Pues ahora resulta…

En este tiempo de intercampaña, fruto de la mente calenturienta de serviles y convenencieros legisladores… En este tiempo de intercampaña, fruto de la mente calenturienta de serviles y convenencieros legisladores cuya misión en la cámara se constriñe...

8 de marzo, 2018 amlo-flautista

En este tiempo de intercampaña, fruto de la mente calenturienta de serviles y convenencieros legisladores…

En este tiempo de intercampaña, fruto de la mente calenturienta de serviles y convenencieros legisladores cuya misión en la cámara se constriñe a los deseos de quien les facilitó su ingreso a labores legislativas y que está lejos de servir a los electores, donde está prohibido debatir entre candidatos y promover el voto, a lo que se pueden dedicar candidatos y sus equipos es a lanzarse tortas de lodo.

Esta febril actividad ha hecho del campo electoral un campo de gotcha, (juego que simula un campo de batalla con balas de pintura), donde cada participante juega para sí mismo y debe atacar a quien se le enfrente y defenderse por todos los lados donde puede aparecer un enemigo.

Los obuses deberían estar coloreados del color de quien los envía, pero en esta guerra sin cuartel y sin lealtad sería imposible definir con precisión el bando que lanza las ofensivas. Lo que ayer era fuego enemigo hoy puede considerarse fuego amigo que de todas maneras hiere o lastima.

Las ofensivas, tan meticulosamente reguladas por el INE, limitan la temática y quedan centradas en una competencia por el campeonato de corrupción, ¿qué tan corrupto es Meade? Tratan de clasificar su corrupción en activa o pasiva, se intenta desmentir su afirmación de haber sancionado a más de 400 servidores públicos al no encontrarlos en un registro de servidores públicos inhabilitados, así como se omitió sancionar a la responsable de estos servidores, el problema es mucho mayor y lo centran en la supuesta mentira de Meade, se pasa por alto desde la legitimidad y eficacia del programa, el dinero que se ha dilapidado en toda la vida del programa, la selección, contratación y colusión de los servidores públicos que terminaron sancionados e inhabilitados, la investigación de toda la operación y la consignación de tanto corrupto como se señala. Lo que les importa en este momento es la denostación de la imagen del candidato priista.

De mayor envergadura resulta el escándalo del candidato panista, la claridad argumentativa de Ricardo Anaya ha estado ausente en defensa propia y esto despierta dudas con respecto a su inocencia en el caso de la bodega. Inocencia que debería de probar arrolladoramente, en caso de ser completo su alegato tendría transparencia y sería contundente.

La duda razonable que arroja la conducta de Anaya no justifica la vehemencia con la que el gobierno federal ha actuado en este caso, me gustaría mucho que de esta manera se investigaran las fortunas de todos los políticos que nadan en dinero, que han defraudado al país, que han dejado en la miseria a tantas personas que difícilmente sobreviven y que se solazan con sus fortunas en sus ranchos o en sus viajes, en todos los partidos y todos los puestos. Existe la capacidad de hacerlo, mas no la voluntad política.

Y ahora resulta que el impoluto de los tres candidatos es el mas corrupto, el que delegó nominalmente la dirección de su partido en la señora Citlalli, quien se avergüenza de su mexicanidad y se presenta con nombre extranjera, el que cuenta entre sus filas a admiradores de Castro, Chávez y Maduro a quienes sueña con imitar en su gobierno, sólo que hábilmente repta para ceder la voz de loa al comunismo a sus subordinados; el que lanza a sus huestes recolectoras de fondos alineando a Bejarano, Imaz, Eva Cadena en la selección televisiva, desconociéndolos en cuanto se dan a luz, conservando en la actividad a quienes se han sabido ocultar de la publicidad y las filmaciones sorpresivas, pero de quienes no me cabe duda forman un equipo mucho mas fuerte y que trabaja en otros campos; un señor al que no le interesa la integridad de quienes se unen a su campaña, siempre y cuando aporten votos, experiencia o dinero, allí se alinean los Abarca, Ebrard, Gómez Urrutia; o tantas personas con experiencia en envolver, difamar, engañar, que entre sus logros cuentan con la asignación a Peña Nieto la culpa de Ayotzinapa.

Es evidente su capacidad de mover masas tras de sí, su habilidad es comparable a la del flautista de Hamelin, sus seguidores abarcan la gama completa del espectro visible y le acompañan muchos del invisible.

Entre las grandes masas ha logrado penetrar gracias a su representación de víctima que sufre intensamente el resentimiento de los males que le ha causado la Mafia del Poder, de su invención, posición con la que se identifican con mayor devoción y terquedad que la que muestran los Testigos de Jehová, sus seguidores son incapaces de racionalizar, creen a pie juntillas las explicaciones tendenciosas que contradicen las imágenes que se ven en vídeos o los testimonios de gente ajena a su partido.

Su mitomanía crea realidades fantasiosas y su fanatismo hace de declaraciones, como la del “compló”, verdades evangélicas, es imposible razonar con ellos ya que están enajenados hasta el paroxismo, ya que el lenguaje que maneja es el que llega al corazón de las masas.

Con las personas que tienen un cierto grado de cultura el trabajo es diferente, es recalcar los muchos errores cometidos por el gobierno, exagerarlos o darles un enfoque diferente, victimizando a los culpables y prometiendo lo imposible.

Así como teníamos que aceptar la posibilidad de que Trump llegase a la presidencia de los Estados Unidos, tristemente hoy tenemos que hacernos a la idea de que el taumaturgo ese llegue a ocupar la primera magistratura de nuestro país.

Entre tanto, quienes creemos que no todo está perdido para el país y esperamos se dé un milagro, pondremos nuestro granito de arena para no perder la esperanza.

Imagen: @jabazmonero

Comentarios
object(WP_Query)#17667 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19742) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19742) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17666 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17673 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17706 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (19742) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17663 (24) { ["ID"]=> int(70920) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:02" ["post_content"]=> string(6558) "  Llega a término el desempeño de Ángela Merkel como canciller en Alemania, tras 16 años al frente de una nación muy poderosa dentro de la Unión Europea. La historia de Merkel parece sacada de un libro de ficción. Fisicoquímica de profesión, llegó a cumplir un papel fundamental en las políticas económicas mundiales: sobria, inteligente, serena, dueña de una gran visión.  Supo capitalizar los recursos propios y de su país para el engrandecimiento nacional. En diferentes momentos de su función pública se puso en evidencia que ella no buscaba protagonismos. Recuerdo en alguna entrevista, no estoy segura si fue para la BBC,  le hicieron la observación de  que portaba un traje que ya  había utilizado con anterioridad; contestó que, por supuesto, utilizaba su ropa más de una vez, que no había razón para no hacerlo y que, además –haciendo gala de un excelente sentido del humor— mencionó que ese color le sentaba muy bien. Los países democráticos europeos nos han dado muestra de lo que debe  ser un representante elegido por voto popular: un ciudadano más que comprometido a velar por el interés común; alguien que echa mano del poder político que la ciudadanía deposita en sus manos, con el propósito de favorecer el trabajo armónico, tanto entre ciudadanos como entre dependencias, para el óptimo desarrollo de la nación. Como mexicana me inquietan y me avergüenzan dos realidades de la política de mi país. En todos los partidos, y durante más de un siglo, el poder político es casi equivalente al poder económico. Facilita o abiertamente permite que quien lo ejerce disponga a su arbitrio de recursos económicos o de relaciones a favor de  intereses particulares de unos cuantos. Y, para oscurecer más el panorama, se percibe en el ambiente político un hambre crónica de poder, de modo tal que, en la mente de muchos aspirantes a ocupar cargos públicos, se contempla un proyecto de beneficio personal, por delante de la misión que debería cumplir. Como expresaba mi señor padre al hablar de ciertos personajes: “comen como pelones de hospicio”. Aunque muchos quisieran arrancarse las venas con sangre española –al menos eso dicen–, no se puede.  Somos mestizos y en esta combinación intercontinental llevamos  rasgos únicos. Unos maravillosos, otros difíciles de entender.  Una cosa es cierta: todos procuramos satisfacer ese sentido de pertenencia  tan necesario en nuestra vida, razón por la cual buscamos  formar comunidad. Desde monasterios religiosos hasta carteles del crimen organizado.  El término antes citado proviene en un principio de la biología. Parte de una noción elemental: en un ambiente líquido, como fue el caldo de cultivo en el que surgió el primer organismo unicelular, cada ser tiene más posibilidades de sobrevivir unido con otros. Así se formaron colonias celulares que más adelante constituyeron los primeros seres pluricelulares. Las células agremiadas, con el tiempo, fueron repartiéndose funciones. Los que quedaban más en contacto con el líquido circundante asumían unas, y las más alejadas de la periferia, otras. Con el avance de la evolución se constituyeron los seres vivos de los tres reinos de la naturaleza, hasta llegar al hombre. Más adelante algo similar ocurrió con la especie humana: pasaron de cazadores recolectores aislados a formar comunidades errantes que después se asentaron.  Lo demás es historia. El concepto moderno de “comunidad” habla de un grupo de individuos que comparten características en común, sean geográficas, económicas, políticas, de conocimiento, raza o religión, entre muchas otras.  En estos dos últimos años se ha agregado, de manera notable, el concepto de “comunidad virtual”.  Esto es, en línea podemos integrar comunidades que comparten gustos similares, grupos de ayuda o gremios que procuran expandir su personal sentido de identidad.   Ello nos ha permitido zafarnos en buena medida  del aislamiento que la crisis sanitaria ha impuesto. La función de los algoritmos es fundamental para hacernos llegar elementos de búsqueda.  Estos días he añadido una más a mi colección de anécdotas divertidas.   Para un texto que me hallaba trabajando, busqué la definición de “canutillo”, término que finalmente no utilicé.  Cada vez que abro mis redes sociales aparece publicidad relacionada con esta palabra: lo último que recibí en  días pasados fue un correo cuyo asunto es: “Canutillo checo calibre 3/0”.  Me ha llegado tres veces en una semana.  A la vez que provoca risa, inquieta. Me remonta a la obra de Don Pedro Ferriz: “Un mundo nos vigila”.  El caso es que no se trata esta vez de extraterrestres, sino de intereses más terrestres  que una lagartija del desierto.   Conocernos, identificarnos, sentir que formamos parte de un grupo que comparte características comunes. Sentirnos aceptados, acogidos, estimulados a desarrollar aquello que, de otra forma, llevaríamos a cabo en solitario. Las actividades son diversas, y a través de ese estar en una misma sintonía, sentimos que somos parte del mundo.  Un recurso muy gratificante en tiempos de zozobra en los que priva una profunda sensación de vulnerabilidad. La imaginación nos juega chanzas, y a ratos nos preguntamos si los siguientes en la lista de Abaddon no seremos nosotros.  El sentido de pertenencia nos permite reforzar nuestra identidad; sentirnos a gusto con quiénes somos y con aquellos que nos rodean. Así se refuerza esta sensación gratificante y nos permite anclarnos a la realidad que vivimos, para cuando llegue el vendaval.  