Se encuentra usted aquí

Invertir, ¿de qué sirve?

Miércoles, 22 de Junio 2016 - 17:30

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

invertir.jpg

Las monedas tienen dos caras. En México, a esas caras,  les llamamos águila o sol.  Es un mismo objeto, una moneda, pero que se ve diferente de un lado que del otro.  Así el conocimiento financiero y las finanzas personales.  Para mi, son dos caras de la misma moneda. Comparten territorio común. Aunque son diferentes uno del otro.

El conocimiento financiero nos permite entender temas como la inflación, las tasas de interés, los movimientos de los mercados, etc. Mientras que las finanzas personales son eso, personales.  Son nuestras más íntimas decisiones respecto al dinero que cae en nuestro bolsillo. No son independientes aunque se manejan de forma diferente. De los dos ámbitos vemos impacto en nuestro bienestar económico.

En las colaboraciones anteriores hemos ido abarcando temas de conocimiento financiero y de finanzas personales. Ya tenemos muy claro qué es la inflación y la entendimos también en nuestras vidas calculando nuestra inflación personal. Sabemos de tasas de interés y las hemos trasladado a nuestras finanzas personales reflexionando sobre nuestras deudas y ahora es momento de entrar en el tema de inversión como conocimiento financiero para poder aterrizarlo a nuestras finanzas personales.

A mí  me gusta ir a la raíz de las cosas así que por ahí empezaremos. Inversión es la acción de invertir. Pasando por alto esta obvia y a veces absurda definición podemos ir más profundo. La palabra invertir tiene dos partes, el prefijo in que significa hacia adentro, y vertere que es dar vuelta, girar.  En el sentido económico, que es el que nos importa hoy, invertir significa poner dinero (capital) esperando obtener una ganancia futura. Es decir que vaciamos nuestros recursos en algo, renunciamos a ellos hoy y esperamos en un futuro darle la vuelta y obtener más de lo que habíamos puesto.

Todas las inversiones, sean personales o que hagan las empresas o los gobiernos están compuestas por tres variables.  La primera es el rendimiento esperado.  Esto es, cuánto dinero esperamos ganar con lo que estamos invirtiendo.

La segunda variable es el riesgo. En una inversión siempre, SIEMPRE, hay un riesgo y hay muchos niveles de riesgo.

La tercera variable es el tiempo. Cuando esperamos obtener la ganancia.

En mini resumen, invertir es poner dinero esperando conseguir más con el tiempo tomando en cuenta ciertos riesgos.

Ahora veamos cómo sucede y por qué es bueno que suceda.

Imagina que tú y yo tenemos una fábrica de zapatos con la cual producimos 10 pares al día. Tenemos 4 trabajadores y lo máximo que logramos hacer son 10 pares de zapatos al día y no más. Recordando que invertir es algo que quieres hacer para ganar más dinero, ¿en qué podríamos invertir para ganar más dinero con nuestros zapatos?

Podríamos contratar otro trabajador y así podríamos hacer 12 pares de zapatos al día. Podríamos comprar una máquina que haga algún proceso, como cortar el cuero y que nuestros trabajadores solo cosan los zapatos y las suelas, con lo que lograríamos hacer tal vez unos 15 pares de zapatos al día.

¿Qué otras ideas se te ocurren? 

El dinero que ponemos tú y yo para invertir y hacer crecer nuestra empresa, esperamos recuperarlo vendiendo más zapatos en un tiempo determinado. Muchas cosas se pueden hacer para generar mayor producción y ganar más dinero pero para eso primero hubo que poner una inversión inicial. Puede pasar que la máquina se descomponga o que tus trabajadores se enfermen. Estos y otros son riesgos que existen pero las empresas invierten en máquinas y en personas calculándolos y esperando recuperar el dinero que pusieron en un tiempo determinado. Si se cumplieron las expectativas podemos decir que fue una buena inversión. También puede resultar una mala inversión si no nos detenemos a calcular los riesgos, el tiempo y el rendimiento esperado.

Es bueno invertir porque genera bienestar para todos. En nuestro ejemplo, el beneficio aparece en primer lugar para ti y a mi que al crecer nuestra fábrica tenemos más ingreso, pero también a las personas que contratamos de más. Hacemos crecer el empleo y a su vez se traduce en familias que reciben más ingreso. También beneficia a las personas que crean e inventan máquinas para solucionar problemas o agilizar procesos.  Invertir es bueno para todos. Por eso un aplauso a los emprendedores. Ellos invierten su tiempo, su dinero y grandes esfuerzos en nuevas ideas que crean empleos y bienestar.

Esto lo hacemos las personas. Al buscar nuestro propio beneficio también obtenemos, de paso, el beneficio de los que nos rodean. Con ello hacemos crecer a nuestras sociedades.

Los gobiernos invierten en infraestructura mucho más que en otras cosas. Cómo me gustaría que nuestro gobierno invirtiera más en educación o en salud, ¿a poco no?

¿Qué pasa cuando la inversión es extranjera?

De acuerdo con nuestro secretario de hacienda, México es un destino cada vez más atractivo para la inversión extranjera directa. En las noticias oímos muy seguido sobre ello y ahora hasta Taiwán quiere entrar en México al mercado de coches eléctricos. Tal vez soy muy simplista y a un economista serio pueda darle un infarto por lo que digo pero si me preguntan a mí… la inversión extranjera se me figura como una señora rica y caprichosa, extranjera (obviamente) que viene hace sus compras, pone su fábrica, produce sus productos de manera muy barata, ahorrándose mucho dinero. Pero cuando consigue hacerlo más barato o las cosas se ponen difíciles se va a otros países y nos deja sin nada de lo que habíamos planeado trabajar con ella. ¿Y ahora quién podrá ayudarnos?

Como dijimos antes, el chiste de invertir es ganar más dinero. Y eso exactamente hace la inversión extranjera. Nos beneficia, pero también nos puede perjudicar si dependemos mucho de ella.

La inversión extranjera es maravillosa cuando las condiciones del país ayudan. Crea empleos, hay dinero que viene de otro lado que se queda en los bolsillos de las familias. Pero el riesgo está en que decidan sacarla del país. Y ya nos ha pasado.

¿Y nosotros?… En nuestras finanzas personales la inversión comienza con una semilla que es al ahorro. El ahorro es un tema completamente personal y hablaremos de él en la siguiente colaboración. No te la pierdas, cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¿Aprendiste algo nuevo hoy? Déjanos un comentario o sigamos esta conversación por las redes sociales. Recuerda que educarte financieramente te ayuda a mejorar tus finanzas personales.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

acrord32_2018-08-21_15-27-12.jpg
Número 20 - agosto 2018
Descargar