AMLO y Zaldívar: coalición de servidores públicos

Una vez más Arturo Zaldívar se somete a la voluntad de López Obrador para que la llamada Guardia Nacional se incorpore a la Secretaría de la Defensa Nacional.

26 de agosto, 2022

López Obrador no se atrevió a emitir un decreto saltándose a sus lacayos del Poder Legislativo y decidió acogerse a la simulación de presentar una “iniciativa preferente” de ley, para simular que los legisladores son los que han considerado admisible que mediante una ley a la medida, se brinque la Constitución para salirse con la suya.

 

Artículo 216.- “Cometen el delito de COALICIÓN DE SERVIDORES PÚBLICOS, los que teniendo tal carácter se coaliguen para tomar medidas contrarias a una ley, reglamento u otras disposiciones de carácter general, impedir su ejecución o para hacer dimisión de sus puestos con el fin de impedir o suspender la administración pública en cualquiera de sus ramas…”.

López Obrador y Arturo Zaldívar se han coaligado con los legisladores federales para burlar el Artículo 29 constitucional que obliga al presidente de la Suprema Corte, a IMPEDIR QUE EL EJECUTIVO GOBIERNE COMO UN MONARCA ABSOLUTO.

Si López Obrador hubiera arrebatado la Guardia Nacional a la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, mediante un decreto personalísimo, hasta el servil Zaldívar se habría visto en un predicamento más grave conforme al artículo 136 de nuestra Constitución.

La única posibilidad de que el Ejecutivo Federal gobierne por decretos, la marca el artículo 29 constitucional en el caso de LEY MARCIAL o ESTADO DE SITIO.

En ese caso, Zaldívar tendría que haber cumplido lo que dice el último párrafo del artículo 29 constitucional que a la letra dice:

Artículo 29º,  último párrafo.- 

“Los decretos expedidos por el Ejecutivo durante la restricción o suspensión, SERÁN REVISADOS DE OFICIO E INMEDIATAMENTE POR LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, la que deberá pronunciarse con la mayor prontitud sobre su constitucionalidad y validez”.

AMLO y ZALDÍVAR han escogido la simulación legislativa mediante la cual, a sabiendas de ser una ley inconstitucional, recurren a la marrullería  de dejarle a la Suprema Corte la tarea de estudiar y dictaminar si la LEY AMLO para la GUARDIA NACIONAL es o no es inconstitucional, cuando hasta Zaldívar lo sabe de antemano.

AMLO, ZALDÍVAR y los legisladores de MORENA que se prestan a esta simulación, cometen el delito federal de COALICIÓN DE SERVIDORES PÚBLICOS, con el propósito de TOMAR  MEDIDAS CONTRARIAS A LA CONSTITUCIÓN FEDERAL.

ZALDÍVAR Y AMLO creen que estos delitos suyos van a quedar impunes porque MORENA “tiene asegurada la Presidencia de la República” en 2024 y más allá.

Que se miren en el espejo de José Murillo Karam que, sin haber cometido delito alguno, hoy está tras las rejas, porque el poderoso en turno así lo decidió.

Por ahora ZALDÍVAR Y AMLO pueden hacer lo que les venga en gana, “PORQUE LA LEY ES COSA DE CUENTO…”

LA LEY PUEDEN TORCERLA Y EVADIRLA, PERO LOS REFRANES NO.

CON LA VARA QUE HOY MIDEN, SERÁN MEDIDOS.

A TODOS LOS CERDOS LES LLEGA SU SAN MARTÍN.

O como decía el poeta Ernesto Cardenal:

Escaparás de mis versos Daniel, PERO NO DE MIS LECTORES.

Días vendrán.

*LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL.

Comentarios


object(WP_Query)#16105 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82594) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82594) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16101 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16103 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16102 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82594) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16104 (24) { ["ID"]=> int(83606) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:52:52" ["post_content"]=> string(8022) "La ansiedad, el desasosiego, la inquietud de nuestros días y la revolución tecnológica son una poderosa combinación que afecta la convivencia de las personas, el orden social y la manera de hacer y participar en política. Estos cambios rompieron el orden, el frágil equilibrio social. El primero, causado por la “economía líquida” (Bauman), aquella que desvanece toda certeza para el hombre común, es decir, un trabajo estable, ingresos seguros y suficientes, desmantela o debilita la seguridad social, como acceso a servicios de salud y de educación dignos, seguro de desempleo, pensión e invalidez. Ese mundo se fue al consagrar la libertad del capital, productividad y competitividad como los valores. El hombre hecho pieza desechable del engranaje económico. Me recuerda Tiempos Modernos de Chaplin. Los temores ocasionados por la precariedad económica han encendido las alarmas biológicas de las personas y activado su instinto de sobrevivencia. Ante este peligro y la amenaza de perder estabilidad y estatus, el estado de ánimo social es dominado por el miedo, que se manifiesta como agresividad, irritación, intransigencia, intolerancia... también de solidaridad y empatía. Amor y odio. Afecto, pasión, apego; y rencor, antipatía y animadversión. Es así como se han puesto los sentimientos a flor de piel. Y la revolución tecnológica ha potenciado el poder de los sentimientos. Los likes y emoticones han construido sociedades de internautas que se identifican, se dan sentido de comunidad y pertenencia. Y creen dominar con emoticones ese mundo. El mundo virtual se ha convertido en refugio de quienes comparten sentimientos. Articula sus identidades porque “sustituye el juicio por el prejuicio”, dice el consultor electoral Antoni Gutiérrez-Rubí, y sentencia: “Pensamos lo que sentimos” (Gestionar las emociones políticas). Ya decía Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Las razones del corazón son un lenguaje diferente que trasciende a las palabras cuando tocan la fibra de las emociones y llevan a la acción, mientras las razones llevan a conclusiones, según el neurólogo Donald Calne, al diferenciar el distintivo entre la razón y la emoción; por cierto una añeja polémica filosófica. El redescubrimiento de las emociones y su impacto en la gente, potenciado por las redes sociales, ha impulsado a ponerlas en el centro de la política y de las campañas electorales. Las posibilidades que abren las tecnologías de la información para segmentar y virtualmente personalizar el mensaje, así como abatir los costos de las campañas electorales, favorecen que el debate y la comunicación política se trasladen a las redes sociales. Y, en particular, que en estos ámbitos reinen las emociones sobre las razones. El papel tan importante que juegan en la vida social hoy en día ha hecho que se recurra a las neurociencias y a la biología para comprender la función fundamental que tienen las emociones en el desarrollo de la razón. (En tanto, radio y TV tienden a perder protagonismo, al menos por ahora. La prensa escrita tal vez sea reservada para el análisis puntual y profundo). Esta es la propuesta que hace Antoni Gutiérrez-Rubí en su libro Gestionar las emociones políticas, que he citado en este espacio. La neurociencia coloca a la poesía y al arte, a la risa y a la ironía, en el corazón de lo propiamente humano y en el arma más poderosa de la humanidad para enfrentar el determinismo que parece reducirnos a máquinas que hacemos siempre lo mismo (como revelan los algoritmos) y a reacciones neuroquímicas que echan por tierra el libre albedrío o capacidad para elegir a voluntad y libremente. Quizá ahora entendemos los límites de estos conceptos filosóficos, pero también los resquicios que nos libran de ser reducidos a meros zombis. Así, la Universidad de Bergen, Noruega, reunió en un estudio a un grupo de matemáticos y de psicólogos que demostraron empíricamente que la simetría y la claridad, que son lo que la conciencia humana concibe como hermoso y bello es lo verdadero. Belleza y verdad se hermanan (tomado del libro citado). Octavio Paz decía que la poesía es otra forma de acercarnos a la verdad y el conocimiento. Hoy estas verdades son trasladadas al campo de la política para escapar de la tiranía y tratar de elaborar un programa político que hable a los sentimientos de las personas, que las emocione y las incite a la acción para salvar a la democracia y reformar el sistema económico y político, de manera que nuevamente el hombre y sus necesidades sean los ejes de la política. Escribe Antoni Gutiérrez-Rubí: “(…) Estamos en un