Un auto sin llantas

Entre las casas, está esta oficina donde vivo por unas horas, un espacio vacío con apenas algunos muebles. Entre las casas, está esta oficina donde vivo por unas horas, un espacio vacío con apenas algunos muebles. Toda...

31 de agosto, 2018 auto-sin-llantas

Entre las casas, está esta oficina donde vivo por unas horas, un espacio vacío con apenas algunos muebles.

Entre las casas, está esta oficina donde vivo por unas horas, un espacio vacío con apenas algunos muebles. Toda la mañana, los vecinos escuchan música punchis punchis-reguetonero-hipjopero-ranchero-grupero mix. Uno, lava su auto y el otro martilla en la puerta, en medio de la oficina la música rebota, el vecino de atrás no escucha al de enfrente y yo los escucho a los dos.

Los días aquí, son iguales. Cada mañana, encuentro al vecino regando los árboles y las pocas plantas que hay alrededor, lo escucho hablar solo. Alrededor hay pulgas, perros rascándose, un par de gatos merodeando. Hormigas comiendo cucarachas secas. Un colibrí. Huele a la tierra que regó el vecino y se cayeron dos limones del árbol que acaba de tomar agua. El cacharro que vende tortillas recién hechecitas, avanza lento. No hay niños en la calle, nunca hay niños en la calle, por aquí los niños no viven de día.

Me visita temprano un perro negro, se asoma a la puerta asegurándose que ya llegué y se va, no lo vuelvo a ver el resto de la jornada. Hay un policía guardadito en su alacena, sale de vez en cuando a hacer un rondín en la patrulla que cascabelea con la defensa a punto de despegarse del chasis.

Este es un lugar en lo alto de un cerro. Hay una cruz de metal, avisa que termina el mundo que se puede pisar e inicia el mundo que no se puede tocar hasta que se deja de respirar. Aquí, encima del concreto que cubre la cima del cerro hay un Centro Comunitario, y yo adentro.

Dicen los vecinos que hace mucho, esto era una guardería y una escuelita, que venían adultos a estudiar la primaria por INEA. Cuentan otros que después, cuando ya no hubo niños y los adultos terminaron la primaria, los maestros se fueron y el lugar empezó a padecer el abandono hasta que se puso triste, muy triste y lloró y se llenó de telarañas. Ya cuando los vidrios se rompieron de tanta tristeza y las puertas se cayeron de tanto llorar, vinieron otras personas, las personas malas.

Ya no era la primaria ni la guardería, y vaya usted a saber cuánto tiempo pasó. La escuelita se convirtió en la casa de la basura que vivía muy contenta y nació un “dispensario médico” y los enfermos se encerraban a curar sus males. Era pues, un basurero en donde se podían encontrar cuchillos, navajas y muchas jeringas.

Luego, como todo abandono es una oportunidad, llegó otro gobierno a despertar este lugar. Apenas despertaba y de inmediato llegó a vivir la señora soledad, que es la que ve al vecino cuando se acerca a regar los tres árboles que plantaron el día de la foto, hace casi un año.

Hay unos carteles pegados en la puerta de vidrio que está protegida por una reja de metal y rejas. Si está cerrado, esos carteles no se alcanzan a ver y si está abierto, quien llega no los ve. Esos carteles dan cuenta de las actividades que hay durante la semana, actividades que no hay.

Los lunes, vienen unos doctores a dar consultas a la comunidad. Cuenta el doctor que antes, (los primeros meses después de la inauguración) llegaban muchas personas. Ya no, el lunes solo vino una señora. El resto de la semana, el lugar se mantiene solo, guardando entre sus paredes una ligera esperanza, un montón de ruidos en el techo de lámina y la música de los vecinos.

Un par de meses atrás, me pidieron que me encargara de hacer funcionar este Centro para la comunidad. Me emocioné al ver el potencial que tiene y las ideas no se hicieron esperar, presenté una propuesta y contacté algunos maestros conocidos. Allá en la oficina, de donde salen las decisiones, publicaron un anuncio solicitando instructores y nadie respondió. El aviso quedó también pegado en la tiendita, junto a la canchita de futbol, en el poste de la esquina donde algunas personas se sientan a leer el viento, la gente no responde, luego se quejan de que los programas de los gobiernos no funcionan.

Quise dejar esto cuando me di cuenta que me subí a un auto sin llantas, a mí me gusta mucho trabajar mucho y aquí no hago nada. Me gusta mucho hacer cosas para la comunidad y aquí no hay gente. Decidí quedarme para que este lugar no llore porque todas las mañanas me lo encuentro con un nudo entre las paredes, le abro sus ventanas y puertas y lo camino de un lado para otro, se calma solo un poco porque sabe que pocas horas después, volverá a cerrarse. El inmueble espera la visita de las personas y yo tengo la esperanza de que entre alguien.

Me pregunto si por las noches llora sin que nadie lo vea, quizá el vecino que riega los árboles lo escucha llorar y por eso lo encuentro en las mañanas regando los árboles y hablando solo. Mientras haya alguien sentado en la silla del solitario Centro Comunitario, no habrá vagos que lo invadan, ni ventanas rotas, ni puertas caídas, aunque sí, hay un ser muy, muy aburrido sentado aquí, inventando que pasa algo mientras el tiempo pasa y llega la hora de cerrarle los ojos a este lugar.

Comentarios


object(WP_Query)#18075 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22478) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22478) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17990 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17955 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17948 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22478) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(79002) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 10:30:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 15:30:38" ["post_content"]=> string(6593) "La idea del presidente López de traer un contingente de 500 médicos cubanos, argumentando que en México no hay suficiencia de especialistas, ha causado gran malestar en el gremio. Nosotros, como profesionales de la salud sabemos, con base en información comprobable, que sí hay forma de dar la cobertura necesaria para la atención de salud de los mexicanos.  En un par de ocasiones López Obrador ha afirmado de manera pública que no hay especialistas que quieran irse a zonas remotas, como sería la sierra de Guerrero, y que por esa razón vendrán los caribeños. Hay varias aristas a revisar. Lo primero es partir de un análisis preciso y documentado del número de médicos que egresan periódicamente de nuestras universidades. Vayamos un poco más atrás para señalar que la cifra de egresados va en relación con el número de aspirantes que ingresan a la licenciatura.  En cuestión médica no aplica el paternalismo tan procurado por el primer mandatario. No funciona que ingresen en forma indiscriminada estudiantes carentes del perfil requerido. Y menos aún, que egresen a la práctica profesional quienes no cuenten con las competencias necesarias para atender un paciente. No es discriminación contra los que no logran las calificaciones necesarias; no es un sistema arbitrario que deje fuera a unos y admita a otros.  Como todo en esta vida, la formación de médicos cirujanos demanda de manera puntual el cumplimiento de un perfil profesional determinado. Las ciencias médicas tratan con los bienes más preciados del ser humano: la salud y la vida. Para ello requerimos profesionales con la mejor preparación. No aplica jamás una actitud de improvisación, o poner por delante de esta premisa cualesquiera otras. Se ha dicho que los médicos cubanos son “especialistas”, aunque tenemos la experiencia anterior, cuando el pico de la COVID, se trajeron especialistas en salud pública, médicos comunitarios que cumplen funciones básicas con enfoque epidemiológico. Una queja que ha expresado más de una vez el presidente es que los especialistas no quieren irse a las zonas rurales. Lo anterior denota su desconocimiento acerca  del sistema de atención que se maneja desde hace muchos años en México. El primer nivel de atención cubre la mayor parte del territorio nacional, ya sea mediante médicos titulados, pasantes de medicina o técnicos médicos.  Ellos tienen a su cargo la atención general de los pacientes, y deciden cuáles requieren pasar a un segundo nivel de atención, esto es, con especialistas y subespecialistas: Medicina Familiar, Medicina Interna, Cirugía General, Ginecología y Obstetricia, y Pediatría.  Más adelante quedan las subespecialidades. Agotado este nivel, se recurre al tercer nivel de atención: Los superespecialistas, dedicados a atender casos menos frecuentes y más complicados, como serían neurocirujanos; oncólogos o hemodinamistas, por citar algunos. Resultaría ocioso, dada la limitación del recurso humano, colocar un pediatra en la Sierra de Guerrero para atender 20 niños enfermos, en lugar de concentrarlo en las urbes para atender una cantidad exponencialmente mayor de pacientes. El anterior es el sistema que ha funcionado para asegurar la adecuada atención de pacientes. En el último año de mi especialidad en Pediatría Médica, efectivamente me tocó pasar cuatro meses en una clínica del entonces IMSS-Solidaridad, en Doctor Arroyo Nuevo León. Los casos de enfermedades infecciosas como gastroenteritis o bronconeumonías se atendían con los recursos al alcance, lo que redundaba en buenos resultados. Casos más complejos se derivaban a hospitales de concentración, para bien del paciente. Así ha sido y así deberá ser, porque es lo que funciona mejor para todos. En nuestro país, para ejercer la especialidad, hay diversos requisitos. En primer lugar, el título de licenciatura expedido por una  universidad reconocida en la que el estudiante cursó sus estudios.  La comprobación de su servicio social.  El pase del examen nacional de residencias médicas (ENARM), para ingresar a hacer la especialidad en una institución debidamente reconocida.  Al término de ésta, la acreditación, tanto por parte de la institución de salud en la que se cursó la especialidad, como de la universidad que avaló el programa de especialidad. La expedición de la cédula profesional; la certificación por parte del consejo correspondiente a la especialidad, y la renovación de la certificación cada cinco años. Algo similar ocurre para la especialidad de Medicina Familiar.  De esta manera se puede garantizar que el médico que atiende a los pacientes cuente con la debida preparación y actualización para hacerlo. Cierto, hablando de especialistas hay cierta concentración del recurso humano. El médico va a buscar una plaza que le permita ejercer, tanto  dentro de una institución, como fuera de ella, en su consultorio particular.  El Estado no puede obligarlo a fijar su residencia en los Altos de Chiapas o en el desierto coahuilense de Laguna del Rey. El sistema democrático le otorga la libertad para establecerse donde más le convenga a sus intereses. Tampoco puede obligarlo a instalarse en regiones en las que el crimen organizado ha sentado sus reales. Corresponde al mismo Estado resolver los problemas de inseguridad y ya luego ofrecer a los médicos egresados una plaza.  Una plaza digna, que le permita al profesional cubrir las necesidades personales y de su familia. Más que resolver un problema médico que no es tal sino producto de la falta de planeación, pareciera que traer médicos cubanos obedece a cuestiones políticas.Y que, en lugar de mejorar los salarios de nuestro personal de salud, las exorbitantes sumas a pagar a Cuba por la facilitación de su personal profundizará los problemas económicos del país. Médicos sí hay, señor presidente.  Médicos generales y especialistas debidamente preparados.  Una legión de profesionales que buscan desesperadamente trabajo, a falta de oportunidades.   Bien dice el dicho: “El buen juez por su casa empieza”.  Vamos viendo primero por nuestros profesionales, y ya luego pasamos a otras cosas." ["post_title"]=> string(25) "Primero nuestros médicos" ["post_excerpt"]=> string(113) "Hay suficiencia y calidad en nuestros profesionales médicos. Falta voluntad y planeación para reconocerlo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "primero-nuestros-medicos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 10:30:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 15:30:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79002" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17896 (24) { ["ID"]=> int(78685) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content"]=> string(6113) "Una de las grandes disyuntivas que nos han movido como humanidad a lo largo de los milenios consiste en discernir cuál de las tres posibilidades –destino, azar o libre albedrío– gobiernan nuestra existencia.  Por un lado, la primera opción consiste en la posibilidad de que desde antes de nuestro nacimiento una especie de inteligencia cósmica haya decidido a priori nuestra vida, lo cual significaría que nos asignó una serie de propósitos, metas y objetivos de aprendizaje preestablecidas y por las que debemos pasar de forma inevitable.   Una segunda opción consiste en abrazar la idea de que todo lo que nos ocurre es producto del azar, que desde la existencia del ser humano, hasta nuestro propio nacimiento y cada segundo de nuestra vida no es otra cosa que una concatenación de acontecimientos contingentes que carecen de causa, propósito y sentido.  Y una tercera postura que, a la manera de Sartre, considera que “estamos condenados a ser libres” y que todo lo que nos ocurre es el resultado del ejercicio individual de nuestro libre albedrío.   Por supuesto que se trata de posibilidades que al ser humano le han quitado el sueño desde siempre y desde luego que no habrán de resolverse del todo en unos pocos artículos. De lo que se trata con este texto, y los que se publicarán las semanas siguientes, es poner el tema sobre la mesa con la intención de hacer evidente que no es baladí tener una postura a este respecto, porque aquello de verdad creemos termina por condicionar nuestra forma de estar en el mundo.  Las convicciones internas que tenemos sobre la relación que existe entre destino, azar y libertad condicionan de forma muy importante la manera en que encaramos nuestra vida y proyectamos nuestro futuro al determinar qué tanto, y en qué forma, somos capaces de influir en los resultados que obtenemos a partir de nuestras acciones, decisiones y omisiones.  Pero, antes de profundizar en las posibilidades y posturas, me gustaría empezar hablando un poco de cada una de las tres para puntualizar a qué nos referimos con cada una. El azar  En tanto posibilidad de motor existencial, el azar está relacionado con suponer que la vida es una sucesión de casualidades y eventos fortuitos que no están relacionadas entre sí, que carecen de sentido de dirección y de propósito.  Es decir, pueden existir causas y efectos a nivel material o físico que expliquen cada uno de los episodios de la vida, pero ninguno de ellos está relacionado con los demás desde el punto de vista de formar un patrón coherente y previsible que tenga en sí una intención o un plan que pretenda llevarnos a ningún sitio en particular.  Cuando decimos que la vida se compone de una sucesión de azares significa que los acontecimientos, las oportunidades o los inconvenientes que nos van ocurriendo no responden a ningún propósito que vaya más allá de los accidentes circunstanciales del propio devenir.   La elección libre y consciente  El ejercicio de la libertad para diseñar y desarrollar la propia existencia está estrechamente relacionada con la voluntad que nos habilita para construirnos nosotros mismos un propósito existencial que estamos en posibilidad de concretar a partir de llevar a cabo acciones deliberadas.  Nos trazamos una meta, una serie de objetivos, diseñamos estrategias, llevamos a cabo acciones, adquirimos hábitos, sorteamos inconvenientes inesperados y, eventualmente conseguimos (o no) lo que nos propusimos,  En este caso, ya sea que logremos los objetivos como si no, se trata de un enfoque centrado en la idea de que tenemos un alto grado de autonomía y libertad y que nuestras decisiones son producto de nuestra voluntad consciente. Por lo tanto, lo que nos ocurra será el resultado de nuestras acciones y decisiones, con lo cual tendremos un altísimo grado de responsabilidad en aquello que nos ocurra.  El destino Cuando hablamos de destino nos referimos a la convicción de que todo aquello que nos sucede, desde el sitio en que nacimos, hasta el momento de nuestra muerte, forma parte de un patrón o plan preestablecido del cual ni podemos escapar ni tenemos el menor control, con independencia de nuestras intenciones o deseos. Dependiendo en la tradición espiritual a la que pertenezcamos dependerá a quien se le asigne como ese gran arquitecto, causa eficiente o inteligencia metafísica superior que lo define, lo dirige y lo controla. Dependiendo de cuál de las tres posibilidades consideremos la verdadera, o en su caso, la preponderante, dependerá la percepción que tengamos acerca de cómo funciona la existencia y de la influencia que somos capaces de ejercer sobre nuestra propia vida. La gran pregunta es, entonces: ¿hay un destino trazado, todo es producto del azar o cada uno construimos nuestra existencia según nuestra voluntad? En las próximas semanas exploraremos diversas perspectivas acerca de este tema.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "¿Libre elección, azar o destino?: un primer acercamiento" ["post_excerpt"]=> string(220) "¿Estamos presos en un destino predeterminado? ¿Aquello que nos ocurre es una concatenación de casualidades donde nada tenemos que ver? ¿O la existencia es un espacio donde gobierna la voluntad y el libre albedrío? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "libre-eleccion-azar-o-destino-un-primer-acercamiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78685" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(79002) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 10:30:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 15:30:38" ["post_content"]=> string(6593) "La idea del presidente López de traer un contingente de 500 médicos cubanos, argumentando que en México no hay suficiencia de especialistas, ha causado gran malestar en el gremio. Nosotros, como profesionales de la salud sabemos, con base en información comprobable, que sí hay forma de dar la cobertura necesaria para la atención de salud de los mexicanos.  En un par de ocasiones López Obrador ha afirmado de manera pública que no hay especialistas que quieran irse a zonas remotas, como sería la sierra de Guerrero, y que por esa razón vendrán los caribeños. Hay varias aristas a revisar. Lo primero es partir de un análisis preciso y documentado del número de médicos que egresan periódicamente de nuestras universidades. Vayamos un poco más atrás para señalar que la cifra de egresados va en relación con el número de aspirantes que ingresan a la licenciatura.  En cuestión médica no aplica el paternalismo tan procurado por el primer mandatario. No funciona que ingresen en forma indiscriminada estudiantes carentes del perfil requerido. Y menos aún, que egresen a la práctica profesional quienes no cuenten con las competencias necesarias para atender un paciente. No es discriminación contra los que no logran las calificaciones necesarias; no es un sistema arbitrario que deje fuera a unos y admita a otros.  Como todo en esta vida, la formación de médicos cirujanos demanda de manera puntual el cumplimiento de un perfil profesional determinado. Las ciencias médicas tratan con los bienes más preciados del ser humano: la salud y la vida. Para ello requerimos profesionales con la mejor preparación. No aplica jamás una actitud de improvisación, o poner por delante de esta premisa cualesquiera otras. Se ha dicho que los médicos cubanos son “especialistas”, aunque tenemos la experiencia anterior, cuando el pico de la COVID, se trajeron especialistas en salud pública, médicos comunitarios que cumplen funciones básicas con enfoque epidemiológico. Una queja que ha expresado más de una vez el presidente es que los especialistas no quieren irse a las zonas rurales. Lo anterior denota su desconocimiento acerca  del sistema de atención que se maneja desde hace muchos años en México. El primer nivel de atención cubre la mayor parte del territorio nacional, ya sea mediante médicos titulados, pasantes de medicina o técnicos médicos.  Ellos tienen a su cargo la atención general de los pacientes, y deciden cuáles requieren pasar a un segundo nivel de atención, esto es, con especialistas y subespecialistas: Medicina Familiar, Medicina Interna, Cirugía General, Ginecología y Obstetricia, y Pediatría.  Más adelante quedan las subespecialidades. Agotado este nivel, se recurre al tercer nivel de atención: Los superespecialistas, dedicados a atender casos menos frecuentes y más complicados, como serían neurocirujanos; oncólogos o hemodinamistas, por citar algunos. Resultaría ocioso, dada la limitación del recurso humano, colocar un pediatra en la Sierra de Guerrero para atender 20 niños enfermos, en lugar de concentrarlo en las urbes para atender una cantidad exponencialmente mayor de pacientes. El anterior es el sistema que ha funcionado para asegurar la adecuada atención de pacientes. En el último año de mi especialidad en Pediatría Médica, efectivamente me tocó pasar cuatro meses en una clínica del entonces IMSS-Solidaridad, en Doctor Arroyo Nuevo León. Los casos de enfermedades infecciosas como gastroenteritis o bronconeumonías se atendían con los recursos al alcance, lo que redundaba en buenos resultados. Casos más complejos se derivaban a hospitales de concentración, para bien del paciente. Así ha sido y así deberá ser, porque es lo que funciona mejor para todos. En nuestro país, para ejercer la especialidad, hay diversos requisitos. En primer lugar, el título de licenciatura expedido por una  universidad reconocida en la que el estudiante cursó sus estudios.  La comprobación de su servicio social.  El pase del examen nacional de residencias médicas (ENARM), para ingresar a hacer la especialidad en una institución debidamente reconocida.  Al término de ésta, la acreditación, tanto por parte de la institución de salud en la que se cursó la especialidad, como de la universidad que avaló el programa de especialidad. La expedición de la cédula profesional; la certificación por parte del consejo correspondiente a la especialidad, y la renovación de la certificación cada cinco años. Algo similar ocurre para la especialidad de Medicina Familiar.  De esta manera se puede garantizar que el médico que atiende a los pacientes cuente con la debida preparación y actualización para hacerlo. Cierto, hablando de especialistas hay cierta concentración del recurso humano. El médico va a buscar una plaza que le permita ejercer, tanto  dentro de una institución, como fuera de ella, en su consultorio particular.  El Estado no puede obligarlo a fijar su residencia en los Altos de Chiapas o en el desierto coahuilense de Laguna del Rey. El sistema democrático le otorga la libertad para establecerse donde más le convenga a sus intereses. Tampoco puede obligarlo a instalarse en regiones en las que el crimen organizado ha sentado sus reales. Corresponde al mismo Estado resolver los problemas de inseguridad y ya luego ofrecer a los médicos egresados una plaza.  Una plaza digna, que le permita al profesional cubrir las necesidades personales y de su familia. Más que resolver un problema médico que no es tal sino producto de la falta de planeación, pareciera que traer médicos cubanos obedece a cuestiones políticas.Y que, en lugar de mejorar los salarios de nuestro personal de salud, las exorbitantes sumas a pagar a Cuba por la facilitación de su personal profundizará los problemas económicos del país. Médicos sí hay, señor presidente.  Médicos generales y especialistas debidamente preparados.  Una legión de profesionales que buscan desesperadamente trabajo, a falta de oportunidades.   Bien dice el dicho: “El buen juez por su casa empieza”.  Vamos viendo primero por nuestros profesionales, y ya luego pasamos a otras cosas." ["post_title"]=> string(25) "Primero nuestros médicos" ["post_excerpt"]=> string(113) "Hay suficiencia y calidad en nuestros profesionales médicos. Falta voluntad y planeación para reconocerlo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "primero-nuestros-medicos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 10:30:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 15:30:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79002" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c927c08fd7fc13b8d5eacd5474030369" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Primero nuestros médicos

Primero nuestros médicos

Hay suficiencia y calidad en nuestros profesionales médicos. Falta voluntad y planeación para reconocerlo.

mayo 17, 2022

¿Libre elección, azar o destino?: un primer acercamiento

¿Estamos presos en un destino predeterminado? ¿Aquello que nos ocurre es una concatenación de casualidades donde nada tenemos que ver? ¿O la...

mayo 6, 2022




Más de categoría
¿Mala salud democrática?

¿Mala salud democrática?

Marco Antonio Paz nos presenta los resultados del Informe de la Libertad en el Mundo 2021.

mayo 25, 2022

¡Nos estamos ahogando!

La realidad es que nuestro país está pasando por sus días más oscuros. Solo hace unos días en la...

mayo 24, 2022
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022

Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado...

mayo 20, 2022
El sinsentido del azar

El sinsentido del azar

El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es...

mayo 20, 2022