Las brigadas de vacunación y reparto de dinero como estrategia electoral

El lunes 4 de enero, el presidente López Obrador anunció la implementación de 10 mil brigadas de vacunación que al mismo tiempo repartirán apoyos a los adultos mayores y posteriormente a otros sectores de la población a...

11 de enero, 2021

El lunes 4 de enero, el presidente López Obrador anunció la implementación de 10 mil brigadas de vacunación que al mismo tiempo repartirán apoyos a los adultos mayores y posteriormente a otros sectores de la población a partir de esta semana.

¿Cuál es la intención de vincular estos dos programas, cuando existe una red de unidades médicas que rebasan los 24 mil puntos…?

Haciendo cálculos, si cada una de éstas vacuna a mil personas, esto es a once personas diarias en promedio durante los 90 días, estamos hablando de una capacidad de 24 millones de vacunas aplicadas, más de las que se programan que lleguen a México. De hecho, si vacunan a 100 personas diarias, nos daría una capacidad de 240 millones de vacunas, sin contar con el apoyo de las Fuerzas Armadas, más allá del transporte del producto.

Es evidente el uso electoral de la vacuna, ya que una vez inoculados los adultos mayores seguirán los grupos por edades y las brigadas harán este trabajo que inevitablemente será utilizado con propósitos propagandísticos.

El lunes, el presidente anunció más de 250 mil millones de pesos otorgados de forma directa que van desde los programas Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, becas para estudiantes de universidad, bachillerato y educación básica, hasta apoyos agrícolas.

Los apoyos directos históricamente están ligados al clientelismo electoral y a la informalidad para mantener una base de apoyo en comicios. Ahora en 2021 serán muy útiles a través de los delegados electorales apostados en los estados.

En el documento titulado The National Public Healthcare System in México Facing the SARS-COV2 Pandemic, se reportó que existen 24 207 unidades médicas para atención primaria y hospitalización en el sector público mexicano, con el conteo total de un personal de 215 586, incluyendo médicos de cabecera y especialistas.

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60073) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60073) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60073) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83046) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content"]=> string(4749) "Una revisión de nuestros grupos de interacción social más inmediatos nos permitiría darnos cuenta de que nuestra vida cotidiana no es de integración única a la mayoría, quizá formamos parte de una minoría religiosa que se inserta dentro de una sociedad con una práctica religiosa mayoritaria, o tal vez formamos parte de una minoría étnica que vive en una región dominada por otro grupo.  O tal vez se forma parte de la minoría de personas que se dedica a una actividad laboral específica, que tiene un rango de ingresos determinados, o de un sector social que se ha reunido en torno al gusto por la práctica de algún deporte, por escuchar un género musical.  La aceptación de nuestra condición de minoría es básica para generar procesos de adaptación al entorno inmediato que nos permitan vivir y crecer, pero también es necesaria para ver a nuestro entorno de forma crítica a partir de la cual despertará en nosotros la necesidad de impulsar el desarrollo de la comunidad minoritaria de la que formamos parte, la necesidad de promover leyes y programas de atención y respeto a esas minorías.   Esta perspectiva crítica ha impulsado movimientos sociales de grupos minoritarios que han modificado sus condiciones, otros han sostenido movimientos de resistencia frente a la agresividad y la intención de un grupo mayoritario de ocultar los problemas existentes.  Por otra parte, el reconocimiento a nuestra pertenencia a grupos minoritarios genera empatía con las minorías y sus luchas de resistencia, sus logros y los problemas de inserción a la vida social dominada por un sistema de valores diferente y mayoritario.  Los grupos minoritarios también forman parte de los antecedentes familiares, asociados tal vez a la migración, al grupo minoritario de europeos que migró a América durante los periodos de guerras en la Europa del siglo XX, o al grupo de africanos que mediante esclavitud llegó a lo que hoy es América Latina.  Perder la cualidad de ver el mundo desde la perspectiva de la minoría de la que formamos parte, puede ser común sí, pero también problemático. Las causas pueden ser diversas: una adaptación al entorno a partir de un alto desarrollo económico o la integración al poder político y la intención personal de negar y borrar esta condición.  Pero como vemos, perder la cualidad de ver al mundo desde la perspectiva del grupo minoritario del que formamos parte es perder la capacidad de ser empático, eludir nuestros antecedentes familiares, negarnos la posibilidad de impulsar leyes o programas que permitan una mejor integración y convivencia entre los diferentes grupos sociales, es perder la posibilidad de dar e impulsar el respeto a la identidad del que vive bajo esquemas culturales y sociales diferentes.  Desde el poder no se puede negar la existencia y dinámica cultural de las minorías, porque somos resultado de la constante interacción entre mayorías y minorías, importantes luchas que en varias ocasiones fueron ganadas por las minorías y generaron estructuras que han permitido mejorar nuestra condición cultural nacional.  Y desde nuestra condición de ciudadanos, la responsabilidad social no se debe perder, al contrario, se debe seguir cultivando en cualquiera de sus formas, convivencia, reconocimiento de nuestra pertenencia a un grupo minoritario, el impulso a mejorar las condiciones de desarrollo de un grupo o comunidad.  La diversidad cultural está sostenida, en mucho, a partir de los muy grandes procesos de mestizaje, de generación de prácticas culturales en cada época de nuestra historia, prácticas que en principio formaron parte de un grupo minoritario y que con el paso del tiempo, se hicieron prácticas culturales generalizadas en toda la sociedad. ¿Por qué no reconocer estos procesos sociales y nuestra propia condición de pertenencia a una minoría?  ¿De qué grupo grupos minoritarios formamos parte? Recuperemos la capacidad de ver nuestro entorno desde esos ojos y no nos neguemos el deber de actuar. Impulsemos estrategias individuales y sociales para lograr una mejor integración entre los diferentes sectores. Las condiciones sociales nacionales y mundiales de la actualidad lo hacen muy necesario. " ["post_title"]=> string(26) "El respeto a las minorías" ["post_excerpt"]=> string(172) "El respeto a las minorías es un principio de convivencia social que de forma implícita conlleva el respeto a uno mismo, debido a que todos formamos parte de una minoría." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "el-respeto-a-las-minorias" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83046" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(83415) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:24:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:24:56" ["post_content"]=> string(8736) "Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Exige la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros en vez de considerar que “somos lo que pensamos”.  En un artículo anterior, citando lo expuesto por el pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología*, decíamos que lo que cada uno de nosotros denomina “Yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen, como por ejemplo, mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.  Pero ese “Yo” también funciona como una corriente evolutiva, como una fuerza, una tendencia que nos impulsa al desarrollo. Esa fuerza interna, difícil de describir, pero que nos hace transformarnos conforme crecemos. En el tránsito entre los distintos estados de la infancia o entre la infancia a la adolescencia, o de la adolescencia a la juventud, se ve con enorme claridad. Sin ser demasiado conscientes de cómo o por qué, de pronto entendemos el mundo, a los demás y a nostros mismos de manera distinta, modificando nuestra perspectiva existencial. Se trata de una fuerza subyacente que empuja al “Yo” para que se traslade una etapa, de un nivel de comprensión al siguiente. Esta tendencia intangible en principio, una vez que comprendemos su existencia y su propósito, es susceptible de ser trabajada, en especial en los niveles mentales, donde el desarrollo deja de ser meramente orgánico para traducirse en distintos grados de madurez. Para Wilber, alcanzar ese “Yo Global”, es producto de una serie de decisiones y actos de voluntad. Está convencido de que si la trabajamos adecuadamente ese impulso alcanzamos ese siguiente nivel, ese “Yo global”, que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” ya mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Esta capacidad de asumir los pensamientos, no como mi auténtico Yo, sino como la facultad que mi Yo tiene de pensar, donde esos pensamientos se convierten en “mis pensamientos” y por lo tanto puedo desidentificarme de ellos (no son Yo, es algo que hago –equivalente a ejercitar mi cuerpo– o que me ocurre –equivalente a una dolencia o a una emoción–) y si bien no resultan fáciles ni de evitar ni de controla, cuando menos sé que se trata sólo de un aspecto de mí y no mi totalidad.  Es a esta capacidad de separarse de los pensamientos y entender la razón como facultad y no como mi Yo a lo que Wilber llama nivel trasracional, hemos ido más allá del pensamiento y ahora podemos gestionarlo como una herramienta que forma parte de nuestro todo, sin ser propiamente nuestro todo.   Si bien es verdad que alcanzar esta perspectiva trasracional es aún poco frecuente, pues vivimos en un mundo donde la inmensa mayoría estamos atrapados en el “Yo que piensa”, y que vive disociado de su cuerpo, de sus emociones, de sus impulsos, etc., el proceso de integración puede acelerarse en la medida en que comprendemos el funcionamiento de este mecanismo de desarrollo.   Según asegura Wilber, en todos los niveles de desarrollo el proceso de trascendencia de cada es el mismo: tomar consciencia de la identificación exclusiva (ya sea con el cuerpo, con las emociones o con la mente), para luego desidentificarnos de ella reconociéndola como facultad, pero no como nuestro todo, para luego integrar dicha facultad a nuestro Yo Global y así trascender la limitación que enfocarnos en una sola facultad implica.   En otras palabras, primero se da una intensa identificación del “yo parcial” con las condiciones que el individuo está habilitado para percibir. El bebé, por ejemplo, está intensamente identificado con su cuerpo y por eso todo lo comprende desde ahí, al grado de que ni siquiera puede aún distinguir sus emociones. Poco a poco va distinguiendo los “mis”, que terminan por ser todo aquello que está fuera de él: su mantita, su oso de peluche, el biberón, etc. Mientras que en una etapa posterior, la identificación es con el Yo emocional. Todo él es emoción: alegría, tristeza, dolor, miedo. Conforme crece, va asumiendo las facultades racionales y es entonces cuando se comprende a sí mismo como un “Yo que piensa”, entendiendo su cuerpo, su emociones, sus impulsos, etc., como distintos “mis” de los que puede echar mano.   Es decir, que tras la identificación exclusiva del individuo con una comprensión del yo que equivale a ser un “Yo que piensa”, se es capaz de distinguir separadamente el cuerpo, así como todas las demás instancias mencionadas (emociones, sentimientos, impulsos, etc.) para de inmediato reconocer su importancia y desidentificarse de cada una convirtiéndolas en un “mi”.  Cada uno de esos “mis”: mis emociones, mis sentimientos, mis sensaciones, mis pensamientos, son aspectos o dimensiones de mi “Yo total”, o sea en cada uno de ellos se encuentra información distinta de quién soy y de lo que me está ocurriendo en ese momento. Es como si se tratara de los mecanismos de navegación de una nave y requerimos de todos para conseguir un vuelo seguro y pleno. Una vez alcanzado el desarrollo hasta el “Yo mental”, donde todos los que leemos esto nos encontramos, somos capaces de reconocer la importancia de cada uno de esos “mís” que nos constituyen (incluyendo el pensamiento) para así ser capaz de integrarlas todas en ese “Yo Global” del que habla Wilber y que es capaz de entender sus pensamientos como “mis pensamientos”.  En resumen, cualquier aspecto de nuestro Yo que nos interese superar, porque estamos excesivamente identificados con él, implica necesariamente transitar por los procesos de diferenciación, desidentificación e integración, para así estar habilitados para trascenderlo y ensanchar las fronteras de nuestro “Yo Global”.   Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Implica la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros (un “mi”).  Un mecanismo efectivo para lograr esa perspectiva –aunque exige constancia y enfoque– es la meditación. Permanecer en silencio, mirando hacia adentro y convencidos de que “no somos nuestros pensamientos”, nos permite eventualmente dar ese paso atrás y, aunque sólo por unos instantes, observar nuestras distintas voces interiores, convertidas en “mis pensamientos”, disputándose nuestra atención, amparadas en los motivos más diversos: retos laborales, relaciones conflictivas, obligaciones cotidianas y un largo etcétera de flujos de pensamiento que no nos dan un momento de serenidad. Una vez que podemos hacernos conscientes de esas batallas internas, y casi siempre muy ruidosas, comprendemos el grado de identificación que hemos tenido a lo largo de nuestra vida adulta con la perspectiva mental cartesiana.   *Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(30) "La construcción del Yo Global" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "la-construccion-del-yo-global" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:26:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:26:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83415" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83046) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content"]=> string(4749) "Una revisión de nuestros grupos de interacción social más inmediatos nos permitiría darnos cuenta de que nuestra vida cotidiana no es de integración única a la mayoría, quizá formamos parte de una minoría religiosa que se inserta dentro de una sociedad con una práctica religiosa mayoritaria, o tal vez formamos parte de una minoría étnica que vive en una región dominada por otro grupo.  O tal vez se forma parte de la minoría de personas que se dedica a una actividad laboral específica, que tiene un rango de ingresos determinados, o de un sector social que se ha reunido en torno al gusto por la práctica de algún deporte, por escuchar un género musical.  La aceptación de nuestra condición de minoría es básica para generar procesos de adaptación al entorno inmediato que nos permitan vivir y crecer, pero también es necesaria para ver a nuestro entorno de forma crítica a partir de la cual despertará en nosotros la necesidad de impulsar el desarrollo de la comunidad minoritaria de la que formamos parte, la necesidad de promover leyes y programas de atención y respeto a esas minorías.   Esta perspectiva crítica ha impulsado movimientos sociales de grupos minoritarios que han modificado sus condiciones, otros han sostenido movimientos de resistencia frente a la agresividad y la intención de un grupo mayoritario de ocultar los problemas existentes.  Por otra parte, el reconocimiento a nuestra pertenencia a grupos minoritarios genera empatía con las minorías y sus luchas de resistencia, sus logros y los problemas de inserción a la vida social dominada por un sistema de valores diferente y mayoritario.  Los grupos minoritarios también forman parte de los antecedentes familiares, asociados tal vez a la migración, al grupo minoritario de europeos que migró a América durante los periodos de guerras en la Europa del siglo XX, o al grupo de africanos que mediante esclavitud llegó a lo que hoy es América Latina.  Perder la cualidad de ver el mundo desde la perspectiva de la minoría de la que formamos parte, puede ser común sí, pero también problemático. Las causas pueden ser diversas: una adaptación al entorno a partir de un alto desarrollo económico o la integración al poder político y la intención personal de negar y borrar esta condición.  Pero como vemos, perder la cualidad de ver al mundo desde la perspectiva del grupo minoritario del que formamos parte es perder la capacidad de ser empático, eludir nuestros antecedentes familiares, negarnos la posibilidad de impulsar leyes o programas que permitan una mejor integración y convivencia entre los diferentes grupos sociales, es perder la posibilidad de dar e impulsar el respeto a la identidad del que vive bajo esquemas culturales y sociales diferentes.  Desde el poder no se puede negar la existencia y dinámica cultural de las minorías, porque somos resultado de la constante interacción entre mayorías y minorías, importantes luchas que en varias ocasiones fueron ganadas por las minorías y generaron estructuras que han permitido mejorar nuestra condición cultural nacional.  Y desde nuestra condición de ciudadanos, la responsabilidad social no se debe perder, al contrario, se debe seguir cultivando en cualquiera de sus formas, convivencia, reconocimiento de nuestra pertenencia a un grupo minoritario, el impulso a mejorar las condiciones de desarrollo de un grupo o comunidad.  La diversidad cultural está sostenida, en mucho, a partir de los muy grandes procesos de mestizaje, de generación de prácticas culturales en cada época de nuestra historia, prácticas que en principio formaron parte de un grupo minoritario y que con el paso del tiempo, se hicieron prácticas culturales generalizadas en toda la sociedad. ¿Por qué no reconocer estos procesos sociales y nuestra propia condición de pertenencia a una minoría?  ¿De qué grupo grupos minoritarios formamos parte? Recuperemos la capacidad de ver nuestro entorno desde esos ojos y no nos neguemos el deber de actuar. Impulsemos estrategias individuales y sociales para lograr una mejor integración entre los diferentes sectores. Las condiciones sociales nacionales y mundiales de la actualidad lo hacen muy necesario. " ["post_title"]=> string(26) "El respeto a las minorías" ["post_excerpt"]=> string(172) "El respeto a las minorías es un principio de convivencia social que de forma implícita conlleva el respeto a uno mismo, debido a que todos formamos parte de una minoría." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "el-respeto-a-las-minorias" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83046" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(58) ["max_num_pages"]=> float(29) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "69e0903facc97ba6d61aceebb1114c14" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El respeto a las minorías

El respeto a las minorías es un principio de convivencia social que de forma implícita conlleva el respeto a uno mismo, debido...

septiembre 7, 2022

La construcción del Yo Global

Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Exige la capacidad de dar un paso atrás de nuestros...

septiembre 16, 2022




Más de categoría

¿Qué va a llevar, Mamita?

La inflación en alimentos ha lacerado la economía de las familias mexicanas. ¿Serán suficientes las medidas tomadas por el...

octubre 3, 2022

Ya dejen dormir

71.4% de la población en México prefiere un horario estándar para todo el año, de acuerdo con una encuesta...

octubre 3, 2022

México: ¿paraíso de los cibercriminales? Ciberataques y ciberpoder

Austericidio, no invertir en ciberseguridad. Hoy ya fue violada la información de la autoridad militar en el país. Es...

octubre 3, 2022

Firman Economía y FedEx México convenio para tarifas preferenciales

Con el fin de mejorar la logística de envíos desde Puebla al interior del país y el mundo, el...

octubre 2, 2022