Se encuentra usted aquí

¿Guerra Comercial con China o Geopolítica pura?

Martes, 10 de Abril 2018 - 15:00

Autor

stephanie-henaro.jpg
Stephanie Henaro Canales

Compartir

trump_xi-jinping.jpg

La Guerra Comercial con China, originada por el superávit comercial que tanto parece molestarle a Donald Trump, no es más que una excusa para poner en marcha una brillante estrategia de geopolítica pura, destinada a frenar el liderazgo chino. Mediante el rompimiento del monopolio de este país sobre la industria minera de tierras raras, de la que Corea del Norte forma una pieza clave y de la que también se derivan parte de la perfección de los tiempos de esta estrategia que se implemente entre anuncios de aranceles y la próxima visita del magnate neoyorquino al líder norcoreano. Nada es casualidad.

El superávit comercial de China con Estados Unidos que tanto parece molestarle a Donald Trump se oye muy bien detrás de todo el circo, maroma y teatro que implica la faramalla nacionalista, pero en verdad, no es algo que amenace realmente la economía ni la hegemonía de la primera potencia. Porque lo que esto implica es en realidad, una gran ventaja para el gigante norteamericano, porque implica que la economía China depende más del mercado estadounidense y eso le da el sartén por el mango. No hay más.

geoplitica1.png

Ahora bien, si Estados Unidos le impone aranceles a las importaciones chinas, lo lógico es que la demanda se reduzca y con ello, la economía china se vuelva menos dinámica. Afectando no sólo al gigante asiático, sino que también, a todas las economías que dependen de la demanda china para su desarrollo económico. Entre las cuales, curiosamente, se encuentra la de Corea del Norte. País cuya economía depende en gran medida de sus exportaciones a China que, otra vez curiosamente, se encuentran conformadas por materias primas entre los que resaltan los metales de tierras raras.

Más allá de todo lo que pueda girar en torno al desarrollo de armamento nuclear, Corea del Norte es un país importante por su simple geografía. Se encuentra localizado entre China y Japón, y es considerado como el segundo país con los mayores depósitos de tierras raras, sólo después de China. Encontrándose sus mayores densidades a tan sólo 100 km de la frontera con este país, en el yacimiento de Jongju.

geopolitica2.png

Los metales de tierras raras son muy importantes para la producción de productos de alta tecnología y no tienen sustitutos, por lo que los países que quieran producir este tipo de bienes –entre los que se encuentran teléfonos inteligentes, turbinas, aviones, misiles de todo tipo, imanes de alta eficiencia y tecnología nuclear–, tienen forzosamente que comprarlos.

En cuestión de depósitos de estos minerales, los de China se calculan en 55 millones de toneladas y los de Corea del Norte en 20. Los chinos han logrado monopolizar la minería de estos minerales, controlando el 90% de su extracción, y están haciendo todo lo posible para mantener el control sobre los recursos norcoreanos. Habiendo invertido, en los últimos años, más de 10 mil millones de dólares en la construcción de infraestructuras para la importación de todas las materias primas procedentes de Corea del Norte y consiguiendo, de esta manera, que los norcoreanos dependan de sus inversiones.

¿Ahora se entienden los tiempos del anuncio de aranceles, de la reunión de Xi Jinping con Kim Jong-un y de la visita de Trump a Norcorea?

Espero que sí. Porque se trata de geopolítica pura.

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar