Iniciamos febrero 2018

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año. En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de...

7 de febrero, 2018 febrero-2018

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año.

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año.

Mirando hacia adelante parece mucho tiempo el que le queda a este año que se nos presenta con tantas y tan serias incógnitas. Unas parecen fácilmente previsibles y otras un verdadero galimatías.

La primera lista que hice de las tres cosas que esperaba vivir antes de ir a rendir cuentas al Creador estaba integrada por ver caer el muro de Berlín, ver un presidente de México asumir el cargo sin estar cobijado por el partido oficial y ver coronarse a un equipo de futbol mexicano en un campeonato mundial. Considerando los dos campeonatos mundiales de las selecciones sub 20, el triunfo de la Copa de las Federaciones y la medalla de oro en la Olimpiada puedo dar por cumplidas mis expectativas.

De repente me doy cuenta de que el tiempo vuela cada año con mayor velocidad, más pronto que tarde estaremos viviendo una realidad diferente a la que vivimos hoy y aquí cabe la oración de los AA:

Señor, concédenos serenidad
para aceptar las cosas que no podemos cambiar,
valor para cambiar las que sí podemos,
y sabiduría para discernir la diferencia




Y tomarla como norma de actuación. Imperiosa es la sabiduría; es la que va a definir nuestra actuación, es allí donde aplicaremos la responsabilidad con la que hemos analizado las alternativas para aplicarlas en las situaciones que se nos presentarán en el resto del año. Tenemos para escoger.

En el plano internacional podemos elegir angustiarnos al estar al pendiente de cada mensaje del Chimoltrufio que está al frente del gobierno de los Estados Unidos que así como dice una cosa dice otra y todas son a su conveniencia con su profunda visión KKK. También podemos escuchar los discursos del Papa Francisco con su constante invitación al diálogo y al enriquecimiento del intercambio humano entre todos los países con un espíritu cristiano.

En el plano nacional el abanico negativo se abre ampliamente: los candidatos a la presidencia que atosigan con sus mensajes en los medios de comunicación, fruto de la más reciente reforma electoral que nos trata como niños de primaria sin concedernos capacidad de tomar una decisión y que pone a disposición de los políticos en ciernes una fortuna en un país con millones de pobres, este recurso ha perdido efectividad por abuso, es tal la saturación de mensajes que ya muy poco efecto causa en radioescuchas o telespectadores. Por el otro lado contamos con un viento fresco que viene a renovar el diálogo dándole altitud y profundidad, al tomar posesión como nuevo arzobispo primado de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes señaló que han crecido los conflictos en el país, por lo que hizo un llamado a la “reconciliación” para alcanzar “la paz y la seguridad” que tanto hacen falta a los mexicanos. Tenemos opciones de sobra.

En el plano cultural estamos reforzando nuestra identidad nacional superando en muchos aspectos los estereotipos de narcos, corruptos y violentos que míster Trompeta se ha encargado de colgarnos y le damos amplia respuesta en el plano cinematográfico, en la literatura brillan los talentos nacionales, el Gran Premio de México de Fórmula Uno pone muy en alto el nombre de nuestro país.

Con tantas opciones hay un fértil campo donde desarrollar nuestra sabiduría y a Dios gracias tenemos la posibilidad de elegir.

Si a pesar de todo usted sigue creyendo que vamos a estar mejor con ya sabe quién o le sigue apostando a las Chivas rayadas del Guadalajara, recuerde que usted es el arquitecto de su propio destino.

Comentarios
object(WP_Query)#17836 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19287) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-06-2021" ["before"]=> string(10) "24-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(19287) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-06-2021" ["before"]=> string(10) "24-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17824 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17863 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17820 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-06-2021" ["before"]=> string(10) "24-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-06-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-07-24 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (19287) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17847 (24) { ["ID"]=> int(67986) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-13 09:03:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-13 14:03:40" ["post_content"]=> string(11388) "Los he visto triunfar al final de la Guerra Fría, los he visto derribar Estados gigantescos y controlar sociedades con un pequeño repertorio de ideas preconcebidas; pero sobre todo, siempre, los he visto tener miedo. La derecha es aquel tipo de pensamiento político que tiene miedo. Aún en sus mejores momentos, en sus periódicos retornos al poder, aún entonces, tienen miedo de que su mundo desaparezca, que ideas nuevas echen por tierra su pequeño universo fabricado para hacer habitables los espacios de la conciencia.  En la oposición la derecha teme que ideas progresistas desde el poder echen a andar la maquinaria de la historia sin que sepamos con precisión hacia dónde podrá llevarnos –la derecha es determinista–; en el gobierno, teme no ser lo suficientemente fuerte para proteger el precioso legado que le ha sido entregado en depósito histórico, particularmente frente a las amenazas de la modernidad y la tecnología –la derecha es manierista–. Esta combinación, determinismo-manierismo, es la que permitió, en etapas muy tempranas de la evolución burguesa, la creación de la derecha como idea política basada en el principio aristotélico según el cual todo tiende a perfeccionarse según su propia naturaleza; en otras palabras, Simone de Beauvoir, recuerda a André Malraux decir que Europa había dejado de pensarse en términos de libertad para pensarse en términos de destino y desde luego, en términos del destino común de toda civilización, es decir, la extinción; así, cada día “la burguesía vive a la espera del cataclismo inminente que la abolirá”. Jules Romains escribió que “situarse a la derecha es temer por lo que existe”; en el fondo, dentro de todo hombre de derechas hay un descubridor y un colonizador que aspira a que el orden del universo permanezca inalterado por todo el tiempo que sea posible, pero siempre con la consciencia de que no durará; así, teme a las ideas que vienen de fuera, a los descubrimientos de su propia sociedad, a las condiciones económicas adversas y aún las bonanzas que están todo el tiempo cuestionando lo que no debiera cuestionarse; sin embargo, este temor permanente no lo paraliza, sino es parte de su propio élan vital; por eso, aun sin proponérselo, toda manifestación de la derecha está siempre coqueteando y aproximándose al fascismo, pues en él ve la esperanza que queda cuando los valores tradicionales han entrado en verdadero peligro. Beauvoir reflexiona sobre la idea de que los nazis convertían al pesimismo en voluntad de poderío, pues ahí, donde todo era duda y temor, el absolutismo nazi brillaba como una esperanza de pervivencia y de construcción del mañana. Una de las características de la derecha es su capacidad para inventar, replicar y potenciar a sus enemigos; sin ellos, casi perdería su identidad y su esencia, pues su rostro es más bien un reflejo y su vocación la respuesta. Cuando Castor –afectuoso mote que Sartre le dio a Beauvoir– escribió Las ideas políticas de la Derecha, no podía imaginar el refinamiento surrealista al que llegarían los Estados Unidos, por ejemplo, en la búsqueda, identificación y caracterización de sus enemigos; desde japonés ciego de furia hasta el comunista soviético que encarnaba la maldad más profunda y absoluta, pasando por el musulmán y el migrante latinoamericano; todos cabían dentro del discurso de identificación del enemigo según los tiempos y las características; con un pincel prácticamente surreal, lo mismo correspondía su retrato al Charlie Chaplin acusado durante el Macartismo, que a Malcolm X, César Vallejo, Ho Chi Minh o Fidel Castro; todos de izquierda claro, aunque ninguno similar a los demás, eso no importa, la izquierda, en el discurso minimalista de la derecha, se reduce a todo aquello que quiere