Se encuentra usted aquí

Layín de Alcalde “Roba poquito”, a precandidato independiente a Gobernador

Jueves, 30 de Marzo 2017 - 15:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

layin.jpg
  • Auditorías demuestran malos manejos de recursos en San Blas, Nayarit

Quieran o no aceptarlo, los políticos están considerados por la ciudadanía en encuestas a nivel confianza, por debajo inclusive de los policías. Y esto se lo han ganado a pulso, vaya como ejemplo el caso de Hilario Ramírez Villanueva, alías “Layín”, más conocido como el Alcalde que “robó poquito”. Eso afirmado por él en su segunda campaña para Alcalde de San Blas, en el estado de Nayarit.

Aún con esa declaración, la ciudadanía volvió a votar por él para ser nuevamente Alcalde. Y para mayor sorpresa, ahora buscará ser candidato Independiente a Gobernador de su estado.

Esto sin importarle haberle mentido a los habitantes de San Blas, porque “El Layín”, se ha hecho famoso por sus escándalos, quien no recuerda cuando levantó el vestido a una mujer con la que bailaba delante de cientos de personas, aunque luego pidió disculpas por televisión.

Asimismo fue noticia nacional debido al derroche de dinero que hizo para festejar su cumpleaños número 44, que incluyó la presentación por tres horas de la banda El Recodo por 1.2 millones de pesos. El costo total de la fiesta fue de 15 millones de pesos.

En agosto del 2015, apadrinó y pagó la primera boda religiosa de una pareja gay en la entidad, ante la Iglesia de la Comunidad Metropolitana.

Resultando que quien afirmó haber robado poquito, la Auditoría Superior del Estado de Nayarit (ASEN) le ha detectado operaciones irregulares por más de 225.53 millones de pesos en sus dos administraciones como Alcalde del 2008 a 2011 y del 2014 a 2017, en San Blas.

Pero seguro sigue considerando que roba poquito, porque quiere ser ahora Gobernador de Nayarit. Actualmente es precandidato independiente.

Y en lo que hasta el momento se ha auditado, cuatro de los seis años de Don “Roba Poquito”, (2009, 2010, 2011, 2015), se le han detectado errores y omisiones por más de 159.57 millones de pesos, además de operaciones financieras que constituyen un “daño a la hacienda pública” por más de 65.96 millones de pesos.

Se le han descubierto retenciones efectuadas al salario de trabajadores del ayuntamiento por concepto de créditos del Fondo Nacional de Fomento y Garantía para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot) y del Impuesto sobre la Renta (ISR) reportable al Sistema de Administración Tributaria (SAT), por casi 23 millones de pesos, los cuales no fueron transferidos a dichas instituciones ni hallados en otros haberes del patrimonio municipal.

 

Asimismo, pagos de subvenciones a personal ajeno al ayuntamiento, distribución de “subsidios sociales” por más de 20 millones de pesos en sólo un año, realización de gastos no institucionales como “investigación científica y desarrollo”, gasolina, peajes, hospedajes, y un comprobante de más de 100 mil pesos por un consumo de alimentos. Además incluyó facturas falsificadas, transfirió recursos a dependencias municipales con cheques a nombre de funcionarios por más de 11 millones de pesos, suprimió débitos a deudores del ayuntamiento por más de 8 millones, pagó obra pública inexistente y no consiguió comprobar gastos por otros 8 millones, entre otras anomalías. Las cuatro auditorías realizadas reúnen 385 observaciones, de las cuales el ayuntamiento solventó sólo 22.

El Alcalde roba poquito, ejerció un gasto total de 367 millones 861 mil 24 pesos con 26 centavos en los años correspondientes a las auditorías revisadas. La acción financiera sistemática en esos ejercicios es la retención económica al salario de los trabajadores del ayuntamiento por créditos de Fonacot, cuyo monto no es transferido a esa institución.

Al cierre de 2015 sumaba 9 millones 617 mil 643 pesos con 12 centavos. En la revisión de 2011, no se encontró evidencia de que dichos recursos estén disponibles en algunas de las cuentas de bancos del ayuntamiento. En cuanto a las retenciones del ISR a la nómina en 2011 y 2015 también fueron congeladas por el ayuntamiento: 13 millones 164 mil pesos que no recibió el SAT.

En 2009 y 2010 el ayuntamiento no entregó la documentación de ese rubro. La alcaldía de San Blas aplica un impuesto especial de 12% sobre sus recaudaciones, destinado a la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN). En 2009, 2010 y 2015, la contabilidad municipal registró las retenciones respectivas por un millón 15 mil pesos, captación que no fue transferida al patronato administrador ni a la tesorería estatal.

