El porqué de un consumismo voraz

La publicidad es la relación de la empresa que quiere vender y los consumidores que no son conscientes de...

4 de julio, 2016

La publicidad es la relación de la empresa que quiere vender y los consumidores que no son conscientes de esa pretensión. Los consumidores ponemos nuestros ojos gratuitamente. Captar nuestra atención debería conllevar a un costo, sin embargo las compañías publicitarias lo hacen de forma gratuita.

Cuando sales a la calle y no ves más que un gran caos de carteles ¿qué es sino contaminación visual? Todas las compañías que hacen uso de publicidad están luchando por conseguir un espacio que en realidad ni es suyo porque que yo recuerde no les he regalado mi mente.

El espacio mental, el espacio en tu cabeza ocupado por un montón de mensajes que estás obligado a ver es enorme. La publicidad en lugares públicos está encontrando nuevas tecnologías, está buscando formas más insidiosas de introducirse en tu mente y está yendo más allá.

La generación de mis padres se definió a sí misma por las cosas que compraba, formaba parte de nuestra evolución cultural, sólo recientemente hemos descubierto que habíamos entrado a la edad del exceso. A principios de los ochenta se disparó toda una cultura del automóvil, causaba euforia lo que se observaba a través del parabrisas. Comenzó cuando se veían por doquier anuncios de un hombre amenazante, un vaquero impactante anunciando aquellos famosos cigarros de cajetilla roja todo un icono de estrella de cine o algo.

La publicidad en la ciudad estaba en auge. Si comprendemos que los puntos estratégicos aseguran la repetición y la repetición crea el recuerdo en el consumidor se lleva los mensajes a casa como influencia de compra. Cuando se tiene dominada la producción se tiene dominado el consumo, el objetivo es hacer que la gente consuma los artículos que se producen. El hecho de invertir dinero para conseguir que la gente comprara ese suministro adicional fue lo que dio lugar a la creación del negocio de la publicidad.

Con la publicidad exterior se secuestra la mirada de la gente sin pagar nada a cambio. Es un acto involuntario por lo que se convierte en algo desleal y malvado.




A continuación hago mención de señalamientos sobre el marketing de expertos y estudiosos para entender mejor el tema:

 

Antes nos definíamos por nuestra afiliación religiosa, nuestra afiliación política o geográfica, esto es algo que ya no sucede. La gente está involucrada en una cultura global en la que el elemento común son las marcas

Larry Bridges, Director de publicidad de Red Car.

En Rusia y sobretodo en Moscú, en términos de publicidad tenemos una sobrecarga, un exceso de información de forma que si quieres ser visible tienes que pensar en algo especial como por ejemplo estar en un anuncio espectacular de 6 mil metros cuadrados. A la gente le asombra el tamaño y los comerciales que estamos exhibiendo ahí.

Christian Kremer, Director de BMW Rusia

Aquel proyecto en particular era realmente único, para empezar la superficie era muy grande, estaba muy cerca del Kremlin así que tenía que ser un cartel de primer nivel, tenía que ser como mínimo tan bueno como los coches de la marca BMW.

Vyacheslav Nikishin Director de ventas de “News Outdoor” Rusia.

De alguna manera la idea de la contaminación visual tiene una connotación moral. Así que tenemos algo que es puro en contraposición a algo que está contaminado. Yo creo que no se trata tanto de una cuestión moral como de una cuestión política y me gustaría verlo más en términos de poder… ¿quién tiene poder económico? ¿Quién tiene el derecho a comprar anuncios espectaculares? ¿Quién tiene el derecho a colocar anuncios? ¿Qué clases sociales pueden escribir sus mensajes en la ciudad y cuáles están marginadas y no tienen derecho siquiera a opinar?

Anjali Monteiro, Socióloga urbana del Instituto Tata de Ciencias Sociales Hyderabat India.

Tiene que haber alguien que contrarreste el tremendo poder económico y político que tiene la industria de la publicidad exterior.

Charlie Floyd, autor del libro “Embellecimiento de las autopistas”

La propia industria de la publicidad exterior en los EEUU encargó un estudio y resulta que descubrieron que los conductores miraban los anuncios digitales durante el doble de tiempo que las normales y que a la carretera cuando en ésta no había anuncios. Si un conductor aparta la mirada de la calzada durante dos segundos o más las probabilidades de que esta persona sufra un accidente se duplica; la industria de la publicidad exterior simplemente dice: ese no es asunto nuestro.

Jerry Watchel, experto en seguridad de tráfico.

A continuación doy algunos datos duros de EEUU para entender la gravedad del asunto:

Si se ensamblaran todos los anuncios espectaculares de EEUU ocuparían la superficie de 60,000 campos de futbol.

Actualmente, 4 compañías son propietarias del 80% de los anuncios espectaculares en los EEUU: Clear Channel, CBS Outdoor, Lamar y JC Decaux.

La industria de la publicidad exterior estadounidense declaró ingresos de 6,800 millones de dólares en 2010.

El nivel de brillo de los anuncios digitales no está regulado duplicando con frecuencia el nivel de luminosidad del sol.

Un anuncio digital consume 397,487 kilovatios de electricidad al año. Unas 14 veces lo que un ciudadano promedio en su casa.

Número de anuncios que un habitante urbano ve a lo largo de su vida 143,080,000

Anuncios publicitarios ilegales en Nueva York 1,000

Anuncios publicitarios ilegales en Los Ángeles 4,000

En México…imaginen.

Las compañías de publicidad exterior aterrizan en tu ciudad, no les interesas tu ni yo, ni tu edificio ni tu barrio, lo único que les interesa son tus ojos, es el único objetivo que persiguen.

En casa controlamos los mensajes que llegan a nuestra mente, en la calle que por cierto has pagado como contribuyente no tienes la opción de no consumir un anuncio espectacular o cualquier tipo de mercadotecnia con la que te están bombardeando en lugares esencialmente públicos.

Sao Paulo Brasil por ejemplo era probablemente una de las ciudades visualmente más contaminadas del mundo. Es una ciudad en la que mucha gente pasa en promedio 3 horas atrapada en el tráfico, si multiplicamos ese tiempo por un anuncio publicitario cada segundo el resultado es que la gente pasa una cuarta parte de la vida y probablemente las primeras horas del día viendo publicidad. Hoy en día gracias a un alcalde conservador han prohibido todo tipo de publicidad exterior y se han librado de ella.

La pregunta que queda en el aire es: en nuestras ciudades mexicanas ¿habría suficiente voluntad política y ciudadana para hacer algo semejante?

Fuentes:

https://www.youtube.com/watch?v=JjCZHw8mftA

Comentarios

La publicidad es la relación de la empresa que quiere vender y los consumidores que no son conscientes de...

enero 1, 1970

La publicidad es la relación de la empresa que quiere vender y los consumidores que no son conscientes de...

enero 1, 1970




Más de categoría

El lado oscuro de los drones

Los drones se han convertido en poco tiempo en artefactos populares, divertidos y los vemos cada vez en más...

enero 9, 2017

Sí, soy Grinch y qué

Aaah llegó diciembre y con este último mes del año llega toda la inmensa variedad de cosas relacionadas a...

diciembre 12, 2016

México: el eterno candidato a potencia

México es el país más importante de Hispanoamérica, muchas veces se ha indicado que tiene todo el potencial...

noviembre 21, 2016

Activismo digital: Un arma efectiva para el cambio

En 1982 fue estrenado el film biográfico “Gandhi”, hace años cuando la vi por primera vez la consideré...

octubre 31, 2016