disolver el mundo establecido, acelerar y provocar su caída, luego, los detalles suelen ser obviados, maliciosamente confundidos; véase si no, ese singular complejo de mentiras, ideas y torturadas visiones que fue Oswald y que lo hacían ideal como chivo expiatorio en el asesinato de Kennedy, retrato de la perversidad como principio de acción política retratada en Libra de Don De Lillo. Separado del mundo por el espacio que crea su propio estilo de vida; su contacto con la materia, señala Beauvoir, es escaso, pobre y a veces despreciable; confía más en su idea y en la forma en que va creando su mundo a partir de varios presupuestos fundacionales; la derecha es por naturaleza, idealista; de ahí el uso indiscriminado de términos que en ocasiones, carecen de contenido real; términos como “valores humanistas”, “valores cristianos”, “Reserva moral” o “bien común”, expresan relaciones sociales con vistas a modelos idealizados e incluso tratan de convertir algunos de esos modelos y de los términos que los retratan en patrimonio exclusivo. Sin embargo, ello no es suficiente cuando se pretende establecer con claridad un ideario político para la derecha; la idea de la evolución social natural, sin adjetivos, como la característica propia de la derecha puede ser mejor presentada como una especie de contrapropaganda más que como un ideario.  Y así es, en efecto, la derecha carece de elementos para su propia definición porque carece de propuestas y la única que tiene es la sobrevivencia, la inmovilidad y el postergamiento indefinido de la crisis que de un modo u otro exterminará el modelo que hoy conocemos; sin embargo, para obtener el contraste que provea de identidad, lo mismo están los países musulmanes que Cuba, lo mismo los talibanes de Afganistán que los gobiernos de la izquierda latinoamericana. Porque la derecha, en México como en Francia y en cualquier otra parte del mundo, está construida sobre una serie de contradicciones que no pueden ser obviadas y que constituyen parte fundamental de su dinámica política. ¿Cómo podría la derecha, convertida en clase dominante, luchar contra los privilegios ajenos mientras defiende sus propios privilegios frente a los demás? Es decir, cómo podría asumir su identidad como única heredera de la Revolución Francesa, si no es recurriendo a lo que más la atemoriza y a lo que más pone en duda su propia existencia. Para salvar esta contradicción tan íntima como absoluta, la derecha solo tiene dos caminos: la violencia y el idealismo. Por la violencia se aproxima al fascismo y por el idealismo se propone convencerse y convencer a los demás de que al defender sus intereses, en realidad defiende valores universales; que la justicia a la que aspira no es la cotidiana, sino una forma superior que explica el dominio natural de la burguesía; dicho de otro modo, si la evidencia muestra que existe algo que podemos denominar “lucha de clases”, que existe una fuerte presión dentro de las clases trabajadoras derivadas de la desigualdad y las difíciles condiciones económicas, el intelectual de derecha tiene como primera obligación olvidar el dato empírico y desde luego, omitir cualquier referencia a la lucha de clases; antes bien, propondrá modelos idealizados como la colaboración de clases, la subsidiariedad y la supletoriedad. En este decir sin decir, es este estar sin estar, que es la derecha, la reformulación de las ideas ocupa un lugar fundamental; desde luego, el pensamiento político de la derecha aspira a la quietud absoluta y para ello debe pasar por el cambio sin que éste afecte sus estructuras fundamentales: gatopardismo, como diría Lampedusa; para lograrlo, recurre al principio enunciado por Brice Parain: “todos los problemas son cuestiones de opinión”. Esa técnica permite transcurrir entre los temas y las épocas, a cuál más espinosa, sin que .se sufran daños considerables; al final del día, todo son opiniones y todas son respetables; hacia el exterior, la misma técnica permite desdibujar los principios ideológicos de la izquierda y transitar hacia el anhelado espacio sin ideologías que la derecha trató de echar a andar en 1989 y que apenas enunciados sus principios se veía ya desmentida tanto en la Alemania Unificada como en la otrora Unión Soviética. Desde luego, esta forma de entender el enfrentamiento entre las clases no solo la vuelve inocua, pues donde hubo necesidad de sobrevivencia queda un mal sentimiento que se puede trabajar, es decir, se socializa el conflicto al grado de desnaturalizarlo. En otras palabras, Nietzsche estaba a favor de cierta ilusión de dignidad para los desheredados; De Man pensaba en que conceder ventajas sociales incidiría positivamente en la reducción de los complejos de inferioridad de los mismos afortunados; así, el manejo de la