Brindis por la vida toda

Del año la última sola y delicada mañana… Del año la última sola y delicada mañana aves y mensajes posados en el resquicio de la ventana el sol lejano detrás de las nubes inmóvil se asoma el viento esparciendo...

23 de diciembre, 2015
RHT
brindis

Del año la última sola y delicada mañana…

Del año la última sola y delicada mañana

aves y mensajes posados en el resquicio de la ventana

el sol lejano detrás de las nubes inmóvil se asoma

el viento esparciendo en el día último de hielo su aroma

 

Se termina el año en cualquier orilla, en cada esquina




anuncia la fiesta, la piñata, los manjares, el abrazo que imagina

en la medianoche de éste lado,  al caer el mediodía de aquel

o el comienzo de un nuevo trazo sobre el mismo redondel

 

Se cuentan días, se cuentan noches y dolores

los abrazos olvidados, los desdichados amores

las horas y las fiestas, las muertes y las vidas

los minutos, los vientos y las lágrimas rendidas

 

Se suspiran las ausencias, los abandonos

el año de veloz vida, de lento pensar

llanto y lamento por el ausente provocado

tiempo inspirado en un sueño postergado

 

Un poco todo pasa, un poco al final queda guardado

un secreto profundo en las venas congelado

el arrullo de las olas en las manos devengado

o el suave calor de verano en el rostro dibujado

 

El sereno pensamiento de deseo y valentía

en el año que termina y que despierta la agonía

de gritar al viento con el cuerpo acurrucado

donde en el pecho duerme un final anhelado

 

El drama de recuerdos, la amargura contenida

obligados a estirar las bocas dibujando una risa fingida

el sollozo confundido vestido de quebrantos

lanza gozos y alegrías, júbilos y cantos

 

Termina el año en un brindis de noche redonda

como cartas dedicadas “a quien corresponda”

vuelan grandes encantos, hermosos deseos

y en el seno del corazón, tristes devaneos

 

Brindar por el vacío que deja la angustia

por las brasas ardientes de sonrisa mustia

por el sopor que crea la indiferencia

y por el cúmulo de sufrimientos como herencia

 

Brindo por ti que no eres mi sangre y así mi sangre te abraza

en el equilibrio que demanda la sombra que el sol alcanza

brindo porque te conviertas en la sana ilusión de mi alma

en la mano que necesita mi mano para envolver la paz, la calma

 

Brindo por la tarde en penumbra de luces centellantes

en los corazones contentos de oscuros ojos brillantes

brindo por las noches cálidas de inviernos avasallantes

que son cubierta de los cuerpos delirantes

 

Brindo por las manos abrazando rejas

y por el pan en la boca del solitario

por el agua del rio en la garganta del sediento

brindo también, por las manos del hombre asustado

 

Y brindo por ese que con las manos vacías

el alma en soledad y el cuerpo desnudo

respira con el soplo que le regala el viento

buscando entre todos los rostros su propia soberanía

 

Brindo por ti que lloras ya sin saber de lamentos

que buscas ya sin querer encontrar, que ríes ya sin razón

brindo porque mis palabras allanen tu pensamiento

y dejes de pensar ya, en que se apagó sin apagarse tu corazón

 

Brindo solo por quienes en su desazón, abrazan

por quienes en su prisión son libres y en su encierro vuelan

brindo por ti familiar desconocido que no llevas mi sangre

por ti, que en tu locura razonas y en tu perdición esperas

 

Por el vacío que queda preparado para enmendar

por el espacio nuevo, el eco de las voces

por las sobremesas, el lugar en donde quedarán impresas

las filosofías, el pensamiento y grandes sabidurías

 

Brindo por quien grita que no saber amar

brindo por el callado que dice no tener voz

por el ignorante que dice no saber nada

brindo por nosotros que ignoramos tanto habiendo tanto que dar

 

Brindo porque nazca genuina la alegría, las risas de alivio y de consuelo

porque amen su pasado, sus muertes y los lapsos en vuelo

porque atrapen el renovado afecto, abracen el sentimiento

se evapore por siempre el llanto de efímero aturdimiento

 

Brindo por el día a día de respiraciones y latidos

por la familia que no tiene los mismos apellidos

por los eternos segundos y los minutos que dura la vida

por los amigos, los hijos, los padres, por la sonrisa perdida

 

Con la mirada al cielo brindo a carcajadas

por las ilusiones que han de ser alcanzadas

por las palabras que habrán de pronunciarse

por el amor que habrá de encontrarse

 

Brindo por la sorpresa del nuevo espacio

por el trayecto secreto que anuncia el prefacio

por la alegría que no ha sido descubierta

por camino que alberga la emoción incierta

 

Sea la noche última del año que al siguiente force

donde los sueños reales y realidades al vacío escorce

sea el viento, la lluvia, el frio, el sol último un peldaño

y se borre de la vida misma la imagen del ser extraño

 

Sea el vacío de ésta noche creado, el espacio inminente

que de verdades, certezas y libertades se alimente

que las amarguras y la tristeza no tengan cabida

y la ilusión y la esperanza nunca sea dividida

 

De acumular desasosiegos se olvide el corazón

se olvide de arrinconar ansiedades la razón

deje de ser costumbre coleccionar tribulaciones

y las entrañas desconozcan siempre, las falsas impresiones

 

Sea pues el fin de año que descubra y manifieste

de evocaciones y amargos dolores el deleite

en el brindis final, las lágrimas puras en derroche

se desempolve el corazón en torno a la luz de la noche

 

Brindo pues, por todos los que brindan

alzando la copa al viento, mirando a los ojos que brillan

abrazando el aliento del ser amado, tocando el corazón renovado

sin olvidar al olvidado, sin dejar de amar al distanciado.

 

Sea el próximo año, el anaquel en que se exhiban

las mejores historias calladas, las mejores hazañas en soledad

se llene poco a poco de trofeos invisibles y cetros transparentes

se complazca el alma de incontables dichas y de amores trascendentes

 

No alcanzo a brindar por el éxito de los dineros

que de la mano trae discordias, falsos amigos, ásperos linderos

conocido es el metal de malsanos pensamientos

aparecidas vicisitudes y amargos acontecimientos

 

Brindo entonces por los éxitos del alma

por la moneda sana que el pan bendecido compra

por el lujo de la sonrisa que ennoblece la riqueza llana

por los dineros en respetable valor que llenan la mano sabia

 

Que la victoria sus ojos atrapen, hombro a hombro en el año que llega

el asombro en sus manos se pose, cual viento, aves y mensajes

retozando en el resquicio de las ventanas

en cada una de todas las solas y delicadas mañanas.

 

Al éxito del alma su ser se aferre

en su mano las monedas el respeto hierre

en cada noche su sonrisa de afectos se ilumine

y en cada uno de los años por venir el amor en su hogar recline.

 

¡Salud!

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
brindis

Del año la última sola y delicada mañana… Del año la última sola y delicada mañana aves y mensajes posados en el resquicio de...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·