Los mexicanos aspiramos a vivir en un país seguro, próspero, en el que reine la armonía. Hallamos  múltiples ejemplos de ello, entre los cuales se halla Alemania con su ahora excanciller Angela Merkel. En la medida en que cada uno de nosotros limpie su predio emocional y refuerce la unión, podremos ir integrando un país donde el sentido de comunidad nacional, más que sueño guajiro, se convierta en real cimiento para los proyectos de vida de nuestros hijos.    " ["post_title"]=> string(19) "VOLVERNOS COMUNIDAD" ["post_excerpt"]=> string(133) "Las democracias más avanzadas y prósperas son aquellas que fomentan entre sus ciudadanos un sano y fuerte sentimiento de comunidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "volvernos-comunidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70920" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17616 (24) { ["ID"]=> int(70916) ["post_author"]=> string(2) "90" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-28 10:04:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 15:04:46" ["post_content"]=> string(3661) "Las mujeres lograron votar por primera vez en 1958 después de una larga lucha donde dejaron clara la importancia del respeto a sus derechos. El voto fue apenas un logro, pero todavía quedaron puntos pendientes. Hoy, en pleno año 2021, todavía existe una gran diferencia entre los derechos de las mujeres y los hombres. En México, todavía hay comunidades indígenas donde se cree que las mujeres valen menos o son cambiadas por ganado. Sin embargo, a pesar de que es verdad que las mujeres deben defender sus derechos y su valor, no se puede caer en el radicalismo. La lucha feminista se ha desvirtuado, pues la mejor manera de demostrar nuestras capacidades es trabajando, buscando cargos directivos y peleando por salarios justos. Las activistas se encuentran contentas con la resolución de la Corte tras haber declarado inconstitucional la penalización del aborto, lo que es aceptable ya que es verdad que cada uno tiene derecho a decidir sobre su cuerpo, pero el tener relaciones sexuales es decisión de dos, a menos que se trate de una violación que es un tema completamente distinto y delicado. Existe la vasectomía para los hombres, pero también existe la salpingoclasia para las mujeres. Es verdad que la vasectomía es un procedimiento mucho más sencillo pero también existe el DIU o el condón que además de prevenir embarazos protege de ETS. El tema es que la sexualidad tampoco es una guerra de sexos y el hecho de tener hijos o no es una decisión que cada mujer pueda tomar, porque ella decide sobre su cuerpo, pero los hombres también tienen el mismo derecho a elegir si quieren tener hijos o no, y es un tema que se debe platicar en pareja, sin necesidad de una pelea entre ambos sexos. El punto es que cada persona tiene la opción de evitar un embarazo antes de tener que llegar a la necesidad de un aborto además de que esta decisión ahora podría llegar a violar los derechos de otras personas a decidir, ya que los médicos podrían ser obligados a ir contra sus propias ideologías al no tener el derecho de recurrir a la objeción de conciencia.  Otro de los puntos que se ha peleado por parte de los nuevos grupos feministas es el llamado lenguaje inclusivo, que no tiene ningún sentido. Las palabras no fueron inventadas con un género. Fuimos las mismas personas quienes le aplicamos el género a las cosas y un ejemplo es que nadie dijo que el color rosa es para las niñas y el azul para los niños. El llamado lenguaje inclusivo, propuesto por los nuevos grupos feministas, no dará solución a todos los problemas de inequidad de género.  La verdadera inclusión es darnos cuenta de que todos valemos lo mismo; es darnos cuenta de que todos somos seres humanos que tenemos los mismos derechos y sentimientos. La verdadera inclusión sería tener una materia en las escuelas que nos enseñe el lenguaje de señas; la verdadera inclusión sería tener empleos para las personas ciegas; la verdadera inclusión sería que los Juegos Olímpicos tuvieran la decencia de no apagar el pebetero cuando todavía van a participar los paratletas. El mundo todavía tiene mucho que aprender sobre inclusión y lo hará cuando deje de ponerle el signo de pesos a todo; cuando transmita los Juegos Paralímpicos por televisión abierta y le den la misma promoción que al resto de los atletas. La inclusión existirá cuando todos nos demos cuenta de que todos somos seres humanos; de que todos somos seres vivos.  " ["post_title"]=> string(22) "Hablemos de inclusión" ["post_excerpt"]=> string(153) "La lucha por la inclusión es justa y necesaria; sin embargo, su búsqueda puede anclarnos en falsas soluciones que solo nos alejan del fondo del asunto." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "hablemos-de-inclusion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-28 10:04:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 15:04:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70916" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17663 (24) { ["ID"]=> int(70920) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:02" ["post_content"]=> string(6558) "  Llega a término el desempeño de Ángela Merkel como canciller en Alemania, tras 16 años al frente de una nación muy poderosa dentro de la Unión Europea. La historia de Merkel parece sacada de un libro de ficción. Fisicoquímica de profesión, llegó a cumplir un papel fundamental en las políticas económicas mundiales: sobria, inteligente, serena, dueña de una gran visión.  Supo capitalizar los recursos propios y de su país para el engrandecimiento nacional. En diferentes momentos de su función pública se puso en evidencia que ella no buscaba protagonismos. Recuerdo en alguna entrevista, no estoy segura si fue para la BBC,  le hicieron la observación de  que portaba un traje que ya  había utilizado con anterioridad; contestó que, por supuesto, utilizaba su ropa más de una vez, que no había razón para no hacerlo y que, además –haciendo gala de un excelente sentido del humor— mencionó que ese color le sentaba muy bien. Los países democráticos europeos nos han dado muestra de lo que debe  ser un representante elegido por voto popular: un ciudadano más que comprometido a velar por el interés común; alguien que echa mano del poder político que la ciudadanía deposita en sus manos, con el propósito de favorecer el trabajo armónico, tanto entre ciudadanos como entre dependencias, para el óptimo desarrollo de la nación. Como mexicana me inquietan y me avergüenzan dos realidades de la política de mi país. En todos los partidos, y durante más de un siglo, el poder político es casi equivalente al poder económico. Facilita o abiertamente permite que quien lo ejerce disponga a su arbitrio de recursos económicos o de relaciones a favor de  intereses particulares de unos cuantos. Y, para oscurecer más el panorama, se percibe en el ambiente político un hambre crónica de poder, de modo tal que, en la mente de muchos aspirantes a ocupar cargos públicos, se contempla un proyecto de beneficio personal, por delante de la misión que debería cumplir. Como expresaba mi señor padre al hablar de ciertos personajes: “comen como pelones de hospicio”. Aunque muchos quisieran arrancarse las venas con sangre española –al menos eso dicen–, no se puede.  Somos mestizos y en esta combinación intercontinental llevamos  rasgos únicos. Unos maravillosos, otros difíciles de entender.  Una cosa es cierta: todos procuramos satisfacer ese sentido de pertenencia  tan necesario en nuestra vida, razón por la cual buscamos  formar comunidad. Desde monasterios religiosos hasta carteles del crimen organizado.  El término antes citado proviene en un principio de la biología. Parte de una noción elemental: en un ambiente líquido, como fue el caldo de cultivo en el que surgió el primer organismo unicelular, cada ser tiene más posibilidades de sobrevivir unido con otros. Así se formaron colonias celulares que más adelante constituyeron los primeros seres pluricelulares. Las células agremiadas, con el tiempo, fueron repartiéndose funciones. Los que quedaban más en contacto con el líquido circundante asumían unas, y las más alejadas de la periferia, otras. Con el avance de la evolución se constituyeron los seres vivos de los tres reinos de la naturaleza, hasta llegar al hombre. Más adelante algo similar ocurrió con la especie humana: pasaron de cazadores recolectores aislados a formar comunidades errantes que después se asentaron.  Lo demás es historia. El concepto moderno de “comunidad” habla de un grupo de individuos que comparten características en común, sean geográficas, económicas, políticas, de conocimiento, raza o religión, entre muchas otras.  En estos dos últimos años se ha agregado, de manera notable, el concepto de “comunidad virtual”.  Esto es, en línea podemos integrar comunidades que comparten gustos similares, grupos de ayuda o gremios que procuran expandir su personal sentido de identidad.   Ello nos ha permitido zafarnos en buena medida  del aislamiento que la crisis sanitaria ha impuesto. La función de los algoritmos es fundamental para hacernos llegar elementos de búsqueda.  Estos días he añadido una más a mi colección de anécdotas divertidas.   Para un texto que me hallaba trabajando, busqué la definición de “canutillo”, término que finalmente no utilicé.  Cada vez que abro mis redes sociales aparece publicidad relacionada con esta palabra: lo último que recibí en  días pasados fue un correo cuyo asunto es: “Canutillo checo calibre 3/0”.  Me ha llegado tres veces en una semana.  A la vez que provoca risa, inquieta. Me remonta a la obra de Don Pedro Ferriz: “Un mundo nos vigila”.  El caso es que no se trata esta vez de extraterrestres, sino de intereses más terrestres  que una lagartija del desierto.   Conocernos, identificarnos, sentir que formamos parte de un grupo que comparte características comunes. Sentirnos aceptados, acogidos, estimulados a desarrollar aquello que, de otra forma, llevaríamos a cabo en solitario. Las actividades son diversas, y a través de ese estar en una misma sintonía, sentimos que somos parte del mundo.  Un recurso muy gratificante en tiempos de zozobra en los que priva una profunda sensación de vulnerabilidad. La imaginación nos juega chanzas, y a ratos nos preguntamos si los siguientes en la lista de Abaddon no seremos nosotros.  El sentido de pertenencia nos permite reforzar nuestra identidad; sentirnos a gusto con quiénes somos y con aquellos que nos rodean. Así se refuerza esta sensación gratificante y nos permite anclarnos a la realidad que vivimos, para cuando llegue el vendaval.  Los mexicanos aspiramos a vivir en un país seguro, próspero, en el que reine la armonía. Hallamos  múltiples ejemplos de ello, entre los cuales se halla Alemania con su ahora excanciller Angela Merkel. En la medida en que cada uno de nosotros limpie su predio emocional y refuerce la unión, podremos ir integrando un país donde el sentido de comunidad nacional, más que sueño guajiro, se convierta en real cimiento para los proyectos de vida de nuestros hijos.    " ["post_title"]=> string(19) "VOLVERNOS COMUNIDAD" ["post_excerpt"]=> string(133) "Las democracias más avanzadas y prósperas son aquellas que fomentan entre sus ciudadanos un sano y fuerte sentimiento de comunidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "volvernos-comunidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70920" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0ca1190e3731a89bdd7249a94dd57f44" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

VOLVERNOS COMUNIDAD

Las democracias más avanzadas y prósperas son aquellas que fomentan entre sus ciudadanos un sano y fuerte sentimiento de comunidad.

septiembre 28, 2021

Hablemos de inclusión

La lucha por la inclusión es justa y necesaria; sin embargo, su búsqueda puede anclarnos en falsas soluciones que solo nos alejan...

septiembre 28, 2021




Más de categoría
Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

A partir del regreso a clases, la comunidad educativa de Nuevo León exige que se garanticen las condiciones de...

octubre 15, 2021
Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

La planta nuclear de Laguna Verde lleva un tiempo en el ojo del huracán por varias fallas. Hasta ahora...

octubre 15, 2021
La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

En un mundo cada vez más complicado se tiende a una forma de conciencia simplista que no deja ver...

octubre 15, 2021

Las generaciones del confort: ¿miedo al virus o a la responsabilidad?

Recuperarnos del rezago académico será, sin duda, un reto, pero el verdadero desafío se centra en las habilidades socioemocionales...

octubre 15, 2021