lucha de clases se soluciona en el discurso, transformando la mentalidad de los proletarios, pero no la situación que los oprime y que, desde luego, forma parte de ese escenario natural que no requiere cambios. Al contrario, el pensamiento de izquierda requiere militancia; en mayor o menor medida, pero exige un compromiso de cambio; como dice Beauvoir; “hay pues, una religión marxista: la religión de la humanidad por conquistar, o de la humanidad por hacer”. Tal vez sea esa la más profunda diferencia entre el pensamiento político de la derecha y el de la izquierda. En la derecha una sola categoría suprema: lo humano, es suficiente para explicar todo fenómeno social, todo destino compartido; es decir, sugiere que podemos hacer la vida política a través de El Hombre, indivisible, unánime, único, exaltando y popularizando la idea del individuo que hace de la burguesía una clase universal, ya me parece escuchar a uno de esos reyes del humor involuntario de la derecha mexicana abogando por los derechos de “la persona humana”. La izquierda, por su parte, propone que el hombre es lo que son los hombres, como dice Marx. Desde luego que una reducción en términos intelectuales, constituye el inicio de la comprensión del mundo desde el punto de vista de las izquierdas; por un lado la visión de la derecha presidida por el sentimiento de lo natural, como si una y solo una fueran las formas posibles de organizar una sociedad, porque a final de cuentas escuchar a la naturaleza es muy fácil, solo dice las frases que le dictan “en la voz del viento del mar, de una palma que se agita, el hombre escucha siempre su propia voz; por el contrario, el universo de la cultura se opone a la naturaleza, es un universo de libertades y elecciones, de renuncias y de conquistas; a final de cuentas, el mundo de lo humano, siempre por hacer”.  @cesarbc70" ["post_title"]=> string(61) "Simone de Beauvoir y el pensamiento político de la derecha " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "simone-de-beauvoir-y-el-pensamiento-politico-de-la-derecha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-13 13:51:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-13 18:51:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67986" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17756 (24) { ["ID"]=> int(68082) ["post_author"]=> string(2) "47" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-15 11:10:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-15 16:10:30" ["post_content"]=> string(4534) "El médico Hugo López-Gatell dijo que esta ola inició hace cuatro semanas. Por su parte, la semana pasada, Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente para Covid-19 de la OPS, señaló que son los adultos jóvenes quienes tienen un rol activo en la transmisión del virus SARS-CoV-2, por lo que es necesario acelerar la vacunación anticovid en esta población. López-Gatell agregó: “Ha podido ser contrarrestada con la estrategia de vacunación, por lo cual hay menos hospitalizados y fallecimientos”. López-Gatell es una de las personas más conocidas del país, pero por ser poco o nada transparente, confiable y por matizar todas sus declaraciones. ¿Para qué? Para estar políticamente correcto. ¿Cómo lo hace? Maquilla los datos que presente de una pandemia que a todas luces está fuera de control desde la primera ola.  La tercera ola, como se le llama y que apenas parece inicia, es una etapa que pudiera llegar a ser controlada por la campaña de vacunación. La que al menos en Ciudad Juárez, ha llegado de manera tardía. El que esta ola se controle por la vacunación, es una hipótesis solamente.  Para la campaña de vacunación que se lleva a cabo en este momento se tuvo que depender de la donación de más de un millón de vacunas que hizo EEUU y vacunar a la gente de la franja fronteriza.  También el médico López-Gatell rechazó la ayuda que la industria maquiladora y empresarial juarense ofreció para comprar vacunas. para usar logística, personal e instalaciones para llevar a cabo vacunaciones masivas de su personal. De tomarlas en cuenta, empresas y comercios no hubieran quebrado o registrado tantas pérdidas y la franja fronteriza no se habría cerrado por tanto tiempo. López-Gatell, el médico, cedió al interés político de su patrón y le dieron un uso político y electoral a la vacuna.  