Se encuentra usted aquí

Si empezaron con Díaz Ordaz, que sigan

Miércoles, 03 de Octubre 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

placa-diaz-ordaz.jpg

“¡Hay que cambiar la nomenclatura urbana!” fue el título de mi columna del 15 de mayo de 2013. En ella escribí lo siguiente:

“Leí en Twitter el siguiente mensaje de CracKer @RaFavAldEz: “COLONIA MANUEL CAMACHO SOLÍS EN EL AJUSCO. EL NOMBRE DE LA CORRUPTELA HECHO COLONIA. POR QUÉ NO LE PUSIERON RENÉ BEJARANO.” En vista de que el mensaje estaba en mayúsculas imagino que el mencionado twittero estaba gritando de coraje al ver la manera en que nuestros gobernantes federales, estatales y municipales tratan de pasar a la posteridad, si no por sus obras y buenas acciones, sí por el poder que tuvieron en un determinado momento.

“¿Manuel Camacho Solís hecho colonia? ¿Hizo realmente algo este personaje para merecer el honor de que su nombre designe el lugar en que quién sabe cuántas personas viven y trabajan, la gran mayoría de ellos honestamente? No lo creo. 

“Busco en mapas.guiaroji.com.mx el nombre del distinguido expriista, efímero expecedista y por ahora senador perredista y encuentro que su nombre no es el de una colonia sin el de una calle en la colonia Solidaridad, en Tlalpan, cerca del camino panorámico Picacho-Ajusco. A dos cuadras está una calle nombrada en honor de otro mexicano ilustre, aunque nada grande, llamado Carlos Salinas de Gortari. 

“Y ya que mencioné a Salinas, ¿con qué tantas calles y colonias han honrado nuestros gobernantes del Distrito Federal y municipios conurbados del Estado de México al hombre que dejó a la economía nacional prendida de alfileres, propiciando así la crisis que estalló en 1994 y empobreció a millones de mexicanos? 

“Veamos que encontré en el sitio de Guía Roji:  

“Hay siete calles Carlos Salinas de Gortari en seis municipios mexiquenses del área metropolitana de la Ciudad de México: Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli (dos calles), Ecatepec, La Paz y Tultitlán. En Ecatepec hay, además, una colonia con ese nombre. 

“Si por mi fuera, hoy mismo le cambiaría el nombre a miles de calles que en nuestro país llevan los nombres de todos aquellos seudopróceres cuyos nombres (y muchas veces los de sus cónyuges, padres y madres) fueron impuestos por gobernantes municipales y estatales lambiscones y desvergonzados a calles, avenidas, viaductos, periféricos, libramientos, plazas, puertos, estaciones camionera, aeropuertos, hospitales, clínicas, sanatorios, kínderes, escuelas primarias, secundarias y preparatorias, etc. 

“Aunque parezca increíble, en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, y en Martínez de la Torre, Veracruz, hay colonias que llevan el nombre de la defenestrada y encarcelada exlideresa de los maestros, Elba Esther Gordillo. 

“También eliminaría de la nomenclatura urbana de todo el país los nombres de quienes realmente no hayan contribuido en mayor medida al progreso del país o de algún estado, municipio, ciudad o pueblo. 

“Probablemente serían miles de calles las que se quedarían sin nombre. No importa, para eso existen los números. 

“El renombrar a tantas colonias tampoco sería problema...”.

Hace unos días, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, José Manuel Amieva, ordenó que fueran retiradas de varias estaciones del Metro las placas que ahí se colocaron hace décadas y que fueron develadas por Gustavo Díaz Ordaz el día en que fueron inauguradas por este presidente autoritario y represor. Apoyo totalmente su decisión. Los nombres que se imponen a lugares y construcciones públicos deben honrar a quienes en realidad trabajaron o lucharon por México y por el bienestar de los mexicanos y no a unos beneficiarios del sistema que abusaron del poder y su cargos.

Si ya se empezó con el de Díaz Ordaz, sigamos eliminando más nombres de quienes poco o nada ayudaron a mejor a México.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar