Iniciamos febrero 2018

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año. En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de...

7 de febrero, 2018 febrero-2018

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año.

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año.

Mirando hacia adelante parece mucho tiempo el que le queda a este año que se nos presenta con tantas y tan serias incógnitas. Unas parecen fácilmente previsibles y otras un verdadero galimatías.

La primera lista que hice de las tres cosas que esperaba vivir antes de ir a rendir cuentas al Creador estaba integrada por ver caer el muro de Berlín, ver un presidente de México asumir el cargo sin estar cobijado por el partido oficial y ver coronarse a un equipo de futbol mexicano en un campeonato mundial. Considerando los dos campeonatos mundiales de las selecciones sub 20, el triunfo de la Copa de las Federaciones y la medalla de oro en la Olimpiada puedo dar por cumplidas mis expectativas.

De repente me doy cuenta de que el tiempo vuela cada año con mayor velocidad, más pronto que tarde estaremos viviendo una realidad diferente a la que vivimos hoy y aquí cabe la oración de los AA:

Señor, concédenos serenidad
para aceptar las cosas que no podemos cambiar,
valor para cambiar las que sí podemos,
y sabiduría para discernir la diferencia

Y tomarla como norma de actuación. Imperiosa es la sabiduría; es la que va a definir nuestra actuación, es allí donde aplicaremos la responsabilidad con la que hemos analizado las alternativas para aplicarlas en las situaciones que se nos presentarán en el resto del año. Tenemos para escoger.

En el plano internacional podemos elegir angustiarnos al estar al pendiente de cada mensaje del Chimoltrufio que está al frente del gobierno de los Estados Unidos que así como dice una cosa dice otra y todas son a su conveniencia con su profunda visión KKK. También podemos escuchar los discursos del Papa Francisco con su constante invitación al diálogo y al enriquecimiento del intercambio humano entre todos los países con un espíritu cristiano.

En el plano nacional el abanico negativo se abre ampliamente: los candidatos a la presidencia que atosigan con sus mensajes en los medios de comunicación, fruto de la más reciente reforma electoral que nos trata como niños de primaria sin concedernos capacidad de tomar una decisión y que pone a disposición de los políticos en ciernes una fortuna en un país con millones de pobres, este recurso ha perdido efectividad por abuso, es tal la saturación de mensajes que ya muy poco efecto causa en radioescuchas o telespectadores. Por el otro lado contamos con un viento fresco que viene a renovar el diálogo dándole altitud y profundidad, al tomar posesión como nuevo arzobispo primado de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes señaló que han crecido los conflictos en el país, por lo que hizo un llamado a la “reconciliación” para alcanzar “la paz y la seguridad” que tanto hacen falta a los mexicanos. Tenemos opciones de sobra.

En el plano cultural estamos reforzando nuestra identidad nacional superando en muchos aspectos los estereotipos de narcos, corruptos y violentos que míster Trompeta se ha encargado de colgarnos y le damos amplia respuesta en el plano cinematográfico, en la literatura brillan los talentos nacionales, el Gran Premio de México de Fórmula Uno pone muy en alto el nombre de nuestro país.

Con tantas opciones hay un fértil campo donde desarrollar nuestra sabiduría y a Dios gracias tenemos la posibilidad de elegir.

Si a pesar de todo usted sigue creyendo que vamos a estar mejor con ya sabe quién o le sigue apostando a las Chivas rayadas del Guadalajara, recuerde que usted es el arquitecto de su propio destino.

Comentarios
object(WP_Query)#18570 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19287) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19287) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18569 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18576 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18581 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (19287) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70059) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content"]=> string(8108) "Asumir una convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias; la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos.  Cada convicción consciente se convertirá en un fundamento que rija la narrativa que se articule a partir de ella. Dependiendo del tipo de decisiones que tomemos a este respecto, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  En el artículo de la semana pasada se planteaba la posibilidad de elegir conscientemente las convicciones que, superponiéndose a prejuicios y miedos, sustituyan nuestras creencias inconscientes para regir con ellas nuestro comportamiento como humanidad. Una vez asumida esta posibilidad, la pregunta que emerge de manera natural sería: ¿Hay unas convicciones mejores que otras o cualquiera que se escoja tiene el mismo valor? Y en caso de que unas sean preferibles a otras, ¿bajo qué criterio se escogen las convicciones “correctas”? Lo primero es decir categóricamente que sí, que en efecto hay convicciones más deseables que otras y por eso el definir criterios para jerarquizarlas resulta fundamental. Uso con toda intención la palabra “jerarquizar” porque, por más que resulte políticamente incorrecto decirlo, hay ideas y valores más deseables que otros. El nazismo hitleriano no es intercambiable en términos de valor con la desobediencia civil pacífica de Gandhi, por más que todo mundo sea libre de pensar lo que quiera.   Tomemos como referencia la primera pregunta del ejemplo anterior para tratar de encontrar algunos elementos objetivos que funcionen como criterios para definir cuál de las convicciones planteadas es más deseable. La pregunta decía así: 1.- Para explicarnos los fenómenos naturales, ¿preferimos un mito o una tradición, o mejor optamos por la investigación científica? Lo primero es plantearse si alguna de las dos alternativas es intrínsecamente mejor que la otra. A mi juicio, la respuesta es: sí. Una primera razón es que la ciencia llega como consecuencia del proceso evolutivo de las ideas humanas. Del mito y de la tradición emerge la ciencia como instrumento para explicar lo que los primeros no podían. E incluso dentro de la propia ciencia el proceso evolutivo no cesa. Debió existir Newton, como máximo exponente de la física tradicional, para que emergiera Einstein y relativizara lo que hasta entonces se consideraba como verdades cósmicas absolutas.  Una segunda razón es porque en el mito no cabe la ciencia. Cuando una verdad se asume como dogma inquebrantable, la duda científica es expurgada. Mientras que en el mundo de la ciencia, la tradición y el mito cohabitan siempre y cuando sea posible cuestionarlos. La ciencia, en tanto producto humano que busca la certeza y la verdad de una vez y para siempre, se articula creando paradigmas, que en cierta forma equivalen a los mitos, sin embargo, a pesar de buscar certezas, la ciencia se permite la duda, la crítica, el cuestionamiento, lo que abre espacio para muchos de esos paradigmas que se creían inamovibles se sustituyan por nuevas comprensiones un poco más “verdaderas”. El mito, por su parte, se asume como la explicación final y definitiva que no permite cuestionamiento ni mejora. En una última instancia, la ciencia podría probar que el mito es verdadero, mientras que desde el mito, el cuestionamiento científico es inaceptable.  El proceso evolutivo del planeta entero tiende a la amplitud, a la complejidad, a la especialización. Cada nueva etapa de la evolución abre un nuevo espacio que integra y abraza a lo existente en el estadio anterior, por eso en el mundo newtoniano la relatividad es inimaginable, mientras que en mundo relativo de Einstein, Newton es el cimiento principal.     Una tercera razón es que mientras el mito se explica de forma distinta en cada región del mundo y en cada tiempo, las explicaciones de la ciencia son universales y atemporales. No hay matemáticas americanas, matemáticas rusas o matemáticas islámicas. Lo mismo ocurre con el tiempo, las matemáticas es un lenguaje atemporal, y si bien las desarrolladas en épocas antiguas eran más básicas y elementales, eran parte de un mismo cuerpo de conocimiento que, como buen proceso evolutivo, se ha ido ampliando y complejizando con cada nuevo descubrimiento, pero cuyos fundamentos continúan aplicando hoy, lo mismo que aplicaban en la Grecia clásica. Mientras que, por su parte, las concepciones míticas sí responden al tiempo, espacio e idiosincrasia en que fueron articuladas.  Asumir esta –o cualquier otra– convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias, porque la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos. Por ejemplo, una vez que aceptamos como humanidad que sea la ciencia la que explique lo relacionado con los fenómenos naturales, ya no habrá lugar para continuar negando el cambio climático, las políticas sanitarias referentes a la Covid-19 –o cualquier otra contingencia de salud– se decidirán desde el criterio médico y no político o económico, los datos estadísticos serán centrales para definir cómo y dónde aplicar determinadas políticas públicas y dónde y cuándo no hacerlo, y un largo etcétera. Por eso las convicciones no son asunto menor. Se trata de fundamentos que rigen las narrativas que decidamos articular, y según sean unas u otras, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  Y el mismo ejercicio podríamos hacer con las otras dos preguntas del ejemplo, y con muchas más que nos permitirían redefinir nuestras convicciones por encima de las creencias que nos lastran. Pero siempre, para escoger la respuesta más apropiada, lo deseable es tomar como criterio central las características mismas del proceso evolutivo en general y de las tendencias que ha seguido el desarrollo humano a lo largo de los siglos. Por ello siempre serán más valiosas las convicciones más amplias, aquellas que den cabida a escenarios más complejos, las que permitan una mayor diversidad, una mayor especialización, que favorezcan más matices, que armonicen la mayor cantidad de variables, y aquellas que nunca se consideren a sí mismas como productos terminados, sino como procesos vivos del desarrollo humano.      Y es desde ahí, de esa redefinición voluntaria y consciente de nuestras convicciones como humanos universales, conservando la particularidad cultural de cada visión del mundo, que resulta indispensable construir las premisas que den sentido a nuestro modo de pensar, a nuestras leyes, a nuestra convivencia social, sobre todo ante los enormes retos que el presente y el futuro próximo ponen ante nosotros como especie.  En los artículos siguientes repasaremos posibles convicciones que a mi juicio deberían formar parte de nuestras nuevas narrativas que nos permitan superar del todo esta Era Covid que nos agobia y que de forma tan brutal ha desnudado nuestras limitaciones y contradicciones.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "Creando nuevas narrativas: Sistematizando las convicciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "creando-nuevas-narrativas-sistematizando-las-convicciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70059" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18530 (24) { ["ID"]=> int(70006) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-02 09:06:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 14:06:10" ["post_content"]=> string(6692) "
  1. Aunque por primera vez hay 250 mujeres y 250 hombres en la Cámara de Diputados, y eso es sin duda un acontecimiento histórico, los hombres siguen encabezando los órganos de gobierno y las coordinaciones de los partidos. ¿Paridad en el papel, machismo en la realidad?
  2. La LXV Legislatura ha comenzado a sesionar a partir del 1 de septiembre, y es la primera vez que existe paridad de género total, al menos teóricamente. Claro que es un hecho que todos debemos celebrar y aplaudir, pues las mujeres se han ganado a pulso ser protagonistas en todos los ámbitos de la vida, aunque las resistencias del modelo fálico-patriarcal aún no se extirpan por completo, ni de la sociedad, ni de las estructuras mentales de millones de mexicanos. Hay que celebrar, sí; pero no hay que pasar por alto que la Cámara de Diputados, y en general la política mexicana, siguen bajo el dominio de los hombres.
  3. Y para muestra, he ahí los órganos de gobierno y las coordinaciones de los grupos parlamentarios en la cámara baja: la Mesa Directiva, que es el principal órgano, no sólo de la Cámara de Diputados, sino del Congreso de la Unión, estará encabezada por un hombre: el morenista Sergio Gutiérrez Luna. Y la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), órgano fundamental, estará encabezado por otro hombre: el priista Rubén Moreira.
  4. Y eso no es todo. Los siete grupos parlamentarios de la Cámara serán coordinados por hombres, como si no existieran las mujeres.¿Acaso una mujer no es capaz de coordinar a los diputados de su partido? ¿O se acordó esto verticalmente, desde las cúpulas de los partidos políticos, bajo el modelo fálico-patriarcal que emula un supuesto gobierno de dios sobre el universo? No lo sé, pero por lo visto parece que sí. ¡Ni una mujer coordinará un grupo parlamentario! ¡Qué lamentable!
  5. Los siete coordinadores hombres estarán muy contentos ordenando qué hacer y cómo votar a sus compañeras mujeres. Jorge Romero coordinará a los diputados del PAN, Rubén Moreira a los del PRI, Alberto Anaya a los del PT, Carlos Puente a los del Verde, Jorge Álvarez a los de Movimiento Ciudadano, Luis Espinosa a los del PRD, e Ignacio Mier a los de Morena ¿Y las mujeres?
  6. La “paridad” en la Cámara de Diputados queda desequilibrada, queramos admitirlo o no, al no haber una sola mujer coordinadora ni una sola mujer presidiendo alguno de los dos más importantes órganos.
  7. Y si la paridad en la Cámara de Diputados queda en entredicho, no hay duda alguna para saber que los hombres siguen controlando la política mexicana. Un indicador de esta verdad son los presidentes nacionales de los partidos políticos. De los siete partidos que están representados en la recién instalada Cámara de Diputados, seis son hombres y solo una es mujer. Mario Delgado dirige a Morena, Marko Cortés al PAN, Alejandro “Alito” Moreno al PRI, Clemente Castañeda a Movimiento Ciudadano, Alberto Anaya al PT y Jesús Zambrano al PRD. Karen Castrejón es la única mujer dirigente de un partido: el Verde.
  8. La paridad en el “papel” puede entusiasmar a mucha gente, pero la fría verdad es que la política en México sigue bajo el control casi total de los hombres, como si fuera un club de Toby. Usted lo acaba de ver con los datos que compartí. No es que yo me lo esté inventando.
  9. Y he aquí un símil. Hace algunos años escribí, a propósito de un concierto de la Filarmónica de Viena en el Palacio de Bellas Artes, que la capital austríaca es una ciudad llena de músicos del más alto nivel, y que la mitad de todos ellos son mujeres. En aquella ocasión escribí que no entendía por qué la dualidad sexual no se veía reflejada en la conformación de la Wiener Philharmoniker: en una orquesta de casi noventa integrantes no conté más de trece o catorce mujeres. Y no se trata de una cuestión de cuotas. Simplemente es inexplicable que en pleno siglo XXI persista el prejuicio sexual en orquestas tan prestigiosas y respetadas como la de Viena. La política de admitir el menor número posible de mujeres en una orquesta, en el fondo presupone que los hombres son mejores músicos que las mujeres, lo cual es una suposición aberrante. Lo mismo puede decirse de los coordinadores parlamentarios en nuestra Cámara de Diputados. Si todos son hombres es porque en el fondo se presupone que los hombres son más aptos para la política y la coordinación de grupos, que las mujeres, lo cual también es una suposición aberrante.
  10. Las mujeres van a acabar de arrebatar a los hombres el control de todo, no solo de la Cámara de Diputados. Y digo “arrebatar” porque los hombres nunca soltarán el poder por las buenas. Todavía hay más senadores que senadoras, y más gobernadores que gobernadoras. Hay más ministros en la Suprema Corte que ministras, y más magistrados y jueces que magistradas y juezas. Y aún no vemos que el ejecutivo federal sea encabezado por una mujer, además de que sigue habiendo más secretarios que secretarias.
  11. En septiembre de 2018 la senadora Kenia López Rabadán presentó una muy importante y crucial iniciativa para reformar la constitución mexicana a fin de que la paridad de género se convirtiera en un principio constitucional. En suma, lo que propuso fue que la mitad de todos los órganos e instituciones de los tres poderes y de los tres órdenes de gobierno estuviera conformada por mujeres. Fue un paso histórico, decisivo y sin retorno. En junio de 2019 se reformó la constitución y el principio de paridad de género en todos los niveles de gobierno (federal, estatal, municipal), en los poderes de la federación y de los estados (legislativo, ejecutivo y judicial), y en los organismos autónomos, se convirtió en realidad jurídica. Una paridad total. 
  12. Ya existe un largo camino recorrido que se reafirma hoy con este 50%-50% de hombres y mujeres en la Cámara de Diputados. Creo que el patriarcado tiene sus días contados, al menos en la política, pues erradicar las estructuras mentales del machismo es una tarea que tomará varias décadas más.
" ["post_title"]=> string(71) "Paridad de Género en la Cámara de Diputados: ¿apariencia o realidad?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "paridad-de-genero-en-la-camara-de-diputados-apariencia-o-realidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-02 10:13:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 15:13:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18566 (24) { ["ID"]=> int(70059) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content"]=> string(8108) "Asumir una convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias; la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos.  Cada convicción consciente se convertirá en un fundamento que rija la narrativa que se articule a partir de ella. Dependiendo del tipo de decisiones que tomemos a este respecto, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  En el artículo de la semana pasada se planteaba la posibilidad de elegir conscientemente las convicciones que, superponiéndose a prejuicios y miedos, sustituyan nuestras creencias inconscientes para regir con ellas nuestro comportamiento como humanidad. Una vez asumida esta posibilidad, la pregunta que emerge de manera natural sería: ¿Hay unas convicciones mejores que otras o cualquiera que se escoja tiene el mismo valor? Y en caso de que unas sean preferibles a otras, ¿bajo qué criterio se escogen las convicciones “correctas”? Lo primero es decir categóricamente que sí, que en efecto hay convicciones más deseables que otras y por eso el definir criterios para jerarquizarlas resulta fundamental. Uso con toda intención la palabra “jerarquizar” porque, por más que resulte políticamente incorrecto decirlo, hay ideas y valores más deseables que otros. El nazismo hitleriano no es intercambiable en términos de valor con la desobediencia civil pacífica de Gandhi, por más que todo mundo sea libre de pensar lo que quiera.   Tomemos como referencia la primera pregunta del ejemplo anterior para tratar de encontrar algunos elementos objetivos que funcionen como criterios para definir cuál de las convicciones planteadas es más deseable. La pregunta decía así: 1.- Para explicarnos los fenómenos naturales, ¿preferimos un mito o una tradición, o mejor optamos por la investigación científica? Lo primero es plantearse si alguna de las dos alternativas es intrínsecamente mejor que la otra. A mi juicio, la respuesta es: sí. Una primera razón es que la ciencia llega como consecuencia del proceso evolutivo de las ideas humanas. Del mito y de la tradición emerge la ciencia como instrumento para explicar lo que los primeros no podían. E incluso dentro de la propia ciencia el proceso evolutivo no cesa. Debió existir Newton, como máximo exponente de la física tradicional, para que emergiera Einstein y relativizara lo que hasta entonces se consideraba como verdades cósmicas absolutas.  Una segunda razón es porque en el mito no cabe la ciencia. Cuando una verdad se asume como dogma inquebrantable, la duda científica es expurgada. Mientras que en el mundo de la ciencia, la tradición y el mito cohabitan siempre y cuando sea posible cuestionarlos. La ciencia, en tanto producto humano que busca la certeza y la verdad de una vez y para siempre, se articula creando paradigmas, que en cierta forma equivalen a los mitos, sin embargo, a pesar de buscar certezas, la ciencia se permite la duda, la crítica, el cuestionamiento, lo que abre espacio para muchos de esos paradigmas que se creían inamovibles se sustituyan por nuevas comprensiones un poco más “verdaderas”. El mito, por su parte, se asume como la explicación final y definitiva que no permite cuestionamiento ni mejora. En una última instancia, la ciencia podría probar que el mito es verdadero, mientras que desde el mito, el cuestionamiento científico es inaceptable.  El proceso evolutivo del planeta entero tiende a la amplitud, a la complejidad, a la especialización. Cada nueva etapa de la evolución abre un nuevo espacio que integra y abraza a lo existente en el estadio anterior, por eso en el mundo newtoniano la relatividad es inimaginable, mientras que en mundo relativo de Einstein, Newton es el cimiento principal.     Una tercera razón es que mientras el mito se explica de forma distinta en cada región del mundo y en cada tiempo, las explicaciones de la ciencia son universales y atemporales. No hay matemáticas americanas, matemáticas rusas o matemáticas islámicas. Lo mismo ocurre con el tiempo, las matemáticas es un lenguaje atemporal, y si bien las desarrolladas en épocas antiguas eran más básicas y elementales, eran parte de un mismo cuerpo de conocimiento que, como buen proceso evolutivo, se ha ido ampliando y complejizando con cada nuevo descubrimiento, pero cuyos fundamentos continúan aplicando hoy, lo mismo que aplicaban en la Grecia clásica. Mientras que, por su parte, las concepciones míticas sí responden al tiempo, espacio e idiosincrasia en que fueron articuladas.  Asumir esta –o cualquier otra– convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias, porque la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos. Por ejemplo, una vez que aceptamos como humanidad que sea la ciencia la que explique lo relacionado con los fenómenos naturales, ya no habrá lugar para continuar negando el cambio climático, las políticas sanitarias referentes a la Covid-19 –o cualquier otra contingencia de salud– se decidirán desde el criterio médico y no político o económico, los datos estadísticos serán centrales para definir cómo y dónde aplicar determinadas políticas públicas y dónde y cuándo no hacerlo, y un largo etcétera. Por eso las convicciones no son asunto menor. Se trata de fundamentos que rigen las narrativas que decidamos articular, y según sean unas u otras, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  Y el mismo ejercicio podríamos hacer con las otras dos preguntas del ejemplo, y con muchas más que nos permitirían redefinir nuestras convicciones por encima de las creencias que nos lastran. Pero siempre, para escoger la respuesta más apropiada, lo deseable es tomar como criterio central las características mismas del proceso evolutivo en general y de las tendencias que ha seguido el desarrollo humano a lo largo de los siglos. Por ello siempre serán más valiosas las convicciones más amplias, aquellas que den cabida a escenarios más complejos, las que permitan una mayor diversidad, una mayor especialización, que favorezcan más matices, que armonicen la mayor cantidad de variables, y aquellas que nunca se consideren a sí mismas como productos terminados, sino como procesos vivos del desarrollo humano.      Y es desde ahí, de esa redefinición voluntaria y consciente de nuestras convicciones como humanos universales, conservando la particularidad cultural de cada visión del mundo, que resulta indispensable construir las premisas que den sentido a nuestro modo de pensar, a nuestras leyes, a nuestra convivencia social, sobre todo ante los enormes retos que el presente y el futuro próximo ponen ante nosotros como especie.  En los artículos siguientes repasaremos posibles convicciones que a mi juicio deberían formar parte de nuestras nuevas narrativas que nos permitan superar del todo esta Era Covid que nos agobia y que de forma tan brutal ha desnudado nuestras limitaciones y contradicciones.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "Creando nuevas narrativas: Sistematizando las convicciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "creando-nuevas-narrativas-sistematizando-las-convicciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70059" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ea56b9e2006500f1e012f32dac8c2d9f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Creando nuevas narrativas: Sistematizando las convicciones

Asumir una convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias; la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser...

septiembre 3, 2021

Paridad de Género en la Cámara de Diputados: ¿apariencia o realidad?

Aunque por primera vez hay 250 mujeres y 250 hombres en la Cámara de Diputados, y eso es sin duda un acontecimiento...

septiembre 2, 2021




Más de categoría
Violencia escala a niveles de terrorismo

Violencia escala a niveles de terrorismo

El acontecimiento suscitado en Salamanca (Guanajuato) con el regalo-bomba, implica un modus operandi del crimen organizado similar a la...

septiembre 24, 2021
Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

México es el tercer país con más casos de trata de niñas y niños con fines de explotación sexual...

septiembre 24, 2021
Construyendo creencias que amplíen el mundo

Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde...

septiembre 24, 2021

VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN

“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue...

septiembre 24, 2021