El fraude farmacéutico

Do not carry the world upon your shoulders The Beatles. El lunes pasado no fue un día nada agradable, el periódico The Guardian publicó un...

18 de marzo, 2019

Do not carry the world upon your shoulders

The Beatles.

 

El lunes pasado no fue un día nada agradable, el periódico The Guardian publicó un artículo acerca del fraude farmacéutico que ha llevado a la tumba a por lo menos 250,000 niños el año pasado1. Momentos más tarde al final de un noticiero de media mañana, un colaborador de JLD confirma y complementa la noticia del mismo fraude y da detalles de lo que pasa en México.2

El problema es que algunos laboratorios sin escrúpulos en todo el mundo están produciendo medicinas que no siguen las especificaciones del Control de Calidad o bien simplemente no contienen el principio activo de lo que dice su etiqueta; ambas violaciones son increíbles, la segunda se podría decir criminal y que debía sancionarse con todo el rigor de la ley.

Muchas de las medicinas vendidas en Inglaterra provienen de la India y China, países que no se distinguen por la calidad de sus medicinas, es una circunstancia muy entendible ya que sus poblaciones están más adentradas en las medicinas naturales que no están sujetas a ningún control de calidad ni especificaciones oficiales.

Los resultados de auditorías e inspecciones sorpresa han revelado que las medicinas no contienen el supuesto principio activo del fármaco que ha sido recetado al paciente. También se han reportado serias omisiones y fallas de calidad que varían desde falta de sanitización de instalaciones y equipo hasta practicas erróneas que no garantizan una dosificación del principio activo, tal como lo señala el protocolo de fabricación. Estas deficiencias han causado la muerte de cientos de miles de pacientes, incalculables cantidades desperdiciadas e innumerables disgustos y demandas entre pacientes y doctores en los últimos años.




El panorama en México es aún peor, ocupa el sexto lugar en el consumo de medicinas sin calidad. Solo China, Rusia, Estados Unidos, India y Brasil, consumen más que México. Un estimado conservador revela que la venta de medicinas en México asciende a más de 185 mil millones de pesos, donde el 10% corresponde a medicinas alteradas.  Además, investigaciones realizadas por las autoridades y la COFEPRIS han reportado que un 60% del volumen total de las medicinas existentes en el país han sido robadas, caducas o falsificadas; lo cual implica una pérdida considerable de la eficiencia del fármaco.

El problema se complica porque el paciente solo acude a las medicinas cuando tiene la necesidad urgente, además suele interrumpir cualquier tratamiento una vez que se siente bien. De manera que siempre le sobran medicinas que con el tiempo pierden la garantía de la caducidad.

En el caso de los antibióticos, la situación es aún peor, ya que interrumpir o no terminar el tratamiento solo induce a que los microorganismos desarrollen una resistencia que después va a necesitar tratamientos más agresivos, con mayor riesgo para el paciente.

La Organización Mundial de la Salud ha calculado en por lo menos 700,000 defunciones anuales en todo el mundo por estos fármacos inútiles, que no solo minan la salud de los pacientes sino lesionan la confianza y la eficiencia de los médicos y hospitales.

Las autoridades sanitarias de todo el mundo hacen esfuerzos por sorprender y eliminar a estos traficantes, pero es difícil combatirlos sin la ayuda de los pacientes.

La industria farmacéutica tiene un alto concepto de la calidad, su personal es muy competente y disciplinado, con gran sentido de responsabilidad e integridad y siempre tratan de manifestarlo de manera profesional. Sin embargo, suele haber ocasiones entre las cuales se cometen errores, los cuales son corregidos de inmediato por los expertos de Control y Aseguramiento de la Calidad que cada laboratorio tiene. Cada error se convierte en una experiencia que no vuelve a repetirse.

Desafortunadamente, también existe el lado obscuro de personas que están mas interesadas en incrementar sus ganancias, causando daño y decepción fabricando y vendiendo productos aberrantes que son verdaderos fraudes. Son muchos los ejemplos de estas fechorías donde los errores no son errores sino verdaderos actos criminales, como la contaminación con objetos que nada tienen que ver con el fármaco (pelos, uñas, basuras, etc.) o bien simplemente una formulación que no corresponde a lo prescrito (cápsulas de Paracetamol en lugar de un ansiolítico). Estos hallazgos representan un engaño y un fraude al público, un alto riesgo para su salud y promueven una gran desconfianza en la relación médico – paciente.

El mercado mundial de estos productos está orientado a las medicinas más comunes, fármacos que aumentan la libido sexual, complementos vitamínicos, cremas para perder peso, cremas rejuvenecedoras, etc. La gran mayoría son productos que sirven para curar todo y anunciados en la televisión con gran estruendo.

¿Existe alguna posibilidad de defenderse?

 

Por supuesto qué si existe, a continuación se sugieren algunas acciones que pudieran minimizar los fraudes al público:

 

  • Evita los anuncios de TV que ofrecen curas y remedios para una gran gama de enfermedades o padecimientos. Muchos de ellos son ofrecidos como atractivas ofertas.
  • Evita la compra de medicinas y fármacos a través de la Internet. El 80% de estos pseudoproductos son anunciados y pedidos a través de la internet.
  • No compres ofertas ni medicinas baratas. No compres medicinas en los tianguis.
  • No compres ninguna medicina en envase viejo o alterado. Las compañías farmacéuticas cuidan mucho la presentación de sus productos.
  • Denuncia cualquier irregularidad ante la Secretaría de Salubridad y la Sociedad Mexicana de Industrias Farmacéuticas.
  • Siempre adquiere tus medicinas en una farmacia establecida
  • No compres RIESGOS.

 

¡Buena suerte!

 

REFERENCIAS.

  1. Ian Sample., Fake Drugs Kill More than 250,000 children a year, Doctors Warn. The Guardian. March 11, 2019.
  2. Programa Matutino de Joaquín López Dóriga. Marzo 11, 2019
Comentarios

Do not carry the world upon your shoulders The Beatles. El lunes pasado no fue un día nada agradable, el periódico The...

enero 1, 1970

Do not carry the world upon your shoulders The Beatles. El lunes pasado no fue un día nada agradable, el periódico The...

enero 1, 1970




Más de categoría

SARS-CoV-2, el ENEMIGO IMPLACABLE

Antonio G. Trejo. Correo electrónico: [email protected] Los tiempos actuales son críticos, difíciles, enigmáticos e inciertos, simplemente porque tenemos enfrente...

julio 23, 2020

El VIRUS G4 la NUEVA AMENAZA

El lunes 29 de junio, por lo menos tres periódicos de circulación internacional reportaron la frecuente aparición del G4...

julio 9, 2020

EL CORONAVIRUS VILLANO

Los virus son auténticos parásitos que invaden el cuerpo de su víctima, lo usan para replicarse, desorganizarle las funciones...

junio 29, 2020

EL CORONAVIRUS, la NUEVA AMENAZA

Como si en México no tuviéramos de que preocuparnos, ahora surge una nueva amenaza médica desde Wuhan, China. Se...

enero 23, 2020