De igual manera, sin aprobación presupuestal, financió productos agrícolas para alimentación de personas por 278 mil pesos, auxilio a personas y hogares 717 mil pesos, proyectos para prestación de servicios 726 mil pesos, otros proyectos productivos 162 mil pesos, otras 200 mil pesos y otros subsidios 7 millones 263 mil pesos. Sin que su administración pudiera acreditar que tales “ayudas sociales” fueran entregadas a población de escasos recursos.

La Auditoria revela que en el papeleo respectivo se advierten rasgos distintos entre las firmas de las credenciales de elector o recibos de tesorería y solicitudes de apoyo, y que buena parte de ese dinero se otorgó a personas de otros municipios.

En más “subsidios”, “transfirió” recursos al Sistema DIF de San Blas y al organismo operador del agua potable (Oromapas), sin comprobante fiscal y a través de cheques expedidos a nombre de los titulares de dichas dependencias y otros particulares, por 11 millones 795 mil pesos. El colmo es que el 7 de febrero de 2015 ingresó a la contabilidad un comprobante de un consumo de alimentos por 102 mil 704 pesos, considerado por la ASEN como “gasto no institucional”.

En 2010, el gobierno municipal erogó 85 millones 956 mil pesos y la ASEN auditó 25%. Los auditores verificaron en el sitio web del SAT facturas correspondientes a documentación comprobatoria de pólizas solicitadas al ayuntamiento de San Blas, por 27 mil 538 pesos y detectaron comprobantes “presumiblemente falsos”. El impacto de gastos improcedentes, diferencias entre registros administrativos contables y presupuestales, errores y omisiones fue de 19 millones 535 mil pesos. El presumible daño a la hacienda pública alcanzó los 7 millones 165 mil pesos, y obra pública, 164 mil pesos.

En 2011, el gasto fue de 95 millones 337 mil pesos, de los cuales la ASEN auditó 43.70%, donde detectó errores y omisiones por 19 millones 535 mil pesos. Un ejercicio que estuvo marcado por ampliaciones y reducciones al presupuesto sin aprobación del cabildo, y préstamos indebidos que no se liquidaron al concluir la administración.

En 2009, el gobierno municipal de San Blas gastó 95 millones 657 mil pesos, de los cuales la ASEN auditó 25%. Encontró un boquete de 8 millones 471 mil pesos, sobre los cuales no había pólizas de diario ni de egresos. La ASEN también declaró improcedente la supresión efectuada por el ayuntamiento de un saldo de 7 millones 934 mil pesos en una cuenta de la contabilidad municipal denominada “cancelación de cuentas incobrables”.

De igual forma, halló “pagos a personal que no tiene relación” con el ayuntamiento. De la misma forma, se dictaminaron “errores y omisiones” en la gestión financiera por 15 millones 975 mil pesos; un presunto daño a la hacienda pública por 10 millones 507 mil pesos, y un desfalco de 7 millones 220 mil pesos originado por la falta de comprobación del gasto y pago de trabajos no ejecutados.

La Auditoria Superior del Estado de Nayarit, inició 11 procedimientos de responsabilidad administrativa contra Hilario Ramírez Villanueva, y más de 30 contra funcionarios de sus administraciones y miembros del cabildo, derivados de las auditorías señaladas. Sin embargo, hasta ahora sólo ha logrado que la ex tesorera Argelia Ramírez Cruz fuera inhabilitada por 11 años para ejercer responsabilidades públicas. Aún faltan por publicarse los resultados de la fiscalización del año 2016 y los del actual ejercicio.

Y si lo anterior no fuese suficiente, el Alcalde roba poquito ha recibido beneficios del gobierno federal con créditos y subsidios por al menos 11 millones de pesos para su empresa agroindustrial.

Cerrando con broche de oro este gran historial del “Layín”, tiene detención por portar arma de fuego, su famoso revolver “plateado”, en el 2005. Asimismo su hermano Filiberto en enero de 2009, siendo locatario del mercado de San Blas, fue detenido por la Policía Estatal Investigadora y encerrado en el penal de Tepic por el delito de fraude. Según diarios regionales, formaba parte de una red de comercialización de productos robados.

El flamante alcalde roba poquito, se ha hecho famoso en el mundo de farándula y fantasías, el que monta caballos pura sangre, departe con estrellas gruperas, lanza billetes al aire, posee una empacadora de mangos de exportación, una cadena de restaurantes y en el que cuenta con amistades que pueden regalarle para sus celebraciones 200 cabezas de ganado o 50 mil litros de cerveza, como si obsequiasen dulces de colación. Y ahora pretende llegar a Gobernador como candidato independiente, en donde de seguir la línea de sus dos administraciones como Alcalde, ¿seguirá robando poquito?. Tiempo al tiempo.

acrord32_2018-08-21_15-27-12.jpg
Número 20 - agosto 2018
Descargar