Mujeres golosas; en la Historia y en la Literatura

La soprano española Isabella Colbran era amante del empresario italiano Domenico Barbaia.

31 de agosto, 2016

La soprano española Isabella Colbran era amante del empresario italiano Domenico Barbaia. Después lo fue del músico, también italiano, Antonio Rossini, autor de las óperas ”Otelo”, “La cenerentola”, “El barbero de Sevilla”, entre otras. Rossini se casó con Isabella Colbran y, al año de fallecer ésta contrajo nuevas nupcias con Olympe Pélissier en el año 1846, quien era su amante. Olympe había sido favorita ocasional del escritor francés Honorato de Balzac, – autor de “Eugenia Grandet”.

La condesa polaca Eveline de la Hanska, estando casada y con hijos, le envió una carta a Honorato de Balzac, firmando como “La extranjera”. Después de ser amantes se casaron en el año 1850.  A los cinco meses de casado Balzac falleció; pero la condesa Eveline revivió, pues tomó algunos amantes, entre ellos a Champfleury.

Augusta, una media hermana del poeta londinense lord Byron, hija de un anterior matrimonio de su padre, estando casada se enamoró de él y de esa relación incestuosa nació una niña, que llevó el nombre de Medora. Por otra parte, Lady Carolina Lamb, casada con un joven político, -que al correr del tiempo fuera consejero de la reina Victoria- , mantuvo un romance con lord Byron. Éste la abandonó porque era demasiado posesiva. A la condesa italiana Teresa Guiccioli se le olvidó que estaba casada, y mantuvo un affaire durante un año con lord Byron, pues el poeta tuvo que partir a Grecia.

En la novela “Germinal”, de Emile Zola, la “Pierrón” es la esposa del minero Pierrón y amante del capataz Dansaert. Mientras uno de ellos trabaja de día, el otro lo hacía de noche; o sea, que la bella francesita jamás estaba sola. La novela se desarrolla en un centro minero de carbón en el norte de Francia a fines del siglo XIX; tiempos en que al carbón se le llamaba “el pan de la industria”. 

A la princesa Ana de Sajonia, la esposa de Guillermo I “El silencioso”, le fascinaba compartir la alcoba con el flamenco Jan Rubens.

Por otra parte, Cósima Liszt, hija del reconocido pianista Franz Liszt, casada con el también pianista Hans Von Bulow, salió dos veces embarazada del genial músico Ricardo Wagner.




Margarita Gautier, en la novela “La dama de las camelias”, del escritor francés Alejandro Dumas -hijo-, es una cortesana, amante del barón Varvillas, pero encontró el verdadero amor en el joven Armando Duval, un escritor pobre. 

A la reina Juana de Portugal, esposa de Enrique IV de Castilla “El impotente”, se le veía platicar seguido con Beltrán de la Cueva; y de esas platicaderas nacío Juanita, mejor conocida como “La Beltraneja”.

Isabeu de Wittelsbach, esposa de Carlos VI, se entregó a su cuñado, el duque de Orleans. De esta relación nació el futuro Carlos VII.

Por su parte, la inglesita lady Jane Ellenborough no quiso pasar despercibida y, no obstante estar casada tuvo un hijo con el austriaco Félix Schwarzenberg.

En “La cartuja de Parma”, novela del francés Stendhal; el clérigo Fabricio del Dongo expresa apasionados sermones, con el fin de que Sanseverina -casada-, acuda a misa. Ella se le entrega y deja de predicar el sacrílego religioso.

La españolita María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV “El asno ciego”, tuvo a los siguientes amantes: Manuel de Godoy, Agustín de Lancaster, Juan Pignatelli, y el conde de Teba. Isabel II, nieta de María Luisa de Parma, casada con Francisco de Asís de Borbón quedó empatada con su abuelita, porque también le dio batería a cuatro galanes: Emilio Arrieta, Carlos Marfori, José Ruiz de Arana, y Carlos Puigmoltó y Mayans.

Tal vez por el inclemente frío, Catalina II de Rusia y mi tocayo Sergio Saltikov, en relación adúltera procrearon a quien más tarde fue Pablo I. Y por si fuera poco, Pablo perdió a su primera esposa, Guillermina Von Hessen-Darmastadt, que murió pariendo al hijo de uno de sus mejores amigos.

En la novela del francés Gustavo Flaubert, “Madame Bovary”, Emma es esposa de un médico de provincia; noble pero aburrido, por lo que ella buscó amores románticos, inspirándose en las novelas que leía.

Lucrecia Borgia se casó tres veces; la última con Alfonso D’ Este, y habiendo salido embarazada de un amante, murió desangrada al inducirse el aborto.

Finalmente, comentaré sobre la novela “Cien años de soledad”, del colombiano Gabriel García Márquez. En el pueblo de Macondo, la morenaza Amaranta Úrsula se hace amante de su primo Aureliano Buendía, -estando casada con Gastón-, a quien termina por carta. Gastón acepta y en contestación les desea que sean felices y, les previene sobre las imperfecciones de la pasión. Y continuaron amándose dentro de esa “inconsciencia feliz”. Pero, Aureliano Buendía descubrió demasiado tarde en unos pergaminos, que Amaranta Úrsula no era su prima,… ¡sino su tía!

Comentarios

La soprano española Isabella Colbran era amante del empresario italiano Domenico Barbaia.

enero 1, 1970

La soprano española Isabella Colbran era amante del empresario italiano Domenico Barbaia.

enero 1, 1970




Más de categoría

Rembrandt; pintor-profeta de la humanidad

Rembrandt Harmenszoon van Rijn nació en Leiden el 15 de julio de 1606, y falleció en Ámsterdam el 4...

julio 15, 2020

Nuestra Heroica Escuela Naval Militar

La Heroica Escuela Naval Militar de México se fundó el 1 de julio de 1897. Hoy cumple 123 años....

julio 1, 2020

Recordando a un gran músico mexicano

José Pablo Moncayo García nació en Guadalajara (Jalisco) el 29 de junio de 1912, y murió en la Ciudad...

junio 16, 2020

Un encuentro bohemio

Cierta noche, en un agradable bar de ambiente marinero, se encontraban dos amigos platicando sobre variados temas, anécdotas, chascarrillos...

junio 3, 2020