momento altamente voluble e incierto. Entender las emociones profundas, comprender los miedos, atender las sensibilidades. No hay otro camino si se quiere que la política democrática pueda canalizar los humores sociales en objetivos políticos”. El autor, quien asesoró a Gustavo Petro para que triunfara en las elecciones presidenciales de Colombia, analiza tanto el potencial de las redes sociales para favorecer el cambio como sus riesgos. Observa que el like le gana la partida al think. La superabundancia de información propicia que nos ocupe con afán la búsqueda de la novedad al grado que dejamos de pensar para buscar. Es la mayor manifestación de la inmediatez. Por ello la reflexión sucumbe ante las reacciones. Y advierte un fenómeno que me parece fundamental para entender la profundidad de la transformación social en el que estamos inmersos: “(…) El gran cambio: la reputación se enfrenta al ranking digital como el gran ordenador del mérito o del conocimiento”. Influencers vs los expertos. La devaluación del conocimiento frente a los mercadólogos. La tiranía del márquetin. Este nuevo régimen plantea desafíos sin paralelo a la democracia y a la vida civilizada. Ahora los influencers tienen el poder de cambiar la conversación social, el curso de la política y de los acontecimientos. He ahí la enorme importancia que tiene atender la indignación social contra el statu quo. En tanto, cabe que políticos y estudiosos democráticos aprendan a gestionar las emociones políticas para evitar el precipicio. Cuando la emoción de gusto y enojo, bueno y malo, sustituye a las relaciones causa-efecto, la manipulación de los sentimientos es el nuevo ordenador de la vida pública. Reinan capricho e impaciencia. Sociedad de infantes perennes: volubles y peligrosos. El corto plazo y la inmediatez tienden a enceguecer e impedir la planeación y la acción política de mediano y largo plazo. Un desafío para la democracia y la vida misma del planeta, amenazada por el cambio climático. Si bien Gutiérrez-Rubí no se ocupa en este libro de entender y analizar las causas que hacen que los sentimientos de las personas estén a flor de piel (que desde mi perspectiva son la precariedad e inseguridad económica, como ha ocurrido en otras etapas de la historia humana), sí es una guía útil para que los políticos democráticos entiendan la importancia de considerar los sentimientos de la gente y comprendan sus motivaciones para guiar el cambio. Es un incentivo para analizar las causas del gran malestar de nuestros días." ["post_title"]=> string(29) "Las emociones en la política" ["post_excerpt"]=> string(138) "Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-emociones-en-la-politica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:59:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:59:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16130 (24) { ["ID"]=> int(83648) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 10:02:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 15:02:02" ["post_content"]=> string(10932) "Una tras otra, esta columna ha ido explorando la complejidad de nuestro momento histórico desde distintos ángulos, y ahora toca el turno a explorar el concepto de “verdad”. A lo largo de las siguientes semanas trataremos de dilucidar si este concepción, tan traída y llevada en nuestra realidad cotidiana, se trata de algo que existe con total independencia de nosotros y lo que pensemos del mundo –y donde nuestra labor consiste descubrirla y defenderla–, o si se trata de una construcción que los seres humanos inventamos a nuestra medida, dando lugar a una multiplicidad de versiones, puntos de vista y opiniones que cohabitan aisladamente y nos permite afirmar serenamente: “yo tengo mi verdad y tú tienes la tuya” y quedarnos tan tranquilos.   No descubro el agua tibia si afirmo que la realidad tiene tantos niveles de manifestación y complejidad que asegurar que tenemos acceso a la totalidad, ya no del cosmos en su conjunto, sino tan siquiera un sólo evento aislado, de la historia de un país, del dominio de una ciencia o siquiera de la comprensión de lo que “es” el ser humano resulta un autoengaño y una ilusión. Y por ello, en este escenario de desmesura, resulta natural y prudente preguntarse cómo, entonces, habremos de reconocer lo que es verdad de lo que no lo es.  Para entender la verdad, descartamos la mentira Lo primero es aclarar que en esta discusión dejaremos de lado la mentira. Cuando de manera consciente y voluntaria negamos o falseamos una realidad objetiva, justificamos falazmente la intención de un comentario o una expresión, o cuando negamos algo que tenemos la certeza que ocurrió, sabemos que algo es “verdadero” y contaminamos intencionalmente el intercambio comunicativo con independencia de las motivaciones que tengamos para hacerlo. Por eso, en este nivel de la discusión, las mentiras y las fake news quedan excluidas: niegan lo que consideran una verdad, y la intención es averiguar cómo construimos esas verdades, no cómo, una vez que las conocemos, las falseamos.  Cuando mentimos, quizá queremos defender una posición que consideramos justa e inventamos una estadística que nos respalde (una mentira piadosa por un bien mayor), quizá queremos proteger al otro y mentimos por cariño o negamos una infidelidad para salvarnos a nosotros mismos jurando no volver a cometerla. Quizá queremos sacar ventaja en una negociación y exageramos las ventajas de nuestro producto pero, sea como sea, en todos estos casos se tiene muy claro “cual es la verdad” y lo que se busca es ocultarla o maquillarla, por eso no es la mentira lo que merece la pena analizarse cuando lo que buscamos entender cómo construimos las verdades, que son un paso previo. La mentira se deriva de una supuesta verdad, y se trata de averiguar de donde surge ésta.  Reflexionar acerca de por qué mentimos, de cuáles son los disparadores que nos llevan a negar, torcer o manipular aquello que sabemos de cierto implica que consideramos que algo es verdadero y tratamos de ocultarlo, lo que nos llevaría por otros caminos. El objetivo aquí consiste en averiguar precisamente si existen conocimientos, conclusiones, valores, argumentos que posean intrínsecamente la condición de verdaderos, sin importar el tiempo o el lugar. Se trata de explorar los mecanismos que usamos para construir aquellas narrativas y relatos que describen con supuesta fidelidad y rigor la realidad, que nos dan certidumbre, así sea desde nuestra perspectiva, acerca del mundo que habitamos y su funcionamiento, así como la forma más eficaz de relacionarnos con los otros.  “Real” y “verdadero” no son sinónimos Cometeríamos un grave error si consideramos “la verdad” como sinónimo de realidad. Si bien para muchas cosmovisiones algo es “verdad” porque puedo verlo, medirlo, pesarlo, ubicarlo en el tiempo y el espacio, también identificamos como verdadero algo que hemos convertido en un concepto, aun cuando sea subjetivo. La injusticia, en abstracto, sin duda existe, es verdadera en tanto que todas las culturas y formas de entender el mundo tienen una idea de la justicia y por lo tanto es posible señalar los efectos de su ausencia, pero la construcción concreta de la “injusticia” dependerá de la visión particular de los actos y conductas que se consideran justas. Lo que en una época se consideraba justo –la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente–, en otra deja de serlo, pero siempre en la humanidad se busca alcanzar “la justicia”. Por ello, cuando hablamos de la construcción de narrativas para describir el mundo en que estamos inmersos, la verdad se refiere a la forma específica como interpretamos los hechos, a aquellos relatos con que cada cosmovisión se identifica debido a que explican y le dan sentido a esa visión en particular.  Por ejemplo, para muchos la diversidad sexual como se entiende el siglo XXI es una “verdad” bajo la que deciden vivir y sobre la cual construyen su moralidad, su ética y sus conductas, pero considerar de manera absoluta que esa visión es la única que ajusta a la “realidad” implica no sólo que todos aquellos humanos que no compartan esta visión están equivocados, mienten o se mienten a sí mismos sino que todos los individuos del género humano, durante los últimos diez mil años, han vivido en la irrealidad.  Para quienes abrazan la convicción de que la identidad de género no puede estar circunscrita a una comprensión binaria de “hombres y mujeres” y a una sola modalidad de conducta sexual aceptable queda claro que, con independencia de que en términos biológicos existen dos sexos posibles involucrados en el proceso de reproducción, consideran el género como una construcción cultural humana y en tanto tal, la preferencia sexual es diversa. Facebook1, que antes tan sólo daba como opciones para elegir sexo entre hombre, mujer y “es complicado”, a partir de 2014, despliega un menú con más de cincuenta opciones, entre las que pueden encontrarse cisexual, transexual, fluido, andrógino o agéneros. Lo mismo ocurre con la aplicación para citas Tinder,2 que en tiempos recientes, ha agregado a la versión en inglés veintisiete nuevas identidades de género. Pero no se trata de una cuestión meramente anecdótica, pues en un buen número de países existen ya herramientas jurídicas para trasladar la interpretación cultural particular de la identidad sexual al plano de la identidad legal. Sólo por citar algunos casos, a partir de 2018 en Bélgica, Portugal y Luxemburgo existe la “ley de libre determinación de identidad de género3” que permite a los mayores a 18 años cambiar el sexo que aparece en sus documentos oficiales. Esto implica que esta “verdad” forma parte de la manera de entender la realidad y la existencia de un creciente número de personas. Sin embargo, para muchos otros la sexualidad “correcta”, única aceptable y única reconocida como válida –que bajo una perspectiva de género suele llamársele heteronormativa– se circunscribe a la atracción exclusiva entre hombres y mujeres, biológicamente identificados como tales desde su nacimiento hasta su muerte, otra “verdad” que sirve como fundamento para crear moralidad, ética y conductas que de ningún modo podrían descalificarse como “irreales”.  Lo que surge son una serie de preguntas: ¿cómo se construye una verdad? ¿Ambas posturas se excluyen mutuamente? ¿Podrían cohabitar? En caso afirmativo, ¿cuál de las dos posturas sería la verdadera? ¿Podrían serlo ambas? El objetivo de la serie de artículos que comienzan hoy es explorar qué es la verdad y cómo la construimos discursivamente, entendiendo que eso que articulamos en palabras termina por convertirse en realidades sólidas, pero no necesariamente universales y eternas, sino parciales y transitorias. Para llegar a la gran pregunta que no podemos evadir si pretendemos habitar un mundo con paz y una razonable cuota de armonía: ¿cómo conseguir que las verdades parciales cohabiten creando con su interacción una sinergia constructiva?     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 BBC News, Mundo, Tecnología, “Las 50 opciones de identidad sexual según Facebook”, 14 de febrero 2014,  Consulta: 28 junio de 2022 https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/02/140214_tecnologia_facebook_sexo_aa 2 El País, Política, Gloria, Rodríguez, Pina, “Tinder amplía las opciones de identidad de género en español por el Madrid World Pride”, 23 de junio 2017. Consulta: 28 de junio 2022 https://elpais.com/politica/2017/06/20/actualidad/1497976474_475883.html 3 Expansión, Internacional, “Estos son los países que reconocen a las personas trans”, 31 de marzo de 2022 Consulta: 28 de junio 2022 https://expansion.mx/mundo/2022/03/31/paises-reconocen-personas-trans" ["post_title"]=> string(54) "El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras" ["post_excerpt"]=> string(293) "Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones o si se trata de una construcción que inventamos a nuestra medida, dando lugar a una multiplicidad de versiones, puntos de vista y opiniones que cohabitan aisladamente. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "el-gran-problema-de-la-verdad-ni-realidad-ni-mentiras" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 10:02:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 15:02:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83648" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16104 (24) { ["ID"]=> int(83606) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:52:52" ["post_content"]=> string(8022) "La ansiedad, el desasosiego, la inquietud de nuestros días y la revolución tecnológica son una poderosa combinación que afecta la convivencia de las personas, el orden social y la manera de hacer y participar en política. Estos cambios rompieron el orden, el frágil equilibrio social. El primero, causado por la “economía líquida” (Bauman), aquella que desvanece toda certeza para el hombre común, es decir, un trabajo estable, ingresos seguros y suficientes, desmantela o debilita la seguridad social, como acceso a servicios de salud y de educación dignos, seguro de desempleo, pensión e invalidez. Ese mundo se fue al consagrar la libertad del capital, productividad y competitividad como los valores. El hombre hecho pieza desechable del engranaje económico. Me recuerda Tiempos Modernos de Chaplin. Los temores ocasionados por la precariedad económica han encendido las alarmas biológicas de las personas y activado su instinto de sobrevivencia. Ante este peligro y la amenaza de perder estabilidad y estatus, el estado de ánimo social es dominado por el miedo, que se manifiesta como agresividad, irritación, intransigencia, intolerancia... también de solidaridad y empatía. Amor y odio. Afecto, pasión, apego; y rencor, antipatía y animadversión. Es así como se han puesto los sentimientos a flor de piel. Y la revolución tecnológica ha potenciado el poder de los sentimientos. Los likes y emoticones han construido sociedades de internautas que se identifican, se dan sentido de comunidad y pertenencia. Y creen dominar con emoticones ese mundo. El mundo virtual se ha convertido en refugio de quienes comparten sentimientos. Articula sus identidades porque “sustituye el juicio por el prejuicio”, dice el consultor electoral Antoni Gutiérrez-Rubí, y sentencia: “Pensamos lo que sentimos” (Gestionar las emociones políticas). Ya decía Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Las razones del corazón son un lenguaje diferente que trasciende a las palabras cuando tocan la fibra de las emociones y llevan a la acción, mientras las razones llevan a conclusiones, según el neurólogo Donald Calne, al diferenciar el distintivo entre la razón y la emoción; por cierto una añeja polémica filosófica. El redescubrimiento de las emociones y su impacto en la gente, potenciado por las redes sociales, ha impulsado a ponerlas en el centro de la política y de las campañas electorales. Las posibilidades que abren las tecnologías de la información para segmentar y virtualmente personalizar el mensaje, así como abatir los costos de las campañas electorales, favorecen que el debate y la comunicación política se trasladen a las redes sociales. Y, en particular, que en estos ámbitos reinen las emociones sobre las razones. El papel tan importante que juegan en la vida social hoy en día ha hecho que se recurra a las neurociencias y a la biología para comprender la función fundamental que tienen las emociones en el desarrollo de la razón. (En tanto, radio y TV tienden a perder protagonismo, al menos por ahora. La prensa escrita tal vez sea reservada para el análisis puntual y profundo). Esta es la propuesta que hace Antoni Gutiérrez-Rubí en su libro Gestionar las emociones políticas, que he citado en este espacio. La neurociencia coloca a la poesía y al arte, a la risa y a la ironía, en el corazón de lo propiamente humano y en el arma más poderosa de la humanidad para enfrentar el determinismo que parece reducirnos a máquinas que hacemos siempre lo mismo (como revelan los algoritmos) y a reacciones neuroquímicas que echan por tierra el libre albedrío o capacidad para elegir a voluntad y libremente. Quizá ahora entendemos los límites de estos conceptos filosóficos, pero también los resquicios que nos libran de ser reducidos a meros zombis. Así, la Universidad de Bergen, Noruega, reunió en un estudio a un grupo de matemáticos y de psicólogos que demostraron empíricamente que la simetría y la claridad, que son lo que la conciencia humana concibe como hermoso y bello es lo verdadero. Belleza y verdad se hermanan (tomado del libro citado). Octavio Paz decía que la poesía es otra forma de acercarnos a la verdad y el conocimiento. Hoy estas verdades son trasladadas al campo de la política para escapar de la tiranía y tratar de elaborar un programa político que hable a los sentimientos de las personas, que las emocione y las incite a la acción para salvar a la democracia y reformar el sistema económico y político, de manera que nuevamente el hombre y sus necesidades sean los ejes de la política. Escribe Antoni Gutiérrez-Rubí: “(…) Estamos en un momento altamente voluble e incierto. Entender las emociones profundas, comprender los miedos, atender las sensibilidades. No hay otro camino si se quiere que la política democrática pueda canalizar los humores sociales en objetivos políticos”. El autor, quien asesoró a Gustavo Petro para que triunfara en las elecciones presidenciales de Colombia, analiza tanto el potencial de las redes sociales para favorecer el cambio como sus riesgos. Observa que el like le gana la partida al think. La superabundancia de información propicia que nos ocupe con afán la búsqueda de la novedad al grado que dejamos de pensar para buscar. Es la mayor manifestación de la inmediatez. Por ello la reflexión sucumbe ante las reacciones. Y advierte un fenómeno que me parece fundamental para entender la profundidad de la transformación social en el que estamos inmersos: “(…) El gran cambio: la reputación se enfrenta al ranking digital como el gran ordenador del mérito o del conocimiento”. Influencers vs los expertos. La devaluación del conocimiento frente a los mercadólogos. La tiranía del márquetin. Este nuevo régimen plantea desafíos sin paralelo a la democracia y a la vida civilizada. Ahora los influencers tienen el poder de cambiar la conversación social, el curso de la política y de los acontecimientos. He ahí la enorme importancia que tiene atender la indignación social contra el statu quo. En tanto, cabe que políticos y estudiosos democráticos aprendan a gestionar las emociones políticas para evitar el precipicio. Cuando la emoción de gusto y enojo, bueno y malo, sustituye a las relaciones causa-efecto, la manipulación de los sentimientos es el nuevo ordenador de la vida pública. Reinan capricho e impaciencia. Sociedad de infantes perennes: volubles y peligrosos. El corto plazo y la inmediatez tienden a enceguecer e impedir la planeación y la acción política de mediano y largo plazo. Un desafío para la democracia y la vida misma del planeta, amenazada por el cambio climático. Si bien Gutiérrez-Rubí no se ocupa en este libro de entender y analizar las causas que hacen que los sentimientos de las personas estén a flor de piel (que desde mi perspectiva son la precariedad e inseguridad económica, como ha ocurrido en otras etapas de la historia humana), sí es una guía útil para que los políticos democráticos entiendan la importancia de considerar los sentimientos de la gente y comprendan sus motivaciones para guiar el cambio. Es un incentivo para analizar las causas del gran malestar de nuestros días." ["post_title"]=> string(29) "Las emociones en la política" ["post_excerpt"]=> string(138) "Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-emociones-en-la-politica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:59:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:59:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "88650710da44865528b16a706ea68b3a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las emociones en la política

Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano.

septiembre 22, 2022
El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones o si se...

septiembre 23, 2022




Más de categoría
Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Cuando parecía que el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa tomaba una ruta aceptable, un movimiento de...

septiembre 30, 2022
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y...

septiembre 30, 2022

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022