La serotonina: falso antidepresivo

La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico para muchos pacientes directos e indirectos que han sufrido depresión.

12 de agosto, 2022 La serotonina: falso antidepresivo

El 20 de Julio del 2022 la revista científica Molecular Psychiatry publicó un artículo acerca de la serotonina, uno de los neurotransmisoras más poderosos en nuestro sistema nervioso. El autor Mark Horowitz describía la falacia que la industria farmacéutica le había tejido a esta substancia como el ensueño de la felicidad por el hecho de aliviar sus depresiones.

El doctor Horowitz y sus colaboradores y otros especialistas del University College en Londres comprobaron después de arduo trabajo que la serotonina, aunque poderosa influyente en la dinámica emocional en nuestro cerebro y activo regulador de otras funciones primordiales en nuestro cuerpo carecía de acción directa en el abatimiento de la depresión; concepto que fue ofertado y vendido a los pacientes desde 1960.

Ya desde hace casi 70 años, algunas compañías farmacéuticas empezaron a promover a la serotonina como un agente mágico que libraba a los pacientes de sus angustias, frustraciones y desesperaciones y que los dejaba casi como nuevos; durante mucho tiempo fue el elixir encantador que cautivó a varias generaciones sublimándoles la existencia.1

El 90% de la serotonina que circula en nuestro cerebro proviene de la acción bacteriana de nuestro intestino. Todo comienza cuando alimentos ricos en triptófano (aminoácido esencial abundante en la piña, los huevos y los plátanos) son digeridos y absorbidos en el sistema intestino-cerebro, liberando el triptófano que a su vez es transformado en serotonina mediante reacciones enzimáticas de las bacterias que habitan normalmente en nuestro intestino.  Es una serie de reacciones muy específicas que se encargan de esta tarea. Posteriormente, la serotonina es incorporada al torrente circulatorio y conducida hacia el cerebro donde atraviesa varias barreras selectivas hasta llegar a las células nerviosas, las neuronas donde empiezan a conducir el impulso nervioso.

Las neuronas son una serie de células alargadas, con un citoplasma bien definido que termina en un fino tallo delgado semejante al de una planta que se llama axón. Los axones están finamente conectados a lo largo con otras neuronas y es por donde se conduce una señal eléctrica muy selectiva (que en realidad es el impulso nervioso). Éste se va transfiriendo de una neurona a otra a gran velocidad hasta llegar al centro integral en el cerebro, donde se registra el estímulo (que bien puede ser un cambio de temperatura, un piquete, un raspón, un beso, etc.) y tal vez la respuesta. La serotonina es importantísima en nuestras funciones ya que registra emociones y estímulos y regula las respuestas adecuadas de nuestras emociones, el hambre, el sueño, el dolor, la respuesta sexual, nuestro ánimo diario; etc.  

Los investigadores examinaron más de mil casos, en diversas modalidades, comprobaron que los niveles promedio de la substancia estaban bajos y que en nada influían en la aparición o el alivio de la depresión. Siendo que la regulación y la síntesis de la serotonina están finamente reguladas por mecanismos genéticos y bioquímicos.2 Ante esta disyuntiva tan extraña como inesperada, los psicólogos y psiquiatras del mismo equipo empezaron a considerar que los niveles de serotonina no influían en forma tan determinante en la dinámica depresiva, sino que los factores influyentes eran otros, de los cuales todavía no se tenía conocimiento.

Los resultados de las investigaciones les condujeron a la teoría que la depresión era un fenómeno complejo y brutal que invadía el espacio interno y externo de los individuos, pero que no estaba causado por el desequilibrio en los niveles del neurotransmisor, sino por otros elementos que causan estrés en nuestras vidas, tales como:

  • Situaciones económicas desfavorables.  
  • Inseguridad en el trabajo.
  • Dinámica de las relaciones personales
  • Frustraciones en serie, etc.

El equipo de Joanna Moncrieff, psiquiatra del grupo ensayó diferentes dosis en diversos tipos de personalidad y ambientes, descubriendo que los niveles de serotonina extraídos en diferentes partes del cuerpo no influían en la sintomatología de la depresión. La teoría propuesta fue que la depresión era un estado emocional que aún no estaba entendido en su totalidad y que por lo tanto no existe una respuesta ética que pueda explicarla o definirla adecuadamente. 

Durante más de 65 años, ejecutivos, científicos y promotores faltos de ética sometieron y sostuvieron su proyecto ante las autoridades sanitarias y lograron una imagen impecable y unas cuantiosísimas ganancias con este fraude. El engaño no terminó ahí, muchas compañías pequeñas o subcontratistas se dedicaron a la tarea de producir la serotonina y venderla como si fuera un fármaco cualquiera. Lo que nunca dijeron al público es que esta substancia debe atravesar varias membranas dentro de la anatomía del cerebro y que su producto carece de las propiedades para lograrlo. De tal manera que la ausencia en la calidad del producto simplemente lo invalida. 

Desafortunadamente aún existen muchos pacientes que seguirán creyendo las bondades del compuesto. Los engaños y fraudes apenas empiezan, algunos inversionistas que promovieron el fármaco y que aún siguen obteniendo utilidades, han contestado:

“Era una de las hipótesis más cercanas a la realidad, de pronto la hipótesis adquirió publicidad y se promovió sola, no solo en favor de la serotonina sino en favor de los antidepresivos que se pusieron de moda. 

De pronto, la serotonina se convirtió en el producto maravilla que todos querían probar, etc.”.  

Es reconfortante saber que el engaño y el fraude apenas se han terminado, ahora bastará esperar la acción y la osadía del sistema judicial y sus alcances. 

La contribución científica de los investigadores del University College es un gran logro académico, social, económico y emocional para muchos pacientes directos e indirectos que han sufrido la depresión. 

Cheers!!!  ¡¡¡Salud!!!   

REFERENCIAS.

1Batya Swift Yasgur., No Evidence Low Serotonin Causes Depression. Medscape. August 2, 2022.

2Stephen M. Stahl., Psychopharmacology of Antidepressants. London. Martin Dunitz. 1997.

Antonio G. Trejo.                    Correo electronico: [email protected]

Agosto 6 del 2022.

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82096) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82096) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(20) "ciencia-y-tecnologia" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82096) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (2) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83604) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:56:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:56:08" ["post_content"]=> string(5825) "Hace muchos años, después de mis primeras clases de biología, quedé fascinado ante el hecho de que todo funcionaba a través de ciclos. Hubo dos preguntas que siempre me inquietaron: a.- ¿A dónde se van las células viejas que ya no sirven?; b.- ¿cuándo y cómo se reponen las nuevas células? Aprendí que no todas lo cumplían al mismo tiempo; sin embargo, todas obedecían la misma secuencia: nacer, crecer, reproducirse y morir. Esta dinámica es común en nuestros cuerpos millones y millones de veces, hasta formar un feto que se desarrolla durante 38 semanas (aproximadamente 266 días) hasta que logra salir con gran estruendo. Después, sucede una serie de crecimientos y desarrollos de cada uno de los sistemas vitales (respiratorio, cardiovascular, endocrino, etc.) bajo el inminente control impuesto por el genoma humano. TODOS los días sucede lo mismo, reemplazamos un volumen aproximado de 330 millones de células (un equivalente de 80 gramos de material celular) las células muertas son reabsorbidas y de una u otra forma se van al caño. Se han hecho cálculos aproximados que indican que cada 80 días nosotros cambiamos de cuerpo (en las células menores susceptibles al cambio; porque también existen otras células mayores como las musculares, las nerviosas o las adiposas que duran más tiempo). 1 Es decir, adquirimos un nuevo yo que va a sostener los cambios una y otra vez, hasta que cumplimos una edad con desarrollo estructurado y suficiente que nos lleva a otra etapa de nuestra existencia. Esta nueva etapa bien pudiera ser entre los 20-22 años. De aquí en adelante se podría decir que estamos en la excelsitud de nuestra vida, todo funcionando bien, solo esperamos los recambios celulares que en realidad son imperceptibles. Hasta ahora hemos disfrutado de una serie de sistemas que nos han dado eficiencia y confianza en nuestras vidas; donde nuestra única obligación ha sido el mantener los sistemas en buen estado y preservarlos de cualquier agente tóxico.  En los párrafos anteriores solo nos hemos ocupado de la estructura y el funcionamiento de nuestro cuerpo, que nos han servido para realizar y desarrollar los planes y proyectos que habíamos concebido en nuestra mente. Ha sido el tiempo de utilizar los conocimientos y las experiencias adquiridas en etapas anteriores para obtener la realización de nuestros propósitos.  Todo se repite una y otra vez, como si una mano prodigiosa los estuviera dirigiendo. Las repeticiones son cada vez más variadas y frecuentes, de mayor complejidad y mejor estructura. Sin embargo, no todo es igual, existe algún progreso en alguna porción del proyecto; una variante que hace las cosas ligeramente mejores que la versión anterior.  Esta evolución es ciertamente lo que se espera de un desarrollo mental de individuos acostumbrados a superar sus esfuerzos con el fin de producir elementos de calidad y no tan solo repeticiones de lo mismo; es la manifestación de la experiencia positiva adquirida a través de los otros yo que dejamos atrás.  Durante esta nueva etapa, nosotros estaremos dedicados a producir, crear, intuir nuevos proyectos que sin duda reflejarán huella de nuestro carácter y personalidad, una cierta muestra de nuestra identidad. Es parte del proceso evolutivo que hemos adquirido a través de millones de años. Sin embargo, todo ese legado personal está en serio riesgo ante la incipiente amenaza de la llamada Inteligencia Artificial, una serie de nuevas tecnologías cuyo único fin es crear modalidades artificiosas muy útiles, tal vez muy prácticas; pero cada vez más exentas de la participación del hombre. Me refiero concretamente a la fabricación de máquinas de repararse a sí mismas o de crear nuevas máquinas, sin la participación absoluta del hombre. Existe cierta premura por cumplir este gran logro, pareciera ser que es algo inevitable que pronto va a suceder; el hombre como creatura habrá llegado a cumplir su ciclo que tantas ocasiones había recorrido. La pregunta obligada es ¿qué hará el hombre ahora? Desprovisto de sus capacidades y sus emociones, ¿cuál será su ocupación futura? Dejamos muchos otros yo detrás, cada uno con gran historia de triunfos y fracasos y ahora nos enfrentamos a una realidad incierta, indefinida, inquietante. ¿Acaso tienes tú alguna idea acerca del futuro del hombre bajo el influjo de la inteligencia artificial? Agradeceré comentarios en mi correo electrónico.   REFERENCIAS.
  1. Mark Fischetti., A New You in 80 Days. Scientific American. April 2021.
Correo electrónico:  [email protected]" ["post_title"]=> string(10) "El otro Yo" ["post_excerpt"]=> string(100) "¿Algún día la Inteligencia Artificial podrá replicar la capacidad de las celulas de renovarse? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "el-otro-yo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:56:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:56:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83604" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83430) ["post_author"]=> string(3) "129" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:44:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:44:03" ["post_content"]=> string(8465) "Una celebración que no se escucha mucho es el día del programador de sistemas1. Se celebra normalmente el 13 de Septiembre, aunque en los años bisiestos se debe hacer el día previo (12 de Septiembre). Esta celebración se empezó a gestionar en el 2002 en Rusia por Valentin Balt2, un programador y fundador de una empresa denominada Parallel Technologies. Se hizo oficial el 24 de julio de 2009 cuando el Ministro de Comunicaciones de Rusia redactó un borrador de ley para crear la nueva festividad, el Día del Programador. No podemos decir que es una celebración mundial, pues China lo hace unos días después, esto es el 24 de Octubre. Se eligió esta fecha porque también se puede escribir como 1024 (1024 bytes significan un KB), que es igual a 2 a la décima potencia.

12 O 13 DE SEPTIEMBRE

¿Será capricho que este festejo cambia de fecha cada año bisiesto?, no, en realidad atiende a una lógica interesante. En el mundo digital hay muchas medidas o valores de referencia, es común escuchar acerca del BIT y del BYTE. Un Bit es la unidad mínima y sólo puede tener un valor de 0 (Cero) o 1 (Uno).  Un Byte se conforma de 8 Bits, y en un Byte se puede representar 256 números (Del 0 al 255). Por lo tanto, en un año no bisiesto, el día 256 es el 13 de Septiembre y en un año bisiesto el día 256 del año es el 12 de Septiembre.

LA EVOLUCIÓN DEL PROGRAMADOR

En los años mozos de la computación, un programador era aquella figura que intentaba entender la necesidad del negocio o del usuario y utilizaba sus conocimientos para hacer secuencias lógicas en un lenguaje de programación y de esta forma, construir sistemas computacionales que permitían hacer lo que el ser humano hacía de forma análoga o tradicional. A la fecha y con la evolución de la tecnología, de la dinámica de los negocios, y la innegable aceptación que los sistemas de información, los datos y algoritmos son esenciales en todos los aspectos de la vida, por lo anterior se han creado una serie de especialidades que se derivan de la programación, entre ellas podemos citar las siguientes:
  • Analista de sistemas
  • Programador tradicional
  • Programador Web
  • Programador especializado en inteligencia artificial
  • Programador de firmware o hardware
  • Programador de dispositivos móviles
  • Especialista en diseño y administración de Bases de Datos
  • Especialista en la Experiencia del Usuario
  • Y los que se vayan agregando…

LOS LENGUAJES DE PROGRAMACIÓN

Los lenguajes de programación también han evolucionado, entre los 50 y 80 la mayoría de los lenguajes eran Ensamblador, BASIC (Beginner's All-purpose Symbolic Instruction Code), FORTRAN (Formula Translation), COBOL (Common Oriented Business Language) y PASCAL como los más comunes. En los 90 aparecieron versiones mejoradas de BASIC y PASCAL, además aparece el Lenguaje C y PROLOG. Con el inicio de internet, inicia la era de HTML (Hypertext Markup Language que es muy parecido a lo que conocimos como WordStar) con el cual se construían las páginas de internet. Asimismo, con el cada vez mayor uso de bases de datos, era importante entender el lenguaje SQL (Sequential Query Language), si bien no es un lenguaje estricto de programación, es básico para la manipulación de los datos. Según el índice TIOBE3 (índice de la comunidad de programación) el cual mide la popularidad de los lenguajes de programación, los lenguajes más usados hoy en día4 son los siguientes:

LAS ESPECIALIDADES MÁS DEMANDADAS

Ante la evolución tecnológica, los puestos más demandados son los siguientes:
  • Científico de datos.
  • Desarrollador de JavaScript.
  • Desarrollador Web.
  • Arquitecto de la nube.
  • Desarrollador de Blockchain.
Todos los anteriores tienen una alta dosis de espíritu de programador.

CONCLUSIONES

Hace algunos años, ser médico, abogado, ingeniero, arquitecto o contador era quizás lo normal. De pronto llegó la era tecnológica y esto empezó a cambiar, en los 80´s se decía que estudiar computación era lo del futuro sin darnos cuenta de que ya formaba parte de ese presente. Hoy podemos garantizar que muchas carreras se van a transformar y mejorar gracias a la tecnología y a los programadores que están detrás de todo esto. Ya no es el futuro… es el emocionante presente.

REFERENCIAS

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_los_Programadores
  2. https://www.linkedin.com/in/valentin-balt-0528b132/ 
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_TIOBE 
  4. https://www.tiobe.com/tiobe-index/
" ["post_title"]=> string(45) "El día 256 del año: el día del Programador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "el-dia-256-del-ano-el-dia-del-programador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:44:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:44:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83430" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83604) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:56:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:56:08" ["post_content"]=> string(5825) "Hace muchos años, después de mis primeras clases de biología, quedé fascinado ante el hecho de que todo funcionaba a través de ciclos. Hubo dos preguntas que siempre me inquietaron: a.- ¿A dónde se van las células viejas que ya no sirven?; b.- ¿cuándo y cómo se reponen las nuevas células? Aprendí que no todas lo cumplían al mismo tiempo; sin embargo, todas obedecían la misma secuencia: nacer, crecer, reproducirse y morir. Esta dinámica es común en nuestros cuerpos millones y millones de veces, hasta formar un feto que se desarrolla durante 38 semanas (aproximadamente 266 días) hasta que logra salir con gran estruendo. Después, sucede una serie de crecimientos y desarrollos de cada uno de los sistemas vitales (respiratorio, cardiovascular, endocrino, etc.) bajo el inminente control impuesto por el genoma humano. TODOS los días sucede lo mismo, reemplazamos un volumen aproximado de 330 millones de células (un equivalente de 80 gramos de material celular) las células muertas son reabsorbidas y de una u otra forma se van al caño. Se han hecho cálculos aproximados que indican que cada 80 días nosotros cambiamos de cuerpo (en las células menores susceptibles al cambio; porque también existen otras células mayores como las musculares, las nerviosas o las adiposas que duran más tiempo). 1 Es decir, adquirimos un nuevo yo que va a sostener los cambios una y otra vez, hasta que cumplimos una edad con desarrollo estructurado y suficiente que nos lleva a otra etapa de nuestra existencia. Esta nueva etapa bien pudiera ser entre los 20-22 años. De aquí en adelante se podría decir que estamos en la excelsitud de nuestra vida, todo funcionando bien, solo esperamos los recambios celulares que en realidad son imperceptibles. Hasta ahora hemos disfrutado de una serie de sistemas que nos han dado eficiencia y confianza en nuestras vidas; donde nuestra única obligación ha sido el mantener los sistemas en buen estado y preservarlos de cualquier agente tóxico.  En los párrafos anteriores solo nos hemos ocupado de la estructura y el funcionamiento de nuestro cuerpo, que nos han servido para realizar y desarrollar los planes y proyectos que habíamos concebido en nuestra mente. Ha sido el tiempo de utilizar los conocimientos y las experiencias adquiridas en etapas anteriores para obtener la realización de nuestros propósitos.  Todo se repite una y otra vez, como si una mano prodigiosa los estuviera dirigiendo. Las repeticiones son cada vez más variadas y frecuentes, de mayor complejidad y mejor estructura. Sin embargo, no todo es igual, existe algún progreso en alguna porción del proyecto; una variante que hace las cosas ligeramente mejores que la versión anterior.  Esta evolución es ciertamente lo que se espera de un desarrollo mental de individuos acostumbrados a superar sus esfuerzos con el fin de producir elementos de calidad y no tan solo repeticiones de lo mismo; es la manifestación de la experiencia positiva adquirida a través de los otros yo que dejamos atrás.  Durante esta nueva etapa, nosotros estaremos dedicados a producir, crear, intuir nuevos proyectos que sin duda reflejarán huella de nuestro carácter y personalidad, una cierta muestra de nuestra identidad. Es parte del proceso evolutivo que hemos adquirido a través de millones de años. Sin embargo, todo ese legado personal está en serio riesgo ante la incipiente amenaza de la llamada Inteligencia Artificial, una serie de nuevas tecnologías cuyo único fin es crear modalidades artificiosas muy útiles, tal vez muy prácticas; pero cada vez más exentas de la participación del hombre. Me refiero concretamente a la fabricación de máquinas de repararse a sí mismas o de crear nuevas máquinas, sin la participación absoluta del hombre. Existe cierta premura por cumplir este gran logro, pareciera ser que es algo inevitable que pronto va a suceder; el hombre como creatura habrá llegado a cumplir su ciclo que tantas ocasiones había recorrido. La pregunta obligada es ¿qué hará el hombre ahora? Desprovisto de sus capacidades y sus emociones, ¿cuál será su ocupación futura? Dejamos muchos otros yo detrás, cada uno con gran historia de triunfos y fracasos y ahora nos enfrentamos a una realidad incierta, indefinida, inquietante. ¿Acaso tienes tú alguna idea acerca del futuro del hombre bajo el influjo de la inteligencia artificial? Agradeceré comentarios en mi correo electrónico.   REFERENCIAS.
  1. Mark Fischetti., A New You in 80 Days. Scientific American. April 2021.
Correo electrónico:  [email protected]" ["post_title"]=> string(10) "El otro Yo" ["post_excerpt"]=> string(100) "¿Algún día la Inteligencia Artificial podrá replicar la capacidad de las celulas de renovarse? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "el-otro-yo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:56:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:56:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83604" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(4) ["max_num_pages"]=> float(2) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "afb0ab51c362ec59dad75fe72f7804ad" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El otro Yo

¿Algún día la Inteligencia Artificial podrá replicar la capacidad de las celulas de renovarse?

septiembre 22, 2022

El día 256 del año: el día del Programador

Una celebración que no se escucha mucho es el día del programador de sistemas1. Se celebra normalmente el 13 de Septiembre, aunque...

septiembre 16, 2022




Más de categoría

Los videos cortos: la revolución del negocio de contenidos

YouTube ha traído una serie de innovaciones, sobre todo en el ámbito de generación de ingreso. Una de ellas...

septiembre 30, 2022

El otro Yo

¿Algún día la Inteligencia Artificial podrá replicar la capacidad de las celulas de renovarse?

septiembre 22, 2022

El día 256 del año: el día del Programador

Una celebración que no se escucha mucho es el día del programador de sistemas1. Se celebra normalmente el 13...

septiembre 16, 2022

La lectura es más accesible con herramientas digitales

Desde las antiguas tabletas de arcilla en el siglo IV a.C., hasta nuestros días, el modo en que leemos...

septiembre 9, 2022