para hombres, el cual con el tiempo se transformó en peluquería y después en estética unisex en donde otros servicios formaron parte de la oferta para clientes como los tintes para el cabello, el manicure, el pedicure y los peinados de salón, entre otros.




El surgimiento de nuevas modas que han relacionado la imagen del hombre rasurado, con el cabello casi a rape y pulcro de pies a cabeza (llamado metrosexual) además de considerar el crecimiento de la barba con falta de higiene o con descuido, hizo que los hombres declinaran su uso y con ello el oficio de Barbero fue desapareciendo poco a poco.

En la actualidad, están surgiendo establecimientos especializados que ofrecen el servicio de rasurado y afeitado como una forma de recuperar aquél ritual masculino que les proporciona de paso, un espacio de reunión y relajación que habían perdido con el paso del tiempo y de esta forma, las sillas de barbero, las toallas calientes, la espuma y la navaja libre son esenciales en esta forma de cuidado y aseo de la barba que hoy empieza a recuperar adeptos pues ya empieza a ser común encontrar dos o tres caballeros luciendo sendas barbas.

Seas de la nueva generación o de generaciones pasadas, no está de más considerar los 3 básicos para conservar una barba perfecta:

  1. Jabón: especial para barba ya que el shampoo para el cabello o los jabones convencionales podrían dañarla.
  2. Peine: de acero, madera o plástico pero exclusivo para el cepillado de la barba.
  3. Aceite, bálsamo o cera: el objetivo es hidratar, reparar, nutrir, dar brillo y fijar.

Sin duda, en tiempos en los que se están redefiniendo roles y paradigmas entre hombres y mujeres, la identidad masculina está retomando ciertas costumbres que en su momento fueron un símbolo inequívoco de lo que representaba y/o definía a un caballero aunque la imagen externa no sea la única forma de identidad.

_____________________________________________________________

Fotografía de Elizabeth Cruz

Comentarios

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó la Revista  Academia...

noviembre 12, 2020
barberia

Los usos y costumbres de una determinada cultura cambian a lo largo de la historia de acuerdo a las épocas y el...

enero 1, 1970




Más de categoría

Academia Semper: un esfuerzo de divulgación histórica

En Monterrey (Nuevo León) el Candidato a Presidente de la Planilla “José Celso Guajardo” MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presentó...

noviembre 12, 2020

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

octubre 19, 2020
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

septiembre 21, 2020

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

septiembre 21, 2020