Es el mismo médico quien dice que en esta tercera ola todo va bien; que no hay muchos muertos ni muchos contagiados; que las hospitalizaciones no son muchas; que hay camas suficientes… cuando el mismo López-Gatell decía que de llegar a 60 mil muertos por Covid, sería una gran desgracia. Ayer, esa cifra parece muy diminuta y lejana porque llegamos a 235 mil 237 muertos (cifras del gobierno federal). Las medidas en México se han relajado. A pesar de que tenemos el ejemplo de países que sí han controlado la pandemia y por relajar las medidas sanitarias han registrado nueva ola de contagios, una cuarta, como Francia. El presidente francés Emmanuel Macron establece medidas precautorias como la certificación de estar vacunado para entrar a restaurantes, bares y espectáculos. El informe que esta semana ha presentado el gobierno es positivo, claro. Pero ese es el aspecto político y maquillado del mensaje que presentan. Y aunque sea cierto que no hay tanta gente en los hospitales, sabemos por la experiencia que ahora tenemos que, al inicio de la primera ola de contagios, no es cuando se presentan los picos en infectados, de hospitalizados y defunciones, sino semanas después. Así lo muestran ya en Baja California Sur y en Sinaloa, donde la hospitalización llega ya a 66.3% y 52.4%, respectivamente. El estado de Nayarit ya no cuenta con hospitalización disponible para enfermos de Covid-19 que requieran camas con ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos, al estar 100 por ciento de su capacidad. Yucatán se encuentra ocupado en 82.14%. Nota de La Razón, del miércoles 14 de julio, con datos de la SSA. En Ciudad Juárez, se ha roto el récord de personas vacunadas contra el Covid: 130 mil en dos días y la jornada sigue el día de hoy para personas de 26 a 29 años. Esto fue posible porque entraron a la campaña de vacunación diversas empresas maquiladoras que vacunaron a sus miles de empleados.  No ha sido el gobierno federal, sino la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y personal de Salud del Estado y las empresas, como se pretendía hace un año y que no les permitió el gobierno federal hacerlo. " ["post_title"]=> string(38) "López-Gatell, mal ante la tercera ola" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "lopez-gatell-mal-ante-la-tercera-ola" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-15 11:16:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-15 16:16:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68082" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17847 (24) { ["ID"]=> int(67986) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-13 09:03:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-13 14:03:40" ["post_content"]=> string(11388) "Los he visto triunfar al final de la Guerra Fría, los he visto derribar Estados gigantescos y controlar sociedades con un pequeño repertorio de ideas preconcebidas; pero sobre todo, siempre, los he visto tener miedo. La derecha es aquel tipo de pensamiento político que tiene miedo. Aún en sus mejores momentos, en sus periódicos retornos al poder, aún entonces, tienen miedo de que su mundo desaparezca, que ideas nuevas echen por tierra su pequeño universo fabricado para hacer habitables los espacios de la conciencia.  En la oposición la derecha teme que ideas progresistas desde el poder echen a andar la maquinaria de la historia sin que sepamos con precisión hacia dónde podrá llevarnos –la derecha es determinista–; en el gobierno, teme no ser lo suficientemente fuerte para proteger el precioso legado que le ha sido entregado en depósito histórico, particularmente frente a las amenazas de la modernidad y la tecnología –la derecha es manierista–. Esta combinación, determinismo-manierismo, es la que permitió, en etapas muy tempranas de la evolución burguesa, la creación de la derecha como idea política basada en el principio aristotélico según el cual todo tiende a perfeccionarse según su propia naturaleza; en otras palabras, Simone de Beauvoir, recuerda a André Malraux decir que Europa había dejado de pensarse en términos de libertad para pensarse en términos de destino y desde luego, en términos del destino común de toda civilización, es decir, la extinción; así, cada día “la burguesía vive a la espera del cataclismo inminente que la abolirá”. Jules Romains escribió que “situarse a la derecha es temer por lo que existe”; en el fondo, dentro de todo hombre de derechas hay un descubridor y un colonizador que aspira a que el orden del universo permanezca inalterado por todo el tiempo que sea posible, pero siempre con la consciencia de que no durará; así, teme a las ideas que vienen de fuera, a los descubrimientos de su propia sociedad, a las condiciones económicas adversas y aún las bonanzas que están todo el tiempo cuestionando lo que no debiera cuestionarse; sin embargo, este temor permanente no lo paraliza, sino es parte de su propio élan vital; por eso, aun sin proponérselo, toda manifestación de la derecha está siempre coqueteando y aproximándose al fascismo, pues en él ve la esperanza que queda cuando los valores tradicionales han entrado en verdadero peligro. Beauvoir reflexiona sobre la idea de que los nazis convertían al pesimismo en voluntad de poderío, pues ahí, donde todo era duda y temor, el absolutismo nazi brillaba como una esperanza de pervivencia y de construcción del mañana. Una de las características de la derecha es su capacidad para inventar, replicar y potenciar a sus enemigos; sin ellos, casi perdería su identidad y su esencia, pues su rostro es más bien un reflejo y su vocación la respuesta. Cuando Castor –afectuoso mote que Sartre le dio a Beauvoir– escribió Las ideas políticas de la Derecha, no podía imaginar el refinamiento surrealista al que llegarían los Estados Unidos, por ejemplo, en la búsqueda, identificación y caracterización de sus enemigos; desde japonés ciego de furia hasta el comunista soviético que encarnaba la maldad más profunda y absoluta, pasando por el musulmán y el migrante latinoamericano; todos cabían dentro del discurso de identificación del enemigo según los tiempos y las características; con un pincel prácticamente surreal, lo mismo correspondía su retrato al Charlie Chaplin acusado durante el Macartismo, que a Malcolm X, César Vallejo, Ho Chi Minh o Fidel Castro; todos de izquierda claro, aunque ninguno similar a los demás, eso no importa, la izquierda, en el discurso minimalista de la derecha, se reduce a todo aquello que quiere disolver el mundo establecido, acelerar y provocar su caída, luego, los detalles suelen ser obviados, maliciosamente confundidos; véase si no, ese singular complejo de mentiras, ideas y torturadas visiones que fue Oswald y que lo hacían ideal como chivo expiatorio en el asesinato de Kennedy, retrato de la perversidad como principio de acción política retratada en Libra de Don De Lillo. Separado del mundo por el espacio que crea su propio estilo de vida; su contacto con la materia, señala Beauvoir, es escaso, pobre y a veces despreciable; confía más en su idea y en la forma en que va creando su mundo a partir de varios presupuestos fundacionales; la derecha es por naturaleza, idealista; de ahí el uso indiscriminado de términos que en ocasiones, carecen de contenido real; términos como “valores humanistas”, “valores cristianos”, “Reserva moral” o “bien común”, expresan relaciones sociales con vistas a modelos idealizados e incluso tratan de convertir algunos de esos modelos y de los términos que los retratan en patrimonio exclusivo. Sin embargo, ello no es suficiente cuando se pretende establecer con claridad un ideario político para la derecha; la idea de la evolución social natural, sin adjetivos, como la característica propia de la derecha puede ser mejor presentada como una especie de contrapropaganda más que como un ideario.  Y así es, en efecto, la derecha carece de elementos para su propia definición porque carece de propuestas y la única que tiene es la sobrevivencia, la inmovilidad y el postergamiento indefinido de la crisis que de un modo u otro exterminará el modelo que hoy conocemos; sin embargo, para obtener el contraste que provea de identidad, lo mismo están los países musulmanes que Cuba, lo mismo los talibanes de Afganistán que los gobiernos de la izquierda latinoamericana. Porque la derecha, en México como en Francia y en cualquier otra parte del mundo, está construida sobre una serie de contradicciones que no pueden ser obviadas y que constituyen parte fundamental de su dinámica política. ¿Cómo podría la derecha, convertida en clase dominante, luchar contra los privilegios ajenos mientras defiende sus propios privilegios frente a los demás? Es decir, cómo podría asumir su identidad como única heredera de la Revolución Francesa, si no es recurriendo a lo que más la atemoriza y a lo que más pone en duda su propia existencia. Para salvar esta contradicción tan íntima como absoluta, la derecha solo tiene dos caminos: la violencia y el idealismo. Por la violencia se aproxima al fascismo y por el idealismo se propone convencerse y convencer a los demás de que al defender sus intereses, en realidad defiende valores universales; que la justicia a la que aspira no es la cotidiana, sino una forma superior que explica el dominio natural de la burguesía; dicho de otro modo, si la evidencia muestra que existe algo que podemos denominar “lucha de clases”, que existe una fuerte presión dentro de las clases trabajadoras derivadas de la desigualdad y las difíciles condiciones económicas, el intelectual de derecha tiene como primera obligación olvidar el dato empírico y desde luego, omitir cualquier referencia a la lucha de clases; antes bien, propondrá modelos idealizados como la colaboración de clases, la subsidiariedad y la supletoriedad. En este decir sin decir, es este estar sin estar, que es la derecha, la reformulación de las ideas ocupa un lugar fundamental; desde luego, el pensamiento político de la derecha aspira a la quietud absoluta y para ello debe pasar por el cambio sin que éste afecte sus estructuras fundamentales: gatopardismo, como diría Lampedusa; para lograrlo, recurre al principio enunciado por Brice Parain: “todos los problemas son cuestiones de opinión”. Esa técnica permite transcurrir entre los temas y las épocas, a cuál más espinosa, sin que .se sufran daños considerables; al final del día, todo son opiniones y todas son respetables; hacia el exterior, la misma técnica permite desdibujar los principios ideológicos de la izquierda y transitar hacia el anhelado espacio sin ideologías que la derecha trató de echar a andar en 1989 y que apenas enunciados sus principios se veía ya desmentida tanto en la Alemania Unificada como en la otrora Unión Soviética. Desde luego, esta forma de entender el enfrentamiento entre las clases no solo la vuelve inocua, pues donde hubo necesidad de sobrevivencia queda un mal sentimiento que se puede trabajar, es decir, se socializa el conflicto al grado de desnaturalizarlo. En otras palabras, Nietzsche estaba a favor de cierta ilusión de dignidad para los desheredados; De Man pensaba en que conceder ventajas sociales incidiría positivamente en la reducción de los complejos de inferioridad de los mismos afortunados; así, el manejo de la lucha de clases se soluciona en el discurso, transformando la mentalidad de los proletarios, pero no la situación que los oprime y que, desde luego, forma parte de ese escenario natural que no requiere cambios. Al contrario, el pensamiento de izquierda requiere militancia; en mayor o menor medida, pero exige un compromiso de cambio; como dice Beauvoir; “hay pues, una religión marxista: la religión de la humanidad por conquistar, o de la humanidad por hacer”. Tal vez sea esa la más profunda diferencia entre el pensamiento político de la derecha y el de la izquierda. En la derecha una sola categoría suprema: lo humano, es suficiente para explicar todo fenómeno social, todo destino compartido; es decir, sugiere que podemos hacer la vida política a través de El Hombre, indivisible, unánime, único, exaltando y popularizando la idea del individuo que hace de la burguesía una clase universal, ya me parece escuchar a uno de esos reyes del humor involuntario de la derecha mexicana abogando por los derechos de “la persona humana”. La izquierda, por su parte, propone que el hombre es lo que son los hombres, como dice Marx. Desde luego que una reducción en términos intelectuales, constituye el inicio de la comprensión del mundo desde el punto de vista de las izquierdas; por un lado la visión de la derecha presidida por el sentimiento de lo natural, como si una y solo una fueran las formas posibles de organizar una sociedad, porque a final de cuentas escuchar a la naturaleza es muy fácil, solo dice las frases que le dictan “en la voz del viento del mar, de una palma que se agita, el hombre escucha siempre su propia voz; por el contrario, el universo de la cultura se opone a la naturaleza, es un universo de libertades y elecciones, de renuncias y de conquistas; a final de cuentas, el mundo de lo humano, siempre por hacer”.  @cesarbc70" ["post_title"]=> string(61) "Simone de Beauvoir y el pensamiento político de la derecha " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "simone-de-beauvoir-y-el-pensamiento-politico-de-la-derecha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-13 13:51:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-13 18:51:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67986" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6f8b9b768370a4631853c379399b68f3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Simone de Beauvoir

Simone de Beauvoir y el pensamiento político de la derecha 

Los he visto triunfar al final de la Guerra Fría, los he visto derribar Estados gigantescos y controlar sociedades con un pequeño...

julio 13, 2021

López-Gatell, mal ante la tercera ola

El médico Hugo López-Gatell dijo que esta ola inició hace cuatro semanas. Por su parte, la semana pasada, Sylvain Aldighieri, gerente de...

julio 15, 2021




Más de categoría

La “guillotina” de López…

El actual “gobierno” federal encabezado por AMLO no ha tenido más remedio que promoverse a través de espectáculos de...

julio 23, 2021

El Complicado Regreso a Clases

La Secretaría de Educación Pública (SEP) sigue con el plan de regresar a las aulas el lunes 30 de...

julio 23, 2021
Tercera Ola

Tercera Ola

En los primeros 19 días del mes de julio se han contabilizado 139 968 contagios y 3284 defunciones por...

julio 23, 2021

La Dirección General de Juegos y Sorteos. Primera parte.

Diferencia: La empresa permisionaria debe cuidar su negocio;los representantes de los caballistas defienden una Industria. Los representantes de los...

julio 23, 2021