Royal Mónaco, un soundtrack de recuerdos

Con gran amor para mi padre, Juan Antonio Isidro, enmedio de la más difícil batalla de su vida.

14 de mayo, 2015

Con gran amor para mi padre, Juan Antonio Isidro, enmedio de la más difícil batalla de su vida.

Al redactar estas líneas, Dios me concedió la fortuna de ver a mi padre despierto después de que el pasado 1 de mayo sufriera un infarto.

Su corazón se detuvo por 15 angustiosos minutos. Después nos enteraríamos que el infarto que lo mandó el hospital fue el último de una serie de 5 en menos de una semana.

Han sido días difíciles para la familia. Tuve que viajar de Matamoros a Cuernavaca para apoyar a mi madre y a la familia en este trance.

Todavía falta mucho por hacer, pero fue una verdadera sorpresa ingresar a la visita en el Hospital General José G. Parres de Cuernavaca y ver a mi padre recostado, ya sin el respirador que lo mantuvo vivo durante la última semana.

Al verme, abrió desmesuradamente sus ojos verde aceituna y me preguntó: "¿¡Y tú cuándo llegaste!?"- con la voz un poco apagada detrás de la mascarilla de oxígeno.




Creo que nunca me había emocionado tanto escuchar a mi padre preguntarme algo…

Estos días han sido de emociones encontradas. Saludar a mi madre, a mi hermano mayor, a mis tías y tíos, primas, primos y sobrinos.

Recorrer algunas de las calles de Cuernavaca, ciudad a la que dejé hace ocho años para radicar en la frontera tamaulipeca.

Recordar a mi querida hermana Lety, quien me inició y fue mi mayor apoyo cuando decidí dedicarme al periodismo y la comunicación. Hermana, colega, maestra y asesora, quien hace  poco más de dos años se nos adelantó en el viaje…

Y de recordar muchos momentos felices. También los tragos amargos, porque al final del día, eso es la vida: un impresionante caleidoscopio de imágenes, sensaciones, vivencias y recuerdos…

Recuerdo que a mediados de los ochentas, cuando mi familia se mudó del Estado de México a Cuernavaca, mi papá tenía un automóvil Royal Mónaco, en su versión de lujo, con quemacocos, cristales eléctricos y cuatro puertas. Y que muchas, muchas veces, mi hermano Toño y yo lo acompañamos en sus actividades como comerciante, recorriendo cientos, quizá miles de veces distintas ciudades donde realizaba su trabajo: los lunes era en Temixco, Morelos; martes en San Martín Texmelucan, Puebla; miércoles y jueves en Chilpancingo e Iguala, Guerrero, respectivamente; los viernes en Toluca, Estado de México; sábado en Tlaquiltenango, Morelos y el domingo en el populoso barrio de la San Felipe de Jesús, al oriente del Distrito Federal.

Los viajes eran pesados, y esa era la historia de nuestras vacaciones escolares: acompañar al jefe en su trabajo. 

La carretera se convertía entonces en lugar de diálogo, reposo y entretenimiento. Y en el tocacintas del poderoso Royal Mónaco rojo de papá se instituyó la democracia musical. Todos teníamos derecho a escuchar nuestra música favorita durante los viajes.

Mi hermano Toño y yo abusábamos en complicidad, y hacíamos sonar en el estéreo todo un repertorio de rock de todos los géneros: Judas Priest, Iron Maiden, Def Leppard y Ozzy Osbourne. Después llegaría la moda del "Rock en tu idioma", y con ello las cintas de Radio Futura, Nacha Pop, El Último de la Fila, El TRI y Botellita de Jerez, entre muchas otras bandas.

En sus turnos, mi padre programaba música muy variada: tríos como Los Panchos y los Tres Diamantes, cantantes como Óscar Chávez y Alberto Cortez, música de orquestas como las de Ray Coniff, Pérez Prado y Franz Pourcel hasta música tropical y afroantillana como La Sonora Matancera, Mike Laure y todo el repertorio del Tequendama de Oro.

Cuando en los viajes se incorporaba mi mamá, también cambiaba el repertorio , y era tiempo de escuchar a Juan Gabriel, Rocío Dúrcal, Estela Núñez y sus dos grandes favoritos: Roberto Carlos y José José.

Si se incorporaba la hermana mayor, Lety, por las bocinas sonaba la música de The Beatles, Wings, Styx, Miguel Mateos o Joaquín Sabina. Con nuestros hermanos más pequeños, Ana y Héctor había ciertas concesiones (los mayores éramos medio cerradones, debo reconocerlo), y ocasionalmente llegamos a escuchar música de Timbiriche, Parchís y Los Pitufos… De todo un poco…

Imagínese usted la diversidad: los cinco hijos del matrimonio Isidro Corro nacimos entre 1965 y 1978. De ellos, nuestra hermanita mayor, como ya lo mencioné, ya pasó a mejor vida; mi hermano Toño vive en Cuernavaca, su servidor reside en lo que queda de Tamaulipas; mis dos hermanos menores radican en los Estados Unidos.

Hermosos recuerdos de un tiempo feliz, en el que una familia podía viajar tranquilamente en carretera, de día, de noche o incluso de madrugada. Actualmente, lo pienso dos veces antes de viajar por carretera a Ciudad Victoria o Reynosa. No sólo cambió el panorama musical: nuestro querido México ya no es el mismo.

Todavía nos falta mucho camino por recorrer para ver a mi padre plenamente recuperado. Pero mientras esto ocurre, en la carretera de los recuerdos me sueño tripulando el poderoso Royal Mónaco dando las gracias a Dios por haberme dado un padre honesto, trabajador y tolerante, que me enseñó a abrirme paso en la vida, y del que aprendí a amar la lectura y la música, dos grandes tesoros que nos mantienen unidos a pesar de las distancias…

¡Buen viaje a [email protected]!

 

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

"Heading out The higway" (Inglaterra)- Judas Priest

 

"El blues de la llanta" (México)- Three Souls in My Mind

 

"A la orilla de la carretera" (México- Argentina)- Jaime López & León Gieco

 

"Cero 39" (México)- Mike Laure y sus Cometas

Comentarios

Con gran amor para mi padre, Juan Antonio Isidro, enmedio de la más difícil batalla de su vida.

enero 1, 1970

Con gran amor para mi padre, Juan Antonio Isidro, enmedio de la más difícil batalla de su vida.

enero 1, 1970




Más de categoría

Dueños del Paraíso: El Narco se pone retro

Cuando pareciera que en el terreno del entretenimiento no hay nada nuevo qué aportar, la nostalgia suele ser un...

agosto 27, 2015

El asalto del cine “Gangsta”

Desconozco si será producto de una casualidad, o una muy bien pensada estrategia de mercado, pero resulta que en...

agosto 20, 2015

Que la esquizofrenia nos ampare: ¡Hasta siempre, Cerati!

Este 11 de agosto, el cantautor, guitarrista y productor argentino Gustavo Adrián Cerati habría celebrado su cumpleaños número 56.

agosto 13, 2015

México, paraíso de anti-héroes…

Como dicen las abuelas, tal parece que a los mexicanos nos gusta la mala vida.

agosto 6, 2015