Ante el colapso económico por Semáforo Rojo es ineludible que el Congreso de la CDMX reoriente el gasto 

Con el nuevo cierre de actividades económicas catalogadas por la autoridad local como “no esenciales” y cuyo impacto se prevé en la pérdida de 10 mil establecimientos mercantiles, es impostergable que el Congreso de la Capital encuentre...

25 de diciembre, 2020

Con el nuevo cierre de actividades económicas catalogadas por la autoridad local como “no esenciales” y cuyo impacto se prevé en la pérdida de 10 mil establecimientos mercantiles, es impostergable que el Congreso de la Capital encuentre alternativas que permitan reorientar una parte del gasto público y brindar apoyo a las empresas y a los trabajadores formales.

En los cuatro puntos cardinales de la Ciudad de México vemos cómo las alcaldías permiten la informalidad expresada en ambulantaje y tianguis, mientras el comercio formal es severamente castigado con medidas estrictas, a pesar de que se tomaron prevenciones mucho mayores que las exigidas por los tres niveles de gobierno.

Es inminente el cierre de 10 mil establecimientos mercantiles por el decreto del Semáforo Rojo en la CDMX y el Estado de México, y, en consecuencia, la pérdida de más de 100 mil empleos.

Por eso es imperativo que se apruebe un paquete económico de emergencia para la salvación del empleo por un monto de cuando menos 3200 millones de pesos, para que de manera solidaria y transitoria, se aminore el impacto económico brutal provocado por el nuevo semáforo rojo y el consecuente cierre de actividades económicas. 

Estas medidas podrían incentivar la creación de un programa de paros técnicos por emergencia COVID-19, a fin de que los trabajadores de las empresas que se comprometan a mantener los empleos, puedan recibir de parte del Gobierno de la Ciudad un salario mínimo equivalente, cuyo costo tendría un impacto presupuestal de 2553 millones de pesos.

También se puede echar mano de la exención temporal para los siguientes seis meses del impuesto sobre nómina para los nuevos empleos que se generen hasta el restablecimiento de los 198 mil 401 empleos perdidos a consecuencia de la pandemia. Esta medida tendría un impacto de 728 millones de pesos en la recaudación de la Ciudad.

El nuevo cierre de actividades no esenciales, hace más evidente que nunca, la importancia de que el Gobierno de la Ciudad de México ofrezca apoyos directos para salvaguardar a las empresas y sobre todo, a las familias que dependen de los empleos formales en la capital.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18051 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59472) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59472) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18049 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59472) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18052 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17956 (24) { ["ID"]=> int(82192) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 13:30:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:30:45" ["post_content"]=> string(5768) "Desde el lunes 8 de agosto de 2022, he dormido tranquilo y con una enorme sonrisa en mi rostro. Esto es resultado de saber que todo estará bien durante cinco años: que el sol el día de mañana brillará en todos los rincones del mundo, que a partir de hoy ya no habrá metrallazos ni odio entre los seres humanos y que el único ruido que habrá en las ciudades será el trino de los pájaros. Es la primera vez, desde que tengo memoria, que caigo en los brazos de Morfeo con tal paz y regocijo en mi corazón.  El culpable de esto es, nada más y nada menos, que el mejor emperador presidente del universo mundo. Usted conoce el nombre mejor que yo: ¡sí, mi presi López, su Alteza Obradorísima!  A mi presi sólo le bastó algo muy sencillo, que ciertamente no es ciencia nuclear, pero que a los conservadores y adversarios de la patria NUNCA se les ocurrió, porque estaban muy ocupados robándole la presidencia en 2006. Bueno, aunque lo hubiesen intentado, sus palabras no hubiesen tenido el mismo efecto, porque ellos no están tan cerca de la divinidad como su Alteza Obradorísima.  Y es que nuestro Prócer, iluminado entre los iluminados, nuestro propio Homelander oriundo de Macuspana, hizo, en su stand up conferencia de la mañana del 8 de agosto de 2022, un llamado a todos los países para hacer una tregua de cinco años El premio Nobel de la Paz ya viene en camino a Palacio Nacional, esperemos que con entrega gratuita el mismo día.  Obviamente, mi presi, cuando escuché sus sabias palabras, no pude hacer más que reírme. Pero no se crea, no me reí burlonamente como sus adversarios, esos ociosos que nomás le desean el mal a usted y al país (porque usted es México encarnado). Me reí de alegría porque usted ha logrado eso que la humanidad ha buscado desde los tiempos de Caín y Abel.  ¡Su Alteza Obradorísima, usted sí que sabe gobernar, no sólo a México, sino también a todo el mundo! Hoy anotaré algo más en mi lista de cosas por las cuales debo agradecerle (con logros tan magnos como convertirnos en Suiza en menos de cuatro años y darnos la gasolina a diez pesitos). No sólo trajo la paz a cada rincón de México, ¡no señor! También ha traído la paz mundial. Ojalá pudiésemos copiarlo y pegarlo en todos los países del mundo, con la misma facilidad con la que se hace en los archivos de texto, ¡porque todos merecen un presidente (que digo presidente, un salvador) como usted!  Eso sí, espero que pronto sus guaruras austeros (esos mismos que lo alejaron de los familiares de los mineros en su reciente visita a Coahuila) reciban una capacitación todavía más perrona, porque en una de esas, mi presi, no nos lo vayan a querer robar los mismísimos marcianos o los Jedi, porque si con un simple llamado a una tregua mundial pudo usted hacer entrar en razón a personajes tan peleoneros como Joe Biden, Vladimir Putin y Xi Jinping, ¿por qué parar ahí? ¿Por qué no ir al infinito y más allá, Buzz Lightyear dixit, y traer también la paz universal? Ahora espero que pronto, mi presi, con esa facilidad con la que se le dan las cosas, pueda convertir eso de la tan mentada soberanía en pan y vino, o al menos en unos taquitos con sal, porque este asunto de la inflación está medio canijo. O, ya si se siente usted cargado con mucha magia, nos comparta de esos billetitos de 200 pesos que le alcanzan para mantener una vida palaciega con tanto desahogo. Al menos, denos unas clasecitas de economía doméstica, ¿no? Así que espero que usted, apreciable lector, también pueda dormir tranquilo a partir de hoy con la certeza de que vive en un mundo pacífico.  Ahora, digamos todos al unísono:  ¡Gracias por regalarnos la paz mundial, su Alteza Obradorísima!" ["post_title"]=> string(26) "Por fin, ¡la paz mundial!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "por-fin-la-paz-mundial" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 13:30:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:30:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82192" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18052 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(58) ["max_num_pages"]=> float(29) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e5dee0a3e0bd2d2c4d16a20dd5e1d323" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Obstáculos para ser auténtico

Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad.

julio 22, 2022

Por fin, ¡la paz mundial!

Desde el lunes 8 de agosto de 2022, he dormido tranquilo y con una enorme sonrisa en mi rostro. Esto es resultado...

agosto 15, 2022




Más de categoría
“Pienso, por lo tanto existo” como origen y fundamento de la disociación del Yo

“Pienso, por lo tanto existo” como origen y fundamento de la disociación del Yo

–“Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas”. René Descartes (1596-1650).

agosto 19, 2022
Eutanasia: el principio de no tomar la vida del inocente

Eutanasia: el principio de no tomar la vida del inocente

La presencia de dolores, y otros síntomas, que se producen en pacientes con enfermedades crónicas y terminales, a veces...

agosto 18, 2022
balas

De Frente Y Claro | DE LOS ABRAZOS NO BALAZOS AL TERROR COTIDIANO

No ha existido una política consistente que lleve a fortalecer a las policías estatales, municipales, de ahí se derivan...

agosto 18, 2022

Alas para Emilio: impunidad y negligencia médica

Hablar de condición humana, ubicar nuestro ser en el planeta y en el universo, creer en nuestro ser común...

agosto 18, 2022