III.- LA CASA DE LOS OLVIDOS

Nuevamente estaba en la terraza de los arcos con don Marcelino. El tiempo se había pasado rapidísimo: llevaba ya cerca de tres horas de haber llamado a la puerta y parecía que había estado en esa casa...

8 de octubre, 2020

Nuevamente estaba en la terraza de los arcos con don Marcelino. El tiempo se había pasado rapidísimo: llevaba ya cerca de tres horas de haber llamado a la puerta y parecía que había estado en esa casa toda la vida.

Llegó un momento en que nos quedamos en silencio, cada quién con sus pensamientos, viendo hacia la distancia mientras el sol se disponía a disfrutar la frescura del mar con un chapuzón  antes de irse a dormir. La brisa arreciaba y con ella, el oleaje rompía sobre una escollera que quedaba al frente de los acantilados sobre los que estaba construida la casa.

La sensación del  agua que salpicaba con un ligerísimo rocío  en la cara, pero sin quedar empapado, era algo nuevo para mí. El cielo estaba limpio, sin nubes, de manera que podríamos ver una puesta de sol sin obstrucciones de ninguna clase.

Sin embargo, a pesar de la ausencia de nubes, el cielo se iba cambiando de colores de azul pálido a plateado, de plateado a rosa pálido, y de rosa pálido a un extraño azul acerado con destellos dorados sobre el agua que se veía más oscura según se acercaba el sol al horizonte para descansar.

Ver las olas romper contra las rocas es algo que nunca cansa. A mí me encanta pasarme las horas en el Revolcadero viendo el oleaje golpear los acantilados, especialmente en mayo cuando, por alguna razón, la marea cobra mayor fuerza.

¡A medida que el sol se va acercando al agua, su descenso se acelera y las olas se encrespan como sirenas contentas de ver llegar a su astro rey! El sol por fin se puso y la tarde comenzó a vestirse de tonos  perla mientras las luciérnagas convertidas en estrellas empezaban a asomarse para ver a los clavadistas de La Quebrada.

Don Marcelino muy amablemente me preguntó:

-¿Le gusta la casa? ¿Le gusta la vista?

De plano me reí con una carcajada mientras le decía que esas preguntas ni se preguntan… y le dije:

-Don Marcelino, ni siquiera esperaba que me contestaran cuando toqué el timbre, y mucho menos que me permitiera pasar a ver la casa. De verdad no sé cómo agradecérselo.

Él también sonrió.

Entonces, le dije que me iba a tener que ir, aunque de buena gana me quedaría a platicar con él. Me dijo que podía yo visitarlo cuando quisiera porque casi siempre estaba en la casa y que le daría gusto invitarme un café o un refresco. Desde entonces nos hicimos amigos.

Fuimos encaminándonos hacia la salida, por el jardín que se encontraba sobre el lado de la casa más cercano a La Sinfonía del Mar o a la Quebrada. Estaba lleno de palmeras muy altas que sombreaban mucho. Íbamos caminando sobre una veredita de baldosas de cantera cuando de verdad ¡me dio un vuelco el corazón!

En una de las baldosas de cantera, estaba grabado 14-III-1951. Ese es el día en que yo nací. Don Marcelino notó que algo me había llamado mucho la atención y me preguntó de qué se trataba. No quería yo parecer fuera de lugar o tonto, y le dije que no era nada, pero  no me lo creyó.

Entonces me preguntó si me había llamado la atención la fecha en la baldosa. Obviamente era la única de todas las baldosas de esa veredita que tenía inscrito algo.

Pensándolo mejor, le dije que era algo como de un viejo programa de la televisión que se llamaba Dimensión Desconocida, que se iba a reír de mí.

  • Ya me estoy riendo, pero no de usted. Dígame con confianza.

Entonces en tono de broma le dije que ojalá no hubiera otra baldosa con fecha por el jardín. Ahora el sorprendido era él.

-No hay ninguna otra fecha; esa es la única.

-Menos mal –contesté– El  14 de marzo de 1951 es la fecha en que yo nací. No me gustaría que hubiera otra baldosa con la fecha en que me vaya yo a morir…

Ante el desplante de mi humor negro, nos reímos los dos. Estará usted de acuerdo que no es para menos que sorprenderme de encontrar la fecha de mi nacimiento en una casa que siempre he querido conocer,  y que para coincidencia parece algo demasiado casual, ¿o no?

Don Marcelino quedó muy sorprendido y parecía impactado de que esa fuera la fecha de mi nacimiento. De un momento al otro cambió de actitud y me dijo: 

-Mejor aquí lo dejamos por hoy. Si le cuento la historia de esa baldosa ahorita, igual sale corriendo y no va a querer ni volver. Yo mismo no estoy decidido a decirle la historia tras  la inscripción de esa fecha. ¿Cuándo se va a Mexico?

-No tengo fecha fija todavía.

Entonces, don Marcelino me dijo que si podía yo volver el siguiente sábado pasando las 11 de la mañana, me contaría lo de la baldosa y me daría un recorrido con calma por toda la casa.

Así, llegamos al zaguán, donde volví a agradecerle su increíble amabilidad. Me estaba yo despidiendo cuando llegó su esposa de hacer la compra del mandado y me la presentó:

-Joven, esta es mi señora, Adelina.

Yo no le había dicho mi nombre, de manera que saludé a su esposa diciéndole: 

-Soy Julio Chavezmontes, a sus órdenes.

El portón se cerró tras de mí. Me subí a mi coche, bajé las ventanillas de ambos lados y comenzaron a escucharse los grillos que ensayaban para formar un coro con las cuijas y las luciérnagas.

El callejón de Explanada era bonito, estrecho, flanqueado por muros gruesos de color blanco que desembocaba sobre la avenida López Mateos, donde de pronto el ambiente cambiaba notablemente, como si al abandonar el callejoncito, se regresara no de un lugar a otro, sino del pasado remoto al presente.

Tomé el camino en dirección a La Quebrada para pasar a saludar a Doña Rosa Salas, la dueña del Hotel El Faro, vecino del inmejorable Hotel Mirador. Quería contarle lo que me acababa de pasar.

Tuve la buena suerte de encontrarla en el vestíbulo de su hotel, sentada sobre una bellísima banca de madera de  parota, donde me saludó con el cariño con el que siempre me saludaba.

-Hola muchacho, qué milagro que vienes por aquí a estas horas.

-¿Cómo está Doña Rosa? Lo que pasa es que andaba yo de metiche por aquí cerca y quise pasar a contarle mis aventuras.

-Pues soy  toda oídos, hijo, puedes contarme lo que quieras…

   _________________________________________

 

Comentarios


object(WP_Query)#16107 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30294) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30294) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16103 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16105 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16104 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30294) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16106 (24) { ["ID"]=> int(83427) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:37:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:37:41" ["post_content"]=> string(4533) "Querida Tora: El otro día me pegó muy fuerte la nostalgia, y me fui a ver la nave en la que llegué a este planeta. Te acuerdas de que tuve problemas al final del viaje y que aterricé en un museo de arte moderno, ¿verdad? Pues allí quedó la nave, y era la primera vez que iba a verla. Ya la pusieron en un lugar de honor en los jardines del museo, de manera que se ve en cuanto entras. Yo la vi muy bonita, no te voy a mentir. Pero lo que de verdad me sorprendió es que tiene un rótulo que dice “Elevación  del Alma al Abandonar el Cuerpo, Desde el Punto de Vista Ateo”. Eso me hizo pensar, y pronto concluí que la han tomado por una escultura moderna de cierta importancia; porque, si no, la habrían arrumbado por ahí, en algún almacén. El título lo entiendo (Más o menos), pero me sorprende que le hayan dado un sentido esotérico; sobre todo, porque los funcionarios públicos (Y casi todos los que exponen allí son, en el fondo, funcionarios públicos) deben ser (De hecho, aunque no de derecho) irreligiosos. Así que me quedé en el museo, para pensar detenidamente en el asunto. Allí se está muy bien al sol, con poca gente (En ese momento no hay exposiciones de ninguno de los artistas taquilleros del país). Estuve pensando mucho rato, pero no llegué a ninguna conclusión. Sin embargo, oí una conversación de los empleados de limpieza, que me resultó muy ilustrativa. Una de ellas, una mujer por cierto, que parecía muy enterada de todo lo que pasaba ahí, dijo que el director del museo había visto la “escultura” en una ocasión, y que se mostró muy impresionado. Preguntó por el autor, y le contestaron que nadie lo conocía, que no sabían cómo la escultura había llegado allí ni por qué. Entonces, el director se encerró con los principales miembros del Consejo Directivo, y estuvieron varias horas hablando. Y cuando salieron, el director anunció que el museo tenía una invitación para enviar esculturas a un concurso que se iba a celebrar en un país muy lejano, que tiene muy buena prensa en cuanto a arte se refiere, y que el museo no contaba con ninguna pieza digna de entrar al concurso; y que, por lo tanto, había decidido enviar la pieza incógnita (Así le llamó a la nave, figúrate). Pero como no podía enviar una pieza de autor desconocido, iba a decir que era suya. Todos le aplaudieron. Y luego, en privado, lo felicitaron por esa muestra de desprendimiento y de amor al arte y a su país al firmar con un nombre tan importante una pieza desconocida. Enviaron la nave tal como estaba, sucia por el viaje y hasta un poco oxidada. Y la “pieza” participó en el concurso, ganó el Primer Premio, el Segundo y el Tercero, y varias asociaciones artísticas de aquel país le entregaron reconocimientos y medallas. Y acababa de regresar aquí después de un viaje por varios museos importantísimos de todo el mundo. El director no había regresado todavía. El país anfitrión le envió dos boletos para que él y su esposa asistieran al evento; pero él exigió boletos para sus tres hijos, porque quería que los niños presenciaran el “emotivo momento” que se daría si la obra obtenía algún premio. Le dieron los tres boletos. Pero luego, el director logró que el gobierno de este país le otorgara una extensión para que durante el viaje de regreso pudiera visitar algunos importantes países como emisarios culturales de alta categoría (Eso de la “alta categoría” no sé cómo se lo creyeron, porque el mentado director no ha producido ni una sola obra de arte digna de tal nombre. Pero el presupuesto de este país da para eso y para mucho más). Total, que el museo está esperando al director y su corte para hacerle un recibimiento digno del embajador cultural tan importante en que se ha convertido, y ya están haciendo los preparativos para el evento. Yo no pienso asistir a la celebración, porque temo enfermarme al oir los discursos y presenciar el besamanos. Algún día se descubrirá la verdad y, como se dice vulgarmente, al freir será el reir. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 282" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-282" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:37:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:37:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83427" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16131 (24) { ["ID"]=> int(84125) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-04 09:19:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:19:22" ["post_content"]=> string(5426) "Para el mundo católico hoy se conmemora a San Francisco de Asís, ese personaje icónico de la Iglesia, nacido en el siglo 12, quien renunció a sus riquezas materiales (que eran muchas), y se dedicó a hacer el bien a los más humildes. Además, dejó plasmada para la historia su oración de la paz, que llama a servir a otros de la mejor manera.  Su amor a toda criatura viviente me lleva a recordar la poesía de Rubén Darío intitulada Los motivos del Lobo, en la cual el poeta nicaragüense se coloca en la piel de la fiera para narrar el porqué de su conducta, inspirado en la figura de quien él llama “el mínimo y dulce Francisco de Asís”. Termino de preparar una ponencia sobre poesía, que presentaré esta semana. Como parte de la investigación  emprendí un delicioso  paseo por lo que ha sido la poesía iberoamericana, en particular de México, desde Sor Juana hasta la actualidad. Me hallo seres humanos maravillosos trabajando en exponer sus inquietudes a través de la forma acompasada que este género literario nos regala. Releí a Miguel Hernández, uno de los poetas en tiempos de la Guerra Civil española, quien siempre escribió con el corazón en la mano.  Uno de los poemas que me resultan más conmovedores es aquel que ensalza a las cebollas, único alimento que su propia familia podía consumir durante el tiempo en que estuvo preso. Tuvo una vida de pobreza material desde la infancia y una muerte prematura, pero nos dejó una obra excelsa. Entre los mexicanos hallé un poema de Rubén Bonifaz Nuño. No lo conocía, fue escrito a una amiga suya que se consumía por una enfermedad terminal a una edad joven. Plasma en el papel su profundo anhelo de que ella se quede viva y eternamente joven.  Un último poema que quiero señalar es el que  escribe en el 2021 Luis García Montero, literato español, como homenaje a la muerte de su esposa Almudena Grandes, también poeta, cuyo primer aniversario luctuoso se celebrará el próximo noviembre.   Describe la ausencia de su amada como un duro invierno al que tendrá que acostumbrarse a partir de ese momento.  Traigo a colación todo lo anterior para contrastarlo frente a un panorama cada vez más belicoso.  En el mundo entero, pero muy particular en nuestro país.  Nos hallamos a merced de grupos violentos que terminan  con cualquier paseo familiar un domingo por la tarde, como acaba de suceder en Zapopan, Jalisco.  Además de muchos otros sucesos en los que se percibe la impunidad con que el crimen organizado puede actuar, aunque, paradójicamente, se blinde el país cada vez con más fuerzas armadas.  Procurar elementos que nos lleven a la paz interior no es un asunto menor ni ocioso.  La aproximación a la literatura, y muy en particular a la poesía, sensibiliza al lector frente a sus propios sentimientos, los de otros y las situaciones dolorosas que ocurren en derredor.  En el caso de la poesía, es un género muy noble y plástico que nos permite descubrir la dimensión humana de los fenómenos que marcan cada época.  Esta vez, en el ejercicio que realicé de repasar la poesía a lo largo del tiempo, encuentro con que ésta siempre ha estado presente en su labor de sanación.  El autor vuelca en el papel un dolor que no es únicamente suyo, un dolor que comparte con muchos otros. Hay infinidad de conceptos erróneos en torno a la poesía.  En general se le considera “cursi” y propia de los enamorados.  Realmente necesitamos echarnos un clavado en las obras de nuestros autores, para comenzar a entenderla de otro modo.  Ahora recuerdo a Ramón López Velarde en Suave Patria, terminando con: Sé igual y fiel; pupilas de abandono;/ sedienta voz, la trigarante faja. Es tiempo de volver a creer en México, en los mexicanos, en el progreso del país. Es el tiempo para ir más allá de las descalificaciones superficiales y empezar a proponer un plan de nación para futuras generaciones.   No es posible hacerlo con ocurrencias de último minuto ni  con groserías en redes sociales. Tampoco a través de marchas incongruentes en las que una mujer joven, encapuchada, se afana en destruir un semáforo hasta que lo logra, o donde un niño de 8 años grita a los cuatro vientos que no olvida lo que vivió en el Movimiento del ’68.  La educación es la clave del desarrollo, y en este caso, en concreto, del desarrollo social, la empatía y la solidaridad de unos con otros.   Hora de salir de nuestro cascarón para conocer  realidades que no por distintas nos deben ser ajenas. Una estupenda receta es hacerlo a través de las artes, la que más acomode a cada uno; conocer las obras creadas y animarse a generar las propias, con el propósito de ser más humanos en su ejercicio.  Rompamos esa espiral consumista que busca determinar el valor del arte en pesos y centavos.  Probemos hacerlo en función del bienestar de todos.  Y así colocarnos, como diría Francisco de Asís, camino a la paz." ["post_title"]=> string(15) "Camino a la paz" ["post_excerpt"]=> string(175) "La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría mucho bien procurarla, como un recurso de emergencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "camino-a-la-paz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-04 09:41:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:41:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=84125" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16106 (24) { ["ID"]=> int(83427) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:37:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:37:41" ["post_content"]=> string(4533) "Querida Tora: El otro día me pegó muy fuerte la nostalgia, y me fui a ver la nave en la que llegué a este planeta. Te acuerdas de que tuve problemas al final del viaje y que aterricé en un museo de arte moderno, ¿verdad? Pues allí quedó la nave, y era la primera vez que iba a verla. Ya la pusieron en un lugar de honor en los jardines del museo, de manera que se ve en cuanto entras. Yo la vi muy bonita, no te voy a mentir. Pero lo que de verdad me sorprendió es que tiene un rótulo que dice “Elevación  del Alma al Abandonar el Cuerpo, Desde el Punto de Vista Ateo”. Eso me hizo pensar, y pronto concluí que la han tomado por una escultura moderna de cierta importancia; porque, si no, la habrían arrumbado por ahí, en algún almacén. El título lo entiendo (Más o menos), pero me sorprende que le hayan dado un sentido esotérico; sobre todo, porque los funcionarios públicos (Y casi todos los que exponen allí son, en el fondo, funcionarios públicos) deben ser (De hecho, aunque no de derecho) irreligiosos. Así que me quedé en el museo, para pensar detenidamente en el asunto. Allí se está muy bien al sol, con poca gente (En ese momento no hay exposiciones de ninguno de los artistas taquilleros del país). Estuve pensando mucho rato, pero no llegué a ninguna conclusión. Sin embargo, oí una conversación de los empleados de limpieza, que me resultó muy ilustrativa. Una de ellas, una mujer por cierto, que parecía muy enterada de todo lo que pasaba ahí, dijo que el director del museo había visto la “escultura” en una ocasión, y que se mostró muy impresionado. Preguntó por el autor, y le contestaron que nadie lo conocía, que no sabían cómo la escultura había llegado allí ni por qué. Entonces, el director se encerró con los principales miembros del Consejo Directivo, y estuvieron varias horas hablando. Y cuando salieron, el director anunció que el museo tenía una invitación para enviar esculturas a un concurso que se iba a celebrar en un país muy lejano, que tiene muy buena prensa en cuanto a arte se refiere, y que el museo no contaba con ninguna pieza digna de entrar al concurso; y que, por lo tanto, había decidido enviar la pieza incógnita (Así le llamó a la nave, figúrate). Pero como no podía enviar una pieza de autor desconocido, iba a decir que era suya. Todos le aplaudieron. Y luego, en privado, lo felicitaron por esa muestra de desprendimiento y de amor al arte y a su país al firmar con un nombre tan importante una pieza desconocida. Enviaron la nave tal como estaba, sucia por el viaje y hasta un poco oxidada. Y la “pieza” participó en el concurso, ganó el Primer Premio, el Segundo y el Tercero, y varias asociaciones artísticas de aquel país le entregaron reconocimientos y medallas. Y acababa de regresar aquí después de un viaje por varios museos importantísimos de todo el mundo. El director no había regresado todavía. El país anfitrión le envió dos boletos para que él y su esposa asistieran al evento; pero él exigió boletos para sus tres hijos, porque quería que los niños presenciaran el “emotivo momento” que se daría si la obra obtenía algún premio. Le dieron los tres boletos. Pero luego, el director logró que el gobierno de este país le otorgara una extensión para que durante el viaje de regreso pudiera visitar algunos importantes países como emisarios culturales de alta categoría (Eso de la “alta categoría” no sé cómo se lo creyeron, porque el mentado director no ha producido ni una sola obra de arte digna de tal nombre. Pero el presupuesto de este país da para eso y para mucho más). Total, que el museo está esperando al director y su corte para hacerle un recibimiento digno del embajador cultural tan importante en que se ha convertido, y ya están haciendo los preparativos para el evento. Yo no pienso asistir a la celebración, porque temo enfermarme al oir los discursos y presenciar el besamanos. Algún día se descubrirá la verdad y, como se dice vulgarmente, al freir será el reir. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 282" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-282" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:37:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:37:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83427" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6f9087e8ae2d4afa9f984b8e33119649" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 282

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 16, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría...

octubre 4, 2022




Más de categoría

Sueños de largo alcance

El paciente que sale en la camilla dentro de una funda de lona negra completamente cerrada y al cual...

octubre 5, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos...

octubre 4, 2022
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022