Los Locos Suárez

Estaría de locos perdérselo…

18 de julio, 2016

Estaría de locos perdérselo…

La semana pasada tuve el gusto de ir a escuchar cómo nos educan nuestros papás en términos generales y también particulares.

No, no fue en mi sesión de alcohólicos anónimos. No, tampoco fue con mi psiquiatra. Hace mucho que no voy pero estoy bien maldita sea la vida con un demonio no soporto las voces dentro de mi cabeza el pollito chiquen ya ya que tengo que acabar esta columna pío pío.

De lo que le hablo es de Los Locos Suárez. Es un concepto genial producido por el gran Guillermo Wiechers que ya se ha anotado grandes goles dentro del teatro nacional y protagonizado por Héctor Suárez Gomís y Don Héctor Suárez.

[[{“fid”:”8356″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“alt”:”locos-suarez1.png”,”title”:”locos-suarez1.png”,”style”:”height: 272px; width: 400px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”},”link_text”:null}]]

Yo pensé que iba a ser algo como interactivo entre ambos, pero no. Solo al final, sin embargo no le adelanto mucho para que vaya a ver este espectáculo.




El famoso “Pelón Gomís” nos lleva a su infancia y nos cuenta cómo fue crecer dentro de una familia disfuncional y a través de una gran comedia nos hace ver que todos encajamos en el mismo lugar. ¿Existen las familias “normales”? ¿Qué es lo normal?

Creo que la forma de hacer Stand Up Comedy de Gomís es genial porque cumple con todos los requisitos de este subgénero de la comedia y nos hace reír mientras que nos identificamos con él como hijos de familia que todos hemos sido. Por si fuera poco, te deja pensando cómo quieres educar a tus hijos o si es el caso, cómo los estás educando.

Cuenta con un timing excepcional y te trae muerto de risa con un texto escrito por él mismo, lo cual se agradece en estas épocas donde todo mundo hace Stand Up.

Es impresionante como “le tira” a su papá pero en el entendido que es comedia y que además está hablando del pasado. No lo pinta como un ogro, pero tampoco como el papá del año. Lo pinta como lo que fue y lo lleva a través de chistes y descontextualizaciones muy inteligentes.

Y ¡sorpresa! Parece que el show seguirá y de pronto aparece Don Héctor Suárez a corregir el asunto. Gomís sale de escena y nos topamos con una de las más grandes figuras de la comedia en México de todos los tiempos tan solo con un micrófono en mano, camisa y jeans. No hay personajes, no hay caracterizaciones, no hay nada. Es Don Héctor Suárez y punto incursionando en la comedia de Stand Up.

Pues bueno, va la suya. Se queja de cómo lo educaron a él y a su vez de lo complicado que es educar. Tiene una rutina que no le digo más porque le echaría a perder el show, pero es brillante y nos lleva por diversas épocas simplemente a través de sus palabras y sus chistes. De pronto estamos en los 50’s, luego en los 70’s y en la actualidad.

Algo que sí le adelanto que es muy pero muy gracioso es cómo se expresa Don Héctor de las nuevas tecnologías. Según él, se le complica mandar un mail, usar WhatsApp entre otras cosas tal y como le pasa a mucha gente de su edad y se ve reflejado en varias generaciones que no le agarran la onda al celular ni a golpes.

En lo personal, me dio mucho gusto estar de frente a este ícono de la comedia mexicana que no se queda en sus antiguos personajes o programas, sino que avanza y se mete en un formato que no se usaba en sus épocas de televisión y que le vale enfrentarse a un público para decir verdades disfrazadas de chistes.

Como no podía faltar, Don Héctor se sale del guión y comienza a hablar un poco de política. Sin embargo, es algo que hace mucha falta ya que mete el dedo en la llaga y no se anda con rodeos. Le pone nombre y apellido a toda la bola de políticos tranzas y que han saqueado a nuestro país por décadas.

Es genial como hace burla a él mismo por haber participado en un partido político y comenta que le bastaron treinta días para darse cuenta del paupérrimo nivel humano de esta gente. Él mismo dice que la regó al hacer eso.

¿Alguien de más de 70 años de edad, consagrado como comediante, burlándose de sí mismo? ¡No puede ser!

Si aquí en México nos enojamos si alguien nos hace algún chiste de que no sabemos leer o somos medio mensos…

Casi al finalizar el espectáculo, ya aparece Gomís de nuevo y entre ambos nos dan un mensaje de amor entre padre e hijo y sinceramente da hasta envidia ver lo bien que se llevan a pesar de haberse tirado durísimo uno al otro durante el show. Esta parte es muy emotiva y nos mueve muchas fibras.

[[{“fid”:”8357″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“alt”:”locos-suarez2.png”,”title”:”locos-suarez2.png”,”style”:”height: 475px; width: 400px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”},”link_text”:null}]]

En resumen, se trata de un espectáculo de Stand Up Comedy con un choque generacional padrísimo. Con un Pelón Gomís muy maduro en la comedia, con preparación, trayectoria y sin necesidad de caer en recursos bajos típicos de los principiantes para hacer reír al público. Son chistes buenísimos que llevan un contexto y hacen que nuestras neuronas se conecten para encontrarle tanto la gracia como el mensaje implícito.

Con Don Héctor Suárez saliéndose de su zona de confort e innovando en este tipo de comedia donde el único recurso que uno tiene es su propio cerebro y una rutina que va cambiando en función de las risas del público y de lo que se quiere transmitir.

Una producción impecable como siempre de Guillermo Wiechers, que es garantía de excelente calidad, con un teatro muy adecuado para hacer este show y con un mensaje de lo que realmente somos como sociedad pero más importante aún: la famosa célula de la sociedad que es la familia.

Le recomiendo como loco que vaya, porque además hay promoción que aquí se la dejo. Recuerde que es en el teatro “Telón de Asfalto” ubicado en Calle de Perpetua #4, Col. San José Insurgentes, CDMX. Está a nada de Insurgentes Sur. Ahí puede consultar los horarios que mejor le queden. Solo necesita imprimir la siguiente imagen y presentarla en taquilla.

[[{“fid”:”8358″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“alt”:”locos-suarez3.png”,”title”:”locos-suarez3.png”,”style”:”height: 400px; width: 400px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”},”link_text”:null}]]

Mientras tanto buscaré otro psiquiatra porque quiero hacer un show similar pero dudo mucho que mi papá quiera subirse a un escenario y que yo lo queme de cuando me amarraba a un árbol por tres días al haberme portado mal o su innovador método de alimentación forzada sin pasar el alimento por la boca y meter su brazo hasta mi estómago, cuando de pequeño no quería comer.

Nos leemos la siguiente semana por aquí y no olvide sintonizar a Eduardo Ruíz-Healy todos los días en punto de las 3:30pm. No lo digo porque en esta columna se haya hablado de locos. Nada qué ver. ¡Adiós!

Comentarios

Estaría de locos perdérselo…

enero 1, 1970

Estaría de locos perdérselo…

enero 1, 1970




Más de categoría

Ingobernable

¡Imperdible y majestuosa!

marzo 27, 2017

La Bella y La Bestia, además “Love” de Netflix

Dos historias de amor muy diferentes.

marzo 20, 2017

¿Quieren monólogo?

¡Adal Ramones la sigue rompiendo!

marzo 13, 2017

Conan O’Brien: Hecho En México

El miércoles pasado viví una experiencia fuera de órbita.

febrero